Maison de Verre
Año de Construcción
1928 – 1932
Pisos
3
Ubicación
París, Francia

Introducción

En 1928 el matrimonio Dalsace compra un antiguo edificio en París con la intención de demolerlo y levantar una nueva construcción en la que se ubicaría su vivienda y la clínica ginecológica del doctor Dalsace. Este proyecto se vio modificado por la postura de una antigua propietaria de la segunda planta que se negó a vender su apartamento.

El diseño fue una colaboración entre el arquitecto Pierre Chareau, diseñador de muebles e interiores, el arquitecto holandés Bernard Bijvoet y el artesano metalúrgico Louis Dalbet.  Gran parte del intrincado escenario móvil de la casa se diseñó en el lugar a medida que se desarrollaba el proyecto.

El Dr. Dalsace fue miembro del Partido Comunista Francés que desempeñó un papel importante tanto en los asuntos antifascistas como en los culturales. A mediados de la década de 1930, la «salle de séjour» , (sala de estar), de la Casa de Vidrio se transformó en un salón regularmente frecuentado por intelectuales marxistas como Walter Benjamin, así como por poetas y artistas surrealistas como Louis Aragon, Paul Éluard, Pablo Picasso, Max Ernst, Jacques Lipchitz, Jean Cocteau, Yves Tanguy, Joan Miró y Max Jacob. En 1992 la Casa de Vidrio fue catalogada como monumento histórico.

Cuando los alemanes ocuparon París en la Segunda Guerra Mundial, los Dalsace y los Chareaus huyeron a América. La Maison de Verre fue despojada de sus muebles, que fueron ocultados por un familiar en un granero de la Francia rural.  La historia dice que los alemanes trataron de requisar la casa, pero se rindieron cuando se dieron cuenta de que no podían calentarla ni encenderla. Después de la guerra, los Dalsaces regresaron y la casa se mantuvo en la familia hasta 2006, cuando fue vendida a Robert Rubin, un coleccionista y arquitecto estadounidense   convertido en inversor. Rubin la ha restaurado meticulosamente y vive allí con su esposa francesa y sus hijos permitiendo un número limitado de visitas. Pierre Chareau se quedó en América y construyó solo dos proyectos más en su vida, ninguno de los cuales permanece en la actualidad. La Maison de Verre es testimonio del genio de su creador y su legado como creador inconformista en el canon de la arquitectura moderna.

Ubicación

El edificio se encuentra en el interior de una manzana a la  que se accede por un estrecho pasaje, entre dos patios que definen su volumetría, en la Calle Saint-Guillaume 31, séptimo distrito de  París, Francia.

Concepto

En la Maison Verre los límites espaciales se difuminan por una complejidad constructiva en sus particiones. La forma externa se define por paredes de bloques de vidrio translúcido, con áreas seleccionadas de acristalamiento transparente. Internamente, la división espacial es variable con el uso de pantallas deslizantes, plegables o giratorias ya sea de vidrio, lámina o metal perforado, o una combinación de todas ellas.

La Casa de Cristal fue construida entre 1928 – 1932 en con un estilo atemporal dentro de la historia de la arquitectura, resultado de la complejidad de los acabados y los elementos móviles que la componen, alejándola de los principios básicos del movimiento moderno, pese a que se encuadra en ese estilo, y acercándola a una estética que no se haría popular hasta los años 50.

El diseño de la casa enfatizaba tres rasgos principales: honestidad de los materiales, transparencia variable de las formas y yuxtaposición de materiales y accesorios «industriales» con un estilo más tradicional de decoración del hogar.

Espacios

Al incluir en la vivienda un consultorio para el Dr. Jean Delsace en la planta baja, frente al jardín trasero, el programa fue diseñado de una manera poco convencional.

Planta baja

El patrón de circulación variable para la casa y la consulta, con una entrada compartida, fue solventado con una pantalla de paneles traslúcidos giratoria que ocultaba durante el día,  de cara a los pacientes que accedían a la recepción de la clínica,  las escaleras que daban acceso a la zona privada,  pero que las enmarcaba por la noche.

