Casa en Anavyssos
Promotor
K. Papapanayotou
Año de Construcción
1961-1962
Ubicación
Anavyssos, Attica, Grecia

Introducción

El vocabulario arquitectónico de Aris Konstantinidis es sencillo e identificable, paredes y estructuras de piedra que soportan desnudas vigas de hormigón. Su lógica de planificación está influenciada por el repertorio modernista, un patrón de cuadrícula rígida, adaptado a las condiciones climáticas regionales. Sus edificios demuestran una elaboración delicada y única, comprensión de los materiales, manejo de la luz en relación con los espacios interiores y exteriores del edificio y de su colocación para abrazar el paisaje. Para Konstantinidis, un edificio es una forma que nunca es final o terminada. Se trata de una forma que se completa con el paso del tiempo, se renueva una y otra vez en la perfección diaria.

En el proyecto Konstantinidis combina el espíritu moderno con la antigua tradición del país, creando un edificio sobrio con una estructura que se integra al paisaje como si siempre hubiese estado en el lugar.

Situación

La casa se construyó a escasos metros del mar, sobre un pequeño promontorio rocoso, en el kilómetro 48 del camino que va de Atenas a Sounion, en Anavyssos, Attica, Grecia.

Concepto

Planta

Kostantinidis construyó sus «casas de piedra» sólo cuando eran compatibles con el contexto natural, cuando el terreno era rocoso, cuando había una cantera cercana o donde el hombre ya había marcado el territorio con elementos de piedra, bloques de áspera piedra o piedra de yeso, por ejemplo en la construcción de caminos, muros, majadas para ovejas, etc. La piedra fue utilizada por Konstantinidis del mismo modo que se ha utilizado durante miles de años por los constructores, agricultores y pastores. Su funcionalidad y tamaño fueron explotadas, tanto como su economicidad y el potencial para su reutilización.

Para diseñar esta casa, recurrió a los criterios de proporcionalidad y de funcionalidad que se han seguido y respetado desde tiempos inmemoriales por los constructores anónimos que hicieron el paisaje de Grecia único y especial. Sus casas de piedra parecen crecer de la tierra como una planta, integrándose maravillosamente en el paisaje circundante.

Espacios

El sencillo volumen realizado a escala humana con austeridad formal y su armoniosa incorporación en el paisaje se ha convertido en un símbolo de la arquitectura griega del siglo XX.

Se trata de una casa mínima que resuelve las necesidades básicas de sus habitantes. Su planta rectangular se organiza sobre una retícula de 2x5m en la que se ubican una sala de estar con chimenea, un dormitorio, un baño y una cocina.

Toda la planta se abre a un pórtico cubierto, continuación de la losa plana de hormigón que sirve de techo a la vivienda y que en el exterior se apoya sobre 6 pilares rectangulares de piedra. La terraza crea otra maya en forma de “L”, de 2x3m, que rodea la casa por los lados oeste y noroeste. La casa dispone de otra pequeña terraza en el ángulo que forman sus tres estancias.

Materiales

El material principal utilizado en esta casa es la piedra local, aunque su uso no se asocia con la forma de construcción rural. Más bien utiliza la sabiduría de la construcción que proporciona, confiando composición de espacios y ritmos a una filosofía similar a la de Mies van der Rohe y dando una lección sobre tectónica que obliga a reflexionar sobre la riqueza y la complejidad de las formas simples. Esta casa de playa, construida para el militar K. Papapanayotou, pertenece a la serie de casas conocidas como “Casas de piedra” (“Stone Houses”).

Sobre los robustos muros estructurales de piedra de las fachadas se ha construido una cubierta plana realizada con vigas invertidas y hormigón armado.
El mobiliario interior se ha reducido a lo mínimo indispensable.

Video

Planos

Fotos

¿Quieres aprender un poco de historia directamente desde tu Instagram?

Siguelo en Instagram!