MONA, Museum of Old and New Art
Arquitecto
Paisajista
Oculus Landscape Architecture, Urban Design.
Ingeniero
Johnstone McGee & Gandy
Ingeniero estructural
Felicetti
Constructora
Hansen Yuncken
Promotor
David Walsh
Año de Construcción
2008-2011
Pisos
3
Ascensores
1
Área construida
9.500m2
Ubicación
Hobart, Tasmania, Australia

Introducción

La bodega Moorilla State tiene un importante, antiguo y conocido significado cultural vitivinícola para Tasmania. La construcción en sus terrenos de este nuevo edifico, iniciativa del millonario David Walsh, con 9.500m2 dedicados a museo representa la siguiente fase de la continua mejora y desarrollo del lugar.
El Museum of Old and New Art se levanta en una colina de piedra arenisca, por debajo de la construcción de 1950 ya existente, la “Round House” de Roy Ground, creando una extensión visual y física de la superficie creada por la plataforma que conduce al mismo y otorgando con el volumen del museo una nueva expresión de interrelación entre el edificio y el entorno.

David Walsh

David Walsh hizo su fortuna como jugador profesional, siendo como él mismo dice “uno entre 200 millones de personas que puede vencer las probabilidades”. Durante las últimos 30 años ha desarrollado una alta tecnología en “sistemas de crujido” perfeccionando algoritmos que le permitieron vencer a casinos y corredores de apuestas. Cómo funciona?, Walsh no lo revela, ni siquiera admite que sea rico: ….”algunas personas piensan que un par de cientos de millones de dólares no es mucho dinero”….(D.Walsh)

Situación

El MONA está tallado a orillas del río Derwent, en Main Road número 655, Berridale, en los suburbios del norte de Hobart, Tasmania 7011, Australia. Está construido sobre el terreno de las bodegas Moorilla Estate, el segundo viñedo más antiguo de Tasmania, que produce vino de clima frío.

Concepto

A pedido de su iconoclasta cliente, el arquitecto Fender Katsalidis diseñó un receptáculo funcional, no un espectáculo arquitectónico. Walsh no buscó apoyo financiero para el edificio porque quería que el MONA fuera completamente su propia visión y concepto de Museo:…..” una Disneyland subersiva para adultos”….

En todo momento se ha dejado muy claro que este edificio es un espacio negativo tomado de la colina en lugar de una adición positiva, reforzando la audaz decisión de retirar un lado completo del afloramiento de la isla como en el que se encuentra. Las cualidades de la” tumba” expresadas en la construcción, rinden homenaje a uno de los aspectos más destacados de la colección, una Momia Egipcia con más de 2000 años de antigüedad.

Descripción

Este museo, diferente en concepto y arquitectura, sorprende al visitante que llega en barco, cerniéndose fuera de la ladera de una forma a la vez familiar y ajena por completo a su contexto. Familiar por los bordes dentados y el énfasis vertical de su estructura que lo integran con su entorno, en particular con los grandes Organ Pipes del Monte Wellington que destacan en el paisaje sobre Hobart.
Un camino escalonado que corta la colina, con paredes doradas y profusamente veteadas, talladas en la piedra arenisca del lugar lleva hacia el museo que sorprende al visitante con el contraste paisajístico ofrecido por el rígido Acero Corten y las placas de hormigón armado con que se levanta el MONA.

La forma arquitectónica es angular y dura, los materiales sin adornos e industriales. Parte del pódium fue cubierto con césped y plantas autóctonas, aunque también con una pista de tenis, respondiendo a los gustos de su propietario David Walsh.

Casa Modernista de Roy Ground

La entrada al edificio subterráneo se realiza a través de una casa modernista original de la década de los 50 realizada por el arquitecto australiano Roy Ground. La única modificación visible de este tesoro arquitectónico es una pared surrealista de espejo combado que envuelve la entrada de una forma inspirada en la ciencia ficción. Un interior sereno con muebles retro y una gran chimenea central da la bienvenida acogedoramente, indiferente a la escala del complejo circundante.

El único indicio de la existencia del museo es a través de un agujero cavernoso existente en el suelo por el que desciende una escalera de acero encerrada entre paredes talladas en la montaña y la cabina redonda de cristal del ascensor.

Museo

El museo se despliega en las profundidades de la montaña con un techo artesonado de hormigón expuesto perteneciente a las zapatas de la construcción realizada hace sesenta años por Roy Grounds. Las paredes talladas en la piedra se mantienen sin ningún revestimiento, en su estado natural, con vetas e hendiduras.

Las cualidades espaciales son impresionantes y las escaleras, senderos y galerías tejen su desafiante camino a través del vacío resultante, donde una vez hubo piedra sólida. A medida que se desciende, se van revelando las obras de arte, algunas hermosas, otras conflictivas, todo el conjunto es fascinante. El museo se extiende a través de múltiples planos subterráneos, incluido un túnel cilíndrico que da acceso a biblioteca de la sala de redonda, otra adhesión del edificio de Grounds, que contiene importantes textos sobre la historia de Tasmania.

