Arquitecto Técnico
Jaros Baum & Bolles, NY
Arquitecto asociado
Qatar Engineer & Associates
Ingeniero
Sda Protec
Ingeniero estructural
Leslie E. Robertson Associates
Ingeniero acústico
Xu Acoustique París
Ingeniero Eléctrico
Fisher Marantz Stone NY, Isometrix Lighting and Design
Constructora
Turner Projacs
Promotor
Consejo Nacional para la Cultura, las Artes y el Patrimonio, Qatar Petroleum
Año de Construcción
2003 - 2008
Altura
63m
Pisos
5
Área del terreno
259.000m2
Área construida
45.000 m²
Ubicación
Doha, Qatar

Introducción

Las sociedades árabes islámicas tienen un sistema distintivo, pero culturalmente común de creencias, actitudes y valores que a lo largo del tiempo han formado una expresión tradicional. Estas tradiciones se han articulado a través del arte, la arquitectura, los diseños comunitarios, las instituciones sociales y el comportamiento convencional; todos los cuales forman patrones espaciales. El conocimiento sobre la arquitectura islámica y árabe llega a través de numerosas publicaciones. Recientemente, en los países del golfo árabe, la conservación de la identidad local se ha convertido en el centro de atención. Sus intentos se han demostrado específicamente mediante la conversión de importantes edificios históricos en museos, o la aplicación de estilos arquitectónicos neo-vernaculares en museos de nueva construcción. Uno podría cuestionar su utilización específica como museos. Los museos simbolizan los valores culturales, la riqueza, el estatus global y un centro de atracción.  A pesar de que el edificio fue diseñado por I.M Pei, un conocido arquitecto ajeno a los principios de diseño islámico y a la arquitectura local qatarí, es uno de los monumentos más prominentes de la ciudad y uno de los iconos emblemáticos del qatari neo-vernáculo. Arquitectura que cataliza el rejuvenecimiento urbano.  (M Salim Ferwati, Qatar University)

Dedicado a reflejar la vitalidad, la complejidad y la diversidad de las artes del mundo islámico, el Museo de Arte Islámico, recopila, preserva, estudia y exhibe obras maestras que abarcan tres continentes desde el siglo VII hasta el siglo XIX. La austeridad del exterior del Museo contrasta con el uso de patrones decorativos y formas empleadas por Pei dentro del edificio. Aparte del dosel metálico de la entrada, más elaborado,  el edificio es esencialmente plano.

Ubicación

El Museo de Arte Islámico de Doha, Qatar, fue levantado en una isla artificial ubicada a 60 metros de la costa, en el lado sur de la Corniche de la ciudad, sobre las aguas del Golfo Arábigo.

Pei se negó a construir el museo en cualquiera de los sitios propuestos sobre la Corniche, sugiriendo la creación de una isla artificial independiente algo alejada del paseo, y de ese modo garantizar que los futuros edificios nunca invadan el museo. Un parque de aproximadamente 64 acres de dunas y oasis crea una nueva península detrás del Museo, ofreciendo refugio hacia el Golfo Pérsico desde el norte y hacia los edificios industriales en el este, además de un pintoresco telón de fondo.

Concepto

Sus planos exteriores facetados y la amplitud y disposición de sus interiores hablan de una arquitectura moderna pero también de la esencia del Islam. A partir del siglo pasado la cultura es lo que ha fomentado la innovación en esta parte del Golfo, y con la fusión del trabajo del arquitecto IM Pei y el arquitecto diseñador francés Jean Michel Wilmotte se han tendido puente que cruzan los siglos, vinculando la cultura material del Islam con el arte y la arquitectura.

El Museo de Arte Islámico es el resultado de un viaje de descubrimiento realizado por I.M. Pei, cuya búsqueda para comprender la diversidad de la arquitectura islámica lo llevó a una gira mundial. Durante las visitas a la Gran Mezquita de Córdoba, España; a Fatehpur Sikri, una capital mogol en la India; a la Gran Mezquita de los Omeyas en Damasco, Siria y las fortalezas ribat en Monastir y Sousse en Túnez, encontró que las influencias del clima y la cultura llevaron a muchas interpretaciones de la arquitectura islámica, pero ninguna evocó la verdadera esencia que buscaba. La inspiración para el diseño final fue el sabil (fuente de abluciones) del siglo XIII de la Mezquita de Ahmad Ibn Tulun en El Cairo, Egipto (siglo IX). En la «…austeridad y simplicidad…» del sabil, dijo Pei, encontró «…una arquitectura severa que cobra vida en el sol, con sus sombras y tonos de color…». El sabil ofreció una expresión casi cubista de progresión geométrica, que evoca una visión abstracta de los elementos clave de diseño de la arquitectura islámica.

La relación entre la forma final del Museo de Arte Islámico de Doha y la alta cúpula de la fuente de abluciones (sabil) erigida en el patio central de la mezquita Ibn Tulun en el siglo XIII por el Sultán Lajin Mamluk es clara, incluso a través de la mayor escala del edificio de Pei.

