Museo del Diseño de la Triennale
Año de Construcción
2005-2007
Ubicación
Milán, Lombardía, Italia

Introducción

Las obras comenzaron en el 2005 y concluyeron en el 2006, con ocasión del Salón del Mueble. Abrió sus puertas en diciembre del 2007.

El nuevo Museo del Diseño de la Trienal de Milán abarca un espacio expositivo de 2.000 metros cuadrados y fue pensado como lugar de investigación y experimentación, un museo-laboratorio que cambia sus exposiciones procedentes de patrimonios públicos, privados y museos nacionales cada 12 o 18 meses.

Situación

El museo se integra en un proyecto más amplio de restauración, el Palacio de la Triennale, dentro del parque Sempione, viale Emilio Alemagna 6, I – 20100 Milano

En el 2002, el arquitecto Michele De Lucchi fue el encargado de volver a dar esplendor a las formas originarias del edificio proyectado, en 1931, por Giovanni Muzio. La primera planta del Palazzo dell´Arte fue destinada al Museo del Diseño.

Concepto

Asumiendo la importancia de la ciudad de Milán en la historia del diseño italiano de los últimos cincuenta años, ya sea a través de sus ferias, debates culturales, asentamiento de muchas de las empresas más importantes del sector o todo tipo de manifestación relacionada con el mismo, y ante la necesidad de definir un lugar fijo que estimule y revitalice los movimientos que le dan vida, se pensó que el Palazzo dell´Arte, punto de exposición creado exclusivamente para el diseño en general, era el lugar idóneo para la ubicación del Museo.

Respetando el espacio destinado a otras exposiciones y muestras, que deben mantener una identidad separada y autónoma es que se procedió al acondicionamiento del espacio dedicado al Museo del Diseño.

Espacios

Al Museo del Diseño se destinó el ala curvilínea de la zona este, por considerarla la más apropiada al estar desvinculada de los otros sectores expositivos del Palazzo.

  • Puente de acceso

El proyecto de Michele De Lucchi prevé un puente con una luz libre de aproximadamente 14 metros sobre la amplia escalera de entrada, que permite el acceso al museo a la vez lo une a la Triennale. El final del puente está flanqueado por un gran portal de acero y cristal, éste se integra en la estructura realizada por Muzio.

El puente es el elemento de sorpresa que define la distancia entre el mundo del “consumo” y de la conservación, el puente de unión de dos épocas, la de Muzio y la De Lucchi. La cristalera es el lugar de atracción para presentar productos y objetos.

«Creo que el puente une, también metafóricamente, sobre todo hoy que existe una necesidad de tolerancia, existe necesidad de puentes» ha declarado el propio De Lucchi.

Con una longitud de 13,85 m, un ancho de 1,66 m y una altura de 0,66 m y 1,76 m incluido el pretil, el puente pesa unos 5.000 kg, tiene una capacidad de 400 kg/m2 y ha sido montado en fabrica y llevado a la obra con todas sus partes ya ensambladas. Es como una más de las obras de arte y diseño que han sido llevadas al museo.

  • Salas

Una vez atravesada la puerta se accede a un gran hall en el que se realizan recepciones nocturnas, meetings, presentaciones y todo tipo de eventos relacionados con el mundo del diseño. Desde este hall se aprecia la entrada a la primera sala destinada a albergar exposiciones temporales, de ritmo frecuente.

La segunda sala, la gran sala curva, es la destinada a exposiciones anuales. En este núcleo central se ubica la colección permanente del diseño italiano que cuenta con más de 1.000 piezas pertenecientes a los diversos sectores del diseño, realizadas desde la posguerra hasta la actualidad.

  • Otros espacios

Dentro del proyecto para el Museo del Diseño también se realizaron una Biblioteca, un Archivo Histórico, un Centro de Documentación y un almacén para las obras de la colección.

El interior del museo tiene características y personalidad propias, pero su fachada guarda relación con todo el contexto.

Estructura

En el proyecto total, el elemento arquitectónico innovador está constituido por la entrada al Triennale Design Museum.

El puente, con una luz libre de unos 14 metros y un ancho de 1,66 m, constituye un fuerte elemento de atracción visual y está constituido por un bloque único fresado de madera laminar de bambú, con pretiles laterales de cristal estratificado fuerte, extra claro, «encajados» en la sección menor y unidos entre sí por dos finos pasamanos de acero pintado de color gris.

El puente es, de hecho, una viga isostática en apoyo simple y monolítica construida con ejes de madera de bambú en listeles encolados entre sí, con la tecnología de la madera laminar.

Materiales

El bambú ha sido elegido por sus óptimas cualidades estéticas, por sus parámetros de resistencia mecánica y porque, como material de construcción, representa un recurso natural renovable de altísimo rendimiento y alta compatibilidad medioambiental.

El color del puente es el natural con algunas partes pintadas con el gris Trienal, el color dado por Muzio a los ventanales del edificio.

Uno de los trabajos del arquitecto fue la recuperación y rehabilitación de los ventanales originales.

Planos

Fotos

La arquitectura se explica mejor en imágenes

¡Síguenos en Instagram!