Iglesia de la Abadía de St. John’s
Arquitecto
Diseñado en
1954
Año de Construcción
1958 – 1961
Altura
19,81m
Ancho
54,86m
Longitud
68,58m
Ubicación
Collegeville, Minnesota, Estados Unidos

Introducción

Saint John’s es una de las abadías benedictinas más grandes del hemisferio occidental. La congregación fundó una escuela que funcionaba en la misma abadía y que en 1883 se convirtió en la Universidad de San Juan. Diecisiete de los edificios construidos en la abadía y la universidad entre 1868 y 1959 están incluidos en el Registro Nacional de Lugares Históricos,  entre ellos  la misma Abadía de San Juan y el Distrito Histórico Universitario.

En 1950, mucho antes del Segundo Concilio Vaticano, la comunidad benedictina comenzó a planificar la construcción de una iglesia y en 1954 la comunidad seleccionó a Marcel Breuer para que la diseñara, conjuntamente con una adición al recinto monástico, después de haber recibido 12 proyectos de distintos arquitectos para una iglesia que «sería verdaderamente un monumento arquitectónico al servicio de Dios»

El 28 de enero de 1954, Breuer  presentó  los dibujos, modelos y libros ante la comunidad monástica. Poco después de eso, se anunció que la construcción de una adición a los barrios monásticos comenzaría en la primavera de 1954 y que seguiría una iglesia. La construcción de la iglesia duró desde el 19 de mayo de 1958 hasta el 24 de agosto de 1961 en que fue consagrada.

Ubicación

La iglesia de la Abadía de San Juan está en el corazón del campus y la comunidad de St. John´s, en el municipio de Collegeville, estado de Minnesota, Estados Unidos.  En el año 2010 tenía una población de 3343 habitantes y una densidad poblacional de 36,73 personas por km².

Concepto

La Iglesia de la Abadía y la Universidad fueron diseñadas para una comunidad compleja formada por monjes benedictinos, estudiantes de la Universidad, Seminaristas y  Escuela Preparatoria, una parroquia adjunta al monasterio y también para visitantes. El diseño de la iglesia se basó en la premisa de que a todos estos miembros se les debería permitir una participación más cercana en los servicios. Esto se logró mediante la construcción de un vasto espacio de culto sin columnas y basado en una forma trapezoidal que permitiría a todos sentarse lo más cerca posible del altar.

El diseño de Breuer mantiene el eje de la iglesia, pero reorganiza los componentes jerárquicos del edificio, incorporando en una moderna estructura de hormigón el eje tradicional del baptisterio, la nave y el altar y convirtiendo la iglesia de la Abadía en un trampolín en el diseño moderno de la arquitectura religiosa en los Estados Unidos.

Espacios

La cáscara de hormigón armado sobre el camino de acceso  proporciona un telón de fondo minimalista haciendo tangibles los ideales litúrgicos reformados de la iglesia católica del siglo XX.  Una de las partes más llamativas del diseño es la fachada y el campanario, en el lado norte donde se ubica la entrada principal. La fachada norte es un gran muro de “vidrieras”, con 430 coloridos hexágonos de diseño abstracto.

En el nivel de la cripta de la iglesia se incluyen una capilla relicario dedicada a San Peregrino, una capilla parroquial, una capilla de los hermanos dedicada a San Benito y treinta y cuatro capillas privadas donde los sacerdotes celebraban la misa diariamente. Dos jardines del claustro de forma triangular se proyectan en los lados este y oeste del edificio y una sala capitular se extiende desde el paseo oriental del claustro.

Campanario

El estandarte del campanario es la estructura más alta del Campus de Saint John.

La forma arquitectónica del estandarte que alberga el campanario recuerda a las primeras iglesias misioneras del suroeste de Estados Unidos. Su enorme losa de hormigón, 33, 53m de alto por 33,53m de ancho en su borde superior, se apoya sobre delgados arcos parabólicos que, con forma de una gran campana, protegen la entrada a la iglesia y son un anuncio audaz del lugar al que se va a entrar. También cumple una función práctica al proporcionar algo de refugio en la entrada y reflejar la luz solar en las vidrieras de la fachada norte.

La losa está perforada por dos grandes aberturas. La primera y más alta enmarca una cruz de 3,66m de alto y 2,13m de ancho. Incluidas las piezas de hormigón de cada una de las cuatro piezas de madera que la forman, el tamaño total de la cruz es de 5,53m de alto por 4,57m de ancho.

La ventana inferior alberga 5 enormes campanas de bronce que en 1989 fueron dedicadas  a la Santísima Trinidad, a la Santísima Virgen María, a los Ángeles Guardianes, a  San Juan Bautista y a San Benito.

Interior

La iglesia mide 68,58m de largo, 54,86m de ancho y 19,81m de alto. La planta principal refleja los conceptos litúrgicos básicos de la Orden. Uno entra por la simbólica puerta central continuando por el pasillo central hasta el altar y el trono del abad, alrededor del cual se coloca el gran coro. La relación del trono del abad y el coro de los monjes con la congregación define la forma de la planta con el altar cerca del centro de la iglesia a la vista de la congregación, el coro y el gran balcón.

En la atmósfera expansiva y omnipresente creada por los altísimos pliegues de las paredes, los amplios bancos, la sillería del coro  y la ausencia total de columnas, estatuas y accesorios de iluminación, la atención en este espacio monásticamente austero se fija inmediatamente en el altar que obviamente tiene el lugar de honor. La sillería del coro monástico y el trono del abad se colocaron en forma semicircular, menos tradicional, alrededor del altar principal, lo que también sirvió para invitar a la congregación a acercarse. Las dos alas del coro definen el santuario.

