Centro Cultural El Born

Arquitecto reforma
Enric Sòria Badia, Rafael de Cáceres Zurita
Ingeniero estructural
Josep Cornet i Mas
Diseñado en
1871
Año de Construcción
1874-1876
Reformado en
2006-2012
Área del terreno
8000 m²
Ubicación
El Born, Barcelona, Catalunya, España

Introducción

Después de 12 años de reformas y cambios en la definición del destino final del antiguo mercado de abastos de Barcelona, en septiembre de 2013 abre sus puertas como el “Born Centro Cultural de Barcelona” (BCC), un espacio temático que narra a los visitantes parte de la historia de la ciudad, tanto con textos, audiovisuales, conferencias y sobre todo con un yacimiento arqueológico, que ocupa casi la totalidad de sus 8.000m2, con los restos de una Barcelona arrasada por las tropas borbónicas de Felipe V en 1714.

En este edificio, pensado como una plaza abierta, conviven ruinas arqueológicas del siglo XVIII, la estructura del edificio del siglo XIX y la reforma del siglo XXI.

En el año 1977 se llega a un acuerdo por el cual el Mercat del Born, que permanecía cerrado desde 1971, acogería la Biblioteca Provincial de Barcelona. En 2001, durante los trabajos de adecuación del espacio, se descubren restos de la ciudad bombardeada en 1714, tras un largo debate se decide trasladar la biblioteca al lado de la estación ferroviaria de França y en el antiguo mercado abrir un museo. Se comenzaron las obras, pero debido al mal estado del edificio construido por Josep Fontseré en 1876 debieron paralizarse. La cubierta, los pilares y las canalizaciones presentaban graves problemas estructurales.

Fechas clave del Mercado del Born

  • 1876 : inauguración del Mercat del Born, construido por Josep Fontseré.
  • 1971 : la actividad del mercado se traslada a Mercabarna, cerrando el antiguo edificio. El Plan de Odenación del Casco Antiguo de Barcelona preveía la desaparición del antiguo Mercado del Born, para poder continuar con las reformas urbanísticas necesarias consecuencia del continuo crecimiento de la población, el transporte comercial y el desarrollo de los negocios. Su clausura coincidió con el derribo de los seis primeros pabellones del mercado de Les Halles de París, en agosto de 1971.
  • 1975 : Se alzaron voces a favor de su conservación y en 1975 se convocó un concurso de ideas, sin bases previas. La vecindad preocupada por su abandono y deterioro lo reclamaban como equipamiento para el barrio.
  • 1977 : se decide que el recinto albergue la Biblioteca Provincial de Barcelona. El edificio es sometido a una restauración realizada por el arquitecto Pedro Espinosa que sirvió para utilizar el edificio, a partir de 1979, con fines culturales realizándose numerosas exposiciones y actos diversos, sin que se le adjudicara un uso definitivo. Después de un acuerdo con el Ministerio de Educación y Cultura para que albergara la Biblioteca.
  • 2001 : durante los trabajos de rehabilitación para albergar la biblioteca salen a la luz los restos de un antiguo yacimiento.
  • 2002 : se decide trasladar la biblioteca a otra ubicación para garantizar la preservación del yacimiento.
  • 2009 : se adjudica el proyecto para la realización del Born Centro Cultural.
  • 2013 : tras variar en diversas ocasiones su fecha de apertura, abre sus puertas el nuevo Born Centro Cultural.

Historia

Entre las intervenciones proyectadas por el Ayuntamiento de Barcelona después de la demolición de la Ciudadella figuraba la construcción de un mercado cubierto que debía ubicarse en la antigua plaza mercante medieval del Born y que remplazaría los puestos del antiguo Born, el mercado de origen medieval del barrio.
En 1871, el consistorio convocó un concurso público del que resultó ganador Josep Fontserè i Mestre, que un año antes había ganado el concurso para diseñar la urbanización del parque de la Ciutadella. El proyecto proponía un mercado de hierro y cristal, un edificio que incluiría a Barcelona dentro de la vanguardia arquitectónica de Europa. En Francia ya se habían construido algunos mercados de este estilo que conllevaba, además de la nueva estética, la modernización de los criterios higiénicos, morales y funcionales.

El Born fue el primero de una serie de nuevos mercados metálicos: Sant Antoni (1882), la Barceloneta (1884), la Concepció (1888), Hostafrancs (1888), la Llibertat (1888) en el municipio de Gràcia, y el Clot (1889) y la Unió (1889) en Sant Martí de Provençals.

