Arquitecto
Arquitecto asociado
Luis Vidal Architects
Paisajista
F. Caruncho
Ingeniero estructural
Dynamis
Ingeniero acústico
Muller-BBM
Ingeniero Eléctrico
artec3 Studio
Diseñado en
2010
Año de Construcción
2012 - 2017
Coste
100.000.000€
Ubicación
Muelle de Albareda s/n, Jardines de Pereda, Santander

Introducción

El Centro Botín de Arte y Cultura fue diseñado por el estudio Renzo Piano Building Workshop en colaboración con Luis Vidal Arquitectos.

Emilio Botín encargó en 2010 a Renzo Piano la construcción de un centro de arte en Santander, el proyecto, iniciándose las obras en junio de 2012, ha tenido una duración de siete años y fue inaugurado el 23 de junio de 2017.

El valor de la obra ha ascendido a alrededor de 100 millones de euros. A los 80 presupuestados en su coste inicial, habrá que sumar finalmente un desfase de 20.

Situación

Se sitúa entre el parque y el mar, es la pieza más destacada de una operación urbanística que ha permitido conectar los Jardines de Pereda y el Paseo de Pereda al mar Cantábrico, mezclándose sutilmente con el entorno y dando accesibilidad a un lugar al que la ciudad le había dado la espalda hasta ahora.

Se asienta en el enclave central del puerto y debía unir el centro de la ciudad con los suburbios que se adentran hacia los muelles del barrio pesquero y los diques del nuevo puerto.

Concepto

El Centro Botín, con una superficie construida total de 10.285 metros cuadrados, además de proponer un espacio para el arte, la cultura y la actividad formativa, genera un nuevo lugar de encuentro en Santander que acerca la ciudad a su bahía. Esta conexión la consigue liberando el suelo al jardín y a la ciudad, colocando los dos volúmenes que componen el conjunto elevados sobre pilotis que lo hacen flotar y ganándole terreno al mar, haciendo que los dos edificios sobrevuelen parcialmente sobre el mar para reflejar así su brillo y movimiento.

La construcción del edificio implicó también el soterramiento del tráfico rodado que separa los Jardines de Pereda del frente marítimo creando un túnel de unos 250 metros para soterrar el tráfico en el paseo del Muelle, lo que permitió duplicar la superficie de los Jardines de Pereda, llevándolos hasta el mar.

Las estrategias principales en las que los arquitectos quisieron hacer hincapié fueron la elevación de los cuerpos, la fractura en dos lóbulos, la ligereza de sus soluciones constructivas, su delicada implantación en relación con el borde marítimo y su transparencia como estrategia de desaparición. El edificio queda en parte oculto por la vegetación de los jardines evitando el impedimento de las vistas al mar y del paisaje de la bahía. Sus pilares se confunden con los troncos de los árboles y la altura del conjunto no supera la de las copas de los mismos situados en los Jardines de Pereda. Se consigue una sensación inmaterial donde el espacio interior y exterior son indistinguibles, pasan desapercibidos, diseñando los dos cuerpos en los que se divide el conjunto, que recuerdan a los cascos de una embarcación, para mejorar la iluminación de la planta enmarcando las vistas a la bahía desde los Jardines.

Espacios

El Centro Botín se encuentra ubicado en pleno puerto, de cara a la bahía, y se levanta frente a ella mediante dos volúmenes carenados que vuelan sobre el muelle.

El volumen situado al oeste queda dedicado al arte, se compone de las salas de exposiciones (2.500 metros en su conjunto), caracterizadas por un gran ventanal que se abre a las vistas sobre el entorno, así como se encuentra en planta baja una zona comercial, un punto de información, un restaurante y un café en un espacio acristalado. Mientras que el situado al este incluye las actividades culturales y formativas, cuenta con el auditorio, con una capacidad para 300 personas, que se levanta en voladizo sobre el mar, así como las aulas del centro educativo y las áreas de trabajo, todo ello con la máxima flexibilidad para adaptarse a los posibles cambios en un futuro.

A los anteriores volúmenes se añade un anfiteatro excavado en el entorno del edificio, cuya fachada oeste se ha dotado de una pantalla de LED para cine al aire libre.

Los dos volúmenes del centro de arte, diferentes en su tamaño debido a la adaptación del conjunto al borde marítimo, se unen a través de una estructura de plazas y pasarelas públicas de acero y vidrio, (llamadas “pachinko” por una máquina de pinball japonesa) que se sitúan a siete metros de altura y cuya función es conectar los volúmenes este y oeste, distribuyendo el flujo de visitantes del edificio y enmarcando las vistas sobre la bahía.

Además, un trampolín de nueve metros de largo sobrevuela el cantil, en voladizo sobre el mar, y permite al público contemplar la bahía de una forma única y especial.

En cuanto a la transformación de sus alrededores, formados por un total de 4 hectáreas de jardines, el papel más importante lo han tenido Fernando Caruncho, paisajista, y la artista Cristina Iglesias. Ambos han sido los encargados de diseñar de nuevo los Jardines de Pereda, incluyendo una zona infantil de juegos de aproximadamente 774 metros cuadrados.