La iglesia fue diseñada para que incluso con una capacidad de más de 1500 personas, toda la comunidad pudiera sentirse íntimamente involucrada en la liturgia.

Baptisterio

Arquitectónicamente el baptisterio es una habitación separada. Exceptuando  el área de la pila bautismal es un espacio bastante oscuro, apropiado para entran en el templo pues se pasa de la luz tenue a la monumental amplitud del espacio comunitario de la iglesia.

Altar

El altar se enfatiza  con un acento arquitectónico vertical, una serie de variaciones estructurales que elevan el lugar donde se ubica.  El piso se eleva por encima del de la nave y el altar se coloca sobre una plataforma separada dentro del santuario y sobre el cuelga el gran baldaquino blanco, que sirve de corona al espacio sagrado y una gran cruz, siendo coronado por una gran vidriera que deja pasar la luz natural sobre el santuario. 

Todas estas características tienen una larga tradición en la construcción de  iglesias. Se le da al altar una posición elevada para que se pueda ver más fácilmente y el baldaquín, aquí iluminado por su linterna, tiene el papel muy antiguo de realzar la prominencia y dignidad del altar.

Ventanal

Cuando se construyó la iglesia, la ventana hexagonal o de panal era una de las estructuras de vidrieras más grandes del mundo. La vidriera fue ensamblada por monjes, profesores, estudiantes y voluntarios.  La estructura de panal de abeja reúne  una fuerza asombrosa, cada componente se apoya los  otros, por lo que es un símbolo arquitectónico de la comunidad de San Juan, denotando la fuerza de la comunidad y lo esenciales que son todos los componentes para hacer que una comunidad sea fuerte, muchas partes forman un cuerpo.  Monjes, estudiantes, profesores y personal, feligreses, amigos e invitados, todos son llamados y bienvenidos para reunirse y adorar alrededor de un altar de madera en la iglesia de la abadía.

Capilla del Santísimo Sacramento

En la entrada este de la iglesia se encuentra la Capilla del Santísimo Sacramento. Renovada en 2009, este espacio proporciona una ubicación digna que alberga el Santísimo Sacramento, es de fácil acceso desde la nave y está visiblemente conectada con el altar y la celebración eucarística.

Capilla Mariana

En la entrada oeste de la iglesia está  la Capilla Mariana.

Iglesia inferior

La iglesia inferior está diseñada para proporcionar un elemento de privacidad. Si la iglesia superior es grandiosa y monumental, la iglesia inferior es cercana e íntima. Se caracteriza por techos bastante bajos y luz difusa, creando así una atmósfera adecuada para la meditación y la oración en privado.

Estructura

Aunque sorprendentemente moderna, incluso cincuenta años después de su construcción, la Iglesia de la Abadía de St. John’s  está planificada de acuerdo con los principios más antiguos utilizados en la arquitectura de  iglesias.

Se eligió un diseño trapezoidal que mostraba la comprensión de los arquitectos en el uso del  hormigón, un material que no solo actuó para dar soporte estructural al edificio, sino que también sirvió para dar forma al cerramiento.

Las paredes y el techo ondulados otorgan fuerza a la construcción, soportando el peso masivo del hormigón y el acero que componen la estructura. La curva leve y sutil de las paredes este y oeste proporciona una fuerza adicional, así como una gracia visual. Para obtener más luz, las paredes laterales se levantaron del suelo para descansar sobre una serie de pilares delgados que enmarcan las cristaleras, sugiriendo que toda la superestructura de hormigón no tiene peso.

Materiales

Hormigón

La iglesia es una hazaña tecnológica que incorporó  un uso masivo de hormigón fundido  reforzado con acero. Los armazones de madera en los que se fundió el hormigón  fueron construidos fundamentalmente por carpinteros locales que hicieron las formas características del lugar.

El hormigón de la iglesia se vertió en marcos de madera aceitada para darle su forma. Una vez curado, se apartaron las tablas dejando la huella de la veta de la madera en la superficie del hormigón dando la impresión de tratarse de madera petrificada.

Madera y bronce

La cruz colocada en el estandarte del campanario, en el lado norte de la iglesia, fue construida con  roble blanco extraído del bosque del Arboreto de San Juan  y realizada por los carpinteros de la Abadía.

Los bancos están hechos de roble teñido de oscuro, debajo de los cuales se han colocado pequeños parlantes para el sistema de sonido.

Las cinco campanas que llaman a la gente al culto son de  bronce fundido, pesando la mayor 3629kg. Se realizaron en la fundición de campanas Petit & Fritzen en Aarle-Rixtel, Holanda.

El  altar está realizado con granito blanco.

Ladrillo rojo encerado cubre el piso en continuidad con el cálido ladrillo casero del cuadrilátero del siglo XIX visible a través de las ventanas del lado oeste de la iglesia.

Ventanal

Los colores de los cristales teñidos de la gran vidriera corresponden a los colores del año litúrgico resumido en el tema “Sursum Corda” (Levantad los corazones a Dios). Sobre el azul descansa todo el diseño de las vidrieras, con un singular círculo blanco en el centro como interpretación moderna del antiguo símbolo medieval del Ojo de Dios. Desde el círculo se irradian algunas líneas en diferentes direcciones  que representan la gracia de Dios derramada sobre sus fieles. El rojo representa el Pueblo de Dios en adoración y alabanza, el verde en cada lateral de la ventana hace referencia al Árbol de la Buena Vida que se encuentra en el Jardín del Edén y al Árbol de Isaí. Una línea azul horizontal más abajo en la ventana se refiere a las aguas del bautismo.

Video

Planos

Fotos

by Keith Ewing

by ya3hs3

Iglesia de la Abadía de St. John’s
Planta
Alzados
Alzado
1 / 48