Zentrum Paul Klee
Arquitecto
Arquitecto asociado
B. Plattner, ARB
Paisajista
Schweizerische Hochschule für Landwirtschaft
Ingeniero
Emmer Pfenninger Partner AG, A. Walz
Ingeniero estructural
Ove Arup & Partners, B & S Ingenieure AG, Ludwig &Weiler
Ingeniero acústico
Müller-BBM
Constructora
Grolimund & Partner AG
Promotor
Maurice E. and Martha Müller Foundation
Año de Construcción
1999-2005
Altura
19m
Pisos
1
Ubicación
Monument im Fruchtland 3, 3006 Berna, Suiza

Introducción

Paul Klee es uno de los artistas más influyentes del siglo XX. Sus obras, atemporales y heterogéneas, siguen dando que hablar y permanecen a la vanguardia aun con el paso del tiempo.

El artista suizo se destacó por no limitarse a un género único, y en cambio se dejaba llevar por sus inquietudes en búsqueda de lo deseado. Sus figuraciones y pinturas abstractas tanto en óleo como en acuarela son su mejor legado. Su manera de retratar y exponer su visión de las cosas es aparentemente simple y ello lo hace atractivo para el ojo del común espectador.

Sin embargo su obra no se redujo solo a la pintura y el dibujo, sino que Klee también incursionó en la música, la escritura, filosofía, y la enseñanza.

Con el afán de construir un museo en memoria y homenaje del artista suizo más relevante, así como generar un centro cultural para la ciudad, se proyectó este museo que cuenta con más del 40% de la obra total de Klee (donado por su hija Livia).

La obra fue encargada al reconocido arquitecto Renzo Piano. El arquitecto genovés es reconocido mundialmente por obras de suma importancia y su principal característica es saber detectar la esencia del lugar – genius loci – y trabajar en pos de ello. Al igual que Klee, Piano no es de atarse a una idea o preconcepto. Sus obras son variadas en cuanto a morfología, materiales, e imagen final. Su visión es amplia y abarcativa, y no sólo busca resolver un edificio, sino mejorar un espacio e intervenir y poder colaborar en materia urbana.

En una entrevista que le hicieron, Renzo Piano dijo: “…Ser arquitecto es lo mejor del mundo: porque, en este pequeño planeta, donde ya no hay nada más por descubrir, diseñar es una de las pocas aventuras que quedan…”.

Situación

Suiza es un país que inspira confianza y seguridad. Ubicado en el corazón europeo, el país se ganó su renombre debido a sus sólidas entidades bancarias y la producción del mejor chocolate. Sus ciudades son muy limpias y organizadas. Sus paisajes siempre cuentan con las montañas nevadas de fondo y el verde pasto en primer plano. La gente, correcta y tranquila, enmarca a este país con historia y recorrido cultural.

El museo se encuentra ubicado en la zona de Schöngrüng, al noreste de Berna, implantado en medio de una verde y tranquila pradera.  Con los bosques en segundo plano y los Alpes sobre el fondo, el edificio intenta mimetizarse en el contexto.

En el terreno, donado por el médico Müller, se rinde homenaje póstumo a la muerte de Klee, que si bien nació y murió en Suiza, realizó todo su trabajo en Alemania ya que le denegaron la nacionalidad en vida. Por eso, a modo de reivindicar al artista, el museo se proyectó junto al cementerio donde descansan los restos de Klee, en clara señal de reconocimiento.

Cuando Renzo Piano conoció el lugar en el cual iba a trabajar, el primer pensamiento que le vino a la mente fue utilizar el contexto para crear una composición que pudiese ser apreciada desde todo punto de vista. “…Klee no merece un museo, sino un paisaje. Cuando conocí el lugar lo miré como una escultura de tierra. Entonces debía trabajar en ella como un campesino…”.

Concepto

La idea rectora de Piano era crear algo más que un museo. Así como Klee fue mucho más que un pintor, el arquitecto sentía la necesidad de crear mucho más que un edificio; provocar sensaciones, una grata experiencia, y un deleite para el público eran el objetivo.

La ironía y el drama se fundían con frecuencia junto con imágenes inocentes en las obras de Klee. La profundidad y complejidad mezcladas con una impronta simple. Renzo Piano tomó del artista la ligereza, el sentido de pertenencia y la luz. Fue por ello que decidió crear un lugar, elevar la tierra, hacer del terreno disponible una obra de arte por sí misma. Como si se tratase más de un trabajo topográfico hecho por un campesino conocedor que el resultado de una metodología arquitectónica.

