Arquitecto asociado
Mart Stam
Arquitecto reforma
Wessel de Jonge
Ingeniero estructural
J.G. Wiebenga
Promotor
Kees van der Leeuw
Año de Construcción
1926-1931
Reformado en
1998-2004
Pisos
8
Área construida
60.000 m2
Ubicación
Rotterdam, Holanda

Introducción

Este famoso y moderno edificio de finales de 1929 es una de las construcciones industriales más elegantes e importantes del siglo XX. El revestimiento de fachada constituye uno de los mejores ejemplos de muro cortina plenamente desarrollado, a la vez que el tratamiento de los bloques, relacionados con sólidos huecos y disposición de los elementos, está considerado un trabajo magistral.

La primera fábrica de la compañía Van Nelle fue diseñada por los arquitectos Johannes Brinkman y Leendert van der Vlug, con la cooperación de Mart Stam, para la compañía Van Nelle, establecida desde 1782 y dedicada al procesamiento de té, café y tabaco, aunque posteriormente se agregaron otras actividades como la fabricación de goma de mascar, “chicle”. La fábrica funcionó hasta 1995, año en que la compañía fue reorganizada. En la actualidad alberga una gran variedad de nuevos medios de comunicación y empresas de diseño, es conocida como la Fábrica de Diseño Van Nelle (Van Nelle Design Factory). Algunas de las áreas son usadas para reuniones, convenciones y eventos.

En su construcción también cooperó el ingeniero civil J.G. Wiebenga, en ese momento especialista en construcciones de hormigón armado. La construcción es un ejemplo de la “Nieuwe Bouwen”, la Arquitectura Moderna en los Países Bajos, mostrando la influencia que tuvo sobre ella el constructivismo ruso.
La fábrica Van Nelle es un monumento nacional holandés (Rijksmonument) y se encuentra en la lista de edificios a considerar por la UNESCO en 2013 para ostentar el estatus de Patrimonio Mundial.

Situación

El complejo fabril van Nelle se localiza en Schiedam, Van Nelleweg 1, un suburbio del oeste de Rotterdam, Holanda. El terreno donde se construyó está junto al barrio obrero de Spangen, flanqueado por un canal navegable utilizado para hacer llegar la materia prima a la factoría.

Concepto

La fábrica Van Nelle, construida para los procesos de refinación y envasado de café, té y tabaco, es el resultado de un análisis exhaustivo de las funciones técnicas específicas dentro de la fábrica. Las materias primas eran llevadas a la planta superior de los edificios para ir bajando un piso después de cada etapa del tratamiento. También se tuvo en consideración la mejora de los aspectos sociales, el “elemento humano”, del trabajo en una fábrica. La fábrica fue diseñada con la premisa de que un ambiente de trabajo moderno, transparente y saludable, en un entorno verde, sería beneficioso tanto para la producción como para el bienestar de los trabajadores. El complejo es el resultado de la aplicación radical de una serie de conceptos técnicos y culturales que datan de principios del siglo XX. Esto llevó a un nuevo enfoque arquitectónico funcional que atrajo a las masas desde el principio.

En su diseño destacó la intensa colaboración entre el director de la misma, los arquitectos y sus colaboradores, todos ellos dedicados a la rama holandesa del movimiento moderno internacional.

Desde el exterior del edificio es monumental, pero por dentro es moderno e innovador. Todo el complejo tiene un gran valor histórico-social como un edificio en el que las condiciones de trabajo eran de importancia primordial. Esto se expresa en detalles como el ajuste ventanas, la vista ininterrumpida que ofrecen de los alrededores, vestuarios con duchas y aseos, instalaciones deportivas, un jardín, un comedor y una biblioteca. Este enfoque humano en la vida laboral fue una respuesta a la embestida de la industrialización. El complejo tuvo un impacto innovador en la historia de la construcción y el desarrollo de la tecnología en la misma.

Espacios

Planta baja volúmenes principales

Sólo existe un acceso a la fábrica que se realiza atravesando el guardarropa y los lavabos. Cuando los trabajadores utilizan los WC, la disposición de los espacios obliga a pasar por los lavabos antes de reincorporarse a las salas de elaboración. Las cajas de escaleras se ubicaron en ambos extremos y entre los volúmenes, y como estaban conectadas con los baños, fueron diseñadas para que alternativamente fueran de uso exclusivo para hombres o mujeres.

La fábrica incluye un comedor, un salón de té en el último piso de uno de sus volúmenes, un cine, una biblioteca e instalaciones deportivas. En el momento de mayor auge, más de 2000 personas estaban empleadas en el que fue considerado un lugar iluminado e higiénico para trabajar.

El bloque de edificios se compone de un edificio curvo de oficinas, y otro volumen con 300 metros de largo, en forma descendente para la fábrica, separado en secciones según el producto a procesar:

Sección tabaco

Ocho niveles para la sección de tabaco, coronada por un salón de té circular, que también oficia como sala de recepción, ampliado en la parte posterior por un almacén techado. Esta sección fue terminada en 1928.

