Año de Construcción
1459
Ubicación
Pienza, Siena, Italia
>

Introducción

Durante el periodo del Renacimiento, existe un interés en las formas del pasado, basado en la arquitectura clásica, y sus leyes de composición (teoría renacentista).
Los arquitectos del siglo XV hacen un intento de aproximación a las reglas clásicas aun no muy bien conocidas (Brunelleschi – Alberti).

El Palazzo Piccolomini fue diseñado por Alberti, que era funcionario papal y consejero de Pío II, aunque éste designó a Bernardo Rossellino como maestro de obras ya que él no podía permanecer en la ciudad y fue el segundo quien llevó adelante el proyecto, siendo el único edificio de estilo renacentista florentino del casco antiguo de Siena.

Las obras se iniciaron en 1469 según el deseo de Giacomo y Andrea Piccolomini Todeschini, sobrinos del Papa Pio II.

El Palazzo Piccolomini ha sido durante casi dos siglos la residencia de esa noble dinastía, emparentada con las principales familias italianas de la época. Los Piccolomini fueron una de las familias más importantes de Toscana, ya que, desde el siglo XII, ejercieron una gran influencia no solo en Siena, sino en otros estados italianos de por entonces, al ser los banqueros de la Curia Papal en Roma.

Los Piccolomini no se limitaron solamente a obtener alrededor de 8.300 ducados de los fondos papales, para adquirir, hacia 1460, el terreno requerido para construir el palacio, sino que, además, las autoridades de Siena les eximieron del pago de impuestos por su edificación.

En 1824, el Palazzo Piccolomini se convirtió en propiedad del Municipio de Siena, estableciéndose allí el Scrittoio delle Regie Fabbriche (las oficinas de las Reales Fábricas). En 1858, pasó por fin a ser el Museo dell’Archivio di Stato di Siena.

Situación

El Palazzo Piccolomini se levanta en la esquina noroeste de Piazza del Campo, en la ciudad de Pienza, provincia de Siena, región de la Toscana italiana. La fachada principal está situada en Via Banchi di Sotto 53, calle muy concurrida. En esta fachada se encuentra la puerta Este, por donde se entra. Por la forma de la plaza, el palacio Piccolomini se contempla siempre angularmente desde la calle principal.

La ciudad de Pienza se crea a través de un programa de renovación urbana. Toma su nombre en honor al Papa Pío II, quien decidió remodelarla construyendo la plaza trapezoidal junto con la iglesia, el ayuntamiento, el palacio Borgia, el palacio Piccolomini, etc.

Espacios

El conjunto forma un volumen cúbico perforado con ventanas y tratado con principios de simetría, cuenta con dos portadas equidistantes de los extremos y con la misma relación entre los huecos y el banco corrido. Sus fachadas están ornamentadas con ventanas güelfas de crucero y ventanas con parteluz.

Se desarrolla alrededor de un patio porticado, organizado en planta baja y dos pisos superiores, cada uno con funciones particulares. Los niveles son legibles en la fachada a través de molduras, con aventanamientos y rematado con un gran cornisón que está decorado con la media luna de los Piccolomini. Todo ello contribuye a darle el aire florentino que le distingue.

En la primera planta se encuentra el acceso y los patios, en la segunda las salas comunes, sala de armas, la biblioteca, rica en incunables, y en el tercer nivel las estancias privadas, como por ejemplo la cámara papal con su cama barroca.

Aunque las tres fachadas orientadas a la ciudad son parecidas y están ritmadas por pilastras y entablamentos, la cuarta, con una loggia de tres pisos y un jardín suspendido, da al amplio paisaje del valle d’Orcia.

La fachada que da hacia el jardín es la característica original del Palacio Piccolomini. Está formada por tres pórticos apilados. Entre 1509 y 1511, el ilustre escultor sienés Lorenzo di Mariano, conocido mejor como “Il Marrina”, talló los maravillosos capiteles de las columnas que cubren el patio interior.

Logia-Mirador

Por primera vez se toma en consideración el paisaje: un conjunto monumental ligado a un espacio verde y a una panorámica paisajística. La logia no sólo se abre al jardín, sino también hacia el paisaje, al Monte Amiata.

A través de esta logia se establece una enriquecedora relación entre el campo y la ciudad, pues lo convierte en una mezcla de palacio urbano y a la vez villa, sobre todo en la parte que se abre al campo.

Todo el conjunto en realidad busca ese nexo y es un episodio urbano ligado a un territorio que se puede contemplar desde una plaza que se abre a la naturaleza por ambos lados de la catedral.

Museo dell´Archivio di Statu di Siena

Desde el año 1858, el Palazzo Piccolomini alberga el Museo dell´Archivio di Statu di Siena en el que se conservan documentos y obras de arte valiosísimas que estan expuestas en cuatro de sus inmensos salones.

El máximo tesoro que alberga el Museo es la colección de las “Tavolette di Bicherna e Gabella”, compuesta por 103 pinturas sobre tabla realizadas por los artistas más prestigiosos de Siena entre la segunda mitad del XIII y hasta finales del XVII, tales como Pietro Lorenzetti, Ambrosio Lorenzetti, Sano di Pietro, Francesco di Giorgio Martín o Domenico Beccafumi. Las tablas se usaban como cubiertas de los grandes libros oficiales del Estado de Siena.

El pozo

El pozo que debería haberse colocado en el centro, fue colocado por Rosellino adosado al Palacio Piccolomini, remarcando de esta manera cual era el edificio principal de la plaza. El palacio del pontífice, por encima del poder municipal.

Materiales

Los muros están realizados enteramente en ladrillo y el pozo adosado al palacio en mármol trementino.
Se utilizan distintos tipos de almohadillado para la riqueza plástica de la fachada, como por ejemplo piedra toscana.

Planos

Fotos

La arquitectura se explica mejor en imágenes

¡Síguenos en Instagram!