Centro Belga del Cómic
Arquitecto reforma
Pierre Van Aasche
Año de Construcción
1906
Reformado en
1987
Pisos
4
Ubicación
Bruselas, Bélgica

Introducción

El Centro muestra la historia del cómic enmarcándola dentro de la historia de la narración en imágenes, desde las pinturas rupestres, pasando por los copistas de la edad media, hasta la imprenta y los cómics modernos. Además explora las diferentes partes y facetas de este tipo de publicaciones:

undefined
  • El arte del guion
  • El arte del lápiz
  • El arte del entintado
  • El arte del color
  • El arte de lo digital
  • El arte de la cubierta
  • El arte de la edición
  • Derechos derivados y derechos internacionales
  • Los géneros del cómic
    • El cómic realista
    • El cómic expresionista
    • La novela gráfica
    • El cómic infantil
    • El cómic para adolescentes
    • El cómic para todos los públicos
    • La tira familiar / El cómic familiar
    • El cómic histórico
    • La fantasía heroica
    • La ciencia ficción
    • El cómic antropomórfico
    • El cómic didáctico
    • El dibujo de prensa

El Centro se ubica en uno de los últimos edificios semindustriales que hizo el arquitecto Víctor Horta y que todavía sigue en uso. En sus más de cien años de historia el edificio ha tenido varios usos diferentes. Durante sus primeros setenta años fue los Almacenes Waucquez, donde se vendían telas y tejidos. El edificio, al no adaptarse al paso del tiempo y a la modernidad del siglo XX, cerró sus puertas en los años setenta. En 1984 el Estado compró el espacio para ubicar en él el nuevo Museo del Cómic. Éste proyecto, ideado en 1980 y que contaba con la aprobación de Hergé, autor de Las Aventuras de Tintín, se inauguró el 3 de octubre de 1989. Este nuevo uso del edificio estaba destinado no solo a mantener viva y difundir la historia del cómic, sino también a dotar de una segunda época de esplendor al edificio de Horta.

Víctor Horta desplegó en este edificio todo su saber hacer modernista. Tras haber realizado sus primeras obras, como la Casa Autrique (1893) o el Hôtel Tassel (1895), en las que plasmó todo lo que aprendió de la escuela de arquitectura de Gante y de los arquitectos Jules Dubuysson y Alphonse Balat (autor de los invernaderos Reales de Laeken), Horta hizo varias obras maestras del Art Nouveau como su propia casa, el Museo Horta, en 1901.

Cuando se le encargó el proyecto de los Almacenes Waucquez, Horta estaba en el apogeo de su obra. Estos, sin embargo, no son los primeros almacenes que proyectó, ya que en 1903 había diseñado los Almacenes A l’Innovation. Así pues, una vez más, el arquitecto aplicó el hierro y el cristal para crear una arquitectura llena de luz.

La creación de los Almacenes Waucquez nació del encuentro de un mayorista de telas, Charles Waucquez, con un negocio en expansión, con un arquitecto que estaba viviendo el momento de más esplendor de su carrera, Víctor Horta. Así nació un espacio que muestra la unión de la naciente sociedad de consumo moderna con el arte modernista.

El barrio en el que se emplaza el centro se caracterizaba en la época por ser una zona industrial y mercantil, con mucha actividad, donde se encontraban varios conventos y un cuartel que albergaba tres mil soldados que cerró en 1905. La Rue de Sables también vio nacer y crecer a una parte importante de la prensa belga: L’Etoile Belge, L’Indépendance Belge, Le Peuple, La Cité, Het Laatste Nieuws, Het Nieuws van de Dag y De Nieuwe Gids, Panorama, Libelle, y Mon Copain entre otros.

undefined

El declive de los almacenes Waucquez se debió a la unión en ferrocarril del norte y del sur de la ciudad de Bruselas. Los comercios de este barrio popular, que llamaban los bajos fondos, fueron cerrando poco a poco hasta que también tuvieron que hacerlo los almacenes Waucquez.

En 1912-1913 el propietario de los almacenes le encargó al arquitecto Charles Veraart la construcción de dos entreplantas en el hall de entrada al edificio para poder desarrollar más áreas comerciales. Éste respetó la arquitectura de Víctor Horta, ubicando las medias plantas entre la planta baja y la primera planta.

