Centro Cultural Heydar Aliyev

Arquitecto asociado
Saffet Kaya Bekiroglu
Ingeniero
GMD Ingenieros, Etik Ingenieros
Ingeniero estructural
AKT, Tuncel Engineers, MERO
Ingeniero acústico
DBKes
Ingeniero Eléctrico
MBLD
Constructora
DIA
Promotor
Comité del Estado de la República de Azerbaiyán
Año de Construcción
2007-2012
Altura del techo
74 m
Longitud
10,092 m
Pisos
9
Área del terreno
111.292 m2
Área construida
57.519 m2
Ubicación
Bakú, Azerbaiyán

Introducción

Como parte de la antigua Unión Soviética, el urbanismo y la arquitectura de Bakú, capital de Azerbaiyán, estuvo fuertemente influenciado por la planificación de la época. Desde su independencia en 1991, Azerbaiyán ha realizado fuertes inversiones en la modernización y el desarrollo de la infraestructura y la arquitectura de Bakú, apartándose de las normativas del Modernismo Soviético.

El Heydar Aliyev Center, con 57.519 m2 cosntruidos, es un complejo de edificios diseñado por la arquitecta iraquí-británico Zaha Hadid que destaca por su arquitectura y fluido estilo curvo que evita los ángulos agudos. El centro lleva el nombre de Heydar Aliyev, líder durante la era soviética de Azerbaiyán 1969-1982 , y presidente del país entre octubre de 1993 octubre de 2003.
El Heydar Aliyev Center, una obra arquitectónica reconocida internacionalmente, se ha convertido en un punto de referencia en el Bakú moderno, debido a su diseño innovador y de vanguardia. El edificio fue nominado para los premios del Festival Mundial de la Arquitectura y la bienal Inside Festival en 2013.

Situación

Situado cerca del centro de la ciudad, el sitio tiene un papel fundamental en la reurbanización de Bakú, República de Azerbaiyán, en la costa occidental del Mar Caspio. Para acceder al centro se ha planificado una nueva línea de metro que deja al visitante a los pies de la suave colina sobre la que se asienta el edificio.
Los espacios que rodean el Centro Cultural de Heydar Aliyev están aprobadon para uso residencial, oficinas, un hotel y un centro comercial, mientras que el terreno entre el centro cultural y la principal arteria de la ciudad se convirtieron en la Plaza Cultural, un espacio al aire libre para uso público.

Concepto

La estructura de Hadid acompaña las variaciones dentro de la unidad. Con un diseño continuo de auto-transformación en todas las direcciones, hay poco sentido del límite y ninguna indicación de terminación, es una inmersión en un baño de espacio. La inmaterialidad de un edificio que varía entre el blanco, más blanco, y aún más blanco dependiendo de la incidencia del sol sobre sus superficies, le otorgan un carácter ingrávido, liberando a los visitantes de las obligaciones gravitacionales. Como objeto, el edificio es subjetivo, provocando fuertes sentimientos desencadenados por la suspensión de la gravedad física.

Con una apariencia ligera el Centro Cultural Heydar Aliyev da la sensación de ser todo forma, sin estructura, pero sus formas enmascaran una ingeniería extrema. Una estructura espacial, muy ágil, de dos capas, es el principal apoyo a la doble envolvente que se curva suavemente a lo largo de la parte superior e inferior de la carcasa exterior, ocultando el marco estructural y haciendo hincapié en la superficie, en lugar de la estructura, como si el edificio fuera todo efecto y no causa.

