Museo Stedelijk Ámsterdam
Ingeniero
Solico
Ingeniero estructural
Arup
Constructora
Volker Wessels
Promotor
Ciudad de Ámsterdam
Diseñado en
2004
Año de Construcción
2007 - 20012
Pisos
2
Área (huella)
26.500m2
Área construida
12.000m2
Ubicación
Museumplein 10, 1071 DJ, Ámsterdam, Holanda

Introducción

El Stedelijk tiene una larga historia en ser «el museo» de Ámsterdam en lo que concierne al arte moderno y contemporáneo. Fundado en 1895, el Stedelijk se encuentra desde su inauguración en un edificio neorrenacentista, diseñado por Adriaan Willem Weissman. En 1938 Willem Sandberg, el entonces director del museo, decidió quitar todas las decoraciones interiores y pintar todas las habitaciones de blanco para crear una de las primeras galerías de exposición de «cajas blancas» en un edificio histórico. Después de casi un siglo de actividad ininterrumpida, a principios de la década de 1990 el antiguo edificio demostró estar cada vez más obsoleto en cuanto a los requisitos y funciones de un museo moderno, carente de las actuaciones necesarias de protección contra incendios y conservación de obras de arte.

Después de un proceso bastante problemático, en 2004 un diseño de Benthem Crouwel Architekten fue seleccionado para su renovación y ampliación, dichos trabajos se terminaron en 2012.

El edificio original de ladrillo rojo destaca por su majestuosa escalera, grandes habitaciones e iluminación natural. Estos puntos fuertes se han conservado en el nuevo diseño junto con el color blanco introducido en todo el museo por el ex director. El edificio existente se deja casi intacto y parte del nuevo volumen se levanta sin ocultarlo, el resto se desarrolla bajo tierra.

Situación

El nuevo edificio ubicado en  Museumplein 10, 1071, Ámsterdam, Holanda, crea una relación mejorada entre el museo y el espacio urbano circundante. De hecho, el Stedelijk, junto con el RIJksmuseum, el museo Van Gogh y la sala de conciertos Concertgebouw, domina el parque Museumplein, creando uno de los polos culturales más interesantes de Europa.

Concepto

El punto de partida para la restauración fue mostrar el carácter del edificio original, un diseño neorrenacentista del arquitecto A.W. Weismann.  La renovación implicó la eliminación de algunos de los pisos que se habían agregado al edificio y la creación de nuevas conexiones entre los espacios de exposición, aportando con el nuevo diseño  tanta luz natural como fuera posible a estos espacios,  debido a las limitaciones derivadas de la  conservación de las obras de arte.

La nueva ala del museo se concibe claramente distinta de la del palacio de ladrillo contiguo. Sin embargo, sus dimensiones, y particularmente su altura, están cuidadosamente sintonizadas con el edificio de Weismann. Mientras que con una huella rectangular, la adición presenta una forma peculiar en la elevación, que le proporcionó al edificio su apodo de «la bañera», se expande progresivamente al levantarse, terminando con un gran techo plano que sobresale, destinado a proporcionar un espacio protegido al aire libre,  proyectado hacia el parque.

Espacios

Al antiguo edificio se le ha agregado una extensión blanca con curvas, parte de la cual es subterránea.  El edificio tiene tres plantas, dos sobre nivel y una subterránea. El nivel transparente de la entrada contiene el vestíbulo, una biblioteca y un restaurante. En esta misma planta y a través de las conexiones con el antiguo edificio se tiene acceso a ciertas galerías de exposiciones. La nueva entrada se ha trasladado a la extensión abierta de Museumplein, donde ocupa la  espaciosa extensión transparente. El volumen blanco y liso sobre la entrada, también conocido como «la bañera» tiene una construcción sin costuras, de fibra reforzada y un techo que sobresale en el espacio. Con este cambio de orientación y el techo que sobresale, el museo se enlaza a una plaza techada que pertenece tanto al edificio como a Museumplein.  Con el edificio antiguo como telón de fondo, el blanco volumen sintético es la nueva y poderosa imagen del Museo Stedelijk.

El piso subterráneo alberga  un espacio libre de exhibición, 1.100m2, el más grande en los Países Bajos y un pequeño espacio de teatro y representación.   Desde el nivel subterráneo, los visitantes pueden ir directamente al último nivel donde se ubican otras áreas de exposición, a través de un «tubo” que encierra dos escaleras mecánicas, de modo que todos los espacios de exposiciones en diferentes niveles están interconectados sin interrupciones ni distracciones,  sin abandonar la ruta de exhibición y sin distraerse con las funciones públicas, los visitantes permanecen en la atmósfera del museo.

