Ingeniero estructural
Finnforest and Arup
Constructora
Sacyr, Spain
Promotor
Ayuntamiento de Sevilla
Diseñado en
2004 - 2005
Año de Construcción
2005 - 2011
Altura
28,50m
Ancho
75m
Longitud
150m
Pisos
4
Área del terreno
15.000m2
Área construida
5.000m2
Coste
90 millones €
Ubicación
Sevilla, España

Introducción

Metropol Parasol explora el potencial de la Plaza de la Encarnación para convertirse en un nuevo centro urbano contemporáneo, aplicando una infraestructura muy desarrollada que ayuda a activar la plaza y sus alrededores. Su papel como espacio urbano único en el denso tejido medieval del interior de la ciudad de Sevilla permite una gran variedad de actividades tales como la memoria, el ocio y el comercio.

«Construida como una de las mayores y más innovadoras estructuras de madera de nuestro tiempo, los parasoles con su denso tejido orgánico y sus paneles ondulados, se elevan sobrepasando el lugar de la excavación arqueológica para convertirse en un punto de referencia, definiendo una relación única entre lo histórico y lo contemporáneo» J. MAYER H. Arquitectos

Para su construcción, el Ayuntamiento de Sevilla llamó a concurso abierto en el 2004. Uno de los puntos a tener en cuenta como requisito exigido en el concurso del proyecto fue el desarrollo de una estructura visual continua y portante en sí misma, que se pudiera componer a partir de una forma libre. El primer premio correspondió al estudio alemán Jürgen Mayer Architects, encargados de llevar adelante la realización de “Las setas de la Encarnación” nombre popular por el que es conocido el nuevo icono arquitectónico de la ciudad

Situación

El Metropol Parasol fue levantado en un terreno rectangular de aproximadamente 15.000m2, correspondientes a la antigua Plaza de la Encarnación, en el corazón del Casco Antiguo de la ciudad de Sevilla, España, en el barrio Alfalfa. La circundan, en sentido horario desde el norte, las calles Regina, Alcázares, Imagen, José Luis Luque, Puente y Pellón, Compañía, Laraña y José Gestoso, que desembocan en la plaza.

La plaza, con un perímetro de 560 metros, recibió su nombre del antiguo convento, ya desaparecido, de la Orden de San Agustín cuyo edificio ocupaba parte de la plaza. El lugar soportó numerosas modificaciones urbanísticas a través de los años, siendo escogida por la alta burguesía para ubicar sus residencias hasta que en 1587 el ayuntamiento de la ciudad compró varios edificios que derribó, ampliando el espacio. A comienzos del siglo XIX se construyó el primer mercado de la Encarnación, en el centro de la plaza, sufriendo posteriores derribos para ampliaciones urbanísticas. En 1973 los restos del mercado fueron totalmente demolidos siendo el solar utilizado como aparcamiento en superficie o cochera para autobuses, permaneciendo en este estado hasta 2005 en que se comenzó a desarrollar el nuevo proyecto.

Concepto

La estructura de los Parasoles no está tipológicamente definida y por ello tiene la gran ventaja de dejar abierto un campo amplio de interpretaciones: sombrillas, setas, paisaje o nube. En cualquier caso, representa una nueva identidad escultural arquitectónica ambigua para la ciudad de Sevilla. Sin especial esfuerzo ofrece también rápidas asociaciones con elementos tradicionales sevillanos: estructuras arbóreas milenarias en el centro de la ciudad o las bóvedas de la catedral (Mayer H. Architects)

Como punto de partida del proyecto Metropol Parasol se consideró el empleo de un código creativo sobre todos los componentes del espacio público.

Espacios

El esquema del Metropol Parasol con sus impresionantes estructuras de madera, que se elevan sobre el nivel de calle, sumadas a los espacios ganados en las excavaciones, ofrece, tanto dentro como fuera de su estructura, numerosos espacios dedicados a la cultura, el comercio y el ocio. El Museo Arqueológico, un mercado de granjeros y agricultores, una plaza elevada con capacidad para conciertos o eventos, múltiples bares y restaurantes y una terraza panorámica en la parte superior de los parasoles.

