Arquitecto
Año de Construcción
1974-1978
Ubicación
Bardolino, Verona, Italia

Introducción

La Villa Ottolenghi fue proyectada por Carlo Scarpa en la última etapa de su carrera. A pesar de ello es una de sus obras más estudiada y conocida. Diseñada para el abogado Ottolenghi y su familia y construida entre 1974-1978 la villa parece nacida para la contemplación.

Situada en la región de Veneto, Italia, esta obra retrata algunos de los aspectos más importantes tratados por el arquitecto en sus proyectos, en especial la realización entre lo natural, lo artificial y lo impredecible de la naturaleza humana.

Aunque esta obra presta especial atención a los aspectos artesanos y a los detalles constructivos que caracterizan a Scarpa, ésta se expande especialmente en la exploración de los espacios, ligando los condicionantes presentes con la practicidad del resultado.

Ubicación

La Villa Ottolenghi está ubicada en un terreno inclinado de viñedos, en las afueras de Bardolino, Verona, Italia, con excelentes vistas al lago de Garda y compartiendo el lugar con una antigua granja. Su construcción se situó en una esquina del terreno para dejar suficiente espacio a la explotación de los viñedos.
Las estrictas normativas de zonificación obligan a que las edificaciones se alejen 10.06m de la carretera, limitando también su altura, una sola planta, por lo que la construcción de la Villa Ottolenghi se hunde parcialmente en el terreno.

Boceto emplazamiento

Concepto

Dentro del proyecto un aspecto importante es el tratamiento del agua por parte del arquitecto. El agua se utiliza para expresar, a la vez que enfatizar, la relación entre el interior y el exterior, entre lo natural y lo artificial. Influenciado tanto por Frank Lloyd Wright como por la arquitectura japonesa, las calmadas piscinas unen el interior con el exterior a la vez que nos hacen prestar atención a la separación de ambos medios. Dicha separación queda remarcada también por las pesadas paredes y sus irregulares aperturas. Es el contraste entre un elemento tan etéreo como el agua y las pesadas paredes y columnas el que nos hace distinguir entre el interior y el exterior.

Descripción

Debido a la normativa de la zona la casa no podía elevarse más de un piso sobre el nivel del suelo y tenía restringida su área interior.
Como respuesta a estas estrictas condiciones el arquitecto decidió enterrar la mayor parte de la casa en el terreno reduciendo la escala de la edificación en el entorno al mínimo. Con esta operación no sólo consiguió minimizar el impacto visual de la villa sino que dotó a la casa de una excelente relación con el exterior en todos sus lados.
La fachada de entrada, enfrentada al lago Garda, se presenta al visitante como la única fachada aparente de la casa, compuesta por paredes de hormigón con aberturas irregulares yuxtapuestas y un pequeño atisbo de las gruesas columnas que dictan la mayor parte del diseño.

El lado opuesto de la villa se define por una “calleta”, una profunda incisión en el terreno que hace recordar a las calles de los alrededores de la vecina Venecia. Las habitaciones adyacentes, aunque ubicadas bajo tierra, reciben iluminación natural a través de esta incisión.

Espacios

Acceso

Con un esquema planimétrico inusual y con un estrecho paso peatonal que recuerda las calles venecianas, el acceso peatonal a la casa, nace en la carretera, a la misma altura de la cubierta jardín. Este diseño proporciona un sistema de planos inclinados que son triangulares y trapezoidales.

La escalera de entrada se encuentra en la parte superior del terraplén. La parte superior de la escalera está flanqueada por dos pilares verticales de hormigón y se proyecta desde la calle por un muro bajo de hormigón y una puerta metálica.

Ya en el jardín, dos imponentes columnas exteriores cilíndricas flanquean un pequeño canal que une el estante exterior con otro interior más pequeño, éste flanqueado por una tercera columna ubicada sobre una pequeña elevación. A la derecha de las columnas exteriores Scarpa colocó los peldaños que llevan a la entrada principal.

Interior

Las zonas de vida diurna se orientan hacia la entrada a la vez que disfrutan de una relación directa con el exterior.
Estos espacios toman forma a partir de las características naturales del terreno y la posición aparentemente azarosa de los nueve pilares estructurales. Existen cambios de nivel entre la sala de estar, la cocina, el comedor y el baño, estancias que de otro modo no disponen de ninguna otra separación física. Los espacios públicos de la casa se invaden entre sí. El baño principal con planta casi circular y la chimenea de doble cara dividen la casa en dos áreas funcionales.

