Arquitecto
Año de Construcción
1992
Ubicación
Mallorca, España

Introducción

La Fundación Pilar y Joan Miró en Mallorca es fruto de la última voluntad de Joan Miró. Se constituyó en 1981, cuando el artista y su esposa donaron al Ayuntamiento de Palma los talleres y su contenido, formado principalmente por pinturas, collages, obra gráfica, esculturas y bocetos.

El edificio, proyectado por el arquitecto Rafael Moneo, fue inaugurado en 1992 con el objetivo de acoger la sede de la Fundación, exponer de forma rotatoria una selección de pinturas, dibujos, obra gráfica y esculturas de Miró y acoger muestras temporales dedicadas principalmente a los jóvenes artistas.

Situación

Situado en la isla de Mallorca, el edificio de Moneo se ubica en el área que se encuentra entre el camino de acceso al estudio del pintor (construido por Sert) y la calle que se encuentra en la parte mas baja del solar.

Concepto

La Fundación Miró necesitaba combinar un centro de estudios para artistas y becarios con un espacio para la exposición y conservación de las colecciones personales de Miró, un lugar para exposiciones itinerantes, algunas oficinas, una sala de conferencias, una cafetería y un jardín donde exponer esculturas. Se trataba -como señala William Curtis en su estudio sobre la obra del autor- de lograr un entretejido perfecto entre el antiguo estudio de Miró y las terrazas que conformaban la huerta, así como los jardines y el nuevo edificio, de tal modo que la vista del mar al fondo pudiera también formar parte de la experiencia del visitante. Mas allá de estas demandas, era necesario evocar el espíritu de Miró y su deuda respecto a las tradiciones y a las condiciones naturales del Mediterráneo.

Moneo dispuso el centro de estudios en un cuerpo alargado y de baja altura situado detrás de un muro neutral existente en una de las terrazas, mientras que las zonas de exposición, en su mayor parte unidas, se sitúan en un elemento con forma de estrella que desciende por las terrazas del solar. Las cuñas de esta estrella zigzaguean guiando el movimiento al encuentro de la topografía, incrementando la superficie de exposición, permitiendo diferentes intensidades de luz y evocando una especie de espacio poscubista, ¨ una atmósfera que se corresponde con el espíritu de Miró fragmentado, incomprensible…,inefable¨.

Descripción

El acceso al museo es por la parte superior, debido al desnivel del terreno. Un gran quiebrasol de hormigón cubre toda la fachada que da hacia el jardín y hacia el mar. Frente a este volumen aparece la sala de exposiciones ubicada en un nivel inferior y con un espejo de agua como cubierta. El edifico se vuelca hacia el interior, distanciándose del lamentable episodio urbano que lo rodea.

La galería aparece como un volumen fragmentado, discontinuo donde las obras de Miro tienen una ubicación especifica, con cualidades lumínicas distintas, generando la sensación de ver los cuadros como estarían en su casa y no en un museo

Por su parte, el jardín potencia el conjunto, jugando con el museo y los edificios ahi existentes. El agua es un elemento esencial del jardín, recordando el mar adyacente. La vegetación corresponde a plantas tradicionales de la isla, logrando un paisaje verde donde las esculturas de Miro se apropian del lugar

Materiales

Hormigón, alabastro, vidrio y agua dan vida a la obra. La luz y sus reflejos pasa a ser un material mas, aportando calidad al espacio.

Video

Planos

Fotos

La arquitectura se explica mejor en imágenes

¡Síguenos en Instagram!