El diseño se compone de cuatro niveles permeables y entrelazados de forma continúa entre sí.

Primer nivel

Planta museo
  • Museo Antiquarium

Durante una excavación realizada en el lugar unos años antes con la finalidad de crear un aparcamiento subterráneo, fueron descubiertos restos arqueológicos que hicieron cambiar los planes a las autoridades de la ciudad para convertir la zona en un museo y zona pública. El interior del Museo ha sido diseñando por el arquitecto Felipe Palomino y el arqueólogo Fernando Amores.

Los 4.879 m2 diáfanos de este subsuelo conservan los restos arqueológicos hallados pudiendo ser vistos por el público mediante el recorrido de una plataforma de visita que combina los restos de una ciudad romana en la cota -5,45, con una altura libre de 3,95 metros, con el resto de las ruinas.

Con la finalidad de hacer perder al visitante la sensación de estar limitado por muros de hormigón, Antiquarium está recubierto por una membrana con cualidades cambiantes, que ayuda a modificar la percepción, según la situación, puede ser transparente o traslúcida, dejar ver o reflejar una imagen, dejar pasar la luz o reflejarla. Cualidades que combinadas con los muros colgantes y las linternas de luz ayudan a reconstruir las sensaciones de los espacios en los que vivieron nuestros antepasados.

Segundo nivel

  • Mercado

En el segundo nivel, a cota de calle e integrado completamente con la Plaza de la Encarnación se ubica el Mercado del mismo nombre, conjuntamente con locales comerciales y de restauración. El mercado dispone de 2.155m2 de superficie. Este nivel también cuenta con una plaza peatonal cubierta por la estructura, la Plaza Mayor.

Tercer nivel

  • Plaza elevada

Lugar dedicado a acontecimientos culturales está situado a 5 metros sobre el nivel del mercado y tiene una superficie de 3.000 m2

Cuarto nivel

  • Parasoles

En el cuarto nivel y como elemento dominante aparecen los Parasoles con sus formas fúngicas. Recorriendo la mayor parte de estas plataformas se ha desarrollado un trayecto panorámico curvo a una altura de entre 21 – 28 metros, con vistas a todo el casco antiguo de Sevilla y un balcón mirador.

Las grandes estructuras de madera proporcionan sombra a la plaza pública y al techo del mercado, a la vez que permiten la filtración de luz y el escape del aire caliente generado en la plaza, evitando de este modo un efecto pantalla. La sombra proporcionada en la plaza ayuda a que este espacio público pueda aprovecharse durante más horas, sobre todo en verano, al quedar protegido del intenso sol de esa zona de España. La que se esparce sobre el techo del mercado reduce las cargas y el tiempo de uso del aire acondicionado.

Al realizar el diseño arquitectónico, se tuvo en cuenta la altura de los edificios que rodean la plaza para evitar un efecto agobiante sobre los mismos. También el ángulo idóneo para que los parasoles ofrezcan sombra sobre la plaza según los horarios e inclinación del sol o la altura justa para que las vistas panorámicas desde los miradores de las “setas” sean buenas.

A 22 metros de altura, se horada la estructura de los Parasoles abriendo una gran ventana panorámica que ofrece vistas al restaurante con capacidad para 300 personas.

