Remodelación y ampliación del Museo Thyssen Bornemisza

Año de Construcción
2002-2004
Ubicación
Madrid, España

Introducción

La colección Thyssen-Bornemisza necesitaba desde hacia tiempo más espacios expositivos y también urgía el crecimiento y mejora de servicios del museo, como el bar-restaurante que en la primera fase proyectada en 1992 por Rafael Moneo, era minúsculo.
La propuesta ganadora del concurso para la ampliación del museo, convocado en el año 2000, fue para los arquitectos catalanes del equipo BOPBAA, Josep Bohigas, Francesc Pla e Iñaki Baquero.

El 8 de junio del 2004 se inauguró la ampliación del Museo Thyssen Bornemisza de Madrid, que ha sido construido utilizando la parte exterior del antiguo Palacio Goyeneche y otro edificio, utilizado por instituciones públicas.

Historia

El edificio original, conocido como Palacio de Villahermosa, obra de Silvestre Pérez y Antonio López Aguado (1789), tuvo varios usos y transformaciones hasta que en 1970 fue adquirido por la Banca López Quesada y sufrió la remodelación de su interior (obra de Fernando Moreno Barberá).
Se trataba de una estructura palaciega con una puerta principal a la Carrera de San Jerónimo de gran sencillez, puesto que se enfrentaba al vecino Palacio de Medinaceli (en el solar ocupado hoy por el Hotel Palace), casa nobiliaria de mayor grandeza.
Su fachada al jardín, contiguo al Paseo del Prado, muestra una mayor riqueza decorativa y se corona con un espléndido frontón.

La transformación como museo del Palacio de Villahermosa fue iniciada en 1989 por Rafael Moneo, respetando la estructura clásica del exterior del edificio pero modificando por completo el interior, creando una sobria sucesión de salas para la exposición de la Colección Thyssen-Bornemisza.

La nueva remodelación, abierta al público el año 2004 (obra del estudio BOPBAA), pretende seguir las directrices marcadas por la actuación de Moneo, respetando ante todo, la funcionalidad de la obra: la exposición de pinturas. Al mismo tiempo se busca obtener un mayor espacio expositivo para las nuevas adquisiciones de la colección.

Situación

El Museo Thyssen está ubicado en Madrid, concretamente en la plaza de la fuente de Neptuno, compartiendo lugar con los hoteles Ritz y Palace.
El edificio que lo alberga es el Palacio de Villahermosa, de estilo neoclásico, en el Paseo Prado 8, 28014 Madrid‎.

Concepto

El proyecto de ampliación tuvo como finalidad que los dos edificios, el actual y el nuevo de la calle Marqués de Cubas, quedaran convertidos en un único espacio capaz de compartir actividad y recorridos.
El nuevo Thyssen respeta de esta forma la construcción original de su fachada posterior con la modernidad exterior del nuevo edificio.

La propuesta inaugurada en abril del 2004, se basa en aplicar con ingenio arquitectónico el sentido común, encajando con habilidad el nuevo programa, relacionándolo con las infraestructuras de la primera fase y creando una nueva fachada al jardín, con cierto aire mediterráneo, que es capaz de expresar la estructura de las salas y de entonarse con los edificios existentes, en una franja donde el edificio se funde con el jardín.

Proyecto

El proyecto, por necesidad, se basa en la lógica de la adición de fragmentos, en este caso resueltos de una manera eficaz y manierista que permite una suave transición del edificio, intervenido por Rafael Moneo, hacia las nuevas salas de exposición.

La principal novedad es que se creara un edificio de nueva planta, cuya fachada linda con el patio del museo. Bajo una gran terraza, aparece inscrito en grandes letras el nombre del museo.

Espacios

Los trabajos se iniciaron a partir de la incorporación al edificio histórico de dos inmuebles adyacentes, cuya remodelación ha permitido disponer de 8.000 metros cuadrados más, aproximadamente el 50% de la superficie ya existente, distribuidos entre 18 nuevas salas de exhibición y de diversas dependencias que mejoran las instalaciones y servicios del museo.

Con tres plantas, este museo resulta muy pedagógico por su tamaño y por su distribución expositiva basada en criterios cronológicos, temáticos y estilísticos.

  • Terraza-mirador

Gracias a este nuevo espacio, el museo cuenta también en su última planta con una terraza-mirador con espléndidas vistas sobre la ciudad de Madrid. Un espacio privilegiado que acoge en los meses de verano un restaurante para las famosas Noches del Museo, coincidiendo con la prolongación del horario de apertura al público hasta la medianoche en los meses de julio y agosto.

  • Vestíbulo

Asimismo, en uno de los extremos del vestíbulo se encuentra la tienda-librería, que gracias a su mayor espacio y mejor situación permite una cómoda exposición de los objetos, visibles desde el exterior.

  • Biblioteca

En la tercera planta del Palacio de Villahermosa, se sigue manteniendo la biblioteca pero ganando muchos metros, pudiendo albergar la histórica colección Thyssen, hasta el momento en Lugano, pasando a tener más de 20.000 volúmenes.

  • Salas

El museo pasó de 48 a 64 salas y dispone de una nueva galería de exposiciones temporales. También se han ampliado las aulas didácticas y se a creado un nuevo taller de restauración.

Entre el Museo existente y los dos antiguos edificios residenciales que se han remodelado existe un nexo de unión que se convierte también en sala de exposiciones.

  • Jardines

La remodelación de los jardines permite albergar debajo una serie de servicios nuevos de gran calado, dedicados al trasiego de los materiales para las exposiciones, al resguardo de las inclemencias climáticas.

Estructura

La propuesta constructiva conserva íntegras las fachadas de los edificios «Goyeneche» situado en la calle Marqués de Cubas 19 y 21 y también su uso, destinando el espacio entre la fachada y los primeros muros de carga a los servicios internos de museo, respetando alturas y distribución original.

El mantener una lógica palaciega, el insertar el nuevo pabellón en el jardín y el respetar el entorno antiguo, son aspectos claves en el planteamiento de los arquitectos.

El nuevo programa de sala de exposiciones temporales, se concilia con la conservación de la crujía principal de los dos antiguos edificios anexados, en la calle Marqués de Cuba, que se mantienen respetando la volumetría y la configuración del entorno.

En el exterior la ampliación adopta la forma escalonada que genera la antigua cubierta, los lucernarios, la forma de las salas y el volumen semi-hundido del bar-restaurante.

Materiales

Los materiales en los que se basa la remodelación son piedra artificial, aluminio y vidrio.

Planos

Fotos

La arquitectura se explica mejor en imágenes

¡Síguenos en Instagram!