Mahler 4

Arquitecto
Arquitecto asociado
Van den Oever, Zaaijer & Partners
Ingeniero estructural
Ingenieursgroep Van Rossum
Constructora
G&S Bouw
Año de Construcción
2001-2005
Altura
91.4 m
Ascensores
2
Área construida
34.000 m2
Coste
$35.000.000 USD
Ubicación
Amsterdam, Holanda

Introducción

Mahler 4 es un edificio de oficinas diseñado por el arquitecto argentino Rafael Viñoly. Esta obra inaugura un master plan en el sur de Ámsterdam, del que participan reconocidos arquitectos, cada uno con su proyecto.

Viñoly fue invitado a participar en este desarrollo de 160.000 metros cuadrados, un ambicioso proyecto de regeneración urbana que incluye nueve edificios unidos por un estacionamiento subterráneo e instalaciones a pie de calle.

Este es el más alto de los edificios que se comenzaron a concretar. Allí es donde precisamente el proyecto general rompió con el diseño urbano tradicional basado en la uniformidad y la coherencia estética, y buscó lograr un entorno rico que sus autoridades definen como “vibrante e impredecible”.

Situación

El edificio forma parte de un desarrollo urbano en Zuidas, en el sur de Ámsterdam, Holanda. Está ubicado entre el centro de la capital y el aeropuerto de Schiphol, el principal de los Países Bajos.

Concepto

El diseño de Viñoly rompe con estructuras tradicionales, principalmente porque, en sincronía con un lenguaje moderno, evita la clasica estructura tripartida de base, desarrollo y coronamiento y la reemplaza por un orden arquitectónico distintivo: una composición de múltiples órdenes arquitectónicos. Cada capa refuerza la idea de que la ciudad tiene más que un plano de referencia.

Los elementos principales de la obra son su piel de vidrio y una escalera exterior que envuelve el edificio. El efecto combinado de estos componentes, alienta la percepción de un edificio, no como una composición de planos apilados, sino como un bloque escultórico en movimiento perpetuo.

Espacios

El arquitecto mantiene en esta obra, el constante uso del vidrio en la fachada, haciendo un guiño lúdico con la capacidad de reflejo que tienen el vidrio y el aluminio blanco anodizado. Y estos materiales logran que el edificio funciones como espejo tanto de los otros proyectos como de los cambios en las condiciones climáticas.

Una escalera de caracol exterior rodea el volumen del edificio. Esta es una alternativa para los días de buen clima, a los dos núcleos de ascensores y crea espacios exteriores que los trabajadores pueden utilizar como espacios de reunión informal, o que se pueden usar como pequeños jardines y plazas al aire libre. Esta escalera de incendios exterior que envuelve la estructura, da vida a las fachadas que se ven como planos vidriados quebrados en diagonal, acentuado por los parantes que forman un grillado en la fachada y se interrumpen por el paso de la escalera.

El edificio es un complejo de oficinas de más de 90 metros de altura.

En planta baja se ubican servicios independientes de las oficinas. Un patio cerrado de dos pisos, protegido de la intemperie por un techo de cristal, lleva luz natural al centro de la construcción, en los pisos cuarto y quinto.

Materiales

Piel de vidrio con parantes de aluminio anodizado son los materiales destacados.

Plano

Fotos

La arquitectura se explica mejor en imágenes

¡Síguenos en Instagram!