Arquitecto
Año de Construcción
2001-2002
Ubicación
Sorrento, Victoria, Australia

Situación

Esta vivienda unifamiliar está ubicada en la ciudad de Sorrento, en un entorno suburbano a 120 kilómetros de Melbourne, capital del estado australiano de Victoria.

La densidad poblacional de la zona es baja, con mayoría de casas de familia y comercios menores. El área se encuentra rodeada de árboles y frondosos arbustos. Debido a la proximidad con la playa, el terreno es irregular y con muchos médanos. El suelo es una mezcla de tierra con arena, y se puede apreciar una considerable cantidad de rocas en los alrededores.

El Terreno y el Clima

Esta característica es propia del suelo australiano, donde una enorme parte del país es desértica o semiárida. Con la menor cantidad de suelos fértiles, Australia es el país habitado más seco y llano del mundo. Su punto más alto sobrepasa por poco los 2800 metros, y sólo en dos regiones del país el clima es templado.

Todas estas condiciones son un gran desafío para los arquitectos. El clima, la aridez, y la consistencia e irregularidad del terreno, plantean un marco cuanto menos complicado para las resoluciones del hábitat.

Concepto

“Simple, casi hasta la decepción”, es como define Sean Godsell a su arquitectura. Su estilo poco convencional es lo que lo ha hecho destacar. Sin seguir los modismos, el arquitecto australiano busca su propio estilo atemporal con diseños minimalistas y a primera vista austeros.

Godsell respeta los conceptos básicos de la arquitectura, quitándole todo lo que considera como elementos “sobrantes” y extras. Sus proyectos suelen tener morfologías simples y bien definidas, ya que su búsqueda está basada primordialmente en el espacio interior y la relación con la naturaleza.

Y el primer rastro de ello es la forma en que se toma al terreno. Aprovechando el desnivel, el proyecto se empotra dentro de la tierra, y genera un nivel superior en la parte más alta, y otro nivel inferior que se abre sobre la parte más baja.

En la Peninsula House, el arquitecto buscó crear una casa en la que los habitantes fuesen los actores que le den vida a la misma. Siguiendo un poco la idea de Le Corbusier cuando definía a la vivienda como la máquina para vivir, el diseño refleja la intención de que la casa se adapte y amolde al usuario.

Godsell intentó que en su proyecto, sean los habitantes quienes “activan la construcción” y puedan transformarla en un “dominio orgánico”. Son ellos quienes deciden si los espacios mantienen su fluidez o prefieren sectorizarlos; son ellos quienes resuelven si quieren establecer relación entre el interior-exterior; son ellos quienes determinan su forma de habitar y vivir.

Por ello, la flexibilidad y variantes de la vivienda debían ser esenciales; así como también dar respuesta a las inclemencias climáticas y proporcionar resguardo.

Con todo esto tomado en cuenta, Godsell apela a recursos casi obvios pero no por ello menos efectivos. Su respuesta es tajante y concisa. Como si se tratase de una metáfora sobre la naturaleza, recrea los conceptos primordiales del cuerpo humano o algún animal.

El primer elemento que considera, son los “huesos”, el sostén de cualquier ser viviente: en este caso vendría a ser la estructura que funciona como sostén. En segundo lugar, la piel, representada como el cerramiento exterior que cubre los huesos(en algunas partes utiliza doble piel: la primera como una malla protectora, y la segunda por debajo de ésta). Y en tercer lugar, las articulaciones y órganos, caracterizados como las circulaciones y los ambientes con distintas funciones.

Espacios

Pero quizás lo más interesante de esta vivienda, es que Godsell no la proyecta como un ente autónomo que niega su entorno y se cierra en sí misma. Por lo contrario, el arquitecto le da la posibilidad al usuario de poder establecer todo tipo de conexión con el exterior. Por ello, partes de la fachada pueden abrirse o cerrarse para relacionar los espacios protegidos del interior con el exterior agreste.

Sobre uno de los costados, tres portones se levantan para conectar el living con un deck de madera que contiene la parrilla, la mesa, y un hogar al aire libre. En el frente de la vivienda, un paño vidriado puede ser también levantado, para que el estar se expanda al exterior, con el terreno al mismo nivel. De la misma forma que el baño tiene una puerta vidriada que al elevarse comunica el baño con un patio zen.

Sin embargo, Godsell decidió que todas estas partes levadizas y aberturas no se evidenciaran desde el exterior, por lo que el caparazón permanece igual en todas sus caras y oculta el interior cuando se encuentra completamente cerrado.

En la Peninsula House, Godsell organizó el espacio interior a partir de tres ambientes: el living, el dormitorio, y el escritorio. Estas tres funciones son las que articulan y organizan la vivienda. Se ubican en forma alineada uno junto al otro, y tienen funciones secundarias que se anexan a ellas: el baño, la cocina, y un depósito.

De esta forma se accede al interior de la vivienda por la planta superior, la misma en la que está el dormitorio principal con su baño y el patio zen. Desde allí se puede bajar por una escalera entre la piel exterior y la interior hacia el living-comedor de doble altura con la cocina integrada.

Esta idea de que la casa fuese como un espacio dentro de otro surge de la arquitectura japonesa, influencia importante para Godsell, quien valora la mezcla cultural y la búsqueda por lo mejor de ambas.

Estructura

El prisma alargado cuenta con dieciocho pórticos de acero de 8 metros de ancho por 7 metros de altura. En su conjunto, conforman la estructura externa de la casa. Este acero fue tratado especialmente para que su superficie desarrollase una oxidación que le permitiese protegerse de los efectos perjudiciales de la corrosión.

Sobre la estructura se apoyan los listones de madera que conforman la piel exterior. Y a partir de esta modulación estructural se conforma la división interior, utilizando los pórticos como apoyo y sostén.

Materiales

La piel exterior que le da carácter a la vivienda está hecha con listones de madera que fueron recuperados de demoliciones de molinos y granjas australianas. Este detalle, aunque resulte imperceptible al visitante, es objeto de suma importancia para el arquitecto y los habitantes de la casa, ya que una de las premisas era que la vivienda fuese “eco-amigable”.

Estos finos listones están emplazados de forma horizontal para romper un poco con la longitudinalidad de la casa. Su uso tiene dos razones bien puntuales: en primer lugar, evitar que las inclemencias climáticas afecten la vida hogareña; en segundo, tamizar el ingreso de luz natural. Pero lo que realmente se valora de su utilización, es que genera un fuelle entre el exterior e interior, creando espacios intermedios y de transición. Además, Godsell intenta jugar con la luz y su incidencia en la vida cotidiana, así como resaltar de la misma manera el juego de las sombras y los reflejos a distintas horas del día.

El volumen interior es acristalado y alargado al igual que la caparazón. Este volumen contiene todas las funciones, en las que predomina la madera de color claro en los suelos, y muros de colores cálidos.

Planos

Fotos

>

La arquitectura se explica mejor en imágenes

¡Síguenos en Instagram!