Primer nivel

Subiendo las escaleras se accede al espacio principal de la casa donde se realizan las funciones públicas: una sala de estar con doble altura en la que se percibe de lleno el efecto interior de la fachada de vidrio y con capacidad suficiente para celebrar pequeños conciertos domésticos.  La cara norte, con una constante luz natural muestra todas las intenciones del diseño de Pierre Chareau para la Maison de Verre, una sinceridad estructural que deja a la vista los perfiles metálicos y una ornamentación basada en la combinación de un complejo sistema de tabiques y muebles móviles, principalmente construidos en madera y que recuerdan el estilo Art Nouveau.

En este primer piso también se ubican el comedor con una cabina que contiene el teléfono,  otras salas, la cocina, una despensa y en la parte posterior de cara al jardín trasero un invernadero y un pequeño salón privado,  que tiene acceso directo con el dormitorio mediante una escalera abatible.

Segundo nivel

En la segunda planta se ubican los dormitorios que miran al jardín trasero, un salón, el baño principal, el baño de invitados,  una sala de planchado, las dependencias de servicio y una terraza. El acceso, tanto a los dormitorios como a los servicios se realizaba a través de una galería volcada sobre la doble altura del salón principal cuyas barandillas estaban diseñadas para hacer las funciones de librería.

Estructura

Para poder seguir adelante con el proyecto los arquitectos Pierre Chareau y Bernard Bijvoet resuelven apuntalar la segunda planta del hotel mediante una nueva estructura metálica y demoler las plantas inferiores. Como resultado obtienen una nueva construcción de 3 niveles,  con dobles alturas en algunos lugares, manteniendo a la vista las vigas y columnas metálicas que ofrecen una visión de la estructura y los materiales utilizados.

Armazón metálico

Una cuadrícula de acero soporta los bloques de vidrio principalmente de la base, creando paneles de 4 o 6 elementos y utilizándolos según las necesidades constructivas, y dando solidez a las zonas donde se colocaban puertas o ventanas en las dos fachadas. Este marco estructural se realizó con montantes verticales formados por dos perfiles en U de 30×15 mm soldados a una chapa plana de acero de 100×9 mm destinada a rigidizar la fachada. Otras dos secciones horizontales en U idénticas a las primeras completan el armazón que sirve de soporte a los bloques de vidrio. En 1930 Chareau cubrió este armazón de acero con un mortero para materializar una superficie sin juntas aparentes, sin esqueleto visible, como si de un plano transparente ilimitado se tratara. Sin embargo, en los años 60 se practicó una intervención que afectó a la fachada principal, donde se eliminó este revestimiento continuo para colocar piezas metálicas que potenciaban la subestructura interior trasladándola al exterior.

Los forjados del piso principal de la casa están dispuestos en voladizo tanto en la fachada frontal como en la posterior. En todos los casos la línea de pilares inmediatamente adyacente al voladizo se alinea paralelamente a las fachadas, es decir, en ángulo recto respecto a la posición relativa de los soportes interiores. En consecuencia, esto produce unas ranuras de espacio inmediatamente detrás de las fachadas que acentúan, como es natural, el plano transversal, induciendo a una lectura de capas estratificadas equivalentes, que abarca todo el espacio restante.

Interiores

En su interior, la casa está organizada por una serie de planos verticales o capas espaciales desde el patio anterior hacia el jardín. El tratamiento y la disposición de los soportes y los ejes estructurales sugieren que ésta fue una intención inicial del proyecto.

Mientras que las habitaciones están aisladas por puertas-armario de madera o metal, que se deslizan o giran,  la estructura de vigas de acero, tuberías y conductos permanecen visibles y participan en la arquitectura, transformando los elementos utilitarios de la casa en elementos decorativos. También se han utilizado losas o ladrillos de vidrio para separar los espacios. A veces, las fachadas se puntúan en contraste con el hormigón, resultante de un juego de geometría con influencias japonesas, repeticiones formales y un marco rítmico.

