Central Saint Giles
Arquitecto
Diseñado en
2002-2006
Año de Construcción
2007-2010
Área construida
37.625m2
Coste
£450.000.000
Ubicación
1-13 St. Giles High Street, Londres, Reino Unido

Introducción

El edificio Central St Giles es un complejo de uso mixto situado en el centro de Londres obra del arquitecto italiano Renzo Piano, siendo este su primer proyecto completado en el Reino Unido (completado en 2010), al que poco después se le sumaría el Shard en la misma capital inglesa.

El proyecto ha servido para reimpulsar un área de la ciudad que había caído en la decadencia en décadas anteriores y que ha pasado en poco más de diez años a convertirse en uno de los códigos postales más deseados, en gran parte gracias al proyecto del arquitecto italiano que ha atraído a la zona a empresas de la talla de NBCUniversal, MindShare o Google además de una gran cantidad de restaurantes, servicios y mejoras de la vía pública en forma de vegetación y alumbrado.

Situación

La localización del proyecto fue uno de los mayores retos a solventar durante el proceso de diseño.

El solar se sitúa sobre una compleja trama urbana comprendida de calles medievales, edificios modernos y otros más tradicionales, concretamente en el solar donde en la década de los 50 se levantó un edificio gubernamental ocupado durante años por el ministerio de defensa y que fue derribado en 2007 para hacer realidad el proyecto de Renzo Piano.

La dirección exacta es 1-13 St. Giles High Street, aunque el complejo también tiene fachada a las calles Earnshall Street, Bucknall Street, y Dyott Street.

A sus alrededores más inmediatos se pueden encontrar otras estructuras de interés como la torre Centre Point de los años 60 o la iglesia Giles-in-the-Fields del siglo XVIII.

Concepto

undefined

El concepto del proyecto surge de una respuesta directa a lugar y al entorno. Casi como si de un juego de opuestos se tratase el nuevo proyecto toma decisiones opuestas a su antecesor en casi todos los aspectos.

El objetivo del nuevo proyecto era no sólo dinamizar la el barrio en el que se encuentra a nivel económico atrayendo a grandes marcas y empresas, sino también “sanar” la zona a nivel urbanístico y arquitectónico, dejando respirar a los espacios públicos y trayendo la arquitectura a una escala más humana y amigable que hiciese de las calles lugares agradables en lugar de inhóspitos.

Para lograr este objetivo el estudio de Piano se centró en tres estrategias básicas:

  • Plaza interior pública – Por un lado el edificio gubernamental que antes ocupaba su lugar era una suerte de fortaleza con un gran patio interior que quedaba oculto a la calle y al que sólo podía acceder el personal que allí trabajase. El nuevo proyecto mantiene el concepto de desarrollo en torno a una plaza interior, pero muy al contrario que en el anterior caso la abre al público en numerosos puntos en planta baja convirtiéndola en parte del espacio público.
  • Relaciones y escalas – En segundo lugar se tuvieron muy en cuenta las escalas del proyecto y la relación con las estructuras vecinas, tanto en planta como en altura.

Así pues el complejo cambia de altura constantemente generando una cornisa escalonada que hace que visualmente se confunda con una serie de construcciones menores colocadas una al lado de la otra en lugar de una gran mole uniforme.

En esta misma línea cada una de las 13 fachadas que conforman el proyecto tiene una orientación distinta, lo cual no sólo ayuda a romper la uniformidad desde el punto de vista visual sino también a nivel de luz y reflejos naturales.

Todos los cambios de altura y orientación han sido cuidadosamente estudiados en función de las estructuras a la que cada parte de la fachada se enfrenta y las preexistencias con las que se relaciona.

  • Color – Por último se introdujo en el proyecto un toque de color que termina por darle su imagen más característica. Estos acabados ayudan a reforzar el punto anterior de deshomogeneizar el proyecto y también le dan un toque de alegría, se convierte como afirma el propio arquitecto en “una sorpresa dentro de la ciudad”.

Por el lado interior sin embargo, las fachadas que dan a la plaza central han sido terminadas en colores gris claro para favorecer la luminosidad del lugar y de los inmuebles que a ellas e asoman.

Muchos han considerado esta estrategia como arriesgada o incluso errónea, pero el caso es que el público ha acogido el proyecto con gran aceptación, y dada la difícil tarea de reconstrucción urbana y social que tenía este proyecto una nota de color para “sobre salir” del entorno y decir “aquí está pasando algo nuevo, algo bueno” parece haber sido la decisión acertada al fin y al cabo.

Por supuesto todos estos conceptos de acompañaron de los más avanzados estudios en ahorro de energía y captación de recursos naturales que le han terminado valiendo la calificación de “excelente” en la escala BREEAM. El 80% de la energía se obtiene a través de quemadores de biomasa, mientras que el agua recuperada de la torre de refrigeración se utiliza para los baños y las cubiertas ajardinadas absorben el agua de lluvia aliviando la carga del alcantarillado de la zona.

Espacios

Nivel de calle

El edificio es un gran ejemplo de proyecto de uso mixto, alojando viviendas, tanto de alto standing como de bajo coste, así como oficinas y comercios.

El proyecto cuenta con un total de 66.090 metros cuadrados construidos divididos en dos bloques, uno linear y otro en forma de U, organizados alrededor de una plaza central.

En el lado oeste se encuentra el bloque destinado a viviendas con una altura de 15 plantas. En total 109 apartamentos, 53 de los cuales han sido designados como de “bajo coste”.

En el lado opuesto se encuentra el bloque de oficinas, de menor altura (11 plantas) pero con una mayor superficie pro planta hasta llegar a un total de 37.625 metros cuadrados de oficinas disponibles en unidades de hasta 4.000 metros cuadrados cada una, sin lugar a dudas los mayores espacios diáfanos disponibles en esta zona de la ciudad, lo cual ha ayudado a atraer a grandes empresas que anteriormente no consideran este barrio para asentarse al verse limitadas por las reducidas dimensiones de las oficinas ofertadas en la zona.

A nivel de calle bajo ambos bloques y orientados tanto hacia la calle como hacia la plaza interior se encuentran 2.276 metros cuadrados de locales comerciales que hasta la fecha han sido ocupados principalmente por restaurantes.

El complejo también cuenta con unas anecdóticas 10 plazas de aparcamiento, no por descuido sino por la voluntad de promover el transporte público y potencias las muchas estaciones de metro y autobús y que se encuentran literalmente a menos de una manzana de distancia.

Estructura

Fachada prefabricada colgada

La estructura está formada por pilares de hormigón armado que dan soporte a los forjados compuestos por vigas de acero alveoladas sobre las que se apoya una chapa corrugada que sirve a su vez de encofrado perdido y sobre la que se vertió una capa de hormigón en masa.

La fachada de paneles prefabricados va sujeta al canto de los forjados quedando suspendida y anclada por estos puntos a lo largo de todo su recorrido.

Materiales

Los materiales predominantes del proyecto son el hormigón armado para la estructura, el acero, tanto la estructura como en las carpinterías, el cristal en las fachadas y sobre todo la terracota tintada que le da identidad al proyecto.

Las piezas cerámicas fueron fabricadas en Alemania y se espera que no requieran limpieza alguna y que su color no desfallezca con el paso del tiempo ni las inclemencias meteorológicas.

Planos

Fotos

Fotos WikiArquitectura

Otras Fotos

La arquitectura se explica mejor en imágenes

¡Síguenos en Instagram!