Arquitecto
Diseñado en
2002
Año de Construcción
2004
Ubicación
Fábrica Airbus de Getafe, Madrid, España

Introducción

En 2002 la empresa aeronáutica Airbus organizó un concurso para realizar un edificio de oficinas para su fábrica en Getafe. De allí resultó ganador el proyecto del arquitecto argentino Pablo Notari, jefe del departamento de diseño de la firma Conuma Ingenieros Consultores.

Uno de los requisitos de concurso era respetar el compromiso medioambiental que la empresa pregona. El trabajo de Notari se destacó en este punto, entendió el desafío que se le planteaba y creó una máquina bioclimática perfecta que no renuncia a la expresión y a la calidad que requiere cualquier buen proyecto.

La construcción de la obra finalizó en 2004.

Situación

Se encuentra en el municipio de Getafe, en Madrid. El edificio de oficinas se ubicó en la entrada del complejo fabril de Airbus.

Concepto

Con una volumetría simple pero contundente, el edificio concentra en la envolvente tanto su fuerza expresiva como su propuesta ambiental.

La imagen tecnológica de la sede se logró a partir de un sistema de dobles pieles que funcionan como parasoles y crean sombras, reflejos y transparencias. Este sistema funciona como control térmico, mejorando el comportamiento bioclimático de la obra.

Formalmente, el conjunto está formado por un basamento casi ciego con tres volúmenes livianos sobre él. Uno de ellos, más bajo y largo, constituye la espalda del edificio mientras que las otras dos semitorres vidriadas se ubican al frente.

Espacios

Si bien en el proyecto presentado al concurso, el basamento estaba enterrado aprovechando el desnivel del solar, al materializar la obra se dispuso sobre el terreno de acuerdo a las normas contra incendio. Allí se ubicó el área pública, formada por el auditorio, las oficinas de atención al público y una superficie de almacén, entre otras.

En planta baja, además, se ubicaron dos patios que sirven como orientadores dentro del edificio. Son ámbitos dinámicos tanto por las circulaciones que se organizan a su alrededor así como por las distintas intensidades y reflejos de luz natural que producen.

Un patio central en el basamento forma el espacio de acceso principal, como un gran atrio enmarcado por dos volúmenes vidriados y la marquesina que alberga los paneles fotovoltaicos en el último piso del edificio.

Los tres bloques vidriados están ocupados por las oficinas, que se apoyan sobre el basamento.
El bloque longitudinal se destinó a las oficinas cerradas, mientras que las dos semitorres vidriadas del frente están ocupadas por las oficinas abiertas. Dos núcleos verticales de circulación, comunican las semitorres con el bloque de espalda. En los núcleos se ubican además, los servicios de cada planta.

Las dimensiones de los volúmenes, así como la altura libre de cada planta, brindan iluminación natural durante todo el año.

El bloque longitudinal toma un ancho de 9.60 metros, mientras que las semitorres tienen 24 metros de lado.

Materiales y Ahorro energético

El basamento se recubrió con placas de fibras vegetales y cemento, logrando un aspecto sólido, en estrecha relación con la topografía.

En contraste con los volúmenes vidriados del frente, la fachada del bloque longitudinal se realizó con paneles de chapa hacia el norte, la orientación de menor asoleamiento. Esta envolvente es similar a la de los galpones de la fábrica que están en el mismo predio. En cambio hacia el Sur, el volumen se revistió con una doble fachada compuesta por una piel de vidrio y un tamiz de parasoles metálicos. Las sombras que producen los parasoles, gradúa la intensidad del asoleamiento.

De la misma manera están protegidas las dos semitorres vidriadas, aunque en este caso el vidrio se colocó doble para evitar el efecto invernadero en las oficinas ya que el sol llega en forma horizontal en las caras este y oeste.

El cristal exterior filtra el 50 por ciento de la luz que recibe por medio de un serigrafiado. El doble vidriado forma una cámara de aire por la que circula el aire caliente en forma ascendente. En verano, ese calor se elimina rápidamente, mientras que en invierno, se lo inyectan al sistema de calefacción.

El sistema de protección solar se completa con una sobrecubierta de paneles fotovoltaicos que combina tres conceptos básicos: captación de energía solar, protección de la maquinaria de climatización que está en las terrazas, y control de la radiación que incide sobre el edificio.

Planos

Fotos

La arquitectura se explica mejor en imágenes

¡Síguenos en Instagram!