Arquitecto
Diseñado en
1925-1930
>

Introducción

Además de los prototipos de casa, la gran pasión de Neutra fue, durante toda su vida, el urbanismo. En otoño de 1959 dio una conferencia titulada: «Ciudades humanas: ¿es práctico el arte?», en la que resumía detalladamente en qué medida discrepaba de la famosa máxima de Louis H. Sullivan «la forma sigue a la función». Neutra afirmaba: «En general, nuestras ciudades no son un éxito… El diseño de nuestro entorno artificial no puede y no debe reducirse a una simple fórmula utilitaria del tipo , como si la forma fuera algo estático, una carreta rígida detrás de un caballo que corre de un modo dinámico». Neutra observaba que, a medida que las ciudades se habían expandido, el problema del tráfico solo había empeorado, lo que había provocado un «irracional ir y volver», un dispendio de recursos y una destrucción del espíritu de comunidad.

«Rush City Reformed» fue la contribución de Neutra al diseño de ciudades utópicas. Proyectada hacia finales de la década de 1920 por Neutra y sus jóvenes colaboradores y aprendices, la ciudad que presentaban mostraba ideas que iban desde la más simpatía por los grupos marginados de la gran ciudad, a escala microscópica, hasta la rudeza de un estado totalitario, en macroescala.

Con independencia de la escala, hacía hincapié en la movilidad: aunque era probable que su ciudad no fuera «rushed» (vertiginosa), sí estaba equipada para la velocidad. Calles, edificios, estaciones de ferrocarril y aeropuertos, todos ellos resueltamente sombreados, eran delicadamente diseñados con su grueso y suave lápiz siberiano.

Dejando a un lado la apariencia, una lectura más detallada de tan enorme proyecto revela su idoneidad como prototipo.
Neutra analizó cómo cumplir las necesidades cambiantes y espaciales de familias y grupos de jóvenes o personas mayores —a veces en bloques de pisos altos, pero con mayor frecuencia en casas de poca altura— utilizando categorías como «personas que pasan la noche» (las que trabajan en el turno de noche) o «grupos que necesitan espacio» (refiriéndose a las familias).

Si bien es cierto que dichos calificativos nos resultan simpáticamente excéntricos, también lo es que fueron eficaces, puesto que muestran cómo sus preguntas afectan tanto a la forma como al lenguaje. Así, por ejemplo, rechazó el uso de la palabra «Terminal» para referirse a su aeropuerto y a sus estaciones de ferrocarril argumentando que, en un mundo moderno, es probable que la gente prosiga su viaje con un medio de transporte diferente en vez de «terminarlo» ahí. El resultado fue «Rush City Transfer».

Neutra, como es obvio, no era el único en crear utopías. «Ville Radieuse», de Le Corbusier, y «Broadacre City», de Frank Lloyd Wright, son otros ejemplos conocidos.

Concepto

Neutra, argumentaba que su solución se basaba en condiciones reales, «no en un esquema abstracto y teóricamente rígido».

El resultado era muy variopinto: sus prisiones eran más humanas, con techos de vidrio, claraboyas, piscinas y zonas de recreo, mientras que sus edificios de apartamentos, con su implacable ortogonalidad, con un bloque rectangular detrás de otro, kilómetro tras kilómetro, causaban una sensación fría.

Fotos

La arquitectura se explica mejor en imágenes

¡Síguenos en Instagram!