Los Almacenes Waucquez conservaron su nombre durante toda su historia pese a que la empresa fue vendida en varias ocasiones. En 1923 fue adquirida por la sociedad Verberckt, y en 1957 por los centros Vertex. Aun así la familia Waucquez siempre fue la propietaria del edificio.

En los años 70 los Almacenes Waucquez sufrieron su peor época, siendo abandonados y solo visitados por iniciados o vagabundos y ladrones. Por fortuna en 1975 un antiguo colaborador de Víctor Horta, el arquitecto Jean Delhaye, consiguió que se catalogara el edificio. Esto permitió que diez años más tarde se llevara a cabo el proyecto que reviviría los Almacenes Waucquez. Gracias a Guy Dessicy, colaborador y amigo de Hergé, y a Jean Breydel, arquitecto interesado en la renovación del patrimonio arquitectónico belga, se puso en marcha el Museo del Cómic. En 1984 el Estado belga finalmente compro el edificio. Una reforma sería necesaria para poner a punto el deteriorado edificio para albergar el museo promovido por una asociación sin ánimo de lucro apoyada por la asociación francófona y flamenca de autores de cómic.

Las tareas de restauración del edificio fueron dirigidas por la Régie des Batiments de l’Etat en 1987, poniendo los estudios previos en manos del arquietcto Christian Lelubre. La renovación estuvo a cargo del joven arquitecto Pierre Van Aasche (Cooparch). Éste introdujo elementos claramente modernos en el espacio, poniendo en contraste y resaltando aún más la arquitectura de Horta. Ésta había sufrido muchos daños, por lo que fueron necesarios muchos artesanos especializados y dos años de trabajo para devolverle el esplendor al espacio.

El renovado centro fue inaugurado el 3 de octubre de 1989 por los reyes de Bélgica, abriendo sus puertas al público tres días después. Hoy en día el Centro Belga del Cómic alberga exposiciones además de servir de centro de documentación y embajada cultural. También se ha convertido en uno de los puntos más turísticos de la ciudad de Bruselas y ha alcanzado fama a nivel mundial. Por añadidura, el noveno arte, el mundo del cómic, y la arquitectura Art Nouveau, se retroalimentan, ya que si un visitante es atraído por uno de estos dos temas, se va habiendo conocido también el otro aspecto del Centro.

En 1986 el Estudio Hergé desarrolló la ilustración que muestra a los personajes de Titín en la escalera de los Almacenes Waucquez, dotando al Centro Belga del Cómic de una imagen simbólica que lo representa.

La restauración

  • Arquitectos: P. Van Assche J-Y Frateur (renovación exterior), Cooparch P. Van Assche J. de Salle (renovación interior), OZON P. Van Assche B. Baine (mobiliario)
  • Presupuesto: 125.000.000 FB

La restauración se centró en la adaptación de los espacios diseñados por Víctor Horta para albergar el museo del cómic. Ya que el edificio entero, incluyendo tanto la fachada como la gran escalera, estaba catalogado en el patrimonio belga se tuvo que poner mucho cuidado en la restauración de todos los detalles.

Restauración de la fachada en piedra:

Atelier GIGOGNE architecture
  • Limpieza
  • Consolidación Estructural
  • Cambio del tamaño de las piedras desplazadas
  • Impregnación de producto anti polvo
  • Restauración de la gran escalera histórica
  • Sustitución completa de la piedra (piedra de Angulema)
  • Sustitución de marcos exteriores
  • Sustitución de perfiles adaptados al doble acristalamiento, pero respetando a la perfección el aspecto original
  • Renovación de la carpintería interior, con adaptaciones y sustitución parcial de aspecto idéntico al original
  • Renovación de las vidrieras
  • Renovación de los elementos de hierro interiores y exteriores
  • Reconstrucción de piezas faltantes
  • Adaptaciones parciales de las partes afectadas por los cambios
  • Fortalecimiento y adaptaciones de herrajes de seguridad no conforme
  • Restauración y Renovación de mosaicos exteriores e interiores
  • Sustitución de forma idéntica al máximo (realizado en Venecia)
  • Restauración en el lugar de las partes que se han mantenido
  • Restauración y Renovación del terrazo hundido
  • Creación de herrajes que faltan, idénticamente a los originales hechos a partir de fotos antiguas.
  • Restauración de accesorios antiguos.

