Museo de Arte Contemporáneo Buenos Aires, MAR

Arquitecto Técnico
Pedro De Mec
Ingeniero estructural
Armando R. Stescovich
Ingeniero Eléctrico
ing Atilio Ricca, Arq. Arturo Peruzzotti
Constructora
Empresa Constructora COARCO S.A.
Gerente de obra
Horacio Lopez
Promotor
Ministerio de Infraestructura de la Provincia de Buenos Aires
Diseñado en
2009
Año de Construcción
2011-2013
Pisos
2
Área del terreno
6.750m2
Área construida
7.050m2
Ubicación
Mar del Plata, Buenos Aires, Argentina

Introducción

En 2009 el gobernador de la provincia de Buenos Aires llama a concurso nacional para la construcción de un museo de arte contemporáneo en Mar del Plata que por su diseño y contenido enriqueciera la vida social, productiva y cultural de toda la región. Entre los más de 200 proyectos presentados el jurado escogió el del Estudio Monoblock.

Los responsables del proyecto han comentado: «…Los volúmenes que conforman el museo actúan como piedras de una escollera enfrentada al mar que mira a la ciudad desde la distancia. La escala del proyecto es una visión acerca de la propia ciudad, de su tamaño, de su vitalidad, y del esfuerzo llevado a cabo para posicionarla como una ciudad con propuestas culturales de nivel internacional…»

Situación

El Museo fue levantado frente al mar, en un terreno desocupado de 2ha, sobre la Av Félix U. Camet y López de Gomara, en la ciudad de Mar del Plata, provincia de Buenos Aires, Argentina.

Concepto

MAR fue concebido no solo como museo, sino también como espacio de difusión cultural que albergue, además de exposiciones, actividades informativas y de difusión artística- social, con la intención de llegar a todos estrados de la población, su acceso es gratuito, y acercar los bienes culturales a los habitantes de la ciudad, fortaleciendo su pertenencia a una misma comunidad a la vez de generar un nuevo punto de atracción para los numerosos visitantes que llegan a una de las ciudades turísticas con mayor tradición en el país.

El proyecto plantea una intervención directamente sobre la costa a modo de continuidad a través de una plaza pública, enfatizando su perspectiva como posición de hito urbano.

Espacios

El edificio se compone con cuatro volúmenes a los que se accede a través de una plaza al aire libre sobre la que Marta Minujín, controvertida artista plástica argentina, ha ubicado la figura de un gran Lobo Marino, imagen relacionada con la ciudad de Mar del Plata.

Su apariencia exterior es angulosa y contundente, un anticipo de la gran volumetría diáfana que ofrece en su interior, aunque también un referente al frente costero de la ciudad en el cual el volumen del museo se muestra como grandes rocas de cara al mar, creando un nuevo perfil costero en la zona norte de la ciudad.
El museo cuenta con espacios expositivos al aire libre, un patio de esculturas y las salas de la planta alta. En su interior la vista recorre todos sus espacios abiertos para ir a reposar en algún recorte desde el que se aprecia el mar o el horizonte de la ciudad.

Planta baja

El edificio dispone en la planta baja, de un auditorio, talleres de restauración, área de preservación, biblioteca, cafetería y tienda. A diferencia de la planta alta, más maciza, la planta a nivel de calle fue pensada a escala peatonal, continuación de la acera y de la edificación que la rodea, una planta abierta y transparente en función de las actividades que alberga.

El tratamiento espacial de doble altura ubicado en el hall de entrada permite que este espacio sea utilizado como distribuidor y también como espacio para exponer obras de gran envergadura. Desde esta planta se accede a la superior mediante escaleras mecánicas o ascensor.

Planta alta

Las 3 amplias salas cubiertas en el primer nivel balconean sobre un módulo central abierto que sirve de punto unificador. Las salas en altura permiten aprovechar la iluminación cenital durante el día además de ofrecer un amplio espacio flexible según los requerimientos de las diferentes exposiciones.
Los espacios son neutros, altos, límpidos, cajas escénicas que reúnen los requisitos para mostrar al visitante sus obras de arte contemporáneo, adquiriendo mediante plafones movibles las superficies y formas requeridas, siempre apoyados por luz cenital que atraviesa sus cubiertas y por largas hileras de focos.