Las galerías de la exposición, aproximadamente 3.400m2,  son bastante neutrales, de color blanco, claramente inspiradas en los principios de exposición presentados por Sandberg en los años treinta. Los espacios en la planta superior también cuentan con una iluminación natural a través de una serie de ventanas en el techo. Desde el interior, la distinción entre el edificio antiguo y el nuevo, tan evidente externamente, casi desaparece y apenas se nota. Los detalles y el color en el interior de los edificios, tanto en el antiguo como en el nuevo, están alineados, lo que hace que el contraste explícito entre ambos  apenas se note al caminar por el museo.

Junto con la construcción de la extensión, también fue sometido a una completa renovación el edificio del siglo XIX, estableciendo así al Stedelijk, con una superficie total de 26,000 metros cuadrados, la nueva extensión agrega más de 12.000 metros cuadrados a la ya existente,  como uno de los centros de arte modernos y contemporáneos más notables y actualizados de Europa. El edificio de Weissman se restablece en su antiguo esplendor cuando se embarca en una nueva vida, frente a Museumplein, bajo un mismo techo con la nueva adición.

Estructura

La extensión del museo consiste en un sótano con una sólida superestructura  levantada encima. Esta estructura parece estar suspendida sobre el nivel del suelo, con el antiguo edificio visible a través de la planta baja revestida de vidrio.

Grandes cerchas de acero en la fachada permiten soportar la superestructura en forma de bañera en solo seis puntos de apoyo: cinco columnas y una pared de concreto que sirve de apoyo a un armazón de acero recubierto por placas de un compuesto sintético. Esto hizo posible crear un gran espacio abierto para exposiciones. La optimización de la estructura, definiendo detalles tales como la ubicación de los puntos de apoyo y los entramados fue una colaboración entre los ingenieros de Arup y Benthem Crouwel.

Materiales

Los arquitectos propusieron una ampliación cuya construcción fuera ligera,  con una estructura de soporte de carga hecha principalmente de acero y un revestimiento externo altamente innovador. Este revestimiento está constituido por 271 paneles de 3 mx 11m conectados mediante un armazón de acero. Finalmente fue pintado sin costura, como un barco o un avión. Mels Crouwel: “…Utilizamos un material de la industria aeronáutica para asegurarnos de que la fachada aún brillara pasados diez años…”

Los paneles fueron hechos con un material compuesto basado en Twaron®, una fibra poliamida producida por la compañía holandesa-japonesa Teijin y generalmente adoptada en la construcción de embarcaciones, aviones y chalecos antibalas. El uso de un material compuesto permitió la realización de una piel de construcción sin costuras, liviana, resistente al fuego y duradera. Con 100m de ancho es la primera vez que este material se utiliza en un contexto arquitectónico, resultando tener la mitad de peso que una pared convencional.

Resina y fibras

La fachada, diseñada por Benthem Crouwel Architects, consta de una sola superficie y cubre un área de aproximadamente 3.000m2, es lisa y resplandece al sol. Se requería una solución que minimizara la expansión térmica del material para obtener un efecto sin fisuras. El diseño, desarrollo y producción de la fachada requirió creatividad y aportes de varios expertos. Finalmente, la clave de la solución se encontró en las fibras Twaron y Tenax.

Un análisis proporcionado por la firma de ingeniería Solico mostró que una solución óptima consistía en una construcción en sándwich. Ésta consiste en una piel interna y una capa externa de un compuesto laminado de resina, reforzado por fibras Twaron y Tenax. Cuando la resina se expande a medida que aumenta la temperatura, tanto las fibras de Twaron como las de Tenax, debido a su coeficiente de dilatación térmica longitudinal negativa, se comportan de manera opuesta. El resultado es un panel compuesto con una expansión térmica mínima. El compuesto para la fachada sin juntas de 100m  se expande en solo 1 mm por cada grado Celsius de aumento de temperatura. La misma fachada basada en un compuesto de fibra de vidrio o aluminio se expandiría casi dos veces y media más.

En total, la fachada consta de 271 elementos sueltos que contienen 4850 kg de Twaron y 4050 kg de Tenax. Los paneles se montan en el sitio y se pegan utilizando un laminado de conexión para que la fachada forme una sola unidad.

En el interior de los edificios,  tanto las partes antiguas como las nuevas tienen los mismos pisos de roble y todas las paredes son blancas, de acuerdo con el legendario director del Stedelijk, Willem Sandberg, quien convirtió la casa en un «cubo blanco» entre 1945 y 1962.

Planos

Fotos

Fotos WikiArquitectura (Mayo 2018)

Emplazamiento
Pin it
Pin it
Pin it
Planta baja
Pin it
Planta primera
Pin it
Planta sótano
Pin it
Sección
Pin it
Alzado
Pin it
Alzado
Pin it
Alzado
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it
Pin it

La arquitectura se explica mejor en imágenes

¡Síguenos en Instagram!