Catedral de Santa María en Tokio
Arquitecto
Año de Construcción
1961-1964
Altura
61,68 m
Altura del techo
39,42 m
Área construida
3.649,9 m2
Ubicación
Tokio, Japón

Introducción

«La Arquitectura es la creación de una forma especial de comprensión de la realidad. Se trabaja y transforma la realidad a través de la construcción de un importante objeto de uso. La forma artística de este objeto, por otro lado, tiene la doble cualidad de servir de espejo y enriquecerlo.
Esta comprensión de la realidad que tiene lugar a través de la creación de la arquitectura exige que tanto la anatomía de la misma, como su estructura sustancial y espiritual, sea comprendida como un todo» Kenzo Tange.

Historia

Hasta 1945, en que fue destruida por un ataque aéreo durante la Segunda Guerra Mundial, la Catedral de Tokio era de madera y estilo gótico. Fundada como Capilla en 1899 por los estudiantes franceses del Seminario de Misioneros, en 1900 se convirtió en la iglesia parroquial de Sekiguchi.

En 1960 el arquitecto Kenzo Tange gana el concurso para su reconstrucción, obra que comienza en 1961, dentro de los 15.098 metros cuadrados que comprende toda el área de la Diócesis Episcopal de Tokio, y que finaliza en 1964.

Restauración

Debido a las infiltraciones de agua de lluvia a través de los años, los pernos que fijaban las hojas de acero exteriores, se han ido oxidando, permitiendo que los vientos fuertes o los tifones, tan comunes en esa zona las fueran soltando, llevándoselas en algunos casos y en otros ocasionando alto riesgo de causar graves accidentes.

Junto con Taisei Construction Co. y el apoyo de Tange Associates, en 2007 se comenzó la restauración de todas las partes afectadas, principalmente el techo que ofrecía un mayor deterioro. Con un andamiaje alrededor de la catedral y una grúa gigante se desecharon los originales revestimientos de acero inoxidable siendo reemplazados por otros ensamblados con una técnica especial que no permita ninguna filtración y previa impermeabilización de las paredes sobre las que se colocaron armaduras con blindaje de zinc de 25mm impermeabilizados de cemento.

El tragaluz del techo también fue reemplazado por una armadura de aluminio y vidrio templado, generando un espacio más asequible para que los ingenieros puedan realizar las inspecciones necesarias.

Situación

La Catedral de Santa María, se encuentra en 3-15-16 Sekiguchi, Bunkyo-ku 112-0014, Tokio, Japón.

Concepto

Siguiendo su concepto “metabolista”, concibió la catedral como un ente vivo que debía trascender fuera de las fronteras de Japón para convertirse en una arquitectura de uso para todos los pueblos, combinando tecnología y humanidad, elevándose por encima de lo mundano y recibiendo inspiración para su construcción en muchas de las Iglesias Góticas que Tange visitó con ese motivo.

Espacios

Los espacios y vanos logrados con sus altos muros se alejan del modelo de templo japonés, acercándose a un diseño mucho más internacional de volumen romboidal, aunque los faldones de los techos pueden llegar a tener cierta evocación de la arquitectura tradicional japonesa y los templos budistas o sionistas, dotados de amplísimas caídas de tejados.

Las construcciones secundarias contrastan con el edificio principal en sus formas, ya que son rectangulares y se unen a la misma a través de caminos y plataformas.

Sótano

En el sótano de 1005,5 metros cuadrados existe una pequeña capilla que puede albergar 200 plazas sentadas y 100 de pie, además de disponer de numerosos servicios inherentes a la actividad del templo.

Planta baja

En esta planta, de 2541,4 metros cuadrados, la Catedral tiene capacidad para 600 personas sentadas y 2000 de pie.

  • Acceso

Los dos altos muros de concreto que sirven de marco a los cuatro grandes vitrales señalan la entrada principal donde se ubica una gran puerta de madera.

  • Altar

En la parte elevada del santuario se encuentra el altar propiamente dicho, el atril y la sede para el sacerdote, a esta zona se accede por unas escalinatas. En la parte de atrás del mismo destaca una cruz, The Holly Cross, a cuyas espaldas se levanta una placa de mármol de 17 metros e iluminada por la suave luz que penetra en la catedral.

  • 2 ª Planta y 3 ª Planta

La segunda y tercera planta de 71 y 32 metros cuadrados respectivamente están dedicadas casi íntegramente a quehaceres relacionados con el órgano, su funcionamiento y mantenimiento.

  • Órgano

Por encima de la entrada principal se despliega un balcón que ha sido destinado para la ubicación del órgano.

  • El Campanario

Al igual que en muchas catedrales europeas, el campanario de la catedral de Santa María no se encuentra en el mismo templo, sino a unos metros. Éste se yergue majestuoso mostrando sus 60 metros de altura y sus muros también de concreto aparente e integrándose estéticamente a todo el conjunto, albergando cuatro campanas que fueron traídas de la Alemania Occidental.

A primera vista los cuatro lados del campanario parecen planos, pero en realidad son hiperbólicos y sus cuatro aristas ascienden como una sola línea recta.

  • Baptisterio

Ubicado en la cripta de la iglesia, a la derecha de la entrada. La pila bautismal en sí es la forma de una mano abierta que recibe la luz desde arriba. El escultor de esta pila fue Seiji Shimizu.

Estructura

Sobre un basamento de concreto con forma de cruz latina se elevan los muros de gran altura que reafirman el diseño de la planta y de los cuales se despliegan ocho parábolas hiperbólicas que soportan el techo de la catedral y que dan lugar a las cuatro fachadas principales. La estructura consiste en ocho paneles en curva, unidos y erguidos casi verticalmente.

El techo, con ventanas tragaluces, forma una gran cruz y es el único sitio por donde el templo recibe luz natural, a la vez que se prolonga por los extremos de la cruz, llegando hasta el suelo a modo de faldones, diseño que se aprecia mejor desde el exterior.

Materiales

Las superficies exteriores de la catedral están revestidas con láminas de aluminio galvanizado y acero inoxidable sustentadas por armaduras y pernos de hierro, mientras que los muros vuelven a ser de hormigón armado a la vista, característica de las obras del arquitecto.

Los tragaluces por donde entra la única luz natural que recibe el templo están cerrados por cristales y encima de la puerta principal de madera se levantan dos muros que sirven de marco a 4 vitrales de tono ocre o ámbar.

Tanto el atril del altar como la placa de 17 metros de alto que sirve de fondo a The Holly Cross son de mármol italiano.

Planos

Fotos

Restauración

Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it

La arquitectura se explica mejor en imágenes

¡Síguenos en Instagram!