Museo Histórico del Holocausto Yad Vashem

Arquitecto
Promotor
Yad Vashem, Comité de Conmemoración de los Mártires y Héroes del Holocausto
Año de Construcción
2005
Área del terreno
75.000 m2
Área (huella)
4.200 m2
Ubicación
Har Hazikarón, Jerusalén, Israel

Introducción

El arquitecto Moshe Safdie asumió el desafío de proyectar un nuevo Museo del Holocausto en Jerusalén. Con la misión de reproducir narrativamente la historia, generó una experiencia interesante y emotiva para los visitantes.

La obra debió integrarse al campus de Yad Vashem, la organización que tiene a su cargo la conmemoración de los mártires y héroes del Holocausto, que fue el comitente que encargó al arquitecto el diseño.

El Instituto y Memorial Yad Vashem incluye varios monumentos conmemorativos, un museo histórico, un archivo central y un centro de investigación y documentación del Holocausto.

El museo se fundó en 1953. El edificio actual supera más de tres veces el tamaño del anterior. A su inauguración en marzo de 2005 acudieron líderes políticos de todo el mundo.

La obra fue galardonada con el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia 2007.

Situación

El Museo se encuentra en Har Hazikarón, que significa en hebreo el Monte de la Conmemoración. Es una loma ubicada en el extremo oeste de Jerusalén, de paisaje semidesértico.

Concepto

Un gigantesco prisma de hormigón atraviesa el Monte de la Conmemoración, enterrándose en las profundidades de la tierra y llevando al visitante a una fuerte experiencia sensorial mientras recorre de manera zigzagueante las distintas salas. Con esta propuesta, el arquitecto logra un clima y ambientación que ubica en el contexto y perpetúa la memoria y las enseñanzas del Holocausto para las generaciones venideras.

Espacios

La estructura que corta los 182 metros del Monte, en su mayor parte subterránea y con un gran lucernario longitudinal aloja un museo moderno que sumerge al visitante en lo más profundo del abismo y luego lo eleva para que contemple desde un balcón, entre enormes alas en voladizo, el juego de luz sobre el nuevo estado de Israel y Jerusalén.

Los visitantes ingresan por un puente tangencial y pueden mirar hacia la luz al final y a lo largo del edificio, pero sienten la opresión que generan las paredes inclinadas del prisma. Y están obligados a seguir el recorrido zigzagueante de las galerías en estricto orden, avanzando y retrocediendo a través de rajas en el hormigón del corredor central.

A medida que la historia se acerca a Auschwitz, el suelo se inclina ligeramente hacia abajo, como si la persona se adentrara en la tierra. El hormigón profundiza la paleta de las fotos y documentales en blanco y negro que se exponen. Las superficies inacabadas provocan una espantosa sensación de vida normal deshumanizada, mezcla de metal, huesos y cenizas.

El punto culminante es la Sala de los Nombres, creada por la diseñadora de museos Dorit Harel, un repositorio de los testimonios de los 6 millones de víctimas del Holocausto, la mitad de los cuales todavía son desconocidos. En el centro, a modo de mausoleo, un domo en la parte superior reproduce miles de fotografías y nombres extraídos de las ‘Páginas de testimonios’.

Una de las salas laterales muestra banderas con esvásticas y posters de Hitler que reflejan el simbolismo de la fuerza nazi.

El principal monumento de Yad Vashem es la Cripta del Recuerdo (Ohel Yizkor), una austera estructura de paredes de cemento, de cubierta baja, que se encuentra vacía a excepción de una llama eterna. Sobre el pavimento de basalto negro están grabados los nombres de 21 campos de exterminio, campos de concentración y lugares de matanza nazis en la Europa Central y del Este. Una bóveda ubicada frente a la llama contiene cenizas de las víctimas.

El acceso a la Cripta del Recuerdo está bordeado por árboles plantados en honor los “Justos de las Naciones”, más de 16 mil personas no judías que arriesgaron sus vidas para tratar de salvar judíos.

El Memorial de los Niños es un grupo escultórico que recuerda a los niños judíos que perecieron (1.500.000 aproximadamente). Se trata de una gruta subterránea en la cual las llamas titilantes de los cirios recordatorios se reflejan hasta el infinito en pequeñas lucecitas que se destacan en la oscuridad.

El Museo Histórico es el elemento central de Yad Vashem, donde se expone la historia del Holocausto en forma cronológica a través de fotografías, objetos, documentos y recursos audiovisuales.

La colección del archivo Yad Vashem es el más grande y extenso en el mundo. Este incluye 55 millones de páginas de documentos, cerca de 10.000 fotografías, películas y vídeos con testimonios de los sobrevivientes. La biblioteca contiene más de 80.000 títulos, periódicos otros documentos.

El Instituto Nacional para la Investigación del Holocausto coordina y subvenciona investigaciones a nivel nacional e internacional, organiza conferencias y coloquios y publica una variedad de importantes trabajos sobre el Holocausto, incluidos diarios y memorias. Además, uno de los objetivos fundamentales de Yad Vashem es la educación. La escuela Internacional para Estudios del Holocausto realiza anualmente cursos para más de 100.000 estudiantes, 50.000 soldados y miles de educadores.

Un candelabro de metal de seis brazos se instaló como símbolo de los judíos que murieron y es también logotipo del museo. Cada año se enciende en el día en que se conmemora a los mártires del Holocausto.

Planos

Fotos