La Alhambra

Arquitecto
Fundador
Mohamed ben Al-Hamar
Año de Construcción
XIII - XIV
Reformado en
XVI - XIX
Área (huella)
105.000 m2
Ubicación
Granada, España

Introducción

La Alhambra es una ciudad palatina, formada por un conjunto de palacios, jardines y fortaleza defensiva que forman un todo y cuyo nombre no está del todo claro. Una teoría explica que la palabra Alhambra tiene su origen en la palabra árabe “Al-Hamrá” que significa “castillo rojo”, tono adquirido por la arcilla ferruginosa, propia del terreno, utilizada para la construcción de sus torres y murallas.

Otros creen que es debido a que fue construida de noche bajo el foco de las antorchas. También se dice que es el femenino del nombre de su constructor, Alhamar, y por tanto se llamaría “La Roja”, esposa de Alhamar.
Los palacios de La Alhambra fueron construidos por los reyes más famosos de la dinastía nazarí. Tras la conquista de los cristianos, los Reyes Católicos mandaron preservar La Alhambra. El Rey Carlos I, nieto de los Reyes Católicos, construyó el palacio al lado de la casa real vieja.
Posteriormente Felipe II destinó impuestos para la conservación de La Alhambra, pero esta empezaría a ser abandonada por gobiernos españoles posteriores. Carlos III (final del s. XVIII) se ocupó de recuperar parte de ella, pero la dominación francesa destruyó algunas zonas del conjunto. En 1870 La Alhambra se declaró Monumento Nacional. En 1984 se declaró Patrimonio de la Humanidad

Historia

Monarcas nazaríes

Las primeras referencias de La Alhambra datan del siglo IX, cuando en 889 Sawwar ben Hamdun tuvo que refugiarse en la Alcazaba y repararla debido a las luchas civiles que azotaban por entonces al Califato cordobés, al que pertenecía Granada. En el siglo XIII, con la llegada de Mohamed ben Al-Hamar, primer monarca nazarí, se fijó la residencia real en el castillo de La Alhambra, marcando el inicio de su época de mayor esplendor.

Primero se reforzó la parte antigua de la Alcazaba, y se construyó la Torre de la Vela y del Homenaje, se subío agua del río Darro, se edificaron almacenes, depósitos y comenzó la construcción del palacio y del recinto amurallado que continuaron Mohamed II (1273-1302) y Mohamed III (1302-1309), al que también se le atribuyen un baño público y la Mezquita sobre la que se construyó la actual iglesia de Santa María. Con los años estas construcciones fueron deteriorándose y las que han llegado a nuestra época, en su mayoría, corresponden a las realizadas por Yúsuf y Mohamed V. Desde la reforma de la Alcazaba y los palacios, pasando por la ampliación del recinto amurallado, la Puerta de la Justicia, la ampliación y decoración de las torres, construcción de los Baños y el Cuarto de Comares, la Sala de la Barca, hasta el Patio de los Leones y sus dependencias anexas. De los reyes nazaríes posteriores no se conserva prácticamente nada.

Reyes Católicos

De la época de los Reyes Católicos hasta nuestros días podemos destacar la demolición de parte del conjunto arquitectónico por parte de Carlos V para construir el palacio que lleva su nombre, la construcción de las habitaciones del emperador y el Peinador de la Reina y el abandono de la conservación de la Alhambra a partir del siglo XVIII. Durante la dominación francesa fue volada parte de la fortaleza y hasta el siglo XIX no comenzó su reparación, restauración y conservación que se mantiene hasta la actualidad.

Situación

La Alhambra está ubicada en la margen izquierda del río Darro, al este de la ciudad de Granada, España. Desde lo alto de la colina al-Sabika, donde se ubica, se dominan los barrios del Albaicín y de la Alcazaba al frente, y el resto de la ciudad y la vega granadina. Justamente por esta ubicación se piensa que existían construcciones anteriores a la llegada de los musulmanes. Este cerro también es denominado San Pedro o Colina Roja, por el color de su tierra. El río Genil baña la otra ladera del cerro.

