Torre Beekman

Arquitecto
Año de Construcción
2006-2010
Altura
267 m
Pisos
76
Ubicación
New York, Estados Unidos

Introducción

En un lugar como Manhattan, donde el Mercado inmobiliario no sólo maneja cifras astronómicas, sino que además cierra operaciones de miles de dólares en cuestión de horas, las agencias inmobiliarias están apostando por contratar a arquitectos de renombre mundial para la construcción de rascacielos residenciales de viviendas de alquiler. En este caso fue la empresa Forest City Ratner quien contrató al arquitecto Frank Gehry para la construcción de la Torre Beekman, el edificio residencial más alto de Nueva York. Una vez finalizado el edificio seguirá siendo propiedad de la firma inmobiliaria, ya que solamente será posible vivir en uno de sus lujosos apartamentos bajo un régimen de alquiler, los pisos no saldrán a la venta.

El diseño conceptual del edificio comenzó a finales del 2003. Entre 2004 y 2005 los arquitectos estudiaron 50 esquemas distintos utilizando maquetas de escala 1/16-in. A finales del 2005, cuando el diseño ya se había decantado hacia la fachada de acero inoxidable perforada con ventanas, Gehry comenzó a tratar el proyecto con maquetas a escala 1/8-in. Paralelamente el proyecto se trataba de forma digital con los programas más avanzados de modelización y digitalización 3D.

Debido al delicado estado de la economía en los primeros años de construcción las obras se detuvieron por orden de la empresa promotora y se planteó la opción de reducir la altura del edificio de 76 a 40 pisos para garantizar la finalización de las obras dentro del plazo previsto y bajo las nuevas condiciones económicas. El paro duró aproximadamente dos meses antes de que las obras se reanudasen según los planos iniciales, gracias a un acuerdo sin precedentes entre todas las partes involucradas en la construcción, desde la promotora, aceptando reducir sus beneficios entre un 16% y un 21%, hasta los mismo trabajadores de la obra, quienes aceptaron congelar sus saliros mientras durasen los trabajos.

Cabe destacar que la construcción de la Torre Beekman consiguió mantener los tiempos de construcción previstos y terminar ligeramente por debajo del presupuesto, algo casi impensable para obras de estas características.

Situación

La torre se encuentra situada en el número 8 de Spruce Street, a unas pocas manzanas de la zona cero y muy cerca de otras estructuras históricas como el Ayuntamiento de Manhattan (1811), el Puente de Brooklyn (1883) o el Edificio Woolworth (1913).

Concepto

Para el diseño de este edificio Gehry admitió haberse alojado durante varios días en un piso elevado de un hotel de la ciudad para poder sumergirse en el skyline más famoso del mundo, estudiarlo, entenderlo y poder proponer un edificio que resaltase entre el caos que genera tanta monumentalidad junta, a la vez que respetase a sus imponentes vecinos.

Las curvas de su fachada pueden evocar infinidad de sensaciones, desde arroyos de agua, sabanas de aluminio, hielo deshaciéndose… su efecto resaltará cuando la luz refleje sobre la superficie, generando sombras y claros… Queda a criterio del espectador decidir que sensaciones le evoca la sinuosa fachada, como si de una escultura se tratase. Y es que una de las premisas que dio Gehry en su estudio a la hora de diseñar y modelar la fachada es que para la fachada de la torre Beekman quería las curvas barrocas de los mármoles de Bernini, y no las de Michelangelo o Donatello, mucho más suaves y armoniosas, sino las afiladas y contundentes curvas de las esculturas de Bernini

Espacios

Planta de calle

La torre Beekman es una curiosa fusión de espacios públicos y privados. En ella se pueden encontrar, además de los apartamentos residenciales, una escuela pública, un centro médico y dos plazas exteriores.

Para alojar usos tan distintos el edificio se divide en un podio de ladrillo de siete plantas, donde se sitúan los usos públicos, y la torre escultórica que constituyen los apartamentos

Apartamentos

Gehry, quien también ha diseñado los espacios interiores, admite que el hecho de tener que ajustarse al presupuesto de una torre residencial de alquiler, así como el uso en si al que estaban destinados los espacios lo obligaron a limitar el diseño en ciertos aspectos. Según el arquitecto “La gente que alquila un apartamento suele tener ciertas exigencias, y si no encuentran un lugar donde colocar el sofá o un trozo de pared donde colgar una foto de la abuela, se sentirán raros”. Por ese motivo los apartamentos son bastante conservadores en su interior
Aun así muchas de las emociones creadas en el exterior se transmiten también al interior, ya que las curvaturas de la fachada hacen que no haya dos plantas iguales y por lo tanto cada apartamento se único.

