L’Atlàntida, Centro de Artes Escénicas de Osona

Arquitecto Técnico
Javier Carmona, David Marcos, David López y Alberto Ruiz
Ingeniero acústico
Ingeniería Acústica Audioscan
Año de Construcción
2010
Área construida
10.000 m2
Ubicación
Vic, Osona, Barcelona, Catalunya, España

Introducción

El nuevo Centro de Artes Escénicas de Osona, La Atlántida, sustituye al antiguo teatro del mismo nombre que cerró en 2002 por causa de la aluminosis.

Objetivos del proyecto

Según palabras de Josep Llinàs el proyecto fue estructurado a partir de tres objetivos:

  • Entender la construcción como una continuación de la ciudad y convertirla en un punto de unión con el espacio natural.
  • Crear cada una de las zonas de La Atlántida de acuerdo al sol, la geometría y las cubiertas respetando la estructura y la escala de manera individual. El gran reto era utilizar el mismo sistema para todos los espacios, sobre todo a la hora de incluir el volumen de la caja escénica.
  • Utilizar el acceso de “Can Serratosa” que llega al espacio libre, como eje vertebrador que sitúa y da acceso a todas las partes del complejo. También la utilización de la cubierta inclinada, la cota más alta de la caja escénica que desciende y se despliega hasta cubrir porches y aulas.

Situación

El Teatro-Auditorio Atlántida está ubicado en un entorno urbano complejo. Al norte limita con los patios traseros de unas casas bajas, entre medianeras, ubicadas en las calles Bisbe Torras i Bages. Al este limita con el antiguo barrio de las curtidurías, enfrentado con la muralla medieval del casco antiguo, y al sur con el río Mèder, en el municipio de Vic, comarca de Osona, provincia de Barcelona, Cataluña, España.

Concepto

El proyecto de L’Atlàntida es irregular, en forma de espiral, con un espectacular juego de cubiertas y con diversas conexiones interiores que simulan la estructura urbana de un casco antiguo, conceptos tenidos en cuentra por Josep Llinás y su equipo a la hora de proyectar el encargo realizado por el consistorio de Vic, un trabajo que pone énfasis en la relación del edificio con su entorno.

Descripción

Planta cubiertas

La gigantesca cubierta facetada proyectada por el arquitecto, comienza a nivel de los patios interiores de las casas de la manzana para subir a la altura de la caja escénica de más de 20 metros de altura y formar una nueva fachada de cara al río Mèder, al otro lado del edificio y donde se ubica la entrada principal. Esta fachada que es porosa y con porches convierta la parte trasera en un frente urbano abierto al nuevo ensanche que se abre al sur y al oeste de Vic.

  • Fachadas

Las fachadas quedan minimizadas a medida que se dirigen a los edificios ya construidos y se usan para ventilar e iluminar aquellas partes del programa que así lo requieren, como la Escuela de Música o el restaurante. Cuando éstas forman el límite exterior se acaban en piedra negra. Cuando están formadas por algún corte entre los diversos pliegues de la cubierta, más introvertidas y de una altura mayor que las anteriores, a veces superpuestas a ellas en un plano retrasado varios metros, se acaban en chapa de latón brillante, color oro.
Gran parte del volumen se ha enterrado para armonizar la altura requerida por el edificio con la que puede soportar el entorno.

Estrategia

La estrategia del proyecto se basó en la voluntad de ofrecer un edificio que busque apoyo en el entorno ya existente a la vez que trata de disolver las líneas del solar que no se apoyan contra ninguna edificación.

Can Serratosa

Casa Serratosa

Sobre la calle Torras i Bages, se recuperó una casa, Can Serratosa, antigua Escuela de Música de la ciudad para ser utilizada alojando las partes comunes del nuevo complejo. Este edificio de estilo tardomodernista, obra de Manel Joaquim Raspall, está formado por planta baja y dos pisos con la fachada principal abierta a uno de los laterales de la parcela, larga y estrecha.

Este gesto se ha aprovechado para dotar al edificio de un pasaje público interior que conecta el río con la ciudad a través del mismo, vertebrando todo el programa y dándole sentido urbano, conectando diversos patios abiertos entre pliegue y pliegue de la cubierta en un recorrido semiexterior.

Espacios

El nuevo espacio de la Atlántida aloja en su interior un programa muy complejo, consistente en un teatro, un auditorio, una escuela de música y un bar restaurante, dando cabida de este modo a todas las artes escénicas. También cuenta con un área de estacionamiento subterráneo

Salas de la Atlántida

  • El Teatre Ramón Montanyà

El Teatro Ramón Montanyà tiene un aforo de 800 localidades con óptimas condiciones espaciales, funcionales y técnicas permitiendo acoger espectáculos de mediano y gran formato, ya sea teatro clásico, musical o lírico y danza clásica o contemporánea.
El espacio escénico útil es de 168m2 y su caja escénica tiene 20 metros de altura, albergando una concha acústica modulable.

