Casa Bawa

Arquitecto
Año de Construcción
1958-1998
Ubicación
Kollupitiya, Colombo, Sri Lanka

Introducción

Formado en Londres, pero con la mayor parte de sus obras realizadas en Sri Lanka, su país natal, Geoffrey Bawa manejaba tanto la arquitectura vernácula de su tierra como el lenguaje abstracto del movimiento moderno europeo. En la casa que se construyó en Colombo, con sus techos inclinados, sus patios y sus porches el arquitecto combina algunas de las características de la construcción lugareña con su aprendizaje europeo.

A lo largo de 40 años el arquitecto renovó una serie de bungalows en Colombo, convirtiéndolos en un único complejo espacial que pasó a ser una de sus residencias. Aunque la casa de 33 Lane quedó delimitada en 1969, Geoffrey Bawa continuó en su desarrollo a lo largo de casi cuarenta años, hasta 1998 fecha en sufrió una apoplejía, renovando y modificando sus estancias y apariencia.

La casa es un collage de salas de estar interiores y exteriores que originan una compleja secuencia de espacios, algunos de los cuales conservan vestigios de su configuración original. Bawa utilizó su propia casa como lienzo para la experimentación arquitectónica y pruebas técnicas formales o espaciales, en una composición en constante evolución. El resultado de esta constante innovación es una magistral combinación de dos tradiciones arquitectónicas en las que el arquitecto basó sus obras, el Modernismo Europeo y el diseño tradicional de Sri Lanka.

Situación

La vivienda se encuentra ubicada en el extremo de la calle, 33rd Lane, en el lateral de Bagatale Road, cerca de la Universidad de Colombo, en Kollupitiya, Colombo, Sri Lanka.

El complejo terreno tiene aproximadamente una superficie de 557,42 m2. El borde occidental de la propiedad limita con los últimos metros de la parte oriental de la 33 Lane, un pequeño callejón sin salida que se extiende una calle al sur de Bagatelle Road. El eje transversal norte – sur está orientado a lo largo del borde de la 33 Lane, girando quince grados hacia la izquierda desde el meridiano norte-sur. Antes de que Bawa combinara las cuatro subparcelas para crear una más grande, un carril lateral de dos metros de ancho ocupaba todo el borde norte del terreno, permitiendo el acceso a las cuatro unidades que existían y que no daban a 33 Lane

Concepto

A lo largo de 40 años la casa fue objeto de continuos cambios. La parte principal de la construcción es la evocación de un mundo perdido entre terrazas y patios montados a partir de una rica colección de dispositivos tradicionales y piezas recicladas. El resultado final es un introspectivo laberinto de habitaciones y patios ajardinados que en su conjunto crean la ilusión de un espacio sin límites. Palabras como dentro y fuera pierden aquí todo sentido.

La Casa Bawa es una mezcla de “villa lecorbusiana” con una extensa planta baja que expone en uno de los extremos dos plantas altas abiertas a la calle, haciendo gala de su modernidad, mientras que en el otro, también en la planta baja se desarrollan una maraña de espacios cercados por un muro, algunos techados, otros al aire libre, una distribución esencialmente esrilanquesa sobre la que se ha injertado “algo esencialmente europeo”.

Sección longitudinal

Descripción

Esta casa fue evolucionando a lo largo de los cuarenta años que duró su realización. Originalmente en el solar existían cuatro bungalows dispuestos en hilera de los cuales Bawa compró, en primer lugar, el número tres y posteriormente el resto, a medida que iban quedando desocupados, en 1969 el último. De este modo iba anexando los nuevos espacios a los ya existentes hasta que finalmente ajustó las plantas de los cuatro y construyó una nueva fachada.

Fuera de la casa, en el extremo de la calle, Bawa levantó una pequeña estructura para ocultar los contenedores de basura.

Villa lecorbusiana

La construcción reúne ciertas características que la acercan a la condición “lecorbusiana”: un garaje y una cubierta ajardinada en la azotea sólo accesible a través de una escalera exterior, idéntica al primer proyecto de Lecorbusier para la Maison Citröhan. Encajada en la parte posterior de esta zona se ubica el ala para invitados.

La casa, asentada al final de una tranquila calle, irradia un aire de serenidad, con sus frescos suelos de cemento blanco y esquemas de colores apagados. Cada área y habitación está unida de algún modo al exterior permitiendo la entrada de luz y ventilación. Su planta larga y sencilla la convierten en una perfecta galería donde exponer todas las esculturas y piezas de arte del propietario.

Espacios

La casa en general es casi rectangular, entre 15-16 metros de ancho de norte a sur por 36 de largo en dirección este-oeste. En uno de los extremos se levanta “la torre” cuya cubierta está ajardinada.

Planta baja

Planta baja

El acceso principal a la casa se realiza a través de un largo pasillo techado que desemboca en un estanque enmarcado por columnas antiguas recicladas. A partir de este lugar un eje transversal conduce al corazón de la casa, un vestíbulo cuadrado unido a un porche al frente, con el irregular dormitorio principal a la derecha y la sala de estar y el comedor a la izquierda.
El porche unido al vestíbulo está totalmente abierto al patio trasero y era utilizado como estudio, remarcando nuevamente la irrelevante distinción entre espacios interiores o los externos abiertos, adecuados a al clima cálido y lluvioso, aunque algunos ambientes tienen aire acondicionado.
Desde la sala de estar se tiene acceso a la cocina principal que dispone de varios compartimentos y se abre a un patio.

Ala para invitados

El ala de invitados se ubica directamente detrás de la escalera. Es una zona totalmente independiente que ocupa aproximadamente un tercio de la superficie de la casa en la planta baja.
Dentro de esta “vivienda para invitados” se dispusieron cuatro patios o habitaciones sin techo que comunican con los espacios o habitaciones techadas. Dispone de cocina propia, un dormitorio principal, una sala de estar, un baño y dispone de acceso privado a un garaje más pequeño que el principal.

Planta primera

Por la escalera de la planta baja, a la derecha del garaje se accede al primer piso que dispone de una amplia sala de estar, un baño y un dormitorio. Se abre a un patio lateral y a balcones en el frente.

Planta segunda

Esta planta completa las condiciones lecorbusianas convirtiendo toda su superficie en una cubierta ajardinada.

Materiales

Decoración

Geoffrey Bawa no solía utilizar ornamentación en sus construcciones, pero le encantaba reciclar
ciertos objetos, como las columnas de Chettinad que remarcan el estanque de la entrada o la que se encuentra en el comedor. También incorpora obras de artistas amigos, como las puertas decoradas por Donald Friend y Ismeth Baheem. La puerta principal tiene un atractivo grabado en ácido, homenaje al dios Sol realizado por Senanayake Lucky. Este conjunto de obras de arte incorporadas a los ambientes, el reciclaje, la iluminación cenital y lo comprimido de los ambientes, recuerdan la obra del arquitecto John Soane.

Después de que en 1998, Bawa sufriera una apoplejía, se añadió un ascensor a la torre para que pudiera acceder y disfrutar de los jardines ubicados en la última planta.

Planos

Fotos

¿Quieres ser el primero enterarte sobre nuevas obras, aniversarios, eventos, concursos y mucho más?

¡Suscríbete a nuestra newsletter!

¿Te gustan las revistas de arquitectura?

Responde a esta encuesta sobre revistas de arquitectura y participa en el sorteo de 5 suscripciones a la revista ¡que tú elijas!

Participa ahora