Materiales

Los principales materiales utilizados para la construcción de la Maison de Verre fueron el acero, el vidrio y los bloques de vidrio. Si bien todos estos materiales pertenecían a la nueva vanguardia arquitectónica impregnada de un potencial industrial,  la construcción de una casa prototipo como ésta requirió técnicas y métodos constructivos muy particulares, alejándose de la típica construcción industrial.  El propio Chareau lo confirmaba con el siguiente comentario: » … la casa es un modelo hecho por artesanos con pretensiones de estandarización…». La consecuencia de esta situación provocó que los costes fueran enormes y que su realización se dilatara durante 4 años.

Aunque Chareau realizó elegantes muebles a medida para la casa, el interior estaba lleno de materiales industriales producidos en serie adaptados a la nueva construcción y expuestos a la vista, pisos de goma, puertas de metal perforado, tuberías expuestas, accesorios de iluminación industriales y mecánicos. Esther da Costa Meyer, profesora de arquitectura en la Universidad de Princeton comenta: «…Si el exterior de la casa era inusual para la época, el interior era completamente otro mundo… «.

Entre los accesorios mecánicos destacan un carrito elevador desde la cocina hasta el comedor, una escalera retráctil desde la sala de estar privada hasta el dormitorio de la señora Dalsace y los armarios y complejos accesorios del baño.

Dentro de la Maison de Verre existe una sensación de alegría y diversión con un carisma y encanto especiales en cada detalle, desde la cabina del teléfono con una luz debajo de los pies hasta las perchas de aluminio con forma de bigote o el botón rojo en la entrada que ilumina la casa con un temporizador dando tiempo suficiente para llegar desde la puerta de entrada a los dormitorios. Pese a su carácter inusual e ingenioso la casa también tiene una considerable intimidad y comodidad doméstica. Chareau equilibró el uso de materiales industriales con los naturales.  Los pisos de goma Pirelli y las escaleras de rejillas metálicas se suavizan en otros lugares con madera, pizarra y lacado pulido. Las superficies son suaves al tacto y los bordes duros se han redondeado. Hay una alfombra azul sorprendente en la llamada “sala azul”.   Las pantallas de tapicería y la tapicería bordada de Jean Lurçat, amigo de la escuela de Jean Dalsace, aportan calidez.

Dalbet hizo a mano todas las piezas de metal: las rejillas de ventilación en la sala de estar, las escaleras retráctiles en el dormitorio de Madame Dalsace, y los increíbles elementos de los baños, explica da Costa Meyer. Los paneles de aluminio móviles como las alas de un avión separan el espacio de la ducha de Jean del baño de Annie.

Bloques de vidrio

En sus dos fachadas principales, la norte y la sur, sus muros están construidos con bloques de vidrio translúcido, con ventanas transparentes en determinados lugares. La utilización de estos bloques permite la entrada de una luz tamizada independientemente de paisaje que se encuentra del otro lado, ya sea el patio de acceso o el jardín posterior. Se comenta que el arquitecto quería que la casa fuera «una caja de luz».

En la planta baja y primer nivel de la fachada trasera se utilizaron los mismos bloques que en la fachada principal, pero en el segundo piso, en la zona del pequeño salón privado y el invernadero se utilizó otro tipo de panel creado con un relleno de vidrio transparente montado en seco sobre un marco de acero que permitía encastras y fijar la pieza de vidrio. Estas piezas tenían entre sí juntas de cuero para asegurar la estanqueidad y algunas de ellas eran practicables.

Video

 

Planos

Fotos

Fotos archivo

Fotos Agust Fischer

Planta baja
Primer piso
Segundo piso
Detalles baño principal
Alzado
Detalle escalera abatible

La arquitectura se explica mejor en imágenes

¡Síguenos en Instagram!