El Centro de Heydar Aliyev , representa una forma fluida que emerge por el plegamiento de la topografía natural del paisaje y por la envoltura de las funciones individuales de su interior. Todas las funciones, conjuntamente con las entradas, están representadas por pliegues en una sola superficie exterior continua. Esta forma fluida da la oportunidad de conectar los diversos espacios culturales y, al mismo tiempo, proporcionar a cada elemento del Centro su propia identidad y privacidad. Siguiendo los pliegues interiores, la piel se erosiona hasta convertirse en un elemento más del paisaje interior del Centro.
Según su contratista principal, DIA Holding, las formas de los 57.519 m2 del centro cultural manifiestan la ligereza de un ondulante pañuelo en caída libre.
El centro diseñado para convertirse en el edificio principal de los programas culturales de la nación, rompe con la arquitectura soviética rígida y, a menudo, monumental que es tan prevalente en Bakú, aspirando a expresar la sensibilidad de la cultura azerí y el optimismo de una nación que mira al futuro.

Espacios

Según ha expresado Zaha Hadid en una conferencia, el complejo de Bakú en realidad consta de tres edificios, un centro de conferencias, un museo y una biblioteca, conectados a través de un espacio interior y por la curva y «fluida» piel exterior que serpentea a través de toda la estructura.
El proyecto, que está destinado a desempeñar un papel integral en la vida intelectual de la ciudad alberga un centro de conferencias con auditorio y salas, una biblioteca, un museo, restaurante y un aparcamiento.

Acceso exterior

Saliendo de una línea de metro especialmente construida para acceder al lugar, los visitantes encuentran el edificio atravesando un largo y empinado parque, con un camino en zigzag, que desemboca en una plaza pavimentada con cuadrados de hormigón blanco, como si la cáscara externa del centro continuara sobre la tierra o si su contorno comenzara justamente en ella. El paisaje emerge desde el suelo hasta fundirse con el edificio. Esta superficie llamada Plaza de la Cultura y que llega hasta la arteria principal de ciudad pretende ser un espacio al aire libre para el centro cultural y un espacio acogedor para los visitantes.

Respondiendo a la caída en picado que anteriormente dividía topográficamente el terreno en dos, el proyecto presenta un paisaje de terrazas que establece conexiones alternativas y rutas entre la plaza pública, la construcción, y el estacionamiento subterráneo. Esta solución evita la excavación y relleno adicionales y convierte con éxito una desventaja inicial del lugar en una característica clave del diseño.

Plaza de la Cultura

El diseño del Centro Heydar Aliyev establece una continua y fluida relación entre su plaza circundante y el interior del edificio. La plaza, accesible a todo el público, como parte del tejido urbano de Bakú, se eleva para envolver un espacio interior igualmente público y definir una secuencia de espacios para eventos dedicados a la celebración colectiva de la cultura azerí, tanto contemporánea como tradicional. Zaha Hadid conjuntamente con su socio Patrik Schumacher y el arquitecto del proyecto Saffet Kaya Bekiroglu, ha extrapolado la fluidez de las formas del centro al entorno, creando una serie de terrazas entrelazadas con espejos de agua, cascadas, ondulaciones, bifurcaciones, pliegues y flexiones que convierten la superficie de la plaza en un paisaje arquitectónico que cumple multitud de funciones, dando la bienvenida y dirigiendo a los visitantes a través de diferentes niveles hasta el interior. Con este gesto, el edificio difumina la distinción convencional entre objeto arquitectónico y paisaje urbano, envolvente del edificio y plaza urbana, figura y fondo, interior y exterior. Un recorte del cañón en la parte delantera de la carcasa lleva a las puertas de cristal que se abren a un pasillo de blancura.

Interior

El interior del centro se caracteriza por superficies continuas que se tuercen para transformar las paredes en techos y rampas.
Las formas recuerdan la concha de la terminal de la TWA en el aeropuerto JFK, de la que su arquitecto Eero Saarinen dijo: «…todo es una sola cosa…»

La planta baja cuenta con varios espacios de cabildeo destinados a crear lugares públicos que unan los diferentes aspectos del programa del centro. A partir de estas salas de bienvenida, en el interior del edificio continúa el tema de la fusión, con superficies continuas.
Los suelos se convierten en rampas y paredes, girando en plafones y techos, para luego seguir girando y avanzar fuera de la vista, formando paisajes blancos sin fin.

