Bodega Castelbuono
Paisajista
Studio Ermanno Casasco
Ingeniero
Holz Albertani, Fausto Rossi
Ingeniero Eléctrico
Studio Barbara Balestreri
Constructora
Giomarelli Turrita
Promotor
Finca Castelbuono - Familia Lunelli
Año de Construcción
2007 - 2012
Altura
12m
Pisos
1
Área construida
2800m2
Ubicación
Cantalupo, Bevagna, Umbria, Italia

Intruducción

El Caparazón de la Finca Castelbuono, en las colinas entre Bevagna y Montefalco, es una escultura en la que se vive y se trabaja. Se trata de una obra única en su género nacida de la visión del artista Arnaldo Pomodoro y la familia Lunelli de Trento y hecha posible por los arquitectos del Studio Pedrotti, Giorgio y Luca Pedrotti.  La obra desafía los límites entre escultura y arquitectura, es una escultura donde se puede vivir y trabajar interactuando con la naturaleza y exaltando la singularidad de lugar y de la obra.

El encuentro entre escultura y arquitectura tiene consecuencias significativas. Es evidente que la forma del edificio hace una alusión biológica a un caparazón de tortuga. Esto en sí mismo estaría lleno de significado, refiriéndose a un elemento arquetípico del mundo natural y la evolución, pero también va más allá de esto, al ámbito de la metáfora y la semejanza. Antigüedad, naturalidad, artificialidad, la expansión o terminación del tiempo evolutivo y los paralelismos formales con la silueta de los cerros son solo algunas de las posibles conexiones. Sin embargo, todos estos elementos dejan claro que se requiere técnica para dar forma, y ​​por lo tanto vida, a esta unión de arte y arquitectura.

Un monolito rojo marca el lugar donde el sótano sobresale del suelo en el suave valle mostrando la forma elíptica de la cúpula de cobre marcada por profundas «grietas» grabadas casi como firmas del artista. El majestuoso interior muestra la anatomía de un ser primordial, guardián de los conceptos de belleza y bondad de que está hecho.  Los muebles rojos como las hojas de la vid en otoño, colocados en el centro de la gran bóveda, invitan al visitante a descender a las entrañas del Caparazón por la sugerente escalera helicoidal hasta el corazón de la sala de barricas donde se encuentra el tesoro que esconde el lugar, el vino.

Ubicación

En el panorama contemporáneo de la llamada «arquitectura del vino», que en la última década ha enriquecido el paisaje agrícola de todo el mundo con obras firmadas por grandes diseñadores, la construcción de la bodega para la finca Castelbuono en el municipio de Bevagna, región de  Umbría, Italia, representa una novedad absoluta en el sector.

Entre suaves colinas y viñedos el lugar despierta la imaginación de cualquiera que visite la finca de 30 hectáreas o ingrese a la escultura.

Concepto

Fascinado por el suave paisaje montañoso de Umbría y por la gran historia del territorio, el escultor Arnaldo Pomodoro imaginó que un gran «caparazón» emergía del suelo, un testigo arcaico y discreto de un territorio adecuado para el vino y las grandes tradiciones. Tradiciones tan antiguas como antigua podría ser una tortuga, depósito de conocimientos y símbolo de suerte y prosperidad.  Esta presencia, integrada con las formas y colores del paisaje, debería identificarse sin embargo con una señal fuerte, un gran “dardo” rojo de 18m de altura, clavado en el suelo.

“…Tuve la idea de una forma que recordaba a una tortuga, símbolo de estabilidad y longevidad que, con su caparazón, representa la unión entre la tierra y el cielo …” (A.Pomodoro)

Pomodoro aceptó con entusiasmo el desafío de crear una obra que cuestionara las líneas divisorias entre escultura y arquitectura y que entablara un diálogo tanto con el exterior, el paisaje en el que se inserta, como con lo que sería el interior,  con el vino para cuya producción tenía que ser estrictamente funcional.

Este pensamiento del escultor, apoyado por la familia Lunelli, fue traducido con el lenguaje y la dimensión de la arquitectura aportada por el Estudio Pedrotti. El desafío consistió en cuestionar las líneas divisorias entre escultura y arquitectura creando una obra que mantuviera un diálogo con el entorno a la vez que resultara funcional.

