Ingeniero estructural
J.F. Petignat Ingenieurs Conseils
Ingeniero Eléctrico
Luis Richard Ingenieurs Conseils
Año de Construcción
2001-2004
Área construida
Cuerpo A: 4.165m2 / Cuerpo B: 4.774m2 / Cuerpo C: 1.906m2
Volumen
Cuerpo A: 23.625m3 / Cuerpo B: 18.675m3 / Cuerpo C: 9.360m3
Ubicación
Montreux, Suiza

Introducción

En la ciudad de Montreaux, Suiza, el equipo de arquitectos de Lausanne, Richter & Dahl Rocha, proyectaron “La Verriere”, un complejo residencial integrado por tres cuerpos, dos de ellos construidos nuevos, y un tercero ya existente que se renovó por completo.

En total, consta de 46 unidades de vivienda de alta gama.

Los arquitectos destacaron que en este proyecto “hay una investigación sobre los espacios de viviendas, respetando que las unidades resulten rentables”.

Situación

El complejo se encuentra en Montreaux, Suiza. Situada a orillas del Lago de Génova, la ciudad posee los beneficios de un clima particularmente suave que le da un carácter mediterráneo. Desde el siglo 19, se convirtió en un popular destino turístico, especialmente para extranjeros. La ciudad es conocida por sus elegantes hoteles y residencias de cara al lago.

La obra está implantada en un contexto urbano, entre una antigua construcción de mampostería, justo al lado del famoso Palacio Montreaux, y las vías del tren que conducen a la estación de Montreaux.

Concepto

El proyecto consiste en la renovación de un largo y estrecho edificio existente, distintivo principalmente por su invernadero, un viejo jardín de invierno situado en el extremo oeste, que se integró al proyecto de reforma.

Dos de los inmuebles, denominados Cuerpos A y B fueron construidos desde cero, mientras que el tercero, el cuerpo C, es el edificio existente que fue renovado por completo.

El lenguaje moderno del conjunto contrasta con el entorno del casco histórico de Montraux.

Se levantaron dos edificios residenciales, con su contrafrente hacia el ferrocarril, y el frente completamente abierto hacia el lago. Para estas nuevas construcciones, dos volúmenes de ladrillo y vidrio implantados en el terreno inclinado y apoyados, a nivel de la calle, en una serie de pilotes de concreto, el principal reto arquitectónico fue romper con la tradicional tipología de departamentos de un solo nivel, a fin de proveer espacios de proporciones adecuadas para la vivienda.

El proyecto incluye distintas tipologías de viviendas, exploradas en cada cuerpo del conjunto.

En el cuerpo C, se ubicaron las viviendas tipo condominio.

Espacios

La disposición de los distintos volúmenes genera pendientes importantes, de modo tal que el acceso a los cuerpos se da a través de rampas que llegan desde la calle, y la escalera principal forma parte de un camino peatonal público que sube a la montaña.

El cuerpo A del conjunto explora la idea del patio central de luz, y también la posibilidad de quebrar el esquema usado tradicionalmente en los departamentos, de mantener la misma altura y proporción en todos los ambientes. La propuesta consistió en ubicar sobre la fachada que da al lago, salones de doble altura con vistas privilegiadas para ganar espacialidad en los sectores sociales. La parte de atrás de las plantas, de simple altura, se reservó para los dormitorios, baños y cocina. Las unidades que están en el primer piso de este cuerpo tienen una continuidad a nivel solado y una discontinuidad a nivel cielo raso. Y en los departamentos que se ubican por encima de éstos, sucede lo contrario: el corte se produce a nivel solado mientras que son continuos en el cielo raso.

El patio central de luz, alrededor del cual se organizan los departamentos, está cerrado en sus lados con ladrillos de vidrio, a fin de iluminar las circulaciones y crear interesantes juegos de sombras mientras los habitantes se mueven alrededor de sus viviendas.

El cuerpo B integra tres tipologías diferentes. Sus dos primeros niveles son ocupados con cocheras cubiertas. A su vez, la losa del segundo nivel de cocheras forma la plaza de acceso al cuerpo. Desde ese nivel se acceden a las unidades en dúplex. Los tres niveles siguientes son para departamentos tipo, y el bloque remata en un último nivel destinado a cuatro unidades en dúplex de mayores dimensiones.

Las fachadas de vidrio de cara al lago, de los volúmenes A y B, están protegidas por una serie de cortinas horizontales ubicadas en el borde de los balcones, que desdibuja el límite entre interior y exterior, a la vez que da una sensación de ligereza a todo el conjunto.

En el cuerpo C, la planta baja se reservó para locales comerciales. Los tres pisos superiores se dividen en ocho unidades en tríplex verticales.

En las cocinas, se utilizó mobiliario Arclinea en consonancia con la estética minimalista del resto de los espacios interiores.

Planos

Fotos

La arquitectura se explica mejor en imágenes

¡Síguenos en Instagram!