Su conjunto, con casi 105.000 m cuadrados en su interior y completamente amurallado, 1.730 metros lineales de muralla, posee una forma irregular, con una longitud de 740 metros y un ancho que varía entre los 180 y los 40 metros, limitando al norte con el valle del Darro, al sur con el de la al-Sabika, y al este con la Cuesta del Rey Chico, que a su vez la separan del Albaicín y del Generalife, situado en el cerro del Sol.

Concepto

El conjunto arquitectónico de La Alhambra puede definirse como una ciudad palatina, sede del sultán y su gobierno, a la vez que una ciudadela, ya que dentro de su recinto existía una verdadera ciudad, con todos los medios necesarios para su subsistencia. Una ciudadela insertada dentro de la propia ciudad de Granada y para uso de la realeza, el rey nazarí, su gobierno y sus caballeros, aunque también vivían en ella personas que trabajaban para hacer posible su buen funcionamiento.

Su construcción comenzada sobre antiguas ruinas por el rey nazarí Mohámmad I, fue bajo el concepto de levantar una fortaleza que pudiera proteger el palacio que se construiría dentro. También su ubicación responde a un concepto geopolítico medieval, una ubicación que hiciera notar su presencia física sobre la ciudad, manteniéndose a la vez separada de ella.

Función: residencia palaciega y centro de todo el aparato Administrativo del Estado.

Paraíso en la tierra

Según el Corán, a los hombres que siguieran sus doctrinas se les podría premiar con un paraíso en la tierra donde todos sus deseos serían satisfechos y alcanzarían la felicidad, dentro de la cual se encuentra la contemplación de la belleza a través de los sentidos. La Alhambra fue concebida para proporcional al hombre sensaciones agradables:

  • Auditivas: con el correr del agua.
  • Visuales: la luz y el color.
  • Olfativas: los jardines.

Arte y Arquitectura nazarí

Períodos de construcción de la Alhambra

  • Muhámmad I -1232-1273: Durante este período se realiza la Acequia Real, la Alcazaba y el Recinto Fortificado.
  • Muhámmad II – 1273-1302: El Generalife
  • Muhámmad III -1303-1309: el Partal, la Torre de las Damas y la Mezquita Real
  • Ismail I- 1314-1325: se reforma el Generalife y se construye el Mexuar
  • Yusuf I – 1333-1354: durante su reinado se realiza la mayor ampliación de la Alhambra, constaruyéndose la Torre de Cadí y la de la Cautiva, el Torreón de Comares, la Puerta de la Justicia, la Puerta de las Armas. Se reformó el baño real y se realizó el Oratorio del Partal.
  • Muhámmad V – 1354-1359 y 1362-1391: se levantó la fachada de la Puerta del Vino y se construyó el Palacio de Comares.
  • Muhámmad VII – 1392-1408: la Torre de las Infantas

Arquitectura

Debido a que la religión musulmana no permite la decoración de muros con figuras humanas o de animales sus gravados tratan, principalmente, temas vegetales o decoración mocárabe, como los encontrados en sus columnas adornadas con capiteles de dos cuerpos, uno cilíndrico con decoración de cintas y otro cúbico con mocárabes de origen bizantino, capitel y cimacio.

Columnas

Para la Alhambra se utiliza un sistema de columnas propio, que nos aparece en ninguna otra construcción. Se trata de una columna de fuste cilíndrico muy fino, con una gran moldura cóncava como base y anillos decorativos en la parte superior. El capitel, dividido en dos cuerpos, presenta en el primero, en forma de cilindro, una decoración muy sencilla y sobre él un prisma con los ángulos de la base redondeados, decorado de ataurique.

La arquitectura nazarí es esencialmente pictórica, predominado las formas ligeras y abiertas sobre los espacios cerrados y sólidos. La Alhambra reúne todas las características de esta arquitectura, con una apariencia exterior sobria en contraste con la profusa decoración interior y predominio de las líneas horizontales sobre las verticales.