Distribución planta

Los mismos pilares que dan forma al proyecto otorgan, debido a su tamaño, un aspecto monumental a la sala de estar, mientras que los espacios privados de las habitaciones, que dan a este espacio común, están diseñadas con espíritu funcional.

Esta respuesta tan estrechamente ligada a las características del terreno no es propia de las obras de Scarpa, salvo quizá por el cementerio de la familia Brioni que se estaba construyendo simultáneamente.

Tanto la sala central como la habitación principal tienen hogares con un diseño tradicional veneciano, similar al utilizado por el arquitecto en la Villa il Palazzetto.

En los muros que miran al jardín se abren hileras de ventanas combinadas con otras de grandes cristaleras, aunque estas retranqueadas para beneficiarse de la sombra.

Caleta

El estrecho canal excavado en la tierra, sobre la parte más alta del terreno y llamado “calleta”, evocando las calles de Venecia, da acceso a la azotea, además de proporcionar ventilación y luz a las estancias más hundidas por la inclinación del terreno mediante pequeñas ventanas perforadas en sus muros.

Cubierta

La cubierta de la casa, que cumple las funciones de terraza y jardín, se encuentra al mismo nivel que la calle, en la parte superior del terraplén, con excelentes vistas del lago de Garda y los alrededores. Su superficie desciende suavemente hasta la pared exterior de la habitación principal.

La terraza se compone de planos ligeramente inclinados que siguen una composición geométrica ligada a la parte superior de las columnas, que a su vez, sobresalen de su superficie. Esta topografía se aproxima a la de una plaza convencional de ciudad. Sin ningún edificio circundante para encerrar la terraza, el resultado es un espacio público suspendido sobre el paisaje. Las pendientes de la cubierta se reflejan en los techos interiores.

Entre los elementos que definen el techo se encuentra la chimenea central y la chimenea de la habitación principal en el extremo suroeste de la villa.

Estructura

La construcción es una estructura de una sola planta con diferentes niveles desarrollada alrededor de 9 columnas cilíndricas de gran tamaño sobre las que se apoya el profundo sistema de vigas de hormigón de la cubierta.

El techo está formado por una losa de hormigón estructural cubierta con un patrón de ladrillos en ángulo para crear una topografía abstracta, enfrentándose en algunos lugares con la hierba que crece alrededor y crea la ilusión de tratarse de un edificio “enterrado”, aunque la única parte subterránea sean los pasos inferiores de la caleta que en otras ubicaciones se enfrenta a la ladera de tierra contenida por muros de contención de hormigón.

En todo el perímetro de la villa, la parte superior del revoque de las paredes exteriores termina en la base de una banda de hormigón, que en el plano pertenece al borde exterior de la cubierta. Por encima de la cocina, la banda se divide en un triforio fenestrado.

Con la disposición aparentemente azarosa de los pilares y su áspero recubrimiento en piedra Scarpa logra a la vez que separar convenientemente los distintos ambientes de la casa remarcar la incapacidad del arquitecto para predecir lo impredecible, la vida humana. Los muros interiores no portantes, recubiertos con yeso, organizan los diferentes espacios.

El aspecto tosco de los pilares junto con su aparentemente inexistente coherencia estructural enfatiza el hecho de que la casa se encuentre enterrada en el terreno, como si de una cueva excavada en el mismo se tratara. Las masivas capas de columnas ocupan una enorme cantidad de espacio, a menudo en ubicaciones difíciles. Scarpa trabajó sobre su posicionamiento, lo que sugiere que esta interrupción de conveniencia es deliberada.

Materiales

Se recurre a una estructura de hormigón armado y materiales pesados y rústicos como la piedra natural para enfatizar el carácter de “cueva” de la casa.
Los robustos pilares cilíndricos prefabricados están formados por hormigón armado y discos de piedras, de Prun blanca y de Trani amarillenta.

La parte cubierta de la “calleta” fue realizada con hormigón, dejando visibles las marcas del encofrado.

El suelo de terrazo y hormigón, el color del techo y el cuarto de baño se hicieron después de la muerte de ]]Category:Scarpa|Carlo|Scarpa]], siguiendo las indicaciones del autor, mientras que la chimenea refleja las opciones del arquitecto Giuseppe Tommasi, quien junto con Guido Pietropoli completaron el trabajo en 1978.

Planos

Fotos

Fotos archivos

Otras fotos

La arquitectura se explica mejor en imágenes

¡Síguenos en Instagram!