Casa en la Sierra de Arrábida

Año de Construcción
1994–2002
Ubicación
Sierra de Arrábida, Setúbal, Portugal

Introducción

La casa se haya en medio de la naturaleza, dentro de un terreno de grandes dimensiones y de difícil topografía, fue ubicada al borde de un terraplén.

Una de las premisas al comenzar el proyecto era que la edificación no ganase protagonismo al territorio por lo cual queda agazapada y semienterrada en algunas partes, con su volumen fragmentado en diversas piezas siguiendo diversas directrices para acomodarse sin ninguna preeminencia. Sólo una chimenea puede servir de referencia a los viandantes.

Una vivienda cuyas ventanas perforan las paredes para ofrecer el paisaje a quien la habite, miran al mar y a los pinos y sobre sus muros pintados de blanco una cubierta verde.

Situación

Con 35 km de extensión, la Cordillera de Arrábida se levanta entre Palmela y Setúbal, Portugal. Una enorme variedad paisajística, donde playa, mata, fauna y flora se confunden. Dentro de este entorno, fue construía la casa para el Dr. Monteiro.

Proyecto y Concepto

Resolver el proyecto no fue fácil. Numerosas dificultades, permisos, relación difícil con el cliente y la disposición del terreno hicieron que éste se alargara casi cinco años y se alejara del concepto característico de Souto de Moura de resolverlo desde la simplicidad.

En palabras del propio arquitecto: “ El proyecto de la casa de Arrábida duraba ya casi cuatro años… En este momento olvidé “la crisis permanente”, las dificultades personales de definición del lenguaje, y continué con el proyecto de ejecución. El problema fue que la adecuación de cualquier experiencia anterior a este proyecto no era compatible ni con el cliente, ni con la topografía, ni “conmigo mismo”. Las soluciones “simples” se agotaron, y rápidamente pasaron a “simplistas”. La “forma” estaba transformándose en “fórmula”. El texto del escritor Edgar Morin en “O Jornal”, 24/12/86, pasa a explicar la situación:”Frente al incremento de la complejidad necesitamos, más que nunca, de un pensamiento simplificador, pero que no sea mutilador. Cuando la realidad resiste a la simplificación, tenemos que volvernos hacia la complejidad. La complejidad es el irrumpir del desorden de lo aleatorio y de la incertidumbre en la realidad…..”

Finalmente la casa consiguió un lugar en el terreno y sus formas paralelepípedas emergen en su superficie dialogando con la naturaleza, retomando la idea de simplicidad de Souto de Moura, siempre interesado en la dialéctica entre la naturaleza y el artificio.

Espacios

Aunque la casa no presenta la nitidez en el gesto tan característica y visible en otras obras del arquitecto, tampoco se la puede tachar de compleja en su acepción de complicada, ya que su complejidad se presenta como una propuesta perfectamente controlada.

Presenta dos cuerpos con dos plantas:

Planta superior

  • El volumen principal sigue la dirección norte sur

Unas escaleras conducen al patio soterrado donde se encuentra la entrada principal con un hall. En su interior encontramos la zona de día, un patio con un árbol como metáfora de protección, la cocina, el comedor y la sala que se abre a las vistas y a la buena orientación

Bajo la sala encontramos un almacén soterrado que junto con el patio y la zona de día forman el volumen principal de la vivienda.

  • Volumen secundario abierto hacia levante

Este también parcialmente soterrado se adhiere al volumen principal mediante un hall y está formado por dos plantas. Este volumen está ligeramente girado con respecto al principal y sus ventanas se abren hacia levante.

En la planta superior se encuentra un dormitorio, un baño, un estudio y un lavadero.

Planta inferior

En la planta inferior del volumen secundario se encuentran otros dos dormitorios, un baño, un vestidor, dos trasteros y el área técnica.

El garaje se encuentra apartado del volumen de vivienda, aproximadamente 30 metros, cercano a la carretera.

Estructura y Materiales

Sobre muros pintados de blanco, una cubierta verde sirve de protección a los fuertes rayos de sol. Esta cubierta se aisló con material geotextil, tela PVC y material aislante de 4 cm, sobre estos materiales se vertió una capa de pedregullo y tierra vegetal.

Las paredes exteriores están recubiertas con estuco tipo Dryvite y entre ellas y las interiores se ha extendido material aislante con un espesor de 4 cm. Los cristales son de seguridad, laminados 6+6+6 con perfiles de aluminio.

Planos

Fotos

La arquitectura se explica mejor en imágenes

¡Síguenos en Instagram!