Planta

Palacio Real

El palacio islámico carece de una planta determinada, el conjunto se va creando con unidades independientes, levantadas alrededor de un patio, unidas y separadas por jardines, arcos y columnas, sin un centro arquitectónico determinado. Esta aparente descontrol urbanístico se compensa con la armonía creada en la articulación alrededor de tres unidades espaciales: el Mexuar, el Cuarto de Comares y el Cuarto de los Leones.

Materiales

La piedra es utilizada en los muros más anchos y la zona de la Alcazaba. En el interior los muros fueron levantados con mampostería, tapial y yeso para los arcos. En sus zócalos los muros fueron revestidos con azulejos, lacerías o figuras geométricas.

Sistema arquitectónico

El sistema arquitectónico es adintelado encubierto, pues casi todos los arcos son decorativos, no sustentan ninguna estructura. Los arcos de herradura son sustituidos por arcos peraltados y ligeramente acampanados, falsos arcos de mocárabes o arcos angrelados.

Decoración

Las paredes están recubiertas de cerámica o yesería, decoraciones muy ricas y exquisitas, ya que era una de las mayores preocupaciones de los arquitectos, para de este modo disimular la pobreza de los materiales utilizados. Entre sus decorados encontramos la clásica caligrafía cursiva y cúfica, en la que se pueden leer palabras de Zawi ben Zirí, fundador de la dinastía nazarí, pero también poemas de distintos poetas de la corte.

Otro elemento decorativo utilizado en la Alhambra es la bóveda de mocárabe, compuesta por celdillas o alvéolos superpuestos, con ataurique o decoración vegetal y en menor medida lacería o redes de rombos.

Espacios

Con el correr de los siglos, La Alhambra se ha convertido en un conjunto arquitectónico que reúne construcciones nazaríes y de la arquitectura hispanoárabe, acercando a nuestros días las maravillas de su estilo.

Rodeada por una muralla, doble en algunas zonas, posee 27 torres que cumplían funciones diversas, mayoritariamente para defensa, aunque algunas de ellas eran verdaderos palacios por dentro, utilizados como viviendas.

Puertas

Existían cuatro puertas de acceso a esta fortaleza: la Puerta de las Armas, en la Alcazaba, la Puerta del Arrabal, en la Torre de los Picos, y en la zona sur La Puerta Siete Suelos y la Puerta de la Justicio o Explanada.

Palacios Nazaríes

También denominados Casa Real Vieja, para distinguirlos de los edificios cristianos, están formados por tres palacios reales principales, rodeados de una serie de estructuras que nacieron de una necesidad puramente transitoria y ornamental. Entre sus muros se encierra el refinamiento y la delicadeza de los últimos gobernadores hispano-árabes de Al Andalus, los Nazaríes. Las principales construcciones que forman este recinto son: el Palacio Real, El Mexuar, El Palacio de Comares, o de Yusuf I y el Palacio de los Leones, o de Mohammed V.

Palacio Real

Cerrado a las miradas exteriores, combina la robustez de los paños exteriores con la fragilidad de los elementos arquitectónicos interiores que son puramente ornamentales. El agua, elemento que da forma al palacio, aunando el jardín con la arquitectura, representa la pureza. Agua cristalina que corre entre los mármoles de las fuentes, agua de vida que da riqueza y frescor al jardín, belleza estética, generosidad del sultán… todo un mundo de símbolos y estímulos.

