Laboratorios Farmacéuticos Endo
Arquitecto
Ingeniero estructural
Henry Pfisterer
Constructora
Walter Kiddie Constructors
Diseñado en
1960
Año de Construcción
1962-1964
Área del terreno
3 hectáreas
Área construida
15.000 m2
Ubicación
Garden City, Long Island, New York, Estados Unidos

Introducción

El edificio de la Farmaceutica Endo, más conocido como Laboratorios Endo, es una planta diseñada por el arquitecto Paul Rudolph en 1962 y terminada de construir en 1964. En la estructura castillo, “castle-like structure” que aún en la actualidad permanece como ejemplo de arquitectura estilo brutalista desarrollada en Estados Unidos después de la Segunda Guerra Mundial, la firma desarrolla los procesos de investigación, fabricación y administración.

En el momento de su construcción el aspecto de fortaleza que presentaba el edificio fue motivo de gran controversia dentro del gobierno local y entre la opinión pública. La Comisión de Parques del Estado de Long Island fue acusada de ocultar su construcción y pese a todos los debates los arquitectos internacionales lo consideraron uno de los mejores edificios comerciales del área de Nueva York.

Farmacéuticas Endo, originalmente conocida como Químicas Endo, fue fundada en 1920 por los hermanos Ushkow quienes consideraron que contratar un arquitecto de éxito para construir un edificio icónico les ayudaría a establecer una identidad corporativa y aumentar los rendimientos económicos, Paul Rudolph cuyo éxito se popularizó con la construcción de la Escuela de Arquitectura de Yale reunía las condiciones.

Después de alianzas, cambios de propietario y abandono del edificio, en 2005 la Metropolitan Reality Associated compró la deteriorada construcción realizando una recuperación que fue galardonada en 2007 y ocupando el edificio

Situación

El edificio fue construido en Garden City, condado de Nassau, estado de Long Island, aproximadamente a 48 kilómetros al este de la ciudad de New York, Estados Unidos, muy cercano a la autopista que conecta todos los centros residenciales y de negocios de Long Island y New York City.

El proyecto final propuesto por Paul Rudolph consistió en la construcción de una planta de 15.000 metros cuadrados en un terreno de 3 hectáreas. “El castillo” farmacéutico se alza estratégicamente sobre un acantilado con vistas a una curva sobre la avenida Meadowbrook lo que permite que sus fachadas norte y oeste puedan ser vistas por cualquier conductor que se dirija al norte

Concepto

El edificio de los Laboratorios Endo fue realizado siguiendo los conceptos de los arquitectos modernistas y los principios establecidos por Le Corbusier, de los cuales la arquitectura industrial de la época pareció aprovechar sólo los concernientes al abaratamiento de la construcción, por consiguiente en Long Island los edificios comerciales de ladrillo, cristal y acero en forma de caja eran lo habitual.

La intención de los propietarios de los laboratorios al buscar y contratar a un arquitecto de la fama de Rudolph, cuyo éxito se asentó con la construcción de la Escuela de Arquitectura en Yale, era conseguir un edificio icono que ayudará a la compañía a destacar dentro de la industria y por consiguiente aumentar beneficios. Rudolph respondió con un proyecto audaz, asequible y a la vez un reto a la complacencia del lugar.

Paul Rudolph siempre tuvo en cuenta la altura de los edificios y su relación con los espacios abiertos circundantes, la formación de los espacios exteriores fue considerada por el arquitecto un arte casi perdido. Este entorno necesita color, textura y materiales, así como las características arquitectónicas adecuadas para mejorar las funciones que se realizan en su interior, cuyo ambiente en estas áreas, dependerá de las actividades de sus ocupantes y de sus usos. Rudolph aplicó el mismo criterio tanto en el diseño exterior como en los espacios interiores, controlando las alturas y los volúmenes para poder ofrecer espacios arquitectónicos únicos, mayores o más pequeños interrelacionados, que no sólo dieran cabida a quienes desempeñaban sus funciones en el interior sino que también crearan una atmósfera que activara la imaginación y cubriera las necesidades psicológicas de la gente.

Los Laboratorios Farmacéuticos Endo siguen siendo una muestra importante de la arquitectura industrial construida después de la Segunda Guerra Mundial y uno de los pocos edificios estilo brutalista que quedan en Long Island.

Descripción

Rudolph aplicó cuatro de los cinco puntos arquitectónicos de Le Corbusier, fachada libre, planta abierta, una línea continua de ventanas y un jardín en el techo.