Estructura

Su ligera estructura aérea de capas de madera micro laminada fue realizada a partir de dos núcleos de hormigón, no sin antes pasar por cierta controversia ocasionada por el informe técnico emitido por la empresa Ove Arup & Partners advirtiendo que la estructura original propuesta era inviable tal y como estaba concebida, ya que el arquitecto sólo realizó un proyecto básico, excluyendo las pruebas técnicas, para cuya realización no existía la tecnología suficiente. El proyecto original fue revisado y corregido. Las piezas originales de metal fueron sustituidas por piezas de madera y fue necesario recalcular la estructura portante de las cubiertas, para llegar de este modo a la estructura definitiva consistente en seis parasoles de grandes dimensiones apoyados sobre pilotes de hormigón armado. Los cálculos estructurales mostraron la necesidad de una construcción híbrida de madera y acero

Las columnas que soportan las estructuras de madera sólo podían ser ubicadas en determinados lugares. Con la colaboración de los ingenieros de Arup se pudo coordinar la construcción de la ambiciosa estructura diseñada por los arquitectos con los requisitos técnicos necesarios para poder realizarla. A partir de este momento aparecen los “tallos” sobre los que se apoyarán las formas fúngicas y que a la vez ofrecen la suficiente capacidad para albergar ascensores y escaleras.

Los seis parasoles de forma fúngica que forman la estructura aérea del proyecto tienen una medida de 150 metros de largo, 75 de ancho y 28 de alto, a partir de una retícula ortogonal de 1.5 x 1.5 metros.

Cálculo estructural 3D

Jan Peter Koppitz, ingeniero de la compañía cuenta: “Como el cálculo estructural requería de un análisis en 3D de gran complejidad compuesto por elementos finitos. Desarrollamos un programa interactivo capaz de determinar el espesor de los elementos de madera en cada una de las uniones de la estructura para su adecuada optimización. Finalmente, los datos del modelo en 3D del arquitecto se integraron junto con nuestros datos y con el modelo virtual del contratista de la madera”. De esta manera, el Metropol Parasol se compone de más de 3.000 piezas unidas a través de barras de acero encoladas, montadas en obra y capaces de soportar las altas temperaturas de Sevilla.

La estructura ortogonal de madera está arrostrada por barras diagonales que se ubican por debajo de las pasarelas. La estructura de madera de Metropol Parasol tiene, por lo tanto, el comportamiento de un entramado laminar bidireccional.

Los niveles inferiores se han resuelto con una estructura de mixta de acero y hormigón al igual que la zona del restaurante, elevado e integrado en uno de los parasoles, que por motivos de seguridad está reforzado con vigas de hormigón y una subestructura metálica.

Materiales

La estructura de este espectacular espacio público fue realizada principalmente con hormigón armado, madera y acero. El sistema estructural de madera y acero, fue unido con resina de poliuretano de alto rendimiento.

  • Madera micro laminada

Una vez que los ingenieros de Ove Arup & Partners detectaron la inviabilidad del proyecto como estaba diseñado originalmente, realizaron un estudio estructural en 3D que les permitió definir el material a utilizar: madera micro laminada Kerto, compuesta por láminas de abeto con 3mm de espesor obtenidas por desenrollo y encoladas para formar grandes paneles que lograran una elevada resistencia mecánica. Las piezas de madera que componen esta estructura expuesta fueron revestidas con una piel impermeable de poliuretano de entre 2 y 3 mm, que protege de la intemperie pero a la vez es permeable al vapor.

El canto de los elementos de madera depende del funcionamiento estructural, variando de los 30 cm en la zona perimetral a los 3 metros en las zonas de la transición hacia los troncos. El espesor de las piezas también es variable entre los 7 y los 22 cm.

  • Acero

Las uniones en las intersecciones de las numerosas piezas fueron realizadas mediante barras de acero encoladas, de fácil optimización para un rápido montaje en obra.

  • Muros

Los muros colgantes del Antiquarium están construidos con textiles metálicos que combinados con linternas de luz y una membrana de vidrio cambiante, tratan de reproducir las sensaciones que experimentaron los habitantes que un día ocuparon esos espacios.

  • Iluminación

El nivel superior del Metropol Parasol ha sido iluminado con tecnología LED en blanco y óptica media. En el Museo se instaló también esta tecnología en versión RGB y en blanco frio 6500ºK.

Video

Planos

Fotos

Fotos WikiArquitectura (Diciembre 2015)

Otras fotos

La arquitectura se explica mejor en imágenes

¡Síguenos en Instagram!