Por eso proyectó tres colinas. Tres olas que se alzan desde y hacia el terreno. Con diferentes dimensiones, las tres ondulaciones recorren el terreno como una escultura o el resultado mismo de la naturaleza.

El arquitecto comenta: “…Estamos construyendo una casa para Paul Klee, pero un edificio es un edificio y no una obra de Paul Klee…”, advierte Piano. El arquitecto no es un mero servidor del arte. Se coloca junto al artista y no a su sombra. La arquitectura de Piano no pretende ser neutral. La obra de arte sigue siendo independiente, no importa si es obra del pintor o del arquitecto.

La tres colinas son dos cosas al mismo tiempo, creaciones de arte y una manipulación de la tierra. Son la marca propia del museo que se graba en la memoria. De acuerdo con eso, la abreviatura gráfica de la ola triple se convirtió en el logo del Zentrum Paul Klee.

Todo el conjunto se encuentra paralelo a la autopista y toma la forma curva de la misma. El eje de cada uno de los tres edificios del Centro Cultural es perpendicular a la misma.

El diseño es expresivo y sutil, sensual en sus líneas. Las funciones se ocultan en su interior y la imagen poco común del museo es intrigante y llama la atención. Sin embargo, al enterrar gran parte del museo y construir un terraplén de trigo y amapolas por delante, el edificio queda aún más disimulado y su escala parece disminuirse considerablemente.

Espacios

En una planta racional y funcional cada una de las ondulaciones alberga una función diferente en su interior.

Primera ondulación – colina norte

La primera de ellas, y la más grande es para la comunicación práctica del arte, la música, conferencias y talleres. Cubre el hall de entrada, el lobby, un auditorio con 400 butacas  y talleres de arte para niños en el subsuelo.

El auditorio puede ser utilizado para conferencias, presentaciones, e inclusive para que la nueva orquesta “Ensemble Paul Klee” toque para los visitantes. De la misma manera, el taller para niños busca crear un espacio para que los más pequeños tengan su primer acercamiento al arte y puedan sentirse a gusto en un lugar que no suele ser atractivo para ellos.

Segunda ondulación – colina central

En la segunda ondulación, la del medio, de menores dimensiones que la primera, se encuentra la colección permanente de Paul Klee, y también espacios dedicados a exposiciones temporales. La galería cuenta con 1700m2 y muros que pueden ser desplazados para conformar diferentes espacios interiores.

Tercera ondulación – colina sur

En la tercera de ellas, la menor de todas, se ubica el centro de investigación y la administración.

Calle peatonal

Estos tres cuerpos del Zentrum se encuentran unidos por una “calle” peatonal,  ubicada en la periferia,  que conforma la circulación principal que conecta todas las áreas públicas  y que incorpora al recorrido la cafetería, boletería  y librería. La senda curva va abriéndose paso entre los grandes arcos iluminados y tiene 150 metros desde la primer “colina” hasta la última.

En la zona media, alejada de la calle, se encuentran las salas de exposiciones, las salas de conferencias y de música y las oficinas. Detrás de ellas están las áreas exclusivas para el personal, los talleres y los archivos. Al fondo, en la parte más interior, hay otro corredor, cerrado al público, que une estos espacios.

Estructura

El edificio en sí es sólido, está destinado a durar mucho tiempo, y vanguardista por el método de construcción.  Las consideraciones sobre cómo construirlo comenzaron con la imagen de las costillas transversales de la quilla de un barco. Luego investigar con que material realizar los soportes ondulados y finalmente decidirse por el acero.

El diseño del Zentrum Paul Klee está caracterizado por la estructura de acero de la cubierta ondulada. Estas vigas curvas poseen la complejidad de que ninguna es igual a la otra, ya que la forma de ola se extiende desde el frente hacia la parte posterior donde se pierde junto al terreno, y cada “ola” tiene diferente altura. Se estima que para todo el edificio se utilizaron 4.2kms de vigas.

Fachada

La fachada acristalada de los tres volúmenes está  formada por dos paredes acristaladas verticales conectadas a una altura de 4 m por el techo de la Calle del Museo.

En planta, la fachada forma un arco con un radio de 460 metros. Una sección transversal la revela como una sección cónica cuya pared de manto tiene una pendiente de nueve grados. Las ondas tienen la forma de una curva sinusal. Las partes traseras presionadas de las colinas forman el exterior de un cilindro. Un gran modelo 3D en la computadora fue la base para determinar la forma, las medidas y los medios para producir las piezas individuales.