La reacción del gobierno y de los residentes locales hacia el edificio de la industria farmacéutica fue negativa, su notable presencia contrastaba con el paisaje natural, la imagen corporativista moderna contrastaba con el nostálgico pasado de Long Island. José Ushkow, presidente de Endo Pharmaceuticals tuvo que prometer a la Comisión Estatal de Parques de Long Island la plantación de árboles a lo largo de toda la ruta de Meadowbrook para ocultar la discordante planta a los automovilistas.

Los detalles arquitectónicos más destacables y tal vez los más odiados por los habitantes y autoridades del lugar en la época, son los grandes cilindros coarrugados, “torres», que aparecen rítmicamente en el exterior del edificio interrumpiendo rítmicamente la hilera de ventanas.
Algunas de estas torres esconden las escaleras u otros sistemas funcionales, abriéndose hacia el exterior y dejando más amplitud en la planta, son huecos y están cubiertos con un material traslúcido para permitir la entrada de luz natural.

El medio cilindro donde se ubica la cafetería se eleva y mira hacia el jardín de la azotea, creando un agradable espacio al aire libre para los empleados.

En el interior la fabricación de los medicamentos sigue un proceso horizontal, en este edificio se utiliza el flujo de la gravedad y los procesos de fabricación comienzan en los pisos superiores y descienden hacia el área de envasado en las plantas inferiores.

Espacios

La diferencia más notable en su trabajo durante este período es el enfoque de Rudolph sobre la fluidez, las líneas curvas y las masas escultóricas. La articulación de los edificios durante este período resulta de la exageración de las formas según las funciones internas.
El edificio, al igual que muchos complejos industriales, se divide en tres grandes bloques: producción, administración e investigación.

Convencionalmente las funciones de producción ocupan un recinto sin ninguna forma específica, contrariamente a las funciones auxiliares, bien articuladas. Rudolph ha reconsiderado la relación de estos bloques y los dispuso de una manera diferente, en lugar de ubicar los espacios para funciones auxiliares en el frente del gran bloque de producción, los colocó encima, organizándolos en el paisaje de las azoteas, como un pueblo en una meseta

Estructura

La construcción del edificio Endo Pharmaceutical comenzó en 1962 y se finalizó en 1964. Sus 15.000 metros cuadrados se dividen en tres plantas que se elevan sobre una base de hormigón vertido que soporta una estructura de acero revestido con hormigón, piedra y mampostería. Henry Pfisterer, ingeniero jefe estructural trabajó conjuntamente con Rudolph en el desarrollo de los planos para la planta farmacéutica.

Superficie acordonada

La no muy apreciada superficie de hormigón “acordonada”, desarrollada por el arquitecto en la Escuela de Arquitectura de Yale y una firma en los edificios de Rudolph, también fue usada en este proyecto.

Para realizarla se diseñaban unas aletas especiales de madera fina, que se clavaban en el interior del encofrado de hormigón. Una vez que el hormigón se había curado y el encofrado era retirado se retiraban las maderas con la ayuda de un martillo dejando a la vista la superficie rugosa que cambia de tonalidad respecto al hormigón secado con el encofrado estándar. A diferencia de la Universidad de Yale en que utiliza esta técnica de agregado expuesto, tanto en los muros exteriores como en los interiores, en el edificio de Laboratorios Endo sólo se utiliza en el exterior, aunque también en las superficies curvas y en algunas áreas muy concretas del interior.

Materiales

Como en muchas de sus obras el edificio de los Laboratorios Endo reflejan el uso distintivo y escultórico que Rudolph realiza con la combinación de hormigón vertido in situ y piezas prefabricadas, con elegantes proporciones, espacios públicos y componentes repetitivos que representan la variedad de diseños estéticos desarrollados para cada proyecto.

Se utilizaron componentes de acero estructural para levantar las tres plantas del edificio que descansan sobre un cimiento de hormigón armado y hierro.

Cundo los problemas técnicos comenzaron a aparecer en sus edificios, como la decadencia del hormigón y la penetración del agua, suceso común en muchos edificios de techo plano dentro de la arquitectura moderna construida en hormigón en todo el mundo, su asociación directa con este material se convirtió en un perjuicio para su reputación haciendo que su obra pasara de moda, sobre llevado por una ola de posmodernismo, especialmente en Estados Unidos.

Planos

Fotos

La arquitectura se explica mejor en imágenes

¡Síguenos en Instagram!