Villa dall’Ava

Arquitecto
Paisajista
Yves Brunier
Ingeniero estructural
Marc Mimram
Constructora
Entreprise Mare
Promotor
Mr y Mrs Boude
Año de Construcción
1985 -1991
Pisos
2
Área del terreno
650m2
Área construida
1350m2
Ubicación
Paris, Francia

Introducción

Entre los arquitectos que intentan reelaborar algunos postulados del movimiento moderno tratando de dar nuevas respuestas y procurando configurar un nuevo lenguaje arquitectónico para las urbes del próximo milenio, Rem Koolhaas se cuenta entre los más vanguardistas. La Villa dall’Ava (1991) es un claro ejemplo.

Inicialmente, el cliente quería un tipo de vivienda que fuera una versión actualizada de la Villa Savoye de Le Corbusier, quería una casa de cristal colocada en el terreno de su propiedad, al oeste de París. Rem Koolhaas lo convenció de no seguir adelante con una casa de cristal, pero sí proporcionó una pequeña muestra de las ideas de Le Corbusier y su Villa Savoye en el diseño final.

Otra de las peticiones de los clientes era una piscina en la azotea, probablemente viendo esto como una actualización del techo-jardín de Le Corbusier. Sobre este punto, Koolhaas dió un paso más, y creó una “piscina puente” de 30m2 entre los segmentos de la casa.

Situación

La casa está situada en Avenue Clodoald, 92210 Saint-Cloud, en la zona residencial de una colina que desciende abruptamente hacia el Sena, el Bois de Boulogne y la ciudad de París, en Francia, desde donde se puede observar la capital, lejos de sus molestias o sus amenazas. En una calle de pendiente flanqueada de ciruelos y de grandes mansiones señoriales individuales con aspecto de piedra maciza y de colores cálidos.

Este barrio, caracterizado por sus casas del siglo XIX, proporcionó una oportunidad única a Koolhaas, en medio de las antiguas casas con estilos arquitectónicos del pasado, el nuevo hogar sería chocante.

Concepto

El cliente quería una casa de cristal con una piscina en la azotea y dos “apartamentos” separados, uno para los padres, el otro para la hija. También querían una vista panorámica, desde su piscina, del paisaje de los alrededores y de la ciudad de París.

El sitio es como una habitación grande, con una frontera hecha de zonas verdes, muros de jardines y laderas. Se compone de tres partes: un jardín en pendiente, el volumen principal de la villa y el garaje a nivel de calle con acceso a una cavidad.
La casa se concibe como un pabellón de cristal que contiene las áreas de estar y comedor, con dos apartamentos perpendiculares que se desplazan en direcciones opuestas para aprovechar la vista y que parecen flotar. A ellos se suman la piscina, la cual se apoya en la estructura de hormigón recubierta por el pabellón de cristal.

La opción arquitectónica quedó determinada por la notable influencia del entorno construido y del paisaje. Así, con objeto de preservar las relaciones visuales y de controlar las complejas correspondencias existentes entre los arquitectónicos presentes, se optó por dividir el terreno en tres franjas, orientadas de este a oeste.
La primera partición, definida como un jardín, se inscribe en la continuidad de la franja de la parcela superior y se prolonga hasta la entrada de peatones. La voluntad de preservar una franja no construida al fondo del solar permite establecer la idea de cruz en vacío, y valorar las nuevas relaciones de vecindad.
La segunda franja la constituye el edificio longitudinal, y la tercera, asfaltada, permite el acceso al garaje. El volumen principal del edificio se dispone en el eje de la parcela, agrupándose los dormitorios en la planta superior en dos volúmenes perpendiculares al cuerpo principal. Las cubiertas ofrecen una vista panorámica de París.

Colección de estereotipos

La mirada queda embargada por el movimiento de esta arquitectura dinámica e inestable. Todos los estereotipos de la arquitectura moderna están allí, todos los tópicos de la vanguardia. Pero un poco desplazados, maltratados en un collage manierista que deja sin aliento encadenamientos, disonancias rigurosamente controladas por un gran artista extremadamente libre, que se ríe en un tono severo de los dogmas o de las soluciones demasiado establecidas.

Espacios

Esta casa está habitada por un matrimonio y su hija. En primer lugar podemos decir que la casa presenta una división bien marcada entre lo que sería el área social y el área íntima. De hecho lo podemos notar en la distribución de dichos sectores ubicados en planta principal y planta alta respectivamente.

