Museum Langen Foundation
Arquitecto
Promotor
Marianne Langen
Diseñado en
1994 - 2001
Año de Construcción
2002 - 2004
Área del terreno
3050 m2
Área construida
1860 m2
Ubicación
Raketenstation Hombroich 1, Neuss- Holzheim, Alemania

Introducción

La Fundación Langen fue concebida según los planos del arquitecto japonés Tadao Ando y se inauguró en septiembre de 2004. Es una obra maestra compuesta por líneas en una fascinante interacción entre el interior y el exterior, el arte y la naturaleza, la masividad y la ligereza. Es un lugar construido que no solo es un sobre para el arte, sino que también se exhibe a sí mismo, creando un diálogo entre el material de construcción y la naturaleza a través de la combinación de sus diferentes materiales.

La Fundación debe su existencia a una iniciativa privada. Junto con su esposo, la fundadora, Marianne Langen, había comenzado a coleccionar obras de arte en la década de 1950. Su interés por otras culturas explica los dos focos de la colección: pergaminos y esculturas del arte tradicional japonés, junto con obras de arte moderno clásico y arte contemporáneo de Occidente.

Ubicación

La Fundación fue construida en Raketenstation Hombroich, una antigua base de la OTAN, en medio del idílico paisaje del entorno cultural de Hombroich, en las afueras de Dusseldorf, cercano a la ciudad de Neuss, Alemania.

 Hombroich

El Museo Insel Hombroich, a orillas del río Erft, es un espacio de arte conocido como la Isla de Hombroich ya que todo el sitio es una isla en medio de una vasta zona pantanosa, un museo creado por un parque natural  en el que se han levantado diferentes pabellones y que es una rareza en el mundo actual.

Desde que asumió la propiedad de la tierra, Karl-Heinrich Müller ha invertido considerables recursos y tiempo para transformar el lugar y restaurar el entorno natural a través de un programa de reforestación que eventualmente devolverá  al lugar alguna de las características de cómo era hace varios siglos a la vez que a partir de 1994 desarrolló un proyecto visionario en el que arte y naturaleza se unen en una síntesis única.

Concepto

Tadao Ando considera a la construcción y a la naturaleza como elementos igual de importantes que el diseño arquitectónico,  y a la luz solar como una parte esencial de la naturaleza. El arquitecto la manipula para registrar el tiempo y purificar el edificio, lo que significa hacer que el edificio sea más simple y de ese modo pueda ofrecer a las personas una experiencia pacífica. Se dice que la luz solar puede purificar la arquitectura, también representa una relación básica entre la luz y el ser humano.

Tadao Ando sostiene que si un edificio va a cristalizar como arquitectura, debe tener tres momentos:

  • El primero es el lugar. El lugar es el requisito previo que sustenta la fuerza de la arquitectura. La vocación de la arquitectura es percibir la lógica inefable del lugar, la fuerza peculiar que genera un lugar y responder a ella.
  • El segundo momento es el geométrico, del cual el Panteón es un excelente ejemplo. La geometría sostiene el núcleo o el marco que es la realidad de la arquitectura.
  • El tercer momento es la naturaleza, pero no se refiere a la naturaleza en  estado intacto, sino a lo que podríamos llamar naturaleza hecha por el hombre. La naturaleza humana a la que se le ha dado una especie de orden, que se ha cambiado del caos y se ha abstraído en un orden determinado, luz abstraída, agua abstraída, viento abstraído. Cuando este tipo de naturaleza se introduce en la arquitectura compuesta de materia prima y geometría, encontramos que, por el contrario, la arquitectura se abstrae.

Por invitación de Karl-Heinrich Müller, el arquitecto japonés Tadao Ando visitó la estación de cohetes en 1994 y la vio en su estado original. Entusiasmado con los planes de Müller, desarrolló un modelo arquitectónico que también se convirtió en parte del proyecto. Cuando Marianne Langen vio por primera vez los planos de Tadao Ando en 2001 decidió que este edificio sería la última y más grande obra de su colección.

Como en casi todos sus proyectos Tadao Ando deja constancia de su preferencia por el hormigón y los detalles del lugar donde se realizarán sus proyectos. En el edificio de la Fundación Langen hizo uso del hormigón, combinado con vidrio y acero, adaptando la construcción a las condiciones topográficas de las paredes circundantes. En este caso un muro semicircular de 4m de altura en el que se realizó una única abertura en la zona de entrada.

«…El edificio de la Fundación Langen es la obra de arte más grande que he adquirido…» (Marianne Langen).

Los fondos para la construcción del edificio de la Fundación Langen fueron donados por la coleccionista Marianne Langen.

Espacios

Los visitantes ingresan a través de un corte en el muro de hormigón semicircular que protege el edificio y que una vez atravesado descubre a los ojos del espectador un volumen ligero y transparente de vidrio, acero y hormigón.

Una vez atravesado el muro un camino bordeado por cerezos sobre un lado y un estanque por el otro guía al visitante hasta la entrada en el lado longitudinal del edificio. Los reflejos en la envolvente de vidrio en el agua del estanque poco profundo disuelven los bordes y transmiten una impresión de ingravidez.

“…La arquitectura, que adquiere tranquilidad y equilibrio gracias al orden geométrico, obtiene dinamismo gracias a los fenómenos naturales y los movimientos humanos…”(Tadao Ando)

Edificio

El edificio, con una superficie total de 1300m2, está formado por dos complejos arquitectónicamente diferentes: una larga estructura de hormigón dentro de una envolvente de cristal que se abre a un espejo de agua y en un ángulo de 45º dos alas de hormigón paralelas y semienterradas que son utilizadas para exposiciones temporales. En total el edificio dispone de 3 salas expositivas.

Salas expositivas

El ala principal está unida a un bloque de hormigón alargado encerrado en una chaqueta de vidrio y en un ángulo de 45º se unen dos cuboides paralelos y semienterrados. En esta ala se encuentra la llamada sala de Japón, una galería inusualmente larga y estrecha que Ando diseñó como una sala de “silencio”, especialmente para la parte japonesa de la colección Langen.

Las otras dos salas, hundidas en el terreno a 6m de profundidad y sobresaliendo 3,45m sobre el nivel del suelo, están destinadas a la parte moderna de la colección, con una sorprendente altura de techo de 8m. Una gran escalera permite el acceso desde el exterior.

Estructura y materiales

La estructura del edificio está compuesta principalmente por hormigón armado, vidrio y acero. La estructura visible de los paneles de encofrado empotrado de hormigón pulido es característica en muchos de los edificios del Tadao Ando. Se basan en el tamaño de los tatamis y, junto con los agujeros en los anclajes del encofrado, crean una imagen llamativa. Estas estructuras son visibles en todo el edificio de la Fundación Langen, algunas de ellas también en el interior.

Ando recurre a la paleta del hormigón gris pálido que es sereno, económico y tenue.  Este tono de gris representa los ritmos de luz y sombra. Los métodos tradicionales japoneses también se aplicaron en la técnica de mezcla del hormigón para hacer que la superficie sea sorprendentemente suave y, por lo tanto, pierda la sensación de torpeza. De esta manera, el espacio se siente sin peso.

La envolvente de vidrio, sostenida por vigas de acero, protege el perímetro del núcleo de hormigón de 76m de largo, 10,8m de ancho y 6m de alto.

Planos

Fotos

by WikiArquitectura (mayo 2019)

Museum Langen Foundation
Emplazamiento
Plantas
Alzado
Sección
Boceto
1 / 52