En 1921 el Mercado del Born se convirtió en el nuevo mercado central mayorista de frutas y verduras, descongestionando de ese momo el mercado de la Boquería. Su estratégica ubicación, cercana al puerto y a las estaciones de trenes de Francia y del Norte ofrecían un acceso fácil para el tráfico rodado y la carga y descarga.

Situación

El Mercado del Born fue levantado en el barrio medieval de la Ribera, Plza Comercial 2, distrito de Ciutat Vella en Barcelona, Catalunya, España. Está unido y separado de la Basílica Santa María del Mar por el paseo peatonal del Born que se extiende desde su entrada principal sobre sobre la Plaza del Comerç hasta una de las puertas del templo.

Dentro del antiguo barrio existen dos sectores muy diferenciados: la Ribera y el Born, aunque este último debido a la relevancia que ha cogido suele usarse para denominar todo el barrio. Antiguamente el sector del Born era llamado Ribera del Rec Comtal, Ribera de la Acequia Condal, en referencia al cauce hoy imperceptible, o la Vilanova de Mar. Se encuentra delimitado por el Passeig de Picasso, la calle Princesa hasta la calle Rec, el Passeig del Born, Santa María del Mar, el Pla de Palau y la avenida Marqués de l´Argentera.

Atravesando el mercado se accede a al carrer Comercial que delimita la parte trasera del edificio y siguiendo el eje central del mercado se abre el Pasaje Mercantil, que comunica con el Paseo Picasso y el Parque de la Ciudadella. Las otras dos fachadas del edificio están sobre el carrer de la Ribera y al carrer de la Fusina. La zona del carrer del Comerç que ocupa el mercado ha sido convertida en un paseo peatonal que conecta con la Plazoleta del Born y el paseo del mismo nombre.

22@ del siglo XVIII

El historiador Albert Garcia Espuche, que ha dirigido la excavación en el Born, explica que el mercado ocupa un punto que es cruce de muchas actividades: el sector comercial alrededor de Santa María del Mar, el de la pesca, que estaba donde hoy está la estación de França y el industrial, que quedaría en los márgenes de la Ciutadella. “…Era el 22@ del siglo XVIII”, remarca Espuche, que pone como ejemplo el comercio del tabaco o del aguardiente, nuevas actividades en ese momento desembarcaron y empezaron a desarrollarse desde esta zona de la ciudad. Pero el yacimiento no es rico únicamente en cuanto a restos económicos, en esta zona que ahora ocupa el mercado se han cuantificado 60 casas. En este barrio podrían vivir unas 300 personas…”.

Durante los trabajos de excavación se extrajeron 16.000m3 de tierra que dejaron al descubierto 8.000m2 del barrio de la Vilanova del Mar, aún más antiguo que el de La Ribera.

Concepto del antiguo mercado

Alzado general cúpula

Proyectado en 1871 por el arquitecto Josep Fontseré i Mestres y construido entre los años 1874-1878 bajo su dirección, el edificio estaba formado por dos grandes naves, unidas en su intersección por un juego de cúpulas, y cuatro naves más pequeñas.

En la elección del proyecto de Fontserè fue decisiva la intervención de José María Cornet y Mas, ingeniero de La Maquinista Terrestre y Marítima, compañía que luego lo construyó. También fue relevante la participación de Antoni Rovira i Trias, entonces arquitecto municipal.

Estructura

El nuevo concepto de estructura, de hiero y cristal está, aunque con algunos toques modernistas, coronada por un cimborrio que entrecruza las dos naves principales y aportó al barrio de la Ribera un edificio monumental que se convirtió en todo un símbolo.

La estructura metálica es sostenida con columnas de hierro fundido y cubierta con teja plana vidriada, apoyadas y sustentadas sobre una pared de ladrillos y zócalo de piedra. Sobre la pared de ladrillos y entre los pilares metálicos se despliega una pared de lamas de vidrio que permite la ventilación y entrada de luz natural dentro del edificio

Este mercado y el de San Antonio son los dos ejemplos más exitosos de la arquitectura del hierro en Cataluña. Estuvo en funcionamiento durante un siglo.
Fue el primero en la ciudad de una serie de nuevos mercados “metálicos”. La distribución de las naves y la ingravidez que otorgan la combinación del hierro con el vidrio, dan al mercado unas dimensiones interiores de una grandiosidad arquitectónica única.

  • Sistema modular

El ingeniero Cornet i Mas planteó un sistema modular para la prefabricación en serie de algunas piezas. Éstas fueron realizadas en los talleres de Joan Güel, La Maquinista Terrestre y Marítima. Es el comienzo de la arquitectura moderna en Barcelona. Toda la estructura de hierro y cristal fue fabricada en la ciudad.
Sobre el lado izquierdo de la salida a la calle Comercial se colocó una singular escalera en espiral, continuando con el uso de hierro forjado, que comunica con la parte superior del edificio.

