Arquitecto
Ingeniero acústico
Rusell Jonson
Año de Construcción
1995-2000
Área del terreno
35.000 m2
Área construida
22.000 m2
Coste
130.661.000 €
Ubicación
Lucerna, Suiza

Introducción

El KKL, llamado así por las iniciales de su nombre en alemán (Kultur und Kongresszentrum Luzern) o Centro de Convenciones y Cultura de Lucerna es un proyecto del arquitecto francés Jean Nouvel en Suiza. Fue construido en el tiempo record de 5 años, entre 1995 y 2000. El trabajo de Nouvel y del norteamericano Rusell Jonson en la acústica, remplazó el edificio de 1933 del arquitecto suizo Armin Meili.

Lucerna, antigua ciudad de larga tradición turística, había mantenido siempre la misma imagen arquitectónica, sin introducir nuevos edificios. Sus habitantes tuvieron el coraje de aprobar un proyecto sumamente innovador y diferente con respecto al entorno en que habría de ser insertado. La unicidad del proyecto consiste en la extraordinaria participación demostrada por los clientes, es decir, por los habitantes de Lucerna, que colaboraron con el arquitecto durante las diferentes fases de su construcción, a través de numerosos referéndums que para ello se convocaron. Por otra parte, Nouvel tuvo el sentido común de armonizar la estructura con el entorno existente en lugar de tratar de dominarlo.

Con el KKL, Lucerna ha proporcionado una instalación que no sólo sirve a la población local, sino que también atrae el interés de todo el mundo. Desde un punto de vista programático, se trata de un edificio de fundamental importancia para una ciudad que aspira a albergar conciertos y congresos de nivel internacional y de un elemento esencial de la vida cultural de Lucerna.

Esta estructura ultramoderna, representa una clara ruptura con la tradición. El edificio se destaca sobre todo por su enorme techo. En los pocos años que lleva construido ya se constituye como un nuevo símbolo de la ciudad, gracias a su excepcional arquitectura, complementando los hitos ya existentes como el Monte Pilatos y el Puente de la Capilla. Sus espacios, desde el punto de vista acústico, constituyen una de las mejores salas de conciertos del mundo.

Se desarrollan aquí actividades que abarcan los ámbitos de la cultura, convenciones y gastronomía. Existe igualmente una gran variedad de eventos posible dentro de cada uno de estos ámbitos. El deseo de promover la ciudad como centro turístico y organizador de conferencias ha permitido además al Festival musical de Lucerna, encontrar una nueva sede.

También es atractivo para los turistas como paseo, que de otro modo no podrían participar de las actividades en el edificio, por su óptima ubicación y su inconfundible forma. El KKL abrió en 1998 con el comienzo del Festival de Lucerna. Su inauguración definitiva fue en marzo de 2000, mientras que el Museo de Arte comenzó a funcionar en junio.

El proyecto originario, que permitió a Nouvel adjudicarse el concurso en 1990, preveía que el Centro se desarrollara sobre la superficie misma del lago. Sin embargo, en el momento en el que le fueron confiados los trabajos, el arquitecto vio como impuesta la condición de dejar el lago inalterado.

Situación

El área está ubicada entre el lago de Lucerna Vierwaldstättersee y la Ciudad Vieja, a metros del Puente de la Capilla. Al otro extremo del lago se pueden ver los lujosos hoteles de principio de siglo. La estación de trenes, obra del arquitecto Santiago Calatrava, es vecino directo del KKL. Justo detrás, se ubica el edificio de la Oficina de Correos. El sitio forma un rectángulo. Entre el lago y el KKL se encuentra la Plaza Europa (Europaplatz), con la famosa fuente Wagenbach.

El edificio se ubica a orillas del lago, mirando hacia la ciudad del siglo XVII. Sin embargo, si se observa desde la orilla opuesta, la moderna obra se funde perfectamente con el horizonte, respetando la estructura tradicional de la ciudad, con las montañas como telón de fondo. El enorme saliente del tejado, las tres secciones en que se subdivide el edificio debajo y el paseo cerrado al tráfico sólo se pueden ver desde cerca.

A la experiencia visual dentro del edificio contribuyen varias aberturas de diferente tipo. La terraza situada debajo del tejado circunda la estructura y ofrece una vista panorámica del paisaje. La diversidad de aventanamientos, ofrece una experiencia más controlada, capturando determinados momentos e imágenes de la vida de la ciudad, para el uso de los visitantes.