El recinto del Palacio Real se divide en tres zonas independientes:

El Mexuar

El Mexuar es una habitación larga, con techo de madera y cuatro columnas de mármol que sostienen una cámara elevada, cerrada con celosías. En ella el sultán escuchaba las demandas de los ciudadanos y era el lugar desde donde se administraba la justicia y los asuntos de Estado. Al fondo y orientado a la Meca se ubicó un Oratorio, ornamentado con rica yesería. En esta zona ubicada en la parte occidental del palacio destacan el Cuarto Dorado y sus patios. Uno de los patios, un cuadrado con 16,6 metros de lado, está rodeado por estrechas naves al servicio del palacio, con una pequeña mezquita, que aún conserva restos de azulejos en sus muros, en el extremo sureste. Existe otro patio más grande de 22.5 metros de lado con un estanque en el centro

Salón Palacio de Comares

Palacio de Comares

El Palacio de Comares también conocido como el Diwan, fue mandado construir por el rey Yusuf I, y combinaba la función representativa de la monarquía para la gestión oficial de los asuntos de Estado con la vivienda privada del soberano.

El centro del palacio lo ocupa el Patio de los Arrayanes, de planta rectangular 36,6×23,5 metros con un estanque en el centro de 34,7×7,15metros. Con el tiempo este patio ha recibido diversos nombres. El actual se debe a los macizos de mirtos o arrayanes (arbustos) cuyo color verde vivo contrasta con el piso de mármol blanco del patio. En los lados menores del patio se abren pórticos. Por el lado norte dan paso a la Torre de Comares que alberga en su interior el Salón de los Embajadores, una de las mayores y más ricas construcciones de la Alhambra. La sala tiene forma cúbica y en sus paredes no queda ni un resquicio sin decorar con yeserías cúficas (motivos caligráficos), de ataurique (vegetales) y de lacería (formas geométricas). La cúpula estrellada representa el cielo. Precediendo este espacio se encuentra la Sala de la Barca, en cuyos extremos estaban las alcobas del sultán y a la que se accedía cruzando una puerta de madera tallada. Esta sala, de planta cuadrada, 11.30 metros de lado, y con una altura de 11.20 metros sirve de comunicación entre el ala este y oeste y en ella se encuentra la mayor cúpula de arte nazarí.

Dentro de la Torre de Comares se encuentran las habitaciones privadas del monarca distribuidas en las cuatro plantas: abajo las de verano, arriba las de invierno.

Al este del palacio se encuentran los Baños de Comares o Baños Reales, que siguen el modelo de las Termas Romanas. Tenían acceso por dos puertas, la situada al norte, en la planta alta, daba acceso a la zona de reposo, la puerta sur a un pequeño zaguán con una estancia de doble arco. Desde la Sala de Camas se bajaba a la zona de baños que contaban con sus tres salas características: la de agua fría, templada y caliente.

Patio de los Leones

Palacio de los Leones o Harem

En el Palacio de los Leones  se encuentra la zona privada de la familia real y el harén. Recibe su nombre por la fuente sostenida por doce leones de mármol ubicada en el Patio de los Leones. El recinto es una alegoría al paraíso, una estancia en la que fluye el agua y destacan sus 124 columnas con las correspondientes arcadas simbolizando un bosque de palmeras.

En el Patio de los Leones por primera vez se opta por un nuevo modelo arquitectónico: dos canales de agua que surgen de surtidores situados dentro de dos grandes estancias, La Sala de los Abencerrajes y la de las Dos Hermanas, ambas destacan por sus soberbias cúpulas de mocárbes. En la de las Dos Hermanas se encuentra el Mirador de Lindaraja.

En el Palacio de los Leones encontramos también la Sala de los Mocábares, la Sala de los Reyes, la de los Ajimeces, el Mirador y los Jardines de Daraxa y el Peinador de la Reina

Palacio de Carlos V

Mandado a construir en 1523 por Carlos V, la obra fue realizada por el arquitecto Pedro Machuca.
Se trata de un edifico de cantería con una fachada de 63 metros de lado y 17.40 de altura, construida con sillares de 55 centímetros, en piedra almohadillados a la rústica, de inspiración renacentista, como el Palacio Medici de Florencia. Este tipo de fachada produce una sensación de gran fuerza y solidez, los bloques están colocados con forma de cojín y decorados con elementos de bronce, lo que acentúa su textura y la percepción de poder y prestigio. Las fachadas fueron orientadas en dirección a los cuatro puntos cardinales. En su interior, una planta cuadrada con un patio circular de 31 metros de diámetro rodeado por un ancho pórtico con 32 columnas dóricas.