Situación

El Centro Belga del cómic se sitúa en el número veinte de la Rue des Sables de Bruselas, Bélgica. Esta calle se encuentra en el casco antiguo de la capital belga a unas manzanas de la Grand-Place y del Jeanneke-Pis. En la misma calle se encuentra la Fundación y Museo Marc Sleen. Muy cerca también se está la estación Gare de Bruxelles-Congrès.

Concepto

undefined

Los Almacenes Wuacquez se crean en una época de gran esplendor de la ciudad de Bruselas marcada por el reinado de Leopoldo II (1867-1909). Todas las disciplinas artísticas se encuentran en un ambiente intelectual en el que se desarrollan en base al progreso tecnológico. En este marco se empieza a desarrollar la producción y el consumo en masa. Gracias a los avances tecnológicos es posible crear espacios hechos con hierro y cristal cada vez más grandes y que dejan entrar más luz al interior de los edificios. Las paredes de carga dan paso a los pilares de hierro y a grandes ventanales y claraboyas.

En este contexto se crean los almacenes Waucquez. El espacio que servía de almacén para la empresa se sirve de la nueva corriente estética para crear un espacio esplendido para el comercio de sus productos. Este edificio pues, sigue la estela de la arquitectura de los grandes almacenes del siglo XIX como Printemps, las Galerías Lafayette o La Samaritaine en París, pero en versión más reducida.

El uso actual del edificio tiene también que ver en cierta manera con la época de creación del edificio de Horta, ya que en esos años es cuando aparecen las primeras tiras cómicas modernas.

Espacios

undefined

La fachada está compuesta por siete módulos prácticamente iguales que componen un frente simétrico. El edificio cuenta con dos entradas, una en el módulo central y otra en uno de los extremos. Pese a la aparente rectitud de la fachada, la piedra que enmarca las cristaleras coge formas sinuosas propias del modernismo. Éstas también se manifiestan en detalles como rejillas y carpintería. Aparentemente el edificio tiene dos plantas con grandes cristaleras, sin embargo, desde dentro hay medias plantas que multiplican el espacio y crean cuatro alturas diferentes.

El edificio destaca por su vestíbulo central y la gran escalera que arranca desde él. Este espacio, con su centro a doble altura, está iluminado a través de un gran techo acristalado. La planta baja del vestíbulo se caracteriza por tener paredes y columnas de piedra, suelo de mosaico y parte del techo hecho de cristal decorado. En el centro del espacio también hay una lámpara modernista a mono de mobiliario urbano de la galería comercial. El techo de hierro y cristal deja pasar más cantidad de luz de la claraboya hasta la planta baja, donde se sitúa la entrada. En sección la planta baja se divide en dos alturas gracias a las medias plantas añadidas en 1912-1913. En estos espacios se ubica la tienda, la biblioteca, la cafetería y algunos espacios de exposición.

La parte superior del edificio tiene una apariencia más ligera que la parte inferior debido a que sus paredes ya no son de piedra, sino que en éstas destaca la ligereza de la fina estructura de hierro. En la primera planta se encuentra el bar y más espacios expositivos repartidos entre la planta principal y la media planta superior. En el interior destacan los finos pilares metálicos, la estructura de hierro y cristal de la cubierta y los diseños modernistas de barandillas, cristaleras y pavimentos.

La Galería

Este espacio está dedicado a las novedades del mundo del cómic. A través de exposiciones temporales que cambian cada mes se invita al visitante a descubrir las nuevas obras y tendencias. En las exposiciones se muestran además ilustraciones originales de las publicaciones más recientes.

La biblioteca

Posiblemente contiene la colección de cómics más grande del mundo. Ésta puede ser consultada también por internet.

Estructura y Materiales

La estructura del edificio es principalmente de hierro, cosa que permite la creación de grandes claraboyas de cristal para que la luz entre hasta el centro del edificio. Los forjados son de revoltones cerámicos. Las paredes de la planta baja están forradas de piedra, cosa que les da un aspecto pesado. Conforme el edificio crece en altura tu espíritu ligero y transparente se hace más evidente. Los materiales utilizados en esta obra son principalmente hierro, cristal, piedra, madera y mosaico.

Videos

Planos

Fotos

 

La arquitectura se explica mejor en imágenes

¡Síguenos en Instagram!