Estructura

Distribución módulos

Cada uno de los cuatro volúmenes que componen el museo es entendido como una pieza estructuralmente autónoma, una estructura portante que funciona como un tubo de hormigón con una pared de 25cm de espesor unida, a 5 metros sobre el nivel del suelo, por una losa artesonada que sirve como techo para la planta baja y suelo para las salas de exposición de la planta alta. La parte central de esta losa está libre, ocupada por uno de los módulos, en esta ocasión con una perforación cuadrilátera que facilita la comunicación de los dos niveles mediante el balconeo.

Módulos

La utilización de estos módulos estructurales independientes permitió una mayor flexibilidad en el momento de la construcción ya que cada uno de ellos podía ser terminado de forma independiente, restando presión a los responsables de su realización y también variar las etapas planificadas al tratarse de un edificio de estructura funcional abierta. Este tipo de estructura portante permite pocos muros de apoyo, generando amplios espacios libres tanto en planta baja como en la planta superior.

Los espacios intersticiales creados entre los módulos generan voladizos y sorpresivos rincones que otorgan profundidad a las salas y que son aprovechados para exposición, dejando que la vista recorra los grandes dinteles de la estructura, el sistema de pasarelas metálicas y los acristalamientos que comunican con el exterior

En la planta superior, a una altura de 18.50m la cubierta dispone de claraboyas orientadas al sur que permiten el aprovechamiento de la luz diurna dentro de las salas.

Materiales

El hormigón armado visto es el material que da forma y contundencia a todo el proyecto. Utilizado en los módulos que forman el edificio fue trabajado tanto a nivel técnico como visual, dejando visibles las marcas dejadas por los encofrados en sus fachadas exteriores, en algunas paredes interiores y en los techos. La utilización de este material, frente a las costas del Océano Atlántico pretende ofrecer un edificio cuyo mantenimiento no requiera grandes cuidados y se mantenga en el tiempo.

El suelo de la plaza pública ha sido realizado con adoquines, los asientos son de piedra.

En las salas de exposición los muros fueron recubiertos con revoques de yeso pintados en color blanco, dejando a las grandes vigas del techo la referencia al material mayoritario del edificio, los suelos fueron cubiertos con materiales sintéticos en colores diversos. Los cerramientos de cristal fueron realizados con doble vidriado hermético y marcos de aluminio.

  • Instalaciones

Las instalaciones de acondicionamiento son independientes y autónomas en cada volumen, en los muros de cada uno se resuelven individualmente los bajantes pluviales, los trazados de aire acondicionado, el tendido eléctrico y la aislación térmica.

  • Sistemas contra incendios

A excepción de los archivos y talleres, la planta baja dispone de Sprinklers contra incendios, y los espacios expositivos de gas Halon, con sistemas sectorizados en cada uno de los módulos, que pueden aislarse, en caso de ser necesario, mediante portones.

  • Sistemas antirrobo

El museo dispone de sistemas electrónicos de seguridad, pudiendo utilizar también, si es necesario, el cerramiento automático de cada una de las salas mediante portones, un sistema eficiente de seguridad incorporado en la propia arquitectura.

Escultura en la plaza pública

La figura del Lobo Marino que se ubica en la plaza pública que da acceso al museo es obra de la artista plástica Marta Minujín. Su estructura fue realizada en hierro y metal desplegado y posteriormente recubierto con 80.000 envoltorios de “alfajores Havanna”, un dulce típico de la ciudad. Pasado un tiempo dichos envoltorios serán retirados por los visitantes quienes podrán canjearlos por uno de estos “alfajores” en cualquier punto de venta de la emblemática empresa marplatense. A partir de ese momento la estructura será rellenada con tierra y plantas para que el museo goce de una escultura ecológica.

Planos

Fotos WikiArquitectura

La arquitectura se explica mejor en imágenes

¡Síguenos en Instagram!