Ingeniero
Buro Happold
Año de Construcción
2001
Ubicación
Londres, Inglaterra

Introducción

Trinity Buoy Wharf era un área degradada desde el punto de vista arquitectónico y abandonada en el plano social. El estudio de Nicholas Lacey & Partners ha pensado, así, en experimentar una solución alternativa a los sistemas de vivienda más tradicionales, sobre todo desde un punto de vista de ahorro y reutilización de recursos locales. De aquí, precisamente, la elección de los componentes de naturaleza industrial, transformados en elementos modulares, a ensamblar fácilmente, después de algunas tretas, añadidos y eliminaciones.

Ha promovido el proyecto el Urban Space Management, por lo que el coste de la construcción ha sido inferior a la mitad de una construcción tradicional. Un resultado que, naturalmente, también ha recaído sobre los arrendatarios, en términos de ahorro.

A la ventaja económica, la intervención asocia la de la sostenibilidad del sistema constructivo que, aunque no sea extensible a grandes realidades, puede encontrar en todo caso aplicación en casos de emergencia, precisamente por su fácil reproducibilidad.

Beneficios de esta construcción

Las construcciones con contenedores ofrecen una solución alternativa a la tradicional disposición espacial.

Construida en 5 meses durante 2001, la Ciudad Contenedores 1 fue originalmente de alturas no mayores de 3 pisos, pero debido a la gran demanda se ha agregado un cuarto piso a las construcciones, ya sea para vivienda o como atelier de trabajo.

Por último los beneficios de las Ciudades Contenedores pueden ser apreciados a corto y mediano plazo según los proyectos presentados para el uso de la tierra sobre la que se construyen, pudiendo llegar a tener una vida corta si fuese necesario desmontando y trasladando o simplemente almacenando los contenedores. Hasta la fecha este método alternativo de la construcción ha creado centros para la juventud, aulas, espacio de oficinas, estudios de artistas, espacio de trabajo-vivienda, una guardería y espacio comercial.

Situación

El proyecto original de Contaniners City I está ubicado en el Trinity Buoy Wharf, en el corazón de los Docklands de Londres (London E14 0JW).

Concepto

Recuperar componentes de naturaleza industrial y estudiar soluciones constructivas innovadoras, es la idea que se encuentra en la base del proyecto Container City, realizado en el East Indian Dock, una zona periférica del área metropolitana londinense.

La recuperación de los containers abandonados en los puertos industriales ha permitido no sólo alargar la vida de estas construcciones, cuyos costes de eliminación habría habido que pagar, sino también reemplazar las tradicionales materias primas.

El resultado es un sistema modular, organizado de modo flexible gracias a la combinación de elementos de formas y dimensiones diferentes.

Espacios

Container City I, en Trinity Buoy Wharf, se inauguró en mayo de 2001, comprendiendo 12 viviendas/locales, a los que luego se sumaron tres más. Fue el primero de 14 edificios de contenedores que actualmente funcionan en Inglaterra.

Un año más tarde se sumó otro grupo de edificios, Container City II, que sumó más unidades habitables. El departamento más pequeño tiene 30 m2 —el tamaño de un contenedor— y alquilarlo cuesta entre 100 y 240 dólares al mes. Este tipo de unidades es ocupado, principalmente, por estudios de artistas y diseñadores. Y hay lista de espera para alquilarlos.

Combinación de varios contenedores para componer viviendas modernas, inteligentes y asequibles. Los contenedores de 13 m² se unen para crear configuraciones que cubren superficies de 90 m² a 270 m². A cada contenedor se le recortan trozos de pared, suelo o techo, creando aberturas exteriores y de conexión entre ellos. Algunas configuraciones permiten incluso alturas diferentes.

En lugar de utilizar el criterio de un 1 contenedor = 1 unidad, su sistema se basa en combinar los componentes en diversas permutaciones y crear espacios adaptables según las necesidades.

Materiales

Además de ser muy rentable la Ciudad de Contenedores conecta con el medio ambiente al ser una construcción creada a partir de un 80% con material reciclado.

Los contenedores permiten un sistema muy flexible de construcción ya que permiten que sea modular, muy fuertes estructuralmente y de fácil disponibilidad.

La Ciudad de contenedores ni siquiera tiene que tener el aspecto de estar hecha con los mismos. Se trata de una cuestión relativamente simple revestir exteriormente un edificio con una gran variedad de materiales.

Naturalmente, antes de ser transformados en futuras viviendas, estos containers han sido dejados rígidos, remodelados y dotados de pocos pero necesarios acabados.

Las varias unidades han sido después transportadas a la obra y ensambladas en pocos días con la ayuda de una grúa, luego unidas unas a otras con sistemas de enganche rápido y reversible, y finalmente pintadas con colores vivos y capaces de defenderles de la herrumbre.

Las unidades tienen puertas-ventana corredizas con balcones (hechos también de contenedores), ventanas circulares, pisos de madera flotante, baño, cocina, agua, electricidad y calefacción, entre otras comodidades. Desde afuera, los contenedores parecen grandes bloques Lego que crean una fachada de diferentes colores.

Planos

Fotos

La arquitectura se explica mejor en imágenes

¡Síguenos en Instagram!