Rehabilitación

Una vez decidida la finalidad de uso que se asignaría al Born como Centro Cultural, con el yacimiento como parte activa del nuevo equipamiento, se incorporó al proyecto la rehabilitación de un edificio anexo al mercado, en la calle Comercial nº5, frente al edificio del mercado.

Sala Comercial, 5

Esta “quinta sala” conocida como Sala Comercial, 5 está ocupada por el equipo técnico y humano del Born CC.

  • Sala-auditorio

Este edificio dispone de una pequeña sala-auditorio, en el primer piso, estructurada en dos niveles y con capacidad para 80 personas. En el primer nivel una tarima elevada de madera con escaleras a ambos lados que hace de escenario, y el nivel inferior, donde se pueden colocar las sillas para el público en la forma y la disposición que más se adecue a cada acto. La sala está equipada con dos pantallas, dos proyectores y equipo de megafonía.

El proyecto para el centro cultural fue adjudicado en 2009 a los arquitectos Rafael de Cáceres Zurita y Enric Sòria Badia y los trabajos terminados a finales del 2012. En 2010 el arquitecto Rafael de Cáceres renunció a la obra por razones técnicas.

En la rehabilitación, cuyo promotor fue el Ayuntamiento de Barcelona, participó un numeroso grupo de profesionales, entre otros:

Colaborador: Mel Brusaferri

Arquitectos técnicos: Fco. Javier Pazos Trinidad, Joaquim Pàmies

Estructuras: Joan Margarit, Carles Buixadé, Ramón Ferrando

Contratista: SAPIC SA / Sauciesa

Encargado excavaciones: Albert Garcia Espuche

Estructura

En el interior del antiguo mercado se construyó una plataforma que permitiera realizar las obras de restauración de la estructura de hierro, sin perjudicar el yacimiento. Las obras de restauración se centraron en la construcción de una nueva cubierta y la consolidación estructural de los forjados que conforman el nivel superior del yacimiento, restauración de los elementos de fundición, (pilares, canales, elementos estructurales y ornamentales, conjunto de la linterna central, escaleras y pasarelas exteriores e interiores), cierre de fachadas, (piezas de fundición, vidrios, lucernarios, paredes de ladrillos) y el sistema de desagües.

En todas las intervenciones se respetaron la morfología, el sistema constructivo y los materiales de este singular lugar, estructurado en dos niveles, el yacimiento bajo rasante y la plataforma transitable a pie de calle.

  • Fachadas

En las cuatro fachadas del mercado se han cambiado los cristales exteriores, conservando la forma y distribución, remplazados por un doble laminado que se sujeta a los forjados de la estructura.

  • Cubiertas

Se recubrió con madera toda la superficie de cubiertas y se cambiaron todas las tejas, mejorando el sistema de aislamiento térmico y acústico. También se procedió a la limpieza de todos sus elementos de hierro, piedra y cerámica.

El hecho de que el uso del recinto haya sido como centro cultural abierto y no como biblioteca ha permitido respetar la esencia original del antiguo mercado, más abierto. Ejemplo de ello son los principales cierres de cubierta, que mantienen las aperturas originales que permitían la renovación del aire dentro del recinto. Este mantenimiento encierra cierta singularidad, ya que las aperturas originales posibilitan la entrada de agua en el interior del mercado en caso de temporal de lluvia, esta particularidad unida a la de que, por el mismo motivo, el recinto no queda totalmente aislado de la temperatura exterior hacen del BCC una “calle abierta” y solo “relativamente cubierta”, tal como lo define Enric Soria.

Yacimiento

La nueva disposición del centro ofrece 6.700m2 de exposición, de los 8.000m2 que conforman el yacimiento. Éste corresponde a una parte del antiguo barrio de la Vilanova de Mar. Es un fragmento de gran riqueza urbana, con espacios singulares como el Puente de la Carnicería, la Plaza del Mercado, el Rec Comtal y varios tramos de calles, como el de los Corderos de Viola, el de los chupa, el del Juego de la Pelota, el de los Vientres o el de Bonaire, continuo en la trazada de la actual calle del mismo nombre y que era hace tres siglos una calle de casas de marineros.
Los trabajos arqueológicos han permitido también localizar unos tres centenares de bombas del sitio, criquets de juego, baldosas y miles de objetos de uso cotidiano.

Siguiendo visitas guiadas y respetando ciertas normas, como el tipo de calzado, se puede acceder al yacimiento. Se accede a través de escaleras o ascensor en caso de personas con problemas de movilidad.

