Casa 50 x 50

Diseñado en
1952
Altura
3.5 m
Ancho
14.63 m
Longitud
14.63 m
Pisos
1
Área (huella)
214.04 m2

Introducción

Tras la Segunda Guerra Mundial, en 1945, la revista Arts and Architecture anunció el lanzamiento de su programa de casos prácticos de vivienda (The Case Study House Program). Con él querían que el tema de la vivienda de la posguerra pasara de ser meramente una discusión teórica a una realidad material. Para ello se propusieron construir ocho casas en la zona de California que resolvieran ocho temas concretos. Arquitectos de renombre fueron llamados a tal efecto, recayendo sobre ellos la consideración de qué aspectos definían una casa “contemporánea”, teniendo en cuenta que esta definición cambia constantemente, qué materiales debían ser utilizados, antiguos o modernos, el control del presupuesto y recursos, y la solución a los problemas y el confort de las familias que debían habitar tales casas. Todas las viviendas debían estar completamente equipadas y amuebladas.

Aunque Mies van der Rohe no fue llamado a esta convocatoria, en los años siguientes desarrollaría sus propios estudios sobre la vivienda moderna, algunos de ellos proyectos no construidos, el más famosos de los cuales es la Casa 50×50.

Con este proyecto Mies también daba respuesta a las inquietudes de Herbert Greenwald, agente inmobiliario de muchos de las obras de Mies, sobre la producción industrial de viviendas.

“La casa del futuro no será más construida por artesanos… proyectar y construir casas individualmente es una idea ultrapasada, demasiado cara y que consume mucho tiempo en la era de las líneas de montaje” – Mies van der Rohe

Tanto en los diseños incluidos en el programa de casos prácticos de viviendas como en la propuesta de Mies se desarrolla el tema de la construcción minimalista y económica. Estas viviendas llegarían a ser modelos icónicos de la arquitectura moderna de la segunda mitad del siglo XX.

Situación

Al tratarse de una propuesta teórica, sin cliente ni emplazamiento, Mies optó por situar la casa 50×50 en un espacio imaginario similar al emplazamiento de la Casa Farnsworth, proyecto que había acabado de construir justo antes de realizar este estudio.

Concepto

Mies no había prestado mucha atención al tema de la producción en masa de viviendas en los inicios de su carrera profesional. Con este proyecto Mies quiso experimentar con este tema a partir de un prototipo de vivienda unifamiliar. La familia tipo americana estaba cambiando y las viviendas debían adecuarse a los nuevos modelos de familia. Además, las restricciones debidas a la Segunda Guerra Mundial hacían necesario el planteamiento de una arquitectura más simple y eficiente tanto en la elección de materiales como en la utilización del espacio.

En este proyecto, una vez más, Mies parte de la retícula y el orden de la geometría, poniendo a prueba temas estructurales y espaciales anteriormente desarrollados en edificios de más envergadura.

Mies van der Rohe creía que las necesidades y funciones de un espacio podían cambiar a lo largo del tiempo mientras que la forma de la arquitectura era difícilmente transformable. Por ello, en la Casa 50×50 propone un espacio lo más flexible y diáfano posible que permita un alto grado de libertad de transformación. Para llegar a este tipo de espacio propone una planta libre en la que el único elemento fijo es el núcleo que agrupa los espacios servidores de la casa. Éste es totalmente independiente de la estructura del edificio y permite dejar el perímetro de la casa libre, creando un “edificio contenedor”.

Aunque la Casa 50×50 nunca fue construida, en 2009 el artista Iñigo Manglano-Ovallé construyó una versión de la casa a la mitad de la escala que ésta habría tenido en la realidad. Además la giró, posicionando el techo como suelo y viceversa. Su obra fue expuesta en el Massachusetts Museum of Contemporary Art.

Espacio

Mies van der Rohe y Myron Goldsmith, antiguo alumno de Mies, discutieron sobre la posibilidad de hacer la casa en base a una retícula de 40, 50 o 60 pies de lado, para poder adaptarla a las necesidades tanto de una pareja como a una familia completa con varios hijos. Para Mies la clave estaba en disponer una planta libre y unificar todos los servicios en un único bloque. La vivienda, tanto para pocos usuarios como para muchos, tendría siempre ese mismo núcleo y permitiría que el espacio alrededor de éste se utilizara en función de las necesidades de los usuarios.

“… los dibujos para la Casa 50×50 ofrecen la evidencia más clara, entre todos los proyectos Norte Americanos, de que Mies intentó producir edificios cuya forma, especialmente la forma externa, fuera tanto incontestable como irreductible, pero que, con esta forma, él pudiera permitirse una espantosa amplitud de libertad e invención” – Franz Schulze

La Casa 50×50 es, como su nombre indica, de planta cuadrada. Ésta se asienta a su vez en una plataforma resultado de la superposición de dos cuadrados. La vivienda se desarrolla prácticamente en un solo espacio, estando delimitado por paredes tan solo el núcleo que alberga los dos cuartos de baño, el lavadero y la cocina.

Mies desarrolló varias opciones de ordenación espacial de la vivienda. El núcleo de la versión definitiva tiene una superficie aproximada de 35 m2. Alrededor del éste se encuentra la sala de estar, el comedor y dos dormitorios (de matrimonio y para los hijos).

El núcleo, de 6.4×5.8 m, está situado descentrado permitiendo dar a cada estancia el espacio necesario según su función. Ninguna de las particiones de la casa llega a la altura del techo, enfatizando así la independencia de éstas respecto a la estructura y la envolvente de la vivienda. Tanto el núcleo central como las particiones tienen una altura de 2.45 m.

Todas las fachadas son acristaladas consiguiendo que la relación interior/exterior sea uno de los puntos protagonistas de la propuesta. De esta manera y a través del pavimento que se prolonga fuera de la casa, el interior de la vivienda se extiende hacia exterior.

Todos los aspectos de este proyecto, tanto los estructurales como los espaciales, están íntimamente relacionados con el proyecto de la Casa Farnsworth.

Estructura

Mies hizo varias versiones de la estructura, planteando diferentes módulos y disposiciones de los elementos estructurales, calculando cual sería la solución más eficiente.

“Yo no diseño edificios, yo desarrollo edificios” – Mies van der Rohe

La estructura cuadrada (50×50 pies o 15.24×15.24 metros) está definida por vigas apoyadas en cuatro pilares perimetrales situados en el punto medio de cada uno de los lados del edificio, lo que conlleva que las esquinas de éste estén en voladizo. En el momento de pasar de una medida teórica a dibujar en detalle los planos de la propuesta, las medidas se redujeron a 48×48 pies (14.63×14.63 m) para adaptarse a una modulación más clara. Así la superficie total del proyecto pasó de 232.25 m2 a 214.04 m2. El proyecto se ordenó entonces en base a 19×19 módulos de 3 pies (0.91 m), que corresponden a las piezas del pavimento y organizan todos los elementos de la vivienda. Una segunda retícula de 8×8 módulos de 6 pies (1.82 m) organiza la disposición de la estructura de la cubierta. Las vigas centrales de ésta son en I mientras que las del perímetro son en C (0.42 m de canto). Las luces entre pilares son de 14.63 m y los voladizos de 7.31 m. Tanto las vigas en I de la cubierta como los pilares tienen un perfil de canto de 0.225 m.

Materiales

Los principales materiales utilizados en el proyecto son el acero para la estructura y el cristal para los cerramientos.

Drawings

Photos

La arquitectura se explica mejor en imágenes

¡Síguenos en Instagram!