Castillo Sammezzano
Año de Construcción
780
Reformado en
1853-1889
Pisos
2
Ubicación
Leccio, Reggello, la Toscana, Italia

Introducción

La historia de los orígenes del Castillo de Sammezzano se remonta al año 780, fecha en que parece haber acogido a Carlomagno acompañado de su esposa y su hijo, también al rey Umberto I. Muchos siglos después el edificio pasó a manos de la familia florentina de Gualtierotti, hasta 1488. Sucesivamente pasó a ser propiedad de Bindo Altoviti y de Giovanni de Médicis. En 1564 el Gran Duque Cosimo I creó el área restringida de Sammezzano, una vasta zona que corresponde en gran parte al territorio del municipio de Reggello, en la que fue prohibido pescar o cazar sin permiso. Cosimo I luego se lo dio a su hijo Fernando, el futuro Gran Duque.

En 1605 el Castillo Sammezzano fue comprado con fondos de la nobleza española para Ximenes de Aragón y en 1816 heredado por Ferdinando Panciatichi Ximenes d’Aragon quien entre 1853 y 1889 le dio el actual estilo morisco, trabajando como diseñador y arquitecto.

Después de la Segunda Guerra Mundial, el castillo de Sammezzano fue utilizado como un hotel de lujo con apartamentos, spa, campo de golf y club de campo, hasta su cierre en 1990. A pesar de algunas obras de restauración urgente en 1999, después de haber sido vendido a una compañía británica, se ha abandonado y cerrado al público en gran parte. En su interior no hay electricidad ni agua. En abril de 2012, sin embargo, se formó un comité para promover y mejorar Sammezzano, el FPXA 1813-2013, acrónimo de Ferdinand Panciatichi Ximenes d’Aragon.

El castillo permanece cerrado al público, salvo raras excepciones, en que el comité organiza conjuntamente con los propietarios una visita guiada.

Situación

El singular Castillo de Sammezzano se encuentra a menos de 40 kilómetros al sur del centro de Florencia, en Leccio, municipio de Reggello, la Toscana, Italia. Rodeado por uno de los bosques de robles más grandes de la Toscana, 450 hectáreas, y situado en la cima de una colina, el Castillo Sammezzano es una extravagante residencia más allá de cualquier comparación.

Parque

El parque se remonta a mediados del siglo XIX y fue construido por Ferdinand Panciatichi haciendo uso de las tierras agrícolas alrededor de su propiedad y de un bosque de robles. Plantó un gran número de especies de árboles exóticos y ha añadido elementos arquitectónicos de estilo morisco, como un puente, una cueva artificial con una estatua de Venus, algunas piscinas, fuentes y otras creaciones decorativas en terracota. Sólo una pequeña parte de los árboles del siglo XIX sobrevivió, pero hay un proyecto de restauración para preservar árboles raros. El parque alberga el mayor grupo de secoyas gigantes en Italia, con 57 ejemplares que miden más de 35 metros.

Concepto

Para realizar el trabajo que le llevó cuarenta años, Ferdinando Panciatichi Ximenes se inspiró en libros de viajes, particularmente de Gran Bretaña, que en esos momentos circulaban por Europa.

Descripción

Gran Rotonda

El Castillo Sammezzano está construido en estilo morisco, con diseños intrincados y una impresionante variedad de modelos y colores. Su fachada recuerda al Taj Mahal y en el interior las habitaciones están decoradas con estuco, al parecer inspiradas en La Alhambra de Granada.

El Hall de la entrada principal se eleva dos plantas y tiene una galería con balaustrada calada, un techo de casetones multicolor y columnas pareadas con capiteles papiro.
El castillo cuenta con 365 habitaciones, una para cada día del año y cada habitación tiene su propio nombre y se diferencia de las demás, distribuidas en dos plantas.
Dentro del castillo se encuentra la Sala del Pavo Real con colores y geometrías increíbles, el Salón Blanco de mosaico marroquí con suelos de baldosas y candelabros de hierro forjado que cuelgan de los techos, La Gran Rotonda Blanca, la galería entre la Sala de los Espejos y el octógono de la Sala de Fumadores, la Sala de los Lirios, el Salón de los Españoles, las Estalactitas, los Amantes y también una pequeña capilla. En estos espacios que se suceden unos a otros hay nichos ocultos, esquinas, ventanas, columnas, caminos laberínticos, capiteles, arcos, bóvedas y cúpulas.
Encima de un arco destacan las palabras » Non Plus Ultra», que significa «nada más allá” en latín, que en la mitología griega era una advertencia que marcaba a los exploradores el borde de un mundo plano, quizás comunicando la intención del arquitecto para llevar a los visitantes, literalmente, fuera de este mundo, a interiores asombrosos.

• Sala del Pavo Real

Las bóvedas de estuco policromado de La Sala del Pavo Real, recuerdan la forma de la cola de esta ave, inspirando el nombre de este salón. La parte inferior de las paredes son de azulejos de cerámica translúcida, con un pedestal de mármol, mientras que las columnas son de estuco pintado. El pavimento es de mayólica creando formas geométricas.

• Gran Rotonda Blanca

En uno de los laterales de la planta aparece la Gran Rotonda coronadqa por una cúpula de cristal y rodeada de un balcón. Los escudos que adornan la base de la cúpula soportar estas inscripciones: «Fortitudo, misericordia, elementia, temperantia, pax, prudentia, justitia, libertas», mientras que el segundo paso alrededor de la cúpula tiene una inscripción con el nombre del marqués d’Aragona, reconociéndolo como autor del hall en el año 1863. Sus iniciales «FPX» se repiten en las paredes y encima de las puertas. La sala está completamente decorada con estucos blancos, y se enriquece con un rico artesonado policromado y paneles con vitrales.

• El Salón Español

La característica sobresaliente de este salón es el techo, que tiene muchos platos de cerámica revestidos de oro e incrustados en las decoraciones de estuco policromado.

• El Salón de los Amantes

Este salón está dedicado a las parejas más famosas de la literatura caballeresca (Clorinda y Tancredi, Lancelot y Ginebra, Tristán e Isolda, y así sucesivamente), cuyos nombres están escritos en oro entre las elaboradas decoraciones de estuco blanco, mientras que otras inscripciones alaban el poder de amar.

• La Sala de los lirios

Decorado con estucos, cerámicas y vidrieras, la sala lleva el nombre de los lirios heráldicos que mejoran las columnas.

Materiales

Las paredes de la estructura exterior han sido realizadas con ladrillo de arcilla roja y piedra.

Las paredes fueron decoradas con estucos pintados en vivos colores, en algunos espacios con aplicaciones de mármoles y cerámicas esmaltadas, piezas labradas de terracota, piedra y metal. Los techos artesonados.

En los suelos se han colocado baldosas moriscas y venecianas, formando dibujos geométricos.

La Sala del Pavo Real está decorada con azulejos de cerámica traslúcida y formas geométricas en mayólica.

La Sala de los Platos Españoles toma su nombre de las decenas de placas esmaltadas, procedentes de la Península Ibérica puestas en su techo de crucería.

La Cúpula de la Sala Blanca está cubierta con un complejo patrón de estuco blanco. Debajo está la habitación de los Enamorados.

Video

Planos

Fotos

¿Quieres aprender un poco de historia directamente desde tu Instagram?

Siguelo en Instagram!