En un extremo del Palacio se colocó la Capilla Real, de planta octogonal, siguiendo la tradición musulmana de la Alhambra.
Este palacio es uno de los proyectos del emperador para la ciudad de Granada.La elección de la Alhambra para su construcción, demuestra la sensibilidad del rey ante la belleza de los palacios árabes, y su interés por preservarlos para la Historia.

La Alcazaba

Plaza de Armas

La Alcazaba es un recinto fortificado destinado a la guardia del rey. Conjuntamente con Torres Bermejas es la parte más antigua de la Alhambra, suponiéndose la base de sus murallas anterior al período nazarí. Su planta irregular, ubicada en uno de los extremos de la Ciudadela, es casi triangular, sus lados mayores se sitúan al norte y al sur. Durante el reinado de Mohamed I se levantaron tres torres de defensa, la Quebrada, la del Homenaje y la de la Vela, en las que se utilizaron técnicas constructivas de la arquitectura militar almohade, arcos de herradura apuntados en piedra o ladrillo y enmarcados por un sencillo alfiz.

La mayor en superficie es la Torre de la Vela, con cuatro pisos de altura que van aumentando su superficie con la altura, a medida que disminuye el grosor de sus muros. Dispone de un núcleo central con cámaras superpuestas con bóvedas de aristas y su parte alta estaba destinada a torre vigía.

La Torre del Homenaje es la más elevada y además es torre-vivienda. Tiene una altura de seis plantas.

En el centro de la fortificación está la Plaza de Armas, rodeada de las casas que eran viviendas para los oficiales y veteranos. Recorrida por una calle principal de Este a Oeste, a la izquierda situaba la casa del jefe, supuestamente un palacete.

La Medina

Toda una ciudad pensada para cubrir cualquier necesidad del Palacio. Organizada en torno a una calle principal que asciende suavemente de oeste a este, la ciudad estaba dotada de baños públicos, mezquita y comercios. Las numerosas guerras redujeron a escombros la mayor parte de esta zona de la Alhambra.

Desde la Puerta del Vino hasta la Torre del Agua se expandía la Medina de la Alhambra. Junto a la Puerta del Vino había viviendas de personajes importantes, luego existían edificios de uso público, aljibes, madraza, mezquita, rauda o cementerio, y baños. Cerca de la muralla existían palacios de familias nobles; la zona más alta, cerca de la Torre del agua estaba ocupada por industrias y artesanos como tenerías para curtir cuero y pieles, fábrica de monedas, cerámica y vidrio, etc.
Esta zona tenía una calle principal llamada Calle Real Alta y que iba desde la Puerta del Vino hasta la Torre del Cabo de la Carrera. A un lado y otro se situaban edificios importantes, industrias y talleres artesanos, como se ha comentado antes.

El Jardín del Partal y la Torre de las Damas tenían una función lúdica y a su lado se levantaban un conjunto de pequeñas habitaciones reservadas a la vida cortesana.

Cerca de la Medina, en el flanco sur de la muralla se encuentra La Puerta de los Siete Suelos, cuya construcción data del siglo XIV época de Yusuf I.

La Rauda, Cementerio Real

El jardín privilegiado donde descansaban los restos de los príncipes granadinos, La Rauda o Cementerio Real, se encuentra al salir de los Palacios Nazaríes, quedando entre estos y el de Carlos V. Al frente se encuentra la llamada Puerta de la Rauda, por su proximidad al cementerio. Este edificio de planta cuadrangular, conserva en su interior una magnífica cúpula de gallones, con la tradicional decoración pintada de ladrillos rojos con llagas blancas en “trompe l’oeil”. Se trata de una qubba o pabellón, abierto en tres de sus costados mediante grandes arcos de herradura; el cuarto sirve de puerta de comunicación con el interior del Palacio de los Leones en cuya estructura quedó integrado el edificio, aunque éste es anterior en construcción.

