Mercado Santa Caterina

Ingeniero estructural
José María Velasco Rivas
Constructora
COMSA, S.A.
Promotor
Foment de Ciutat Vella, S.A.
Año de Construcción
1997-2005
Altura
40m
Pisos
1
Área construida
7.000m2
Ubicación
Barcelona, España

Introducción

El diseño arquitectónico es de Enric Miralles y Benedetta Tagliabue. La espectacular cubierta de coloridos mosaicos fue diseñada por el artista Toni Comella. El ingeniero a cargo de la estructura de la cubierta fue José María Velasco Rivas  desde el inicio del proyecto en 1997 hasta la finalización de la construcción en 2005.

El mercado forma parte del conjunto de rehabilitaciones que realiza el Instituto de Mercados de Barcelona, dependiente del Ayuntamiento. La propuesta superpone la nueva arquitectura sobre la vieja, las mezcla, y surge con un conglomerado, un híbrido que acentúa la utilidad y es contemporáneo. Se reorganizó la distribución interior del mercado. Hay menos puestos, pero los sistemas de acceso y servicio se racionalizan, la superficie de espacios públicos gana terreno y se comunica con la Avenida Francesc Cambó, importante vena de transición en el barrio,  también rodeada por una densa red de calles estrechas.

Las obras de remodelación dejaron al descubierto importantes restos arquitectónicos del  ábside del monasterio, espacio que  se puede visitar. Del viejo mercado se conservan las puertas de entrada.

El arquitecto Miralles falleció antes de finalizar la construcción de la obra.

Historia

Su historia empieza con el derribo del convento de Santa Caterina, cuyos terrenos fueron concedidos al ayuntamiento de la ciudad para levantar el mercado. Fue el arquitecto,  designado por ayuntamiento,  Josep Mas Vila quien  presenta el primer proyecto, un ambicioso plan que sobrepasaba por mucho las funciones de los mercados ya existentes en la Plaza del Born y en la de Sant Josep, en el cual se realizarían ventas al por mayor, incluyendo la venta de carne.  El proyecto que se levantaría a pocos metros de la Catedral de Barcelona y en pleno centro histórico de la ciudad no prosperó ya que para ello era necesario hacerse con los terrenos aledaños, no contando con el beneplácito del gobierno de Madrid.

Pese a los inconvenientes en 1846 el mercado comienza a funcionar tímidamente y a título provisional, con una pescadería y otros pocos puestos que había subastado el ayuntamiento para financiar las obras. En los años de posguerra el mercado abasteció no sólo a los ciudadanos de la ciudad sino que también a los de los pueblos de los alrededores. Este fue el primer mercado cubierto de la ciudad, inaugurado oficialmente en el año 1848.

Situación

El Mercado de Santa Caterina se encuentra en el distrito de Ciutat Vella y al igual que la Basílica de Santa María del Mar en el barrio de la Rivera de Barcelona, España,  sobre la avenida Francesc Cambó 16,  formando parte de la intervención urbana de rehabilitación de la zona.

Concepto

La propuesta para la rehabilitación del antiguo mercado de Santa Caterina, situado en el distrito de Ciutat Vella de Barcelona, implica una acción sobre el tejido urbanístico adyacente a la estructura existente que racionalice su emplazamiento. A la vez, la intervención pretende “mezclarse y confundirse” con la estructura original. Ambos propósitos se logran mediante la realización de una nueva cubierta, que envuelve la estructura y la extiende más allá del perímetro de la primera construcción.

La esencia de este proyecto se basa en el diseño de su cubierta, la cual parte de la metáfora de un inmenso mar coloreado por el recuerdo de frutas y verduras. Se recuperan en él también elementos ya empleados en la Escuela de Música de Hamburgo.

La obra es espectacular y juega un importante papel en la recuperación urbanística de Ciutat Vella  (proyecto municipal en el cual estuvo activamente implicado Miralles).

La cubierta se transforma en la fachada más importante del edificio, con el inconveniente de que solamente es visible desde la altura y, por ahora, no está prevista la posibilidad de que exista un mirador que permita contemplarla.

Espacios

El mercado tiene cuatro entradas, la de la fachada principal, las de las calles laterales y la ubicada en la plaza de la parte trasera.