Sección café

Cinco niveles con un entrepiso de doble altura para la sección de café. Esta parte de la fábrica fue completada conjuntamente con el sector de tés en 1929.

 Sección té

Tres niveles para la sección de procesamiento de tés.

Puentes elevados

Los diferentes edificios y niveles están unidos por puentes aéreos de cristal que cruzan diagonalmente la calle de la fábrica y conectan con los edificios de expedición y almacenaje, con los talleres construidos en forma de L o con los garajes del edificio. Mediante cintas transportadoras instaladas en el interior de los puentes, algunos de los cuales eran originalmente movibles, se transportan las materias primas desde una fase a otra de su procesamiento

La sala de calderas es casi independiente del resto de la fábrica y está perfilada por una chimenea.

Polideportivo

Pensando en que los obreros debían disfrutar de momentos de descanso u ocio, se construyó un polideportivo al aire libre y algunos lugares para el descanso o la distracción.

Estructura y construcción

Pilares fungiformes

Debido a que el suelo donde se edificó la fábrica es de carácter pantanoso hasta los 10 metros de profundidad, alcanzando algo más de solidez a partir de los 18.50 metros, la longitud de los pilotes oscila entre los 18.50 y los 19 metros. Se utilizaron pilotes de hormigón pues presentan un mejor comportamiento que los de madera ante la acidez del terreno y también tienen una mayor capacidad portante.

La construcción es de hormigón armado, sin muros portantes. La distancia de los pilares en el interior de la fábrica obedece a las exigencias de la maquinaria, en las oficinas es de 6,50 metros. La planta libre con posibilidad de que sus techos pudieran ser utilizados para eventuales desplazamientos, debido a las exigencias de los productos elaborados, debían permanecer libres de jácenas lo que justifica el empleo de pilares fungiformes que a su vez representan un ahorro de 1.50 metros en altura total de la fabrica y por lo tanto en acristalamiento, carpintería, escaleras y demás materiales. Esta solución fue obra del ingeniero en estructuras Wiebenga.

Las plantas lineales se deben a que los estudios realizados concluyeron que un largo de 19 metros aseguraría la suficiente luz natural, acompañado del largo frente vidriado que se convertiría en la identidad de la fábrica.

Los forjados de la fábrica fueron realizados mediante el sistema «diagonal» y en las restantes dependencias mediante el de «dos direcciones». La sección transversal de las naves está formada por tres vanos y, entre las columnas extremas y el cerramiento se tienden las instalaciones: agua caliente, vapor, etc.

Materiales

Todos los edificios están construidos con estructuras de hormigón armado, mientras que las fachadas se envuelven en un muro cortina de acero y cristal completándose con plancha de acero formando un «sandwich» junto con una capa de 3 cm de «Torfoleum» como aislamiento. Entre las típicas características técnicas se encuentran las columnas en forma de hongo, sin vigas en los pisos.

Se colocaron 800 pilotes de hormigón en el suelo pantanoso, sobre los que se asientan los edificios, a razón de 1 pilote por hora.

La mayor parte del funcional mobiliario original aún se conserva, al igual que el polideportivo al aire libre y los espacios de ocio creados para los obreros de la fábrica.

La fábrica se caracteriza por su arquitectura serena y elegante, que refleja la estética de la máquina y una tendencia a la ligereza y minimalismo. Los edificios que la componen, carentes de decoración, están rítmicamente proporcionados y en algunos casos eran sorprendentemente coloridos, zócalos de azulejos negros, beige o aguamarina y muros construidos con cemento granuloso y enyesados en color blanco, amarillos y ocres. Algunos de los suelos eran de goma ultramarina.

La empresa Siemens fue la encargada de la iluminación en los diferentes sectores de la fábrica, colocando aproximadamente 2.000 lámparas tipo L42 r 5E con 4 bombillas de 75w cada una.

En la parte superior y a lo largo de las grandes cristaleras se instalaron guías que permitían el desplazamiento de cubículos de limpieza.

Rehabilitación

Tanto la arquitectura de la fábrica como su estructura se han conservado en su estado original, a pesar de que ya no contienen la maquinaria al haber en 1990 cesado su actividad en la manufacturación de productos derivados del tabaco. En 1998 se comenzó un amplio programa de restauración. El arquitecto Wessel de Jonge encargado de la rehabilitación del edificio trabajó en el supuesto de que la fábrica se convertiría en Patrimonio de la Humanidad.
Hoy en día alberga oficinas y espacios de trabajo para el sector de negocios creativos, de ahí su nombre actual: Design Factory. También ofrecen un lugar atractivo para eventos, conferencias, seminarios, películas, producciones de teatro y sesiones de fotos.

Video

Planos

Fotos

La arquitectura se explica mejor en imágenes

¡Síguenos en Instagram!