Arquitecto
Año de Construcción
1926-1927
Ubicación
Rathenaustrasse, Stuttgart, Alemania

Introducción

En Stuttgart, las ideas de Le Corbusier se enfrentan a las de sus homólogos europeos durante la exposición organizada en 1927 por el Deutscher Werkbund, que tiene una enorme repercusión.

Esta asociación dedicada al encuentro del arte y la industria edifica para la exposición «Die Wohnung» (1927),una «Siedlung» (urbanización) experimental en la ladera del Weissenhof.

Mies van der Rohe diseña el plano general y se invita a los más destacados arquitectos modernos alemanes, desde Walter Gropius hasta los hermanos Taut y Hans Scharoun, sin olvidar a Peter Behrens.

El vienes Josef Frank, los holandeses Mart Stam y J.J.P. Oud, así como el belga Victor Bourgeois toman parte en una operación muy denostada por la crítica conservadora, que verá en ella una especie de «ciudad árabe» contraria a las auténticas tradiciones alemanas.

El éxito de la exposición de Stuttgart, tras el fracaso de Le Corbusier en la licitación de la Sociedad de Naciones en Ginebra, lleva directamente a la creación de los Congresos internacionales de Arquitectura Moderna (CIAM), que se inician en el verano de 1928 en el castillo de La Sarraz, cerca de Lausana.

Le Corbusier será la fuerza impulsora del primer congreso y sus ideas lograrán una gran repercusión en los CIAM de Francfort (1929), Bruselas (1930), Atenas (1933) y París (1937), que marcan la reflexión colectiva – y contradictoria – acerca de la vivienda mínima y la ciudad funcional.

Concepto

La casa doble combina dos habitaciones distintas y simétricas, unificadas por una fila de pilotes y una ventana rasgada del tamaño del edificio.

En los antípodas de la generosidad de los espacios de la casa «Citrohan», representa un dispositivo experimental que pone en escena la modificación de los usos entre el día y la noche.

Las salas de estar se convierten por la noche en dormitorios y la economía espartana de la versión nocturna, cuyas habitaciones apenas superan en tamaño a las cabinas de los coches cama, le valen numerosos comentarios sarcásticos.

Para presentar las casas de Stuttgart, muy apreciadas por numerosos visitantes como el pintor ruso Kasimir Malevich, Le Corbusier escribe uno de sus manifiestos más contundentes donde formula «los cinco puntos de una nueva arquitectura».

Estos cinco puntos proceden del uso de una estructura de hormigón armado, que permite una saludable «liberación». La planta «paralizada» de las casas de piedra y sus fachadas macizas y constreñidas se «liberan»; las superficies útiles se multiplican gracias a los pilotis y las «terrazas jardín».

Por fin, la ventana rasgada inunda los interiores con una luz que favorece la salud. Por tanto, en un plazo de diez años, Le Corbusier ha conseguido transformar, con sus consignas y edificios, el concepto mismo de casa, que ya había cuestionado Adolf Loos en Viena antes de 1914.

Sin embargo, la «máquina para vivir», que él anuncia, adopta distintos rostros, dependiendo de la configuración del terreno, ajustándose a los usos y, en todo caso, privilegiando siempre el movimiento de sus habitantes y visitantes e inundándoles de una intensa claridad.

Planos

Fotos

La arquitectura se explica mejor en imágenes

¡Síguenos en Instagram!