  • Auditorio Joaquim Maideu

Tribunas plegables

El Auditorio tiene una capacidad variable de entre 280 y 384 localidades en función de la configuración, según las necesidades, ya que cuenta con gradas retráctiles y escenario hidráulico. Las dos tribunas laterales se pliegan mediante un sistema telescópico automatizado. Una vez recogidas las gradas, sus laterales se cierran en forma de sobre protegiendo la tribuna y solapándose sobre la pared posterior. Este sistema de tribuna telescópica y la movilidad de sus paredes laterales permiten una gran versatilidad

Es la sala preferente para escuchar música, aunque también puede acoger espectáculos teatrales, espacio de recepciones o plató de producciones audiovisuales. Su versatilidad espacial y simplicidad conceptual lo convierten en una de las salas más polivalentes de La Atlántida.

  • Escuela de Música y Conservatorio, EMVIC

La escuela de música dispone de 49 aulas, 7 estudios, espacios de logística, oficinas propias y recepción. También se ha construido un foyer interior con la cafetería y otro exterior preparado para actividades al aire libre. Estos espacios se han dotado de las más avanzadas tecnologías en sistemas de iluminación y audiovisuales.

Este centro tiene como finalidad principal el aprendizaje del lenguaje musical y la práctica instrumental. Aunque pueden utilizar el teatro o el auditorio para sus actuaciones públicas, los estudiantes del EMVIC utilizan habitualmente la Sala Joan Anglada con 100 plazas.

  • Can Serratosa

En este antiguo edificio se ubicaron los espacios administrativos del centro, del profesorado y muchos de los almacenes, además de poder acceder a la recepción de la Escuela de Música desde las zonas comunes que conectan el teatro y el auditorio a Can Serratosa

Materiales

Las fachadas interiores están recubiertas con chapas de latón en color oro y con piedra negra las que miran al exterior, ambas combinan con las cubiertas terminadas en cinc.

  • Control de humos

Debido a su singular geometría el edificio cuenta con un sofisticado sistema de control de humos, especialmente en la caja escénica, la zona de foyer y el patio.

En la caja escénica se han instalado 10 aireadores naturales de doble compuerta, con un nivel de atenuación acústica Rw de 33 dB.
En las zonas de foyer y patio la evacuación de humos se realiza a través de aireadores naturales ubicados en lucernarios en el punto más alto de la cubierta de estas zonas. Se colocaron dos aireadores LWN de 1.300×220 mm y dos LWN de 1.400×4.000 mm, y 6 aireadores modelo Colt Kamaleon-5, todos ellos construidos con perfil extruido de aluminio, y con formas, dimensiones y características adaptadas a la arquitectura del edificio. La aportación de aire necesaria para asegurar el correcto funcionamiento del sistema de control de humos en estas zonas se realiza a través de la zona del Foyer interior, mediante 6 aireadores naturales de lamas modelo Colt Coltlite LWN de 1.600×2.500 mm construidos con perfil extruido de aluminio y lamas de vidrio.

  • Acústica

Ventanas y puertas para aislamiento acústico

Las paredes laterales y posteriores de las plateras en las diferentes salas han sido cubiertas con elementos difusores con el objeto de obtener una impresión espacial del sonido óptima y evitar la aparición del eco flotante. Se utilizaron aproximadamente 4.000m2 de lámina sintética insonorizante de 7 kg/m2 y sólo 3.5 mm de espesor

En el anfiteatro se colocaron elementos fonoabsorbentes y se tuvo en cuenta la adecuada inclinación de los diferentes tramos del falso techo artesonado a fin de conseguir una buena sonoridad. Con el objeto de conseguir los niveles de aislamiento acústico requeridos, en todas las aulas se ha diseñado una losa flotante, un falso techo aislante y trasdosados autoportantes de placa de yeso laminar en paredes. Este diseño se conoce como “box in a box”.

Se han buscados los componentes adecuados en ventanas y puertas para garantizar un correcto aislamiento respecto al exterior y pasillos.
Durante la fase de construcción del edificio, se ha efectuado un minucioso seguimiento de obra que ha permitido asegurar una correcta implantación de las soluciones relativas al acondicionamiento acústico, aislamiento acústico, control de ruido y vibraciones de las instalaciones e impacto acústico en los edificios vecinos.

Planos

Fotos Toni Anguera

Fotos Filippo Poli

La arquitectura se explica mejor en imágenes

¡Síguenos en Instagram!