Espacios

Debajo de la cubierta con 9m de altura interna y 12 externa se ubican a nivel de suelo una planta diáfana, con suelo de piedra, grandes ventanales que permiten disfrutar el paisaje de las viñas,  mesas para los visitantes y en el centro  el contraste de un mostrador rojo y semicircular que se utiliza como recepción para clientes y proveedores, una cocina circular para catas de vino. Descendiendo por una escalera helicoidal se llega a la bodega donde se guardan los barriles y  al sótano donde se clarifican los vinos.

El espacio de la planta baja está preparado para recibir visitantes y degustar vinos.  La planta elíptica es continua, pero dividida en secciones por los elementos del intradós del techo que con la iluminación incorporada ayuda no solo a hacer que la estructura sea más expresiva, sino también a amplificar el uso de materiales. La gran costilla longitudinal que atraviesa el centro del caparazón es la dorsal «ósea», visible tanto por dentro como por fuera. Los doce medios arcos sobre los que descansa la cúpula de madera laminada dividen el espacio bajo la cúpula. En el intradós de la bóveda se vislumbran «escamas esculpidas» que sobresalen, con las líneas nítidas en primer plano por el uso de iluminación incorporada. Las grandes secciones acristaladas, sin marcos verticales, no solo son un logro técnico notable, sino que también permiten vistas cautivadoras del paisaje circundante.

Las formas curvas hechas de paneles laminados de color rojo brillante decoran el espacio de una manera que acompaña a la escalera de caracol de hormigón armado que conduce a la planta subterránea donde se catan los vinos y  se guardan los barriles.   La elección de colocar las barricas en círculos concéntricos proporciona otro toque para los entusiastas de la cultura del vino, rodeando una «mesa» fina y sólida que es un elemento esencial en el rito de degustación.

En el exterior, sobre el lado norte del edificio hay un gran monolito rojo que señala el camino hacia el acceso. Esta forma bien definida atraviesa el aire y la tierra, graba el paisaje y lo redefine a través del arte.

Estructura y materiales

El «caparazón» consta de una cúpula elíptica,  cuyos ejes principales son de 35 y 28 metros,  dividida a lo largo del eje mayor por una gran nervadura que define su orientación y doce grandes soportes en el suelo que dejan clara la estructura interna oculta exteriormente por un techo de cobre marcado por profundas nervaduras desde donde se vislumbra el material que los generó.  El elemento «dardo» con una base triangular y una altura de 18 metros, destaca en el suave paisaje como un elemento de fuerte atractivo y gran encanto señalando en el espacio exterior el lugar donde se encuentra la bodega.

El mayor desafío fue combinar una estructura lo más consistente posible con las formas imaginadas por el artista, respetando las estrictas normas sísmicas que garanticen una amplia flexibilidad en la construcción de la particular cubierta exterior y la aún más compleja bóveda interior.

La estructura portante de la cúpula recayó en un sistema de arcos con tres bisagras en vigas reticulares de madera laminada con estructura de rejilla. Este material resiste las dilataciones provocadas por la superposición de diferentes materiales como la fibra de vidrio o acabados y revoques especiales sobre mallas nervadas y estiradas, además de resultar versátil a la hora de realizar  modificaciones y tiene una excelente respuesta sísmica.

El desarrollo de dicha estructura fue posible gracias al escaneo digital de una maqueta a escala 1:20 realizada por el Maestro Pomodoro a partir de la cual se han ido agregando los doce semiarcos que componen los soportes de tierra de la cúpula y la gran nervadura central de 35 metros de diámetro formados por tres grandes elementos articulados entre sí. Para reproducir en el techo interior el efecto metálico del exterior, Arnaldo Pomodoro utilizó un yeso mezclado al 90% con cobre.

El lado externo del techo también tiene elementos significativos. Las láminas de cobre, obtenidas mediante un proceso electrolítico a base de estructuras de fibra de vidrio realizadas por Arnaldo Pomodoro, se unen al aislamiento exterior mediante costuras rizadas. El techo también ayuda a formar el paisaje, con las láminas de cobre superpuestas en una serie de fracturas irregulares para crear el efecto de metal deformado sobre un espacio. La profundidad de las secciones metálicas irregulares contrasta con el patrón ordenado de las láminas, creando una ruptura con matices terrenales. Es un signo de cómo el tiempo deja su huella, aportando una capa más en esta obra de escultura y arquitectura.

Video

 

Planos

Fotos

Bodega Castelbuono

Luca Pedrotti Architetto

 

WikiArquitectura

Beautiful code by
Planta sotano
Pin it
Sección
Pin it
Sección
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
 
Bauhaus Campus 2021
mucho más que un concurso de arquitectura para estudiantes
¡regístrate ahora!