Materiales

La superficie de los dos volúmenes está revestida con 280.000 pequeñas escamas cerámicas, redondeadas y de tono nacarado, que relucen con la luz del sol, reflejando la superficie del agua y la atmósfera de Santander.

Este caparazón cerámico, que ayuda a diluir el edificio y le da continuidad, se abre en las salas expositivas mediante grandes ventanales con carpinterías de aluminio que enmarcan las vistas al mar y los Jardines de Pereda. Además, la cubierta multicapa permite controlar la luz mediante láminas de vidrio serigrafiado y sensores. Concretamente la del cuerpo occidental, donde se encuentran las salas expositivas, se remata con una cubierta de doble capa con lamas regulables y está formada por cuatro capas que protegen de la radiación directa y permiten regular con flexibilidad la entrada de luz cenital.

Recalcando esta continuidad, el pavimento de hormigón azul del parque (salpicado de cobre y de sulfato de hierro), se extiende hasta el borde del muelle, recibiendo la luz reflejada por el agua y por las piezas cerámicas nacaradas de la piel del edificio.

La envolvente

Uno de los elementos más destacados del Centro de Arte Botín es su envolvente compleja geométricamente y sofisticada constructivamente. Con ella se consigue una superficie continua entre las cubiertas, las fachadas y los techos y posee, en algunas zonas, doble curvatura.

El desarrollo técnico de este cerramiento, llamado Materia CAB Disset, lo ha liderado la empresa Disset que ha diseñado, producido y ejecutado todo el sistema resolviendo cada uno de los aspectos arquitectónicos, técnicos y de instalación requeridos. Además, en colaboración con Disset, la Cátedra Cerámica de Barcelona de la Universitat Internacional de Catalunya ha realizado el estudio de viabilidad de la envolvente mediante una campaña de ensayos realizada en el LITEM (Laboratorio para la Innovación Tecnológica de Estructuras y Materiales) en Terrassa. Esta campaña de ensayos ha respondido a los exigentes requerimientos técnicos que demanda el cerramiento de un edificio situado frente al mar Cantábrico, es decir, un estricto control de sus respuestas ante acciones mecánicas (resistencia y estabilidad) y de durabilidad (ambiental y fatigas).

Este tipo de soluciones reduce el ensuciamiento de la envolvente continua puesto que el agua que arrastra el polvo acumulado en la superficie discurre por la cámara. En estas envolventes continuas no estancas su principal dificultad reside en la fijación de la capa superior al soporte sin interrumpir la impermeabilización.

La primera capa del cerramiento sobre la estructura principal recurre a una chapa base de acero grecada que cierra los espacios entre vigas y sirve de base para la barrera de vapor, el aislamiento térmico de 140 mm y los clips de poliamida para fijar la chapa perfilada de aluminio que recubre al aislamiento como capa de impermeabilización.

Del conjunto de la envolvente destaca su última capa cerámica (Materia CAB Disset), este sistema de envolvente se coloca sobre dicha impermeabilización y presenta las siguientes capas según orden de colocación:

  1. Una subestructura de nivelación que define la geometría básica de toda la envolvente y se instala sobre el sistema de impermeabilización. Estas consisten en dos perfiles de aluminio en U, uno inferior en fragmentos fijados cada 850 mm y otro superior continuo que fija y regula la posición de la bandeja de remate de la envolvente.
  2. Un recubrimiento continuo de bandejas nervadas de aluminio, planas o curvas según su posición en el edificio, que se fijan sobre la subestructura de nivelación y poseen un lacado especial para ambientes agresivos como el marino.
  3. 280.000 discos de gres cerámicos (de seis diámetros diferentes para adaptarse a la doble curvatura de los volúmenes) fijados mediante varillas roscadas adheridas con resina epoxi que sirve de anclaje con las bandejas de aluminio. Estas piezas, producidas por Cerámica Cumella, están realizadas con una pasta de gres de alta temperatura, con una absorción de agua inferior al 2% y se obtienen por centrifugado, formando discos abombados de 21 mm de altura y un diámetro medio de 156 mm. Se esmaltan en su parte convexa con un esmalte feldespático brillante, de color blanco cálido y se cuecen en horno en una atmósfera oxidante-neutra a alta temperatura que les proporciona una excelente resistencia al choque térmico, al cuarteo y al hielo, así como una total inalterabilidad ante ácidos y álcalis. En una segunda cocción se aplica un esmalte nacarado que les aporta su característico aspecto.

La disposición de las piezas cerámicas circulares en la envolvente se realiza siguiendo una disposición en línea recta que mantiene la equidistancia entre ellas en vertical y en diagonal en todas las superficies planas y de curvatura simple, sin embargo, cuando la envolvente cerámica adquiere una superficie de doble curvatura provoca que las distancias entre piezas cerámicas no sean constantes.

Estructura

El edificio se apoya sobre pilotis, por un lado, en los terrenos de la vieja dársena, pero por el otro se eleva sobre el agua en voladizo sobre el muelle. Los materiales estructurales son hormigón, acero y vidrio.

Videos

Planos

Fotos

Fotos por Sasha Popovic

La arquitectura se explica mejor en imágenes

¡Síguenos en Instagram!