Concepto

El Centro de Convenciones y Cultura de Lucerna está compuesto por tres partes: una sala de conciertos, salas de conferencias con un auditorio, y un museo de arte contemporáneo.

La idea era jugar con un plano horizontal como dosel uniendo los diferentes espacios que se encuentran alineados debajo. Este plano forma sobre la elevación del lago un amplio espacio urbano cubierto con un elemento de agua. La metáfora hace referencia a tres grandes buques atracados en el lago bajo la enorme cubierta.

La construcción fue un gran reto debido al voladizo que alcanza 45 metros en la diagonal, con una altura de 21 metros. Esto representa el elemento arquitectónicamente más singular del edificio, que ‘flota’ ligero y elegante entre la tierra y el cielo, y da a la zona una atmósfera pacífica.

La cubierta fue ideada con el fin de armonizar el Centro con la extensión horizontal del lago, invitando a los visitantes a pasar un poco de tiempo en el exterior.

Frente a la imposibilidad de construir el Centro sobre el agua, Nouvel decidió introducir el lago en el edificio, creando dos canales de escasa profundidad que se desarrollan dentro del complejo. El agua se canaliza en las tres partes de la construcción en el mismo nivel que la Plaza Europa.

Espacios

El KKL se compone de tres partes y un espacio de servicio. La Sala de Conciertos y el restaurante Seebar se ubican en el lado este mientras que el salón de usos múltiples (Lucerne Hall) está en el medio del edificio. El Centro de Convenciones con el Auditorio y las salas de conferencias se encuentran del lado vecino a la estación de trenes. Aquí también se puede encontrar el restaurante Bistro, el Museo de Arte de Lucerna y las oficinas administrativas. Los servicios se ubican del lado de atrás, cerca de la Oficina de Correos, y se conectan a todas las áreas del edificio. Las tres partes se alinean bajo la cubierta de 113 x 107 metros.

El edificio alberga iniciativas tradicionalmente consideradas como mundos cerrados en si mismos y que no se comunican entre si. La sala de conciertos en estilo «caja», el centro de congresos y el museo son, de hecho, espacios autónomos, pero la estructura en su conjunto da indicios de lo que tiene lugar en el interior, contraponiendo materiales caracterizados por sus diversos grados de transparencia y de opacidad.

Sala de Conciertos

La sala de Conciertos fue creada principalmente para espectáculos de música clásica. Tiene capacidad para 1840 espectadores en sus cinco pisos (platea y balcones en cuatro niveles). El espacio sugiere un contrabajo ya que está revestido en madera. Popularmente, es llamada Sala Blanché debido al color de sus paredes.

Cumple con los más altos requerimientos acústicos: el dosel sobre el escenario, las puertas de la cámara de reverberación, el yeso y los diversos materiales que han sido elegidos desempeñan un papel importante. Russell Johnson ha llevado más allá de lo usual el cuidado acústico con pasillos que aislan todo el sonido, y un sistema de circulación de aire que funciona muy por debajo del nivel de audición para lograr el silencio absoluto necesario en la sala.

La terraza en la azotea de la Sala otorga al visitante una vista panorámica de 250º sobre la ciudad, el lago y las montañas. Es un lugar muy frecuentado durante los descansos intermedios de los conciertos, principalmente en los meses de verano.

Lucerna Hall

En el medio del edificio se encuentra el Lucerna Hall, salón de usos múltiples que por su versatilidad, hace posible todo tipo de eventos. Este espacio puede ser transformado de muchas formas gracias a su tamaño variable por los paneles de separación móviles, el elegante piso continuo y las paredes grises. Los espectáculos que aquí se realizan pueden ser de los más diversos tipos, como conciertos de blues, pop o rock, así como convenciones, espectáculos de danza, desfiles y fiestas. Dependiendo del tamaño elegido, el espacio alberga desde 220 hasta 1800 personas, todas bajo el mismo techo gigantesco, tanto con actividades independientes como unificadas.

Centro de Convenciones y Museo de Arte de Lucerna

El Centro de Convenciones y el Museo forman la parte del edificio que está siempre abierta al público.