“…esta arquitectura severa cobra vida bajo el sol, con sus sombras y tonos de color. Al fin encontré lo que vine a considerar como la esencia misma de la arquitectura islámica en medio de la mezquita de Ibn Tulun…” (I.M.Pei)

Espacios

A medida que uno se acerca al edificio, todo el peso de la estructura comienza a disminuir, y las formas se vuelven más imponentes. El puente, flanqueado por filas de palmeras altas, está colocado en diagonal a la entrada, lo que hace que las formas geométricas apiladas parezcan más angulares y el contraste entre la luz y la sombra más extremo. Pronto comienzan a aparecer algunos detalles tradicionales: las dos pequeñas ventanas arqueadas sobre la entrada o la galería cubierta que une el museo con un centro educativo. Estos toques parecen menores, pero proporcionan un sentido de escala, de modo que el tamaño del edificio se pueda entender de acuerdo con el tamaño del cuerpo humano.

El museo que está compuesto por dos edificios, el principal con 5 plantas y 4.225 m² de espacio expositivo y el ala educativa de 2 plantas conectada al primero a través de un patio central, está conectado a la costa por dos puentes peatonales y un puente vehicular. Dos faroles de 30,50m de altura marcan el muelle de embarcaciones en el lado oeste del Museo, creando una gran entrada para los huéspedes que llegan en barco.

En su interior los visitantes de adentran en uno de los museos más sofisticados y avanzados del mundo, resultado de la unión del diseñador francés Wilmotte y el arquitecto chino americano Pei.

Edificio principal

Atrio

Los volúmenes angulares del edificio principal retroceden a medida que se elevan alrededor de un atrio abovedado de 50m de altura, diseñado por Pei y oculto desde el exterior por las paredes de una torre central. Un óvulo, en la parte superior del atrio, captura y refleja un patrón de luz moldeada desde dentro de una cúpula facetada, permitiendo que los rayos de luz se muevan por su superficie, dando vida y movimiento al espacio de abajo. Sobre el comienzo de la escalera, debajo de la cúpula, cuelga una espectacular y tubular araña circular de luces con un diámetro de 12m,

En el lado opuesto a la entrada, el lado norte del museo, se eleva la única ventana principal, un muro cortina de vidrio de 45m de altura que ofrece vistas panorámicas del Golfo y de la zona de la Bahía Oeste de Doha. Este muro acristalado se divisa a través de una escultórica escalera doble especialmente diseñada para resaltar el efecto de la luz y el horizonte creciente de las nuevas torres de la ciudad. En esta parte del atrio se ubican las mesas del café restaurante, ambientadas por el sonido del agua que brota de una particular fuente octogonal de mármol negro.

Galerías

En la planta principal 750m2 son distribuidos entre las galerías de exposiciones especiales.  Tanto éstas como el resto de las galerías fueron obra del diseñador Jean Michel Wilmotte, al igual que la tienda del museo y las oficinas, siempre dentro de las formas creadas por el arquitecto.

En esta planta también se encuentra un auditorio de 430m2 con 197 asientos equipado con la última tecnología audiovisual, un café restaurante y la sala de oración para hombres, a la derecha de la entrada al museo. La sala de oración para las mujeres se ubica en el entresuelo, a la izquierda del atrio.

A las galerías con exposiciones permanentes se le dedican 3.100 m² distribuidos en dos plantas superiores que rodean el atrio y en la cuarta las exposiciones temporales.

Pei proporcionó al museo con una serie de galerías con arreglos geométricos que eran esencialmente “cajas negras” y que puso en manos del diseñador francés Wilmotte para que las convirtiera en espacios vibrantes donde exponer las artes decorativas islámicas. El diseñador jugó con una sutil gama de materiales oscuros de alta calidad que destacan la pieza expuesta convirtiéndola en protagonista, pese a las enormes puertas de vidrio en las vitrinas, accionadas sólo por un botón, o las piedras grises oscuro-talladas que recubren los muros, todo envuelto por una luz sugerente e íntima.

Las galerías están hechas literalmente para permitir a los visitantes apreciar objetos de origen utilitario. Las vitrinas creadas por Wilmotte se desvanecen y flotan en el aire para mejorar las obras. Wilmotte & Associés logró no solo dar visibilidad a estos objetos, sino también, de mutuo acuerdo con la administración local y con I. M. Pei, impartirles toda la majestuosidad que merecen como obras de arte. La solidez y la sutileza de los accesorios se manifiestan en lo que Pei buscó y que él llama «la esencia de la arquitectura islámica».

Circulación

Cada nivel de exposición está atravesado por puentes con suelo de vidrio que pasan por encima de la cafetería de la fuente, completando el recorrido de circulación de los balcones en forma de U en voladizo alrededor del atrio. La transparencia y la altura de los puentes que atraviesan el atrio les da un aspecto vertiginoso.