Biblioteca

La Biblioteca está orientada al Norte para aprovechar la luz natural y tiene su propia entrada. Los niveles dedicados a la lectura y a los archivo se apilan uno encima de otro, envueltos en los pliegues de la piel exterior. Las plantas caen una sobre otra con rampas que las conectan y crean un continuo camino de circulación. La Biblioteca y el Museo también están conectados por una rampa que conduce, a través de la planta baja de la Biblioteca, a la primera planta del Museo. La Biblioteca se conecta con la Sala de Conferencias a través de un puente que ‘vuela’ sobre el vestíbulo de entrada. Su forma alcanza la Plaza de la Cultura, apoyándose para crear la inclinación necesaria que da lugar a los asientos del espacio al aire libre.

Auditorio

El auditorio y sus instalaciones asociadas tienen un acceso directo a la Plaza. La entrada principal se encuentra en el vacío creado en la capa exterior, “estirándose” entre el volumen del museo y la torre de la Biblioteca. La entrada secundaria se encuentra en el lado norte del edificio.

Estructura

El edificio consta principalmente de dos sistemas que colaboran: una estructura de hormigón combinada con un sistema de estructura espacial. Con el fin de lograr espacios libres de columnas a gran escala que permitan al visitante experimentar la fluidez del interior, elementos estructurales verticales son absorbidos por las paredes y el sistema de muro cortina. La particular geometría de las superficies fomenta soluciones estructurales no convencionales, como la introducción de «columnas de arranque» curvas para lograr la cáscara inversa de la superficie desde el suelo al oeste del edificio, y la «cola de pato» resultante del estrechamiento de las vigas en voladizo que soportan la piel del edificio en el lado este.

El sistema de marco espacial permite la construcción de una estructura de forma libre y ahorra tiempo durante todo el proceso de construcción, mientras que la subestructura se ha desarrollado para incorporar una relación flexible entre la rejilla rígida de la estructura espacial y las costuras de revestimiento exterior de forma libre. Estas costuras se obtuvieron a partir de un proceso de racionalización de la geometría compleja, el uso, y la estética del proyecto. La fibra de vidrio reforzada con hormigón y la fibra de vidrio reforzada con poliéster fueron elegidas como los materiales de revestimiento ideales, ya que permiten la poderosa plasticidad del diseño del edificio al tiempo que responden a exigencias funcionales muy diferentes relacionadas con una gran variedad de situaciones: plaza, zonas de transición y envoltura

Materiales

El edificio, cuya suave rejilla distorsionada de paneles de poliéster con fibra de vidrio reforzado no tiene conexiones visibles, se ve menos “como construido” y más como “si aterrizara”.

En la construcción se han utilizado 121.000 m3 de hormigón armado, 194.000 encofrados y 19.000tn de moldes de acero. Para dar forma a la piel externa fueron necesarias 5.500 toneladas de acero estructural, creando la base para una superficie de 40.000 m2 formada a partir de paneles de fibra de vidrio reforzados con poliéster o con hormigón, un total de casi 17.000 paneles individuales con geometrías diferentes.

Iluminación

Para enfatizar la continua relación entre el exterior y el interior del edificio, la iluminación del Centro Heydar Aliyv ha sido cuidadosamente tenida en cuenta. Durante el día el volumen refleja la luz, alterando constantemente su apariencia según la hora y la perspectiva. La utilización de cristales semi-reflectantes deja intuir el interior sin revelar la trayectoria de los espacios. Por la noche, el edificio se transforma gradualmente mediante al iluminación que fluye desde su interior, se desarrolla la composición formal para revelar su contenido y continuar manteniendo la fluidez entre interior y exterior.

Video

Planos

Fotos

Fotos Hufton + Crow

Fotos Hélène Binet

La arquitectura se explica mejor en imágenes

¡Síguenos en Instagram!