La torre cuenta con 903 apartamentos de lujo que varían desde estudios de 45 m2 a pisos de tres habitaciones de 150m2. Ninguno de ellos saldrá a la venta, todos se pondrán en alquiler bajo un precio estipulado de mercado.

Colegio

El colegio, diseñado por Swanke Hayden Connell Architects, se situará en el zócalo de ladrillo del edificio, ocupando los primeros pisos de este (9300m2). En él se impartirán clases desde preescolar hasta octavo grado, pudiendo admitir hasta un total de 630 estudiantes.

En parte de la cubierta que se genera por encima de la cuarta planta se situará la zona de recreo, con una superficie de 460 m2.

Centro Médico

El zócalo del edificio también acogerá al New York Downtown Hospital, que ocupará 2300 m2 sin contar el parking subterráneo del que dispondrá.

Plazas

El proyecto cuenta con dos plazas públicas a este y oeste, con cerca de 1000m2 cada una.

Ambas plazas contarán con espacios de vegetación, iluminación artificial, fuentes y esculturas que evocan la arquitectura de Gehry.

Estructura

La estructura principal del edificio es de hormigón armado. Consiste en un núcleo central con columnas perimetrales y paredes rígidas colocadas en los “pisos técnicos”, 38 y 76. Las vigas que unen el núcleo con el perímetro tienen entre 45 y 60 centímetros de canto.

A pesar de las formas cambiantes del exterior las columnas se mantienen alineadas el máximo número de pisos posible (ente 8 y 12) para simplificar la estructura. En los pisos donde las alineaciones cambian las columnas se ensanchan para que tanto el eje de las superiores como el de las inferiores pasen por dentro de ellas. Muchos de los cambios de alineación coinciden con la disminución de la superficie en planta del edificio a medida que crece en altura.

Esta estrategia ha querido evitar cualquier tipo de columna inclinada, ya que según el propio Marcus (ingeniero encargado de la estructura) “si hubiese tenido que vérmelas con columnas inclinadas en una estructura de 76 pisos simplemente hubiese dejado el trabajo, hubiese sido imposible mantener el ritmo de la construcción”

Materiales

Paneles de fachada

El presupuesto limitado de la promoción se ve reflejado sobre todo en los materiales utilizados. La piel exterior de la fachada es de acero inoxidable en lugar de titanio como estamos acostumbrados a ver en otras obras de Gehry, y el edificio no cuenta con prácticamente ningún parámetro medioambiental más que algunos materiales con un rendimiento energético un poco por encima de los estándares .

La fachada está compuesta por un muro cortina suministrado y montado por la empresa PNA, una de las pocas empresas familiarizadas con el uso del programa informático CATIA, con el que el estudio de Gehry acostumbra a tratar la compleja geometría de sus proyectos. Una vez colocado el muro cortina, que asegura los estándares mínimos de confort climático, acústico, etc. se colocaron los paneles de acero que terminan de dar forma al proyecto.

Finalmente se fabricaron 10.911 paneles rectangulares para cubrir los 39.727 m2 que suman los ocho lados de la torre. Sólo 1.888 de estos paneles eran repetidos. Hay 1.568 piezas sinuosas moldeadas y 2.178 piezas planas para cubrir columnas. Hay 5.177 piezas que contienen aberturas de cristal (todos los cristales son planos). Los paneles, de 3m de altura cada uno, varían entre anchos de 1m a 2,3m.
Para abaratar los costes se consiguieron moldear en frio (método mucho más económico) el 70% de los paneles. Para el resto se tuvo que recurrir a métodos de moldeo en caliente.

El muro cortina que discurre por debajo de estos paneles está compuesto de dos capas, una interior y una exterior que asegura la estanqueidad al agua. Todos los paneles del muro cortina se unen con uniones del tipo macho-hembra para unirse entre sí y están anclados individualmente a la estructura. La capa interior formada por cristal y aislante es plana en todos los puntos del edificio por su lado visible desde los espacios interiores.

Planos

Fotos

Fotos WikiArquitectura

Diciembre 2014

Septiembre 2010

En Construcción