La fachada está suspendida de cuatro de los soportes del techo para que pueda ajustarse y compensar la deformación que se produce como resultado de la presión del viento y las temperaturas extremas. En su punto más alto, el vértice de la ondulación mayor, la fachada del Centro alcanza una altura de 19 m. La construcción del techo y la fachada no son rígidas, tiene cierto grado de libertad de movimiento y permite que la calle del museo esté libre de apoyos.   

Geometría

La geometría tan especial del edificio radica en el hecho de que la sección de los arcos de acero está ligeramente inclinada, pero siempre en diferentes ángulos. Los arcos son tensados por puntales a compresión directamente integrados en la estructura del tejado para impedir que los arcos se inclinen hacia atrás. Las extremidades de los arcos de acero son comprimidas juntas que, con la ayuda de ligaduras que están conectadas con el suelo y con las losas del suelo, evitan que los arcos de acero se deslicen de su base. Cada una de las vigas de acero curvado, con pesos diferentes, ha sido construida individualmente.

Secciones

Las secciones individuales fueron primero cortadas de grandes placas de metal, utilizando una máquina de corte controlada por ordenador. Luego se moldeó su forma definitiva y, finalmente, se soldaron juntas. La fuerte curvatura de las vigas de acero impidió que este proceso de soldadura se pudiera hacer mediante maquinaria, lo que significa que más de 40 km de juntas han sido soldadas a mano.

Tras revisar otros materiales alternativos como el aluminio, cobre y titanio, se decidió usar un acero especial para la cubierta. Los criterios ecológicos, económicos y técnicos fueron decisivos para esta elección.

La estructura de esta cubierta, junto a los cimientos y la fachada, fueron simuladas por ordenador en modelos 3D y analizadas por múltiples expertos.

Materiales

Los materiales utilizados por Renzo Piano para el Zentrum son pocos y precisos. El cristal para las fachadas vidriadas, el acero gris, y los pavimentos interiores de roble son todo lo que necesitó el arquitecto para materializar su proyecto.

Fachada

La geometría inusual del edificio requirió la difícil construcción de una fachada de vidrio de 150 metros de largo. En toda su longitud se divide en una parte superior y otra inferior. En su punto más alto, la fachada tiene diecinueve metros de altura  y los paneles de vidrio más grandes miden 6×1,6 metros y pesan 500 kilogramos.

A ello tan sólo se le suma la utilización de parasoles en la fachada principal, utilizados para controlar el ingreso de luz natural, ya que muchas de las obras de Klee son muy susceptibles a verse afectadas por la misma.

Desde el interior, la estructura de acero permanece visible, y los grandes arcos están acompañados por cielorrasos de abedul con su color natural o pintados de blanco. Esta utilización de pocos materiales se debe a que Piano quiso enfatizar el hecho de que el paisaje exterior proveyera el color necesario dentro del museo.

Se ha colocado un suelo de parqué de roble en todo el museo. Las paredes son de yeso blanco, el techo es de paneles superpuestos pintados de blanco.

Otro de los aspectos a destacar, es que Piano quiso que el edificio pudiese ser sustentable y tener el menor consumo de energía posible. Por ello, estudios de impacto ambiental y sobre cada material fueron realizados. De esta forma las vigas de acero fueron estudiadas para que, en su conjunto, la cubierta tuviese un buen aislamiento, lo mismo que la utilización del doble vidrio: garantizar la menor pérdida energética durante el invierno, y climatización en verano. Hay veintitrés grados en verano y veintiún grados en invierno. La desviación permitida es un grado Celsius. La humedad es estable, al cincuenta por ciento, con una desviación permitida del 5 por ciento. Estas son las condiciones que exigen los museos y sus aseguradoras. Cuestionarlos significa que no se le prestará ninguna obra.

A ello se le suma que el piso de madera tiene miles de ranuras pequeñas y casi imperceptibles, que permiten que el aire fresco pase a través de ellas, y vaya calentándose a medida que sube, para luego ser expulsado al exterior y de esta manera favorecer la correcta ventilación. La calefacción se obtiene con una función de recuperación de calor.

Iluminación

Las obras de Klee, en su mayoría acuarelas, pueden exponerse a una intensidad de luz de 50 a 100 lux como máximo, de lo contrario se desvanecerían. La sala principal de la colina central, donde se exponen las obras del artista, está iluminada solamente por luz artificial a través de soportes instalados en el techo que fijan pequeños focos apuntando hacia las obras.

Video

Planos

Fotos

Fotos WikiArquitectura (Agosto 2021)

Otras Fotos

Zentrum Paul Klee
Emplazamiento
Volúmenes
Plantas
Sección longitudinal
Sección transversal
Sección transversal
Sección transversal
Detalle estructura
Estructura cubierta
Boceto
Boceto
1 / 104