Espacios

Un techo verde y una terraza escultural vuelven a restablecer la altura original de la tierra. El museo cubre 9.500 metros cuadrados, de los cuales 6000 corresponden a galerías expositivas, incluyendo 1.300 metros cuadrados reservados para exposiciones itinerantes. En espacio de galería, MONA es comparable al GOMA de Brisbane o el Museo de Arte Moderno de San Francisco.

Acceso

Su pieza central, el patrimonio de la casa de Roy Ground, se convirtió en la entrada del museo. Bajando la escalera de caracol de la entrada, los visitantes llegan al más bajo de los tres niveles de galerías, donde un estrecho corredor labrado en la montaña conduce a un volumen rodeado por paredes de piedra arenisca que organiza el espacio.

Escalera caracol

Desde el vestíbulo se accede mediante una escalera caracol, que desciende 17 metros bajo tierra al nivel más bajo de los tres que forman el museo. La escalera está flanqueada por una pared de vidrio y acero a un lado y por la dorada piedra arenisca al otro. También se puede utilizar el ascensor de cristal.

Estancias

Pabellón hospedaje

Desde el nivel -3 se comienza el ascenso. El material primario, la piedra arenisca del período Triásico, continúa a lo largo de toda la estancia, combinado con acero, haciendo del edificio otra obra de arte totalmente expuesta al interior.
La planificación de las cámaras de las galerías y las interconexiones entre los tres niveles es deliberadamente poco convencional, dejando de lado una circulación programada a favor de descubrimientos individuales.

Otros espacios

  • Gastronomía: el Museo dispone de una cafetería, un bar para la cata de vino y un restaurante cuyo chef es reconocido por Michelin.
  • Pabellones hospedaje:el complejo dispone de ocho lujosos pabellones, también con obras de arte decorándolos, inspirados en contenedores de transporte o hogares estilizados, con techos a dos aguas. Llevan el nombre de prominentes arquitectos y pintores del siglo XX y mediante paneles táctiles inalámbricos se puede controlar desde la temperatura a los sistemas audiovisuales que permiten ver un video con la colección privada de David Walsh.
  • Escenario al aire libre: un escenario para conciertos al aire libre sobre una loma cubierta de hierba, una librería y una joyería.

Estructura y materiales

Antes de que la cabecera del edificio fuera “reconstruida”, se removieron más de 35.000 metros cúbicos de roca.

La estructura, que requirió 6.000 m³ de hormigón y se apoya en 70 pilares que se clavaron en la pared de piedra arenisca del acantilado, está hecha con vigas postensadas y 2.100 formas reticulares para el techo. Las secciones del techo se pueden quitar para levantar obras de arte voluminosos en la galería del edificio.
La estructura subterránea tiene 140 metros de largo por 30 de ancho y está anclada a la roca, tarea para la cual fue necesario recurrir a técnicas utilizadas en minería.

Materiales

El exterior del Museo del Viejo y Nuevo Arte está hecho con hormigón armado y paneles de acero Corten, techos ajardinados con senderos y una pista de tenis con superficie sintética. El interior es de piedra arenisca, hormigón, acero y cristal.

Los pisos de las galerías de primer nivel y el tercero son de hormigón pulido, mientras que el nivel medio es de madera reciclada de Jarrah.
El túnel de 40 metros de largo que une el museo con la biblioteca está construido con tubos pluviales de hormigón de 2.7 metros de diámetro.
El edificio se hunde por debajo del nivel del suelo en el interior. El sistema de aire acondicionado está oculto por los muros pantalla flotantes que se encuentran por encima del suelo.

La construcción muestra una pared de piedra arenisca sellada de 14 metros de altura por 140 de largo. Todos los conductos, incluyendo el cableado de fibra óptica (70km), cableado subprincipal (10km), iluminación de los recorridos (2,5km) y el cableado de datos (30km) están ocultos por la estructura de hormigón.

Tecnología

Ninguna de las piezas tiene interpretación, en su lugar a los visitantes se les entrega un dispositivo personal llamado “O”, un iPhone adaptado. Cuando el visitante se coloca delante de una obra le facilita toda la información sobre el artista, el trabajo y lo que hay cerca.
Una vez visitado el museo, si se ha introducido el correo electrónico en el momento de dar los datos, el visitante se encontrará con un correo recordándole el recorrido personal que hay realizado a través de las tres plantas, con enlace a todas las obras que ha visto y sus detalles.
Gran parte de la iluminación arquitectónica utiliza LED de KKDC, cuidadosamente incorporados a la estructura de modo que la luz y la arquitectura se vuelven uno.

Video

Fotos

Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it