Año de Construcción
1968 - 1970
Área del terreno
3723 m2
Ubicación
Portland, Oregón, Estados Unidos

Introducción

Originalmente llamado Forecourt Fountain o Auditorium Forecourt, el parque abrió sus puertas en 1970 en una zona que formaba parte del Auditorio Municipal. En 1978 recibió el nombre de Ira Keller, en homenaje al jefe de la Comisión de Desarrollo de Portland en el período de 1958-1972.

La característica principal del parque es su gran fuente de agua, realizada en hormigón, que en 1999 le valió el galardón de la Sociedad Americana de Arquitectos Paisajistas. Mientras que el parque se llama Keller Fountain Park, la fuente en sí misma recibe el nombre de Ira Keller Fountain.

Situación

El Keller Fountain Park es un parque urbano en el centro de Portland, Oregón, Estados Unidos. Ocupa 0.37 hectáreas entre la 2nd y 3ra Avenue, Clay y el Mercado, lugar que en el momento de su construcción pertenecía al Auditorio Cívico de la ciudad.

Concepto

Angela Danadjieva, diseñadora, en ese momento, para estudio del arquitecto paisajista Lawrence Halprin, fue quien realizó el diseño del parque y la fuente, aunque el proyecto es atribuido habitualmente al conocido arquitecto. Su inspiración surgió en las cascadas de la Garganta del Río Columbia, Columbia River Gorge, ubicadas al este de Portland.

El trabajo de Halprim siempre estuvo marcado por la atención a la escala humana, a la experiencia del usuario, a los valores humanísticos y al impacto social de sus diseños. Este lugar estaba destinado para el uso, disfrute y beneficio del público en general.

En 1981, el arquitecto escribió: «El espacio es la coreografía para el movimiento con los nodos de silencio y la contemplación, la acción y la inacción, duro y suave, Yin y Yang.»

Danadjieva consideró todo el proyecto como una oportunidad para ofrecer a los asistentes al parque un refugio ante las calles de la ciudad: «…En realidad, fue mi respuesta a la situación del tráfico y la inseguridad de los peatones…”

Espacios

Parque Keller Fountain

Emplazamiento

El parque, cuya atracción incuestionable es la gran fuente, permite a sus visitantes llegar y pararse o bañarse en la parte más alta de las cascadas, por lo cual fue desarrollado siguiendo cierto código de construcción, para prevenir y evitar posibles caídas desde altura, tanto de niños como de adultos. Su vegetación está compuesta principalmente por pinos.

El espacio urbano fue diseñado por Angela Danadjieva, colaborando con el estudio de Halprin. En su diseño se aprecia el trabajo realizado con formas lineales e irregulares, haciéndose eco de los fenómenos naturales. Es un excelente ejemplo de la abstracción de la naturaleza, a partir de una estrecha observación de los procesos, la forma y la interacción de los materiales, manteniéndose fiel a los mismos.

Su superficie ofrece numerosos lugares para sentarse y descansar, sin perder de vista el atractivo de la fuente, a pleno solo, bajo la sombra de los árboles o sobre las grandes losas de hormigón.

Fuente Ira Keller

El curso del agua comienza como una estela de ritmo rápido que se dirige de forma equilibrada hacia una serie de piscinas escalonadas, se desborda y cae hacia un amplio tramo más tranquilo. Adaptándose al contexto urbano y a la interacción humana, todas sus funciones se simplifican, buscan los elementos esenciales. El uso de las líneas rectas absorbe micro permutaciones del desierto, pero el volumen de las losas de hormigón otorga la complejidad e integridad topográfica desde el borde del agua hasta la vegetación.

Las piscinas de la fuente Ira Keller fueron realizas en hormigón armado y contienen 280.000 litros de agua. Una bomba que propulsa el agua de las cascadas mueve 49.000 litros por minuto sobre las mismas.

Para prevenir posibles caídas de los visitantes por la cascada, en la parte más alta de la misma, donde está permitido que se paren y jueguen niños y adultos, se han creado bolsas de agua de 910 mm de profundidad, que actúan como muros de seguridad.
Según la describe Lawrence Halprin, la fuente es un complejo interconectado de 8 bloques con pasillos e interfaces urbanas en el medio de Portland.

  • Secciones

Siguiendo un nivel ascendente, en la fuente se pueden distinguir tres secciones:

  • * La piscina colectora, profunda y más baja, accesible desde las grandes piedras planas de hormigón, cuadradas o rectangulares, superpuestas de forma irregular, unas sobre otras, creando huecos sombreados y ofreciendo cercanía al agua, sin necesidad de mojarse.
  • * Los parapetos de los bloques en las cascadas, que componen los pasillos escalonados, el atractivo más espectacular y fotogénico, soleado, brillante y fuerte, con profundos y secretos pasos peatonales a cada lado de la cascada para permitir el ascenso de los visitantes.
  • * Subiendo las escaleras de las cascadas se accede a la tercer sección, un plano superior antes de las cataratas, donde las corrientes rápidas pasan por debajo de los pies, entre las grietas e irregularidades del pavimento, para caer por la catarata.

Consumo

En 1988, la Oficina de Aguas de Portland puso objeciones sobre el costo que implicaba el mantenimiento de la fuente, tanto en consumo de agua como de electricidad. En ese momento consumía $34.000 en agua y $13.000 en electricidad por año.

En 1993, todos los departamentos ministeriales de la ciudad pidieron al alcalde Vera Katz realizar un estudio para conocer en que áreas se podrían reducir los presupuestos y la Oficina de Aguas de Portland sugirió suspender la actividad de las fuentes, incluyendo la Keller Fountain. El gobernador del Estado de Oregón, Mike Rosenberger, reconoció que las fuentes no eran un servicio esencial, pero también que se pondría en contra a toda la opinión pública y tal vez tendría que ser destituido si cortaba el agua necesaria para el funcionamiento de las fuentes, desde ese momento no se volvió a discutir el cierre de la Keller Fountain.

Video

Fotos

Fotos Walt Lockley

La arquitectura se explica mejor en imágenes

¡Síguenos en Instagram!