Plataformas

Una plataforma recorre todo el contorno del yacimiento, permitiendo al visitante observar las ruinas que están debajo. Dos amplios pasillos soportados por grandes vigas unen los dos lados más anchos de misma, dejando tres grandes espacios abiertos. La sujeción de la plataforma se ha resuelto con unos grandes pilones de hormigón que, además de sustentarla, refuerzan los cimientos de las columnas de hierro originales de la estructura del mercado.
Una baranda con paneles de vidrio y apoyabrazos de madera rodea todo el perímetro para mayor seguridad, a la vez que expone paneles explicativos que narran la historia de la ciudad del siglo XVIII, detallando a que pertenecen los restos que están debajo. Tal es el caso de las instalaciones para destilar aguardiente en la casa Boxadors, la casa Oliach, o la casa Boxadors de la Neu en buen estado de conservación.

Al yacimiento se puede acceder mediante escaleras o ascensor, con visitas programadas.

Salas polivalentes

En los ángulos de la planta en cruz del recinto y continuando por los lados se han construido cuatro salas polivalentes, 600m2. Con paredes de cristal y cortinados que las aisla visualmente del recorrido peatonal, estas salas se destinan a exposiciones y eventos del centro cultural, y aunque tienen pequeñas variaciones de superficie se distribuyen simétricamente. Una de ellas alberga la muestra permanente de los acontecimientos que desencadenaron la guerra y posterior derrota en 1714, exponiendo en una vitrina de 30m objetos encontrados bajo el suelo del mercado y clasificados debidamente por el Museo d´Historia de Barcelona.

A diferencia del espacio abierto central, estas salas están aisladas y acondicionadas para el mantenimiento de los objetos expuestos y para ofrecer confort a los visitantes. Estas salas son: Sala Castellví, Sala Moragues, Sala Casanova y Sala Villarroel.

Sala Castellví

El espacio de la Sala Castellví está ocupado por una cafetería y una tienda al menor de artículos y libros relacionados con la historia del mercado y de Barcelona. Esta sala se ubica a la derecha del acceso principal al mercado por la plaza Comercial y es la más pequeña de las cuatro, 300m2. Se encuentra ligeramente elevada respecto al nivel de la plataforma central, lo que supuso la colocación de una rampa para las personas con movilidad limitada.

La sala está climatizada, dispone de lavabos y está equipada con un videowall de 5 por 5 metros, el más grande que puede encontrarse en un equipamiento público de Barcelona.

Sala Villarroel

La Sala Villarroel se encuentra a la izquierda del acceso al Born CC por la calle Comercial, y se extiende desde el vestíbulo hasta el límite del edificio por la calle Ribera. En sus aproximadamente 350m2 alberga la exposición permanente. La sala está climatizada y regula la entrada de luz solar a través de las vidrieras de la fachada con el uso de cortinados.

Sala Casanovas

La Sala Casanova se encuentra a la derecha del acceso al Born CC por la calle Comercial y se extiende desde el vestíbulo hasta el límite del edificio por la calle Fusina.

Sus flexibles 350m2 se destinan a exposiciones temporales. Esta sala también está climatizada y controla la entrada de luz solar de sus vidrieras de fachada mediante cortinas.

Sala Moragues

La Sala Moragues se encuentra a la izquierda del acceso principal al Born CC por la plaza Comercial, y se extiende desde el vestíbulo hasta el límite del edificio por la calle Fusina.

Este espacio polivalente de 350m2 está destinado a actividades diversas, adaptándose mediante elementos como graderías telescópicas, escenario modulable, sillas, mesa de presidencia e iluminación por sectores.
Técnicamente la sala disponed de una cabina de interpretación simultánea, una pantalla motorizada de 6×3.45m, proyector, megafonía y cabina de control audiovisual. Está climatizada y regula la entrada de luz como las otras salas. Dispone de un piano de cola y un pequeño espacio que puede utilizarse como vestuario y camerino.

Iluminación

El sistema de alumbrado funcional y acorde a la estructura industrial del antiguo mercado se resuelve con luminarias metálicas, Bega(6004), suspendidas a 4 metros del suelo, entre los pórticos estructurales.

Las luces de emergencia en las zonas comunes se cubrieron con LED de Odel-lux 4185, de diseño minimalista, moderado y con una lente específica que permite el aprovechamiento de la luz en la dirección que se necesite.

Video

Planos

Fotos

Fotos WikiArquitectura

Fotos

La arquitectura se explica mejor en imágenes

¡Síguenos en Instagram!