Desde afuera, esta sección parece una jaula de pájaros ya que está rodeada de una trama de barras metálicas horizontales que produce distintos efectos visuales creados a partir de rejillas metálicas caracterizadas por diversos grados de transparencia. Donde las funciones de los espacios se vuelven más privadas, la densidad de las barras frente a las ventanas aumenta. El efecto se produce tanto en el interior (las rejillas filtran la luz y obstruyen parcialmente la visión), como en el exterior, ya que los transeúntes pueden divisar los movimientos de los visitantes y el mundo de la cultura que se alberga en el interior.

El espacio principal del Centro es el Auditorio en el primer piso con capacidad para 270 personas. «Bistro», uno de los restaurantes del KKL, se encuentra a nivel de la entrada principal.
El Museo de Arte de Lucerna se ubica en el cuarto piso. Está formado por varias salas de exhibición y una terraza.

La abstracción de las salas del museo concede a las obras de arte el protagonismo sobre la arquitectura. Arte moderno, los diferentes aspectos de la colección permanente, y el trabajo de artistas locales se muestran aquí en exposiciones alternadas.

Estructura

En la elección de la forma del gran techo voladizo influyeron consideraciones económicas y estructurales. Una trama de vigas de placa de acero se incluyó para reforzar la gran pendiente en el ángulo noreste. Con una altura máxima de viga de 3,7 metros, disminuyendo prácticamente a cero en el borde del techo, fue posible lograr una viga cantilever de 45 metros.

Un reto importante fue la forma de dar continuidad en la intersección de tres vigas de 2,5 metros. Los ingenieros utilizaron un concepto innovador para la vinculación entre las principales vigas con la diagonal para permitir una distribución continua de la flexión a lo largo de la estructura, sin interrupciones por las articulaciones. La diagonal de las vigas se organizó para lograr grandes agujeros en las vigas principales. Se fijaron con vinculaciones de cuello soldado utilizando pernos HSFG.

Dado que el viento es la solicitación de carga más importante en el techo, su comportamiento fue estudiado en un túnel de viento utilizando un modelo a escala 1:200. Distintas partes de la estructura se probaron en un laboratorio frente a tormentas, terremotos, incendios, agotamiento y deterioro. El rendimiento a largo plazo del techo está garantizado por un amplio programa de inspección y mantenimiento. Para acceder al interior del techo se diseñaron especialmente placas extraíbles.

Para el montaje de la estructura, se requirió de expertos en construcción de puentes. Las principales vigas se prepararon en el taller para la instalación de las vigas más pequeñas. Los grandes agujeros para la diagonal son claramente visibles. Una parte del techo con un peso superior a 200 toneladas, se montó sobre el terreno y se levantó 21 metros en la posición de los cilindros hidráulicos. La trama de vigas principales, transversales y diagonales, se erige como una cantilever libre sobre el lago. Las vigas se levantaron por medio de grúas. Se requirió de gran precisión en el posicionamiento de cargas pesadas. Para el techo sobre el hall de entrada, con el voladizo de 45 metros, la estructura fue montada sobre una plataforma en la terraza del edificio.

Materiales

El centro cultural es una combinación única de tecnología moderna y materiales sofisticados, con un fuerte concepto arquitectónico. La estructura del edificio es de hormigón armado. Sin embargo, el elemento fundamental del conjunto, el techo, está hecho de acero. En su parte inferior, la superficie de la cubierta está compuesta por 2000 elementos de aluminio, que reflejan el paisaje y el lago. Las fachadas son de metal y vidrio.

La Sala de Conciertos está revestida en arce, por razones acústicas. Las paredes son de yeso blanco, de donde surge su nombre con el que es conocido este espacio. El techo azul y dosel sobre el escenario aluden a una oscura noche estrellada. Lo mismo se repite en el color azul del material que cubre los asientos. Para cumplir con las exigencias acústicas, se utilizaron más de 1500 metros cuadrados de distintos tipos de maderas preciosas, como el pino de Oregón, cerezo, haya y arce, en placas de Topakustik. Todas las paredes hasta el piso están equipadas con estas mismas placas, que responden a las solicitudes del arquitecto y además permitieron obtener la estética deseada.

En el Lucerna Hall, los pisos son de madera azul y las paredes grises. Estas características posibilitan la flexibilidad de los espacios delimitados por los paneles móviles.

Las salas del museo poseen piso de hormigón gris oscuro pulido, paredes blancas e iluminación cenital, creando espacios de gran abstracción.

Planos

Fotos

La arquitectura se explica mejor en imágenes

¡Síguenos en Instagram!