Acceso

El arquitecto ha conservado a lo largo de la acera un paño del antiguo muro sobre el que se yergue ahora una extraña caja de chapa ondulada de un gris metalizado. Una vez pasada la puerta de chapa lisa, se descubre un curioso objeto: la caja está en voladizo, soportada por una quincena de delgados pilares de acero que parecen titubear. Un estrecho camino de cemento se desliza sinuosamente por entre la hierba

Una segunda puerta de acero se abre en la fachada del sótano de la casa, plana y rodeada de sombría pizarra. Es una entrada relativamente angosta. Al dar un cuarto de vuelta a la derecha, se accede a un espacio embaldosado de mármol negro, inhabitable, aparentemente sin ninguna otra función particular que la de ser espacioso. En un rincón se encuentra una escalera metálica de caracol, que da media vuelta a la izquierda y he aquí que aparece una larga rampa inclinada y muy estrecha. Verdaderamente no se trata de un distribuidor, y menos aún de un pasillo. Es más bien un espacio procesional.

Planta principal

La idea fue crear en planta principal con un área social cuya característica a destacar estuviese dada por la fluidez del espacio que permitiese simular, de esta manera, una “continuación del parque en el interior de la casa”. Por esta razón podemos notar la ausencia casi total de amoblamiento, de hecho, la escasa cantidad de mobiliario se encuentra orientada en sentido longitudinal (siguiendo la línea de los muros laterales) de manera de no establecer límites marcados. A su vez podemos destacar la presencia de grandes ventanales en todo su perímetro lo que facilita la relación “medio interno-externo”.

  • Salón-comedor

El sector que constituye el salón y el comedor se encuentra apto para desarrollar un sinfín de actividades dada su fluidez y ausencia de límites. En un sector medio encontramos la cocina ubicada en un lugar de “paso” cuyos únicos límites están dados por un mueble de madera dispuesto en sentido longitudinal y una “piel” semitransparente que acompaña la línea curva de la mesada.

  • Parque

Como anteriormente señalamos, en la casa encontramos un sector de uso público constituido por la planta baja y otro sector de uso privado constituido por los dormitorios. A su vez podemos agregar la adhesión del parque al área de uso público debido a su “introducción” en el medio interno por medio de los grandes ventanales (el salón y el jardín son uno sólo, debido a la presencia de ventanas corredizas). En general, y desde nuestro punto de vista, consideramos que la casa ha sido hecha, casi en exclusividad, para uso interno de los integrantes de la familia. De hecho no encontramos un sector público muy ameno, debido a la ausencia de lugares aptos para la reunión o de espacios de servicios, ya que el único lugar que constituye un espacio en sí mismo es la cocina, la cual se encuentra al servicio del comedor.

Alzados este y oeste

Planta alta

Los apartamentos en voladizo más allá del volumen central asoman sobre el jardín. Refiriéndonos al área íntima, podemos decir que también notamos una división bien marcada entre ambos dormitorios, de tal forma, que los dormitorios actúan como departamentos individuales; es así como cada uno de ellos posee un área de servicios propia y una escalera que permite acceder en forma independiente a la planta principal. En esta planta encontramos la presencia de dos baños, uno al servicio de cada cuarto, ubicados en volúmenes rectangulares retraídos detrás de las paredes exteriores.

  • Dormitorios

El primer dormitorio, sobre la calle, es para la hija. El segundo para los padres y se ubica sobre la sala de estar. Se desplaza hacia el otro lado de la línea de la pared, en un increíble saliente. Cada detalle de esta construcción es lo contrario al sentido común y desconcierta. La gravedad de la construcción, la parte más pesada, se ubica en la planta superior, desafiando las leyes de la física.

En cuanto a los dormitorios consideramos que no cumplen otra función específica dada su marcada separación del área social.

Estructura

La casa está bastante regulada por el grueso muro de hormigón que se ubica longitudinalmente en el lote, en uno de cuyos extremos se ubica una de las cajas, apoyándose contra el, la otra se coloca a horcajadas donde desaparece. El muro ejerce de poderosa palanca, el resto no es más que circulación, incluyendo los indeterminados espacios del jardín que parecen formar parte de la sala de estar. Con esta disposición el sistema produce todo tipo de compresiones verticales contra el que luchan las poderosas columnas interiores, en parte enmascaradas por la línea de armarios que separan la rampa de las habitaciones contiguas.
Estas compresiones son resueltas por las dilataciones horizontales de las paredes acristaladas. Espacios que desbordan hacia el exterior, o se apoderan de él, hasta tal punto que las fronteras entre el interior y exterior desaparecen, al igual que el equilibrio entre el incierto arriba y abajo.

