Mellon Hall of Science
Año de Construcción
1962 - 1968
Pisos
4
Ubicación
Bluff Street, Pittsburgh, Pennsylvania, Estados Unidos

Introducción

Richard King Mellon Hall of Science, más conocido como Mellon Hall of Science es uno de los trabajos menos nombrados de Mies van der Rohe, tal vez por ser uno de los primeros. Se trata de un Centro Universitario de Ciencias que alberga departamentos de biología, química, física y farmacia. Terminado en 1968 recibió por parte de la revista Industrial Research el premio “Laboratorio del año” en 1969.

La Universidad de Duquesne buscó un arquitecto conocido para diseñar un edificio que sirviera como pieza central del Campus y unir los departamentos de ciencias en una sola estructura. El Rey Richard Mellon Hall de Ciencias resultó ser esa pieza central.

Ubicación

El edificio se ubica en el Campus de la Universidad de Duquesne, no lejos del centro, en Pittsburgh, Pennsylvania, Estados Unidos. La universidad está ubicada en un entorno urbano densamente construido, a lo largo de un acantilado, con vistas al río Monongahela y rodeada de colinas.

Concepto

Mellon Hall es un edificio de laboratorios en cuyo diseño  se puede ver la inmersión completa de Mies en los ideales clásicos de proporción y simetría, con un estilo de construcción universal basado en medidas y proporciones precisas. Las  vigas en I son utilizadas por Mies como una referencia propia, llamando la atención sobre su importante uso estructural y simbolizando el reemplazo de la antigua columna de piedra.

Mellon Hall representa una de las soluciones elegantes de Mies, tanto en diseño como en uso de materiales, para desafiar el matrimonio entre el clasicismo y el modernismo.

Espacios

Al igual que en el Edificio Seagram, Mies hace uso de las que se convertirían en característica de sus trabajos, las vigas I, aunque en este caso y debido a la poca altura del proyecto no surten el mismo efecto que en el edificio neoyorquino. Al igual que en el Seagram Building, las vigas en I no sólo son un elemento estructural, sino que aparecen básicamente como el único   elemento decorativo, especialmente debido a su ubicación en la fachada.

A nivel del suelo, el primer piso está retraído una crujía con respecto a las fachadas superiores creando una galería continua en todo su perímetro y cerrando los espacios interiores con vidrio de piso a techo y un ladrillo pulido cuidadosamente elegido.   Dos vestíbulos y amplios pasillos proporcionan un espacio generoso. Para aliviar la intensa rectangularidad del edificio, las paredes de ladrillo pulido en los vestíbulos se inclinan hacia adentro.  En este nivel, completamente simétrico se ubican los dos auditorios enfrentados, con capacidad para 250 personas cada uno, dos cuartos de máquinas en los extremos y un par de escaleras.

El edificio de 4 pisos alberga laboratorios de prácticas y enseñanza en los tres pisos superiores, oficinas de posgrado y las aulas de la facultad. La diferencia entre los tres niveles radica en la distribución del espacio, aunque la organización general se mantiene, los laboratorios, las clases de mayor superficie y tres núcleos centrales sobre los lados más largos, separados por pasillos. Las instalaciones técnicas se distribuyen verticalmente a través de conductos ubicados en el centro de la planta o junto a las escaleras. En todo el edificio el espacio interior es coherente con la cuadrícula exterior. Está estandarizado, regularizado y funcional. Mies creía que solo había unos pocos diseños de interiores que funcionaran dentro de sus edificios, con alojamientos hechos para cualquier uso según las necesidades, aunque el diseño del primer piso es minimalista y elegante.

El edificio es totalmente simétrico, con paneles de metal negro y quizás debido a las necesidades de los laboratorios dentro del edificio, la mayoría de las ventanas son mucho más pequeñas de lo que podrían ser. Sin embargo, con el uso del vidrio tintado en su construcción, la composición es cohesiva y las vigas en I establecen un ritmo.

Con el paso del tiempo se han cambiado algunas disposiciones del proyecto original. Se han agregado cubículos en ciertos pasillos que sirven como aulas para los estudiantes. La mayoría de los pasillos también se utilizan  para el almacenamiento de varios muebles, refrigeradores y grandes piezas de equipo científico.

Estructura

La estructura portante del edificio se compone de columnas y vigas metálicas recubiertas de hormigón y superficies de acero pintado en negro mate. Mellon Hall tiene una retícula estructural de 8,5m con soportales exteriores y estructura vista de acero pintada de negro. Su planta rectangular se eleva sobre columnas verticales de acero que rodean el núcleo principal.

Los tres pisos superiores son laboratorios con pocas ventanas hacia el exterior y ninguna en la parte interior. Para cumplir este requisito las habituales cristaleras de las fachadas de Mies son reemplazadas en los dos tercios inferiores con planchas de acero colocadas por delante de la línea de los cristales y tras un panel de aislamiento con una hendidura de 5cm tanto de ancho como de profunda que lo separa visualmente del resto de los elementos de soporte,  a la vez que otorga ritmo y organización a la fachada.

Todo el exterior de Mellon Hall aparece como un patrón de cuadrícula regular, una matriz de grandes y pequeñas ventanas.  Las vigas de acero se colocan en bahías espaciadas uniformemente. Cada bahía se subdivide en cuatro módulos de 2,13m consistentes en paneles de acero alternos y ventanas rectangulares fijas.

Materiales

El edificio funciona como laboratorio de ciencias y para esta función Mies diseñó una superestructura con pernos, estructura de acero a prueba de fuego y materiales exteriores consistentes en placas de acero pintadas con grafito, vidrio transparente y ladrillos pulidos. La carpintería metálica de las fachadas, que se encuentra en línea con la estructura portante, oscura combinada con grandes áreas de vidrio otorga al edificio una calidad abierta, haciendo hincapié en los materiales modernos con los que fue construido y en un enfoque transparente de construcción que muestra, en lugar de ocultar, el marco estructural.

Mies terminó el interior con paredes de ladrillo pulido, paneles y puertas de roble, techos de escayola y suelos de terrazo rosa-negro y gris.

El perímetro de la planta baja es de cristales transparentes a excepción de los elementos opacos que ocultan las salas de máquinas realizados con ladrillos amarillos y los auditorios.

Planos

Fotos

mauricio giraldo

Otras fotos

Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it

La arquitectura se explica mejor en imágenes

¡Síguenos en Instagram!