Planta

El proyecto no tiene un planteamiento de uso interno, posiblemente porque desea recuperar la estructura de los viejos mercados de pueblo, de manera que la cubierta representaría un gran toldo bajo el que se cobijan los puestos sin ninguna organización predeterminada, aunque sus pasillos conforman un particular esquema irregular que facilita el acceso a los mismos, ubicados en el centro de la planta. En el perímetro se ubicaron diversos comercios que sirven de apoyo al mercado ofreciendo productos que no se encuentran en las paradas de dentro, como también bares y restaurantes. La gran cubierta insinúa la generación de 3 naves, siendo la central la de mayor altura, aproximadamente 40m

Parking

El mercado consta de 2 plantas subterráneas en las que se ubican el parking y el espacio destinado a recogida de basura y dependencias de apoyo al funcionamiento del mismo.

Plaza

En la parte posterior del mercado se generaron dos plazas, una pública que conecta el mercado con el barrio y ubica uno de los accesos y la otra  más privada  se consigue con el retranqueo da  las viviendas que se generaron en el plan de urbanización.

Estructura

La estructura del mercado de Santa Caterina está formada por un conjunto de bóvedas de madera irregulares, unas biarticuladas otras triarticuladas, que se apoyan en vigas de acero de sección y directriz variable,  sustentadas,  a su vez, en vigas y pilares de hormigón. Un conjunto de tres grandes arcos de más de 40 metros de luz sujetan centralmente las vigas de acero trianguladas para evitar su descenso.

La parte central  no conserva ninguna estructura del antiguo mercado, en cambio las naves laterales, con 14m de luz, mantienen las antiguas cerchas, algunas han sido reparadas y otras debieron ser sustituidas.

Cubierta

El estudio estructural de la cubierta se inicia a finales de 1997, y su proceso finaliza a finales de 1999, terminándose a principios del año 2000. Enric Miralles vió todos los planos constructivos antes de su fallecimiento en Julio de 2000. Durante su construcción sólo se introdujeron cambios menores.

La solución estructural de la cubierta surgió a partir de un proceso anterior. El primer planteamiento de Miralles era una cubierta que flotara sobre un mar de cables, al mismo tiempo quería recuperar materiales tradicionales de la construcción en Barcelona,  el primero de todos fue la cerámica que cubriría toda la superficie de la cubierta.

La estructura de la cubierta está formada principalmente por arcos de madera unidos por vigas metálicas tipo V que en algunos lugares quedan a la vista y en otros ocultas. La cubierta realizada con madera de pino tratada y un entrevigado sándwich de 2 capas de pino silvestre (madera de Flandes) machimbrado  y otras 2 de la misma madera separada por listones  de 4×4 con lana de roca siguiendo la  forma de los arcos de soporte y cruzándolos en diagonal, se apoya en dos vigas postensadas de 43x72m que descansan sobre dos pilares paralelos. Por encima de estos arcos se extiende un entablillado   que sirve de base para la colocación de las piezas cerámicas de la cubierta.

El proceso para el planteamiento del cálculo estructural era complejo. En primer lugar se desconocía el tipo y espesor de la cerámica, así como su forma de aplicación sobre la cubierta. Tradicionalmente las piezas de cerámica, el “trencadís” gaudiniano se asentaba sobre unos 2 cm de mortero. Todo ello daba lugar a un peso apreciable. Se diseñaron y produjeron varios tipos de piezas pero en un momento dado se paraliza su evolución y se deja la solución definitiva para más adelante, o para el momento de la construcción.  Dado que el diseño estructural había de iniciarse se consideró, estudiando la peor suposición, un peso máximo de la cubierta de 150 kg/m2, al final  su peso es de 92 kg/m2. De los 7.000m² de superficie del mercado 5.500 m² están cubiertos  por la espectacular cubierta.

Materiales

Del mercado original se han conservado las paredes laterales y la fachada porticada que había sido reconstruida en 1988 y que delimitan la planta de 100×70 m². El resto de nave   fue construido básicamente con madera, vidrio, metal y cerámica.

Maderas

Los encofrados para los pilares y vigas de hormigón visto se realizaron con tableros fenólicos especialmente preparados para ese fin.

Las maderas de la estructura de cubierta se realizaron con madera de Flandes tratada, en algunos caso en forma de tablas y otras en sándwich.

Los cerramientos interiores también se realizaron con madera de Flandes pasada por autoclave y sujeta a la estructura metálica mediante angulares soldados a la misma.

 Cerámicas

La emblemática cubierta del mercado está realizada con 325.000 piezas hexagonales de 1m2 de cerámica esmaltada cuyos colores buscan reproducir los colores de los puestos de frutas y verduras. Estas piezas a su vez están formadas por 36 pequeños hexágonos. Las piezas cerámicas están esmaltadas en 67 colores diferentes.

Video

Planos

Fotos

Fotos WikiArquitectura (Julio 2017)

 

Otras fotos

La arquitectura se explica mejor en imágenes

¡Síguenos en Instagram!