El juego en las cubiertas ofrece otra ilusión que se confunde con el cielo, no existe ningún parapeto, ni en la azotea ajardinada, ni en la alargada piscina, es un espacio no apto para quienes sufren de vértigo. Al igual que toda la villa los clásicos conceptos fueron eliminados, el manifiesto de una nueva época muestra exultante la cara de los nuevos tiempos.

Similitudes con la Villa Savoye

La Villa Dall’Ava no es sólo una residencia que explora y propone reinterpretaciones programáticas y estructurales contemporáneas, es en sí misma una recopilación de la Villa Savoye de Le Corbusier, donde se vuelven a evaluar los cinco puntos del arquitecto franco suizo:

  • Planta libre

La libertad con la que el programa se ha resuelto, es el resultado de la inventiva del sistema estructural de Villa Dall’Ava, donde pocos pilares y vigas resuelven grandes cargas, un claro homenaje a Villa Savoye.

  • Fachada libre

Como resultado de la opción anterior, existe una jerarquía en las fachadas, lo que permite transparencia y ligereza. Resulta un contraste entre diferentes materiales.

  • Zancos

En lugar de los pilotis perpendiculares de Le Corbusier, Rem Koolhaas utiliza “zancos” compensatorios, una reminiscencia de los juguetones diseños de arquitecto británico Will Alsop.
Koolhaas convierte los zancos ordenados métricamente en música. Un verdadero bosque de pilares verticalmente angulados en diferentes formas, sirviendo de apoyo a los volúmenes del piso superior.

  • Terraza jardín

Al igual que la Villa Savoye de Le Corbusier, los volúmenes prismáticos tienen una terraza ajardinada, conectados por una gran piscina de 30m2. La cubierta, generalmente inutilizable, es tratada como una fachada, lo que permite hermosas vistas de la ciudad.

  • Ventanas en hilera

Las bandas de ventanas se encuentran tanto en los volúmenes prismáticos como en los planos que cortan la casa, rodeándola. La naturaleza del entorno encuadra los interiores. La continuidad del revestimiento en los apartamentos de la planta alta es sólo interrumpida por las bandas de ventanas.

Materiales

Los principales materiales utilizados para la estructura fueron el hormigón armado y las columnas de acero. Para los revestimientos pizarra, hormigón visto, corrugado lacado con aluminio o cobre, montantes de aluminio anodizado pulido, vidrio claro en tonos verdes y esmerilados.

Amplias ventanas de cristal perforan los muros de hormigón a nivel del jardín haciendo que los espacios de vida parezcan totalmente envueltos por la naturaleza. Las paredes de cristal crean una barrera permeable entre el interior y el exterior que se desliza para abrirse completamente hacia el jardín.
Aunque el perímetro de la villa se encuentra casi en su totalidad cerrado con vidrio a nivel del jardín, no es completamente transparente en todos los sectores. La fachada sur se cierra con cristal transparente y arenado, ocultando una parte de la sala de estar, aunque permite el paso de luz.

La cocina minimalista se oculta desde el exterior, escondida detrás de una pared translúcida curva dentro del espacio público.

A lo largo de la fachada norte, una partición engrosada de contrachapado oscurece los espacios de vida familiar. Sólo los elementos de circulación, que ocupan el espacio entre la pared de madera y la fachada de cristal, son visibles desde el exterior.

Una estrecha rampa de hormigón conduce desde la entrada a la planta baja con jardín, y los pasos en voladizo proporcionan acceso desde la sala de estar a la planta alta.

Los apartamentos independientes de la planta alta están revestidos con aluminio corrugado de tonos contrastantes, uno con un acabado de aluminio y otro con una capa de laca de cobre que le da una tonalidad rojiza. Las planchas corrugadas se orientan horizontalmente, lo que refuerza la orientación de los apartamentos en contraste con el volumen central. El material cubre la parte inferior de cada cuadro de apartamento, que se extiende incluso a través del interior, haciendo hincapié en la lectura de volumen sobre la superficie. La escalera, que asciende desde el espacio público al apartamento de arriba, parece deslizarse a través de una abertura en el volumen de aluminio continuo.

Delgadas columnas de acero pintadas en tonos negros y grises sirven de apoyo al mayor de los apartamentos de la planta alta, dominando la fachada que da a la calle.

Video


O6rx1mH4DwE

Planos

Fotos

¿Quieres ser el primero enterarte sobre nuevas obras, aniversarios, eventos, concursos y mucho más?

¡Suscríbete a nuestra newsletter!

¿Te gustan las revistas de arquitectura?

Responde a esta encuesta sobre revistas de arquitectura y participa en el sorteo de 5 suscripciones a la revista ¡que tú elijas!

Participa ahora