El Generalife y los jardines

El nombre, de dudosa procedencia, parece provenir del árabe Yanat- al- Arif o Jardín del Arquitecto, en un claro simbolismo poético-religioso que alude a Dios, Allah, como arquitecto, creador del Universo.

Es uno de las edificaciones anteriores a los principales palacios de la Alhambra, fue terminado en 1319. Construido para permitir la formación de los palacios, sirviendo de encauzamiento del agua, pasó, posteriormente, a desempeñar un uso lúdico como jardín y casa de recreo para los sultanes de Granada. Está constituido por cuatro grandes huertas presididas por un palacio dotado de jardines, todo ello integrado en una extensa dehesa de más de dos millones de metros cuadrados. En la actualidad el Generalife está unido a la Alhambra por una serie de jardines.

La parte principal del Generalife consiste en un estanque con dos galerías en los lados largos y dos conjuntos de edificios en los extremos estrechos. El edificio situado en el lado derecho contiene habitaciones y a la izquierda un corredor porticado con una imagen similar a los Palacios Nazaríes. El patio es de crucero, con cuatro grandes parterres ajardinados que bordean la acequia con estrechos caminos. El edificio posee las decoraciones propias de un recinto palaciego: zócalos de alicatados, yeserías que cubren los paramentos hasta los arranques de los artesonados de madera, columnas de mármol, mocárabes y atauriques, arcos y celosías, todo ello diseñado a base de geometría. Por encima de esta parte principal y en una zona más elevada hay más jardines con una barandilla de escalera por la que discurre el agua canalizada. Las escaleras llegaban a un oratorio con varios pabellones adicionales, inexistentes en la actualidad..

Estructura y materiales

Las construcciones de la Alhambra se caracterizan por su ligereza, resultado de los materiales utilizados en las mismas y de los sistemas estructurales elegidos.

Los muros de carga que sustentan la estructura general fueron levantados con tierra arcillosa del lugar, mediante la antigua técnica “tapial”, rápida y económica. Tal vez sea la técnica más característica y significativa de la construcción andalusí. En estos muros se coloca un armazón ligero de madera sobre el que se apoya el tejado, decorado en su parte interior con “ataujería” o “lacería”, o sea artesonado o con cúpulas de mocárabes de yeso.

El encofrado era de madera, en su interior se vertía la tierra compactada, sobre el mismo muro, hasta que se secaba y se iba repitiendo el proceso. Los materiales utilizados además de ser ligeros, eran baratos y de rápida construcción, aunque no por ello menos sólidos.
Los interiores estaban profusamente recubiertos con gravados de yeso y escayola, recubriendo completamente las superficies de los muros, ocultando de este modo los sencillos materiales utilizados y dando la apariencia de gran riqueza en las construcciones.

La cerámica fue otro de los elementos decorativos de la arquitectura nazarí, adornando tanto bóvedas, pavimento o zócalos. En ciertas ocasiones mezclada con pinturas que podían cubrir todas las superficies a excepción de suelos y zócalos.

El mármol fue utilizado en la realización de columnas, jambas o losas y el uso de la piedra fue restringido a fuentes, murallas y grandes puertas.

Otro de los materiales utilizados por los nazaríes en la Alhambra es la madera, destacando el techo de la Sala de Comares o el de la Sala de las Dos Hermanas.

Los mocárabes

Estas son piezas claves en la decoración islámica, realizadas en base a prismas yuxtapuestos y orientados hacia abajo, acabando en un estrechamiento prismático, cuya superficie inferior es cóncava. Esta pieza arquitectónica muy repetida en sus construcciones cubre espacios abovedados, a modo de “estalactitas”, o es utilizada en los perfiles de los arcos.

Video

Planos

Fotos

Fotos WikiArquitectura (Diciembre 2016)

Otras fotos

La arquitectura se explica mejor en imágenes

¡Síguenos en Instagram!