Mercabarna Flor

Año de Construcción
2005-2008
Área del terreno
44.000 m2
Área construida
15.000 m2
Ubicación
Sant Boi de Llobregat, Barcelona, España

Introducción

A escasos kilómetros del casco urbano de la ciudad de Barcelona, en un zona que está en remodelación, encabezada por la nueva terminal T1 del aeropuerto del Prat, la ampliación de la C31 y C32 y toda la zona de aprovisionamiento como es Mercabarna, el arquitecto Willy Müller levanta con un diseño actual y dinámico, entre 2005 y 2008, la nueva Central de la Flor, Mercabarna – flor, después de que en 2001 un incendio destruyera la antigua nave que albergaba esta función. El coste del proyecto fue de 9.200.000 euros y su proyecto obtuvo el primer premio en el concurso restringido celebrado en 2002.

Situación

El emplazamiento del Mercado de la Flor está fuera del recinto de Mercabarna, en la antigua carretera de Valencia, B-204, al número 1, perteneciente al municipio de San Boi de Llobregrat, Barcelona, España. Los terrenos pertenecen al municipio de San Boi de Llobregat y también al del Prat de Llobregat.

Esta ubicación es estratégica pues se encuentra muy cerca de la terminal de carga del aeropuerto de Barcelona y se enmarca dentro de las operaciones de carácter arquitectónico que desde la Plaza España hasta dicha terminal se están realizando, como el recinto de la Feria de Barcelona de Toyo Ito, el Hotel Hesperia de Richard Rogers o la nueva terminal T1 de Ricardo Bofill.

Concepto

Pretendiendo convertirse en un edificio icono en el sector de la utilidad pública, se ha diseñado una cubierta a base de pliegues y colores que expresa algunos argumentos de identidad relacionados con el sector de la actividad que acoge.

La gran cubierta de geometrías lineales y paralelas de distintas tonalidades, pero de formas no simétricas, imitan la imagen visual de los campos cultivados con distintos sembrados que obtenemos desde el aire en la zona del Llobregat, las franjas de colores simbolizan la variedad cromática que ofrecen las flores y plantas, al mismo tiempo que su analogía con un caparazón le otorga un carácter orgánico en coherencia con la actividad y el movimiento que se despliega en su interior.

Según las palabras del arquitecto, “es como un gran caparazón, en el sentido más orgánico, simbolizando el caparazón de un animal. Es decir, bajo el caparazón hay algo que se mueve, en este caso, la gran actividad generada por el mercado.”

La cubierta que es el elemento integrador de este mercado, está remarcada con una gran cenefa de multitud de colores que sube y baja para organizar entradas en diferentes espacios del edificio, un toque de movilidad y de imagen gráfica acorde con este Mercado de la Flor.

Esta cubierta es una combinación de pliegues entre el suelo, la pared y el techo, entre los que se encuentran los accesos, las zonas de carga y descarga o los espacios protegidos alrededor de todo el recinto, siendo protección y fachada.

Cubierta

 

Sostenibilidad

Placas fotovoltaicas en la cubierta

Placas fotovoltaicas de la cubierta

En la cubierta del mercado se ha instalado una alfombra de placas fotovoltaicas de 3.000 m2 que ocupa un 30% del total de dicha cubierta y produce energía.

La iluminación diseñada para cada hora del día se incorporó a la estructura del puente.

Sistemas de climatización de bajo consumo

Posee un sistema de climatización de bajo consumo energético, suministrado por tres calderas de condensación y una mural de dimensiones compactas, que distribuyen el calor a través de un suelo radiante, evitando cambios repentinos de temperatura la cual no debe bajar de 15ºC ni ser superior a los 26ªC y mantener determinado punto de humedad. Este suelo radiante ocupa una superficie de 4.000 m2 y es una de las mayores alfombras tecnológicas de Europa.

En épocas de calor dispone de un sistema que genera frío a partir de evaporación de agua.

Reciclaje del 80%

El 80% de los residuos generados por la actividad comercial de Mercabarna-flor son depositados en contenedores-compactadores de materia orgánica e inorgánica, cartón, madera, envases y vidrio, gracias a la infraestructura que se ha puesto al alcance de los usuarios y posteriormente tratados en el punto Verde de Mercabarna.

Aprovechamiento de aguas

Mercabarna-flor aprovecha las aguas pluviales y del subsuelo para diferentes usos. En este sentido, las aguas que extrae del acuífero del Llobregat sirven, por una parte, para el riego de las plantas y por otra, una vez potabilizadas en la depuradora de Mercabarna, para ser introducidas en la red de agua del mercado. El mercado, además, cuenta con un depósito de aguas pluviales de 150m3, que se utilizan para la limpieza de las instalaciones.

Espacios

Planta Baja

En su interior se desarrollan tres sectores:

  • Zona de la flor – Esta zona dispone de 3.300m2 con cámaras frigoríficas para garantizar su correcta conservación.
  • Zona de la planta – Con una cubierta especial, que permite mantener el adecuado nivel de luz natural, y un sistema de climatización por tierra, muy beneficioso para las plantas, que evita cambios repentinos de temperatura, ocupa 4.300 m2.
  • Zona de los complementos – La zona que acoge las empresas de flor seca y complementos tiene unos grandes espacios de exposición y almacenamiento, 3.800 m2. En el diseño de este sector se puso especial ahínco con el sistema de detección y extinción de incendios, pues un incendio fue el que en 2001 destruyó el antiguo mercado.

Primer Piso

En el primer piso se encuentran las oficinas del mercado, el restaurante-cafetería con acceso a una amplia terraza, baños, un salón multiusos para eventos y dos centros de enseñanza floral.

A esta planta se accede por escalera, decorada con los mismos paneles de colores que en exterior, o mediante ascensores.

El complejo también incluye 500 espacios de aparcamiento, zona de carga y descarga con 240 metros lineales de muelles.

Estructura

Axonometría de la estructura

El proyecto del arquitecto se basó en buscar “una familia de estructuras” que pudieran definir un espacio sirviendo ellas por si solas de techo, paredes y suelo, o sea todas las estructuras juntas en una sola opción. Estas características se lograron mediante una estructura metálica, angular y recubierta de planchas de zinc y que recupera la idea de un cuadro impresionista en la combinación de líneas de colores de su perímetro, donde un gran techo, con caídas perpendiculares y entradas de luz, abraza los sectores internos.

Esta estructura debía tener la suficiente capacidad de deformación para hacerse más ancha o más larga, según su función y este patrón formal en el cual Müller basó su proyecto continuó vigente pese a que con el tiempo el proyecto adquirió mayor complejidad y fue necesario aplicar ciertas modificaciones.

Materiales

La cubierta está realizada con placas de zinc brillante en diferentes tonos y decorada con paneles perimetrales rayados de colores. La estructura es de acero.

En su interior los distintos stands están delimitados por paredes de cristal especialmente tratados para evitar condensaciones.

Posee 5.600m3 de cámaras frigoríficas para el almacenamiento, circuito cerrado de televisión, con cámaras IP y red integrada de telecomunicaciones.

Instalación de sistemas de protección contra incendios diseñados a medida, como las puertas herméticas que aíslan determinados sectores del resto del mercado.

Planos

Fotos

La arquitectura se explica mejor en imágenes

¡Síguenos en Instagram!