Ala Educativa

Los programas educativos del Museo se encuentran en un ala al este del edificio principal al que la une un patio con fuentes. El ala de educación, con 2.694m2, incluye una sala de lectura muy iluminada en la biblioteca del museo, aulas, talleres, espacios de estudio e instalaciones técnicas y de almacenamiento.

Dimensiones

Metros

Edificio 35,500m2 distribuidos de la siguiente manera:

  • Espacio expositivo 4.225m2
  • 3.100m2 para las exposiciones permanentes
  • 750m2 para las temporales
  • 375m2 para las galerías de estudio
  • entrada ceremonial y puente 280m,

Ala educativa 2.700m2:

  • biblioteca 820m2
  • laboratorio de conservación 400m2
  • almacén 1.800m2, auditorio 430m2
  • bar-restaurante 380m2
  • tienda regalos 300m2

Alturas

  • Punto más alto en el interior 50m
  • en el exterior 63m
  • fachada norte acristalada 45m
  • pilares luminosos en el muelle 30m.

Otros

  • 12m de diámetro lampara de luces en el atrio principal.
  • Parque que rodea el museo, incluyendo la península, 26 hectáreas.

Estructura

Con pasos por ambos lados, el vértice del edificio principal está salpicado por una torre corta con una abertura en forma de ojo que enmascara una cúpula interior. Desde ciertos ángulos, la estructura tiene una calidad plana y quimérica, como un escenario, desde otros, parece estar flotando en la superficie del agua.

Cúpula

Una matriz geométrica transforma el descenso de la cúpula desde un círculo a un octágono, a un cuadrado y finalmente a cuatro aletas triangulares, que se inclinan a diferentes alturas para convertirse en las columnas del atrio.

El sistema estructural que soporta la cúpula no es particularmente elegante, por un lado, el tambor que la soporta descansa sobre columnas delgadas de tres pisos de altura, por otro lado, se extiende hacia abajo para encontrarse con una pared que encierra un piso de oficinas antes de apoyarse en una serie de columnas más cortas, alterando la simetría natural de la habitación, aunque el significado del espacio es claro.

Aunque la cúpula central del Museo puede recordar un número determinado de estructuras de mezquitas, el arquitecto no ha alineado su edificio o su gran ventana en dirección a La Meca. El “mihrab”, un nicho en la pared de una mezquita que indica la “quibla” (dirección a la que los musulmanes deben enfrentarse cuando rezan), rara vez se diseña como una ventana, aunque la forma alargada y axial de la gran ventana del museo recuerda este aspecto de la arquitectura islámica. Sin embargo, las instalaciones de oración dentro del Museo naturalmente toman la alineación correcta y se giran ligeramente con respecto al resto del edificio.   Estos son los momentos en que la arquitectura de Pei debe incorporarse, el arquitecto colocó en el mismo pedestal la cultura que la religión. Su museo nos recuerda que construir una cultura, tanto como una agenda política o social, puede ser un acto curativo. Como todo gran arte, requiere forjar valores aparentemente conflictivos en un todo común

Subestructura

La construcción de la subestructura para el edificio del Museo de Arte Islámico, una estructura completamente rodeada por agua, implicó la creación de una plataforma de relleno estructural contenida dentro de un cerramiento de pilotes de hormigón «conducido» especialmente diseñado. Se implementaron obras temporales adecuadas y esquemas de deshidratación.

Los trabajos también incluyeron la construcción de pilotes, grandes tapas de pilotes, vigas de grado, losas de grado de «presión» y pozos profundos. El alcance de las obras también incluyó la formación de una nueva cala y península para remodelar la línea costera existente, que incluyó 2,5 km de obras de revestimiento prefabricado y de roca. En su construcción se utilizaron 200.000m3 de relleno estructural y 30.000m3 de hormigón.

Materiales

El edificio fue construido con materiales nobles, como la piedra caliza de color crema Magny y Chamesson de Francia que cubre las fachadas exteriores, el granito Jet Mist de los Estados Unidos y el acero inoxidable de Alemania, así como el hormigón arquitectónico de Qatar.

El marco estructural de la cúpula que ilumina el espacio central del atrio fue realizado en acero inoxidable. Los techos están construidos con intrincadas piezas de hormigón arquitectónico con forma de pequeñas cúpulas encastradas en el lugar y terminadas con moldes individuales.

El gran muro acristalado que mira hacia el Golfo está protegido del sol y los ruidos exteriores mediante una pantalla de amortiguación realizada con barras acústicas de aluminio.

Las galerías cuentan con piedra de pórfido gris oscuro y Louro Faya, una madera de encaje brasileña que fue cepillada y tratada para crear una apariencia metálica, que contrasta con la piedra de color claro del resto del Museo. Para proteger las frágiles antigüedades en exhibición, las salas cuentan con estuches e iluminación especialmente diseñados.  Wilmotte también creó muebles a medida para el museo, inspirados en el estilo arquitectónico de Pei.

Videos

Planos

Planos M.I. Pei y Museo de Arte Islámico

Fotos

Fotos WikiArquitectura (diciembre 2018)

)

La arquitectura se explica mejor en imágenes

¡Síguenos en Instagram!