Arquitecto:
Arquitecto Técnico:
Jim Heverin
Ingeniero estructural:
Buro Happold
Diseñado en:
2004
Año de Construcción:
2007-2011
Pisos:
2
Área del terreno:
22.400 m2
Área construida:
11.000m2
Ubicación:
Glasgow, Escocia, Reino Unido

Museo Riverside del Transporte

Introducción

El museo, una extrusión de sección abierta en ambos extremos con su esquema exterior que encapsula una ola o pliegue, fluye de la ciudad hacia el frente marítimo simbolizando la relación dinámica entre Glasgow y la construcción naval,el legado marítimo e industrial del río Clyde. Fachadas de vidrio transparente permiten que la luz inunde el espacio principal de la exposición. La remodelación de este margen del río intenta volver a conectar la ciudad con el agua.

Zaha Hadid ganó este concurso público para construir un nuevo Museo del Transporte compitiendo con arquitectos tan destacados como Norman Foster, Richard Rogers o Daniel Libeskind.

Este edificio, que sustituye al antiguo museo del transportes, era necesario, ya que la popular colección del museo necesitaba un espacio apropiado para guardar sus amplios archivos y ofrecer un espacio expositivo acorde a la nueva época.

Situación

El Riverside Museum se ubica en el lugar que ocupaban los antiguos astilleros A. & J. Inglis Shipyard, 100 Pointhouse Road, en el puerto de Glasgow, Escocia, Reino Unido. Esta ubicación, en la orilla norte del río Clyde y cercano a la confluencia de éste con el río Kelvin permite que se pueda arribar al museo con embarcaciones que atracan en su muelle.

Concepto

El Museo del Transporte quiere servir de nexo entre la ciudad, acceso norte y el río, acceso sur, con el gran concepto de su paso central, sin columnas, el corazón de la construcción, ofreciendo todo el espacio abierto. Se puede caminar alrededor de él, no existen plantas externas, todo se resume en el espacio bajo la sinuosa cubierta que en su interior crea el techo plegado de la nave, con sus líneas horizontales que conducen a los visitantes a través del espacio. La forma general expresa una energía cinética que trabaja en un nivel conceptual, desmaterializando los problemas prácticos tales como la estructura

El espacio trata, obviamente, sobre el movimiento, sugiriendo el dinamismo del cual todas las piezas expuesta están ahora privadas. Hay algo de vías de tren o tranvía, de cables aéreos, de hangares o galpones en todo el conjunto del edificio, sin embargo no se trata de una pieza de imitación de la alta tecnología y sus avances, al estilo de muchos otros museos del transporte. El espacio conseguido por Hadid, unificado por un solo tono verde-amarillento, es arquitectura, no equipamiento, una sola sala, no una máquina, en la cual todos los objetos pueden coexistir.

Concepto estructural

Con el fin de crear un espacio de exposición sin columnas, la estructura de acero sigue la forma arquitectónica para obtener la profundidad necesaria para cubrir la distancia.

El concepto estructural está basado en una acción de la placa doblada, que utiliza la rigidez, en el plano, de un material. Con la estructura del techo del museo esta acción se racionaliza en una serie de vigas inclinadas formadas por perfiles de acero estándar.

Espacios

El museo abarca una superficie construida de 11.000m2, con un área expositiva de 7.000m2 repartidos entre la colección permanente, otra zona que evoca algunas de las calles de la ciudad, varias zonas temática, más cafetería, tienda y zona docente.

En el interior del edificio, la extrusión de la acentuada fachada norte provoca un techo ondulante que flota por encima del espacio expositivo. Paredes curvas trazan la dirección del techo, cuyo desarrollo y estructura es responsable del espacio libre de columnas que se crea debajo, tan esencial para la flexibilidad de exposiciones. Los espacios del perímetro son pragmáticos, con servicios administrativos en la planta baja y con oficinas y pequeñas áreas de exposición en el nivel superior, espacios a los que llega la luz natural a través de las paredes de vidrio del piso al techo de la fachada con perfil zigzagueante.

Hay que considerar también como espacio perteneciente al museo el velero “Tall Ship”, atracado en el muelle de Glasgow, frente al nuevo edificio. Es el único velero hecho en los astilleros del Clyde que aún sigue a flote.

Planta baja

En los dos extremos del pasaje interior se ubican las dos entradas al museo. La que mira hacia la ciudad, en la fachada norte, se asemeja a los zig-zags de un gráfico cardíaco monitorizado o a los tejados de las viviendas de Glasgow.

La entrada que mira al sur, está sobre la fachada acristalada que mira al río y sobre la que se refleja el buque de vela del siglo XIX amarrado cerca. Esta fachada funciona como un “vaso de Claude” a través del cual se pueden ver las naves cuya fabricación pertenece a otra época.
El interior del museo opera como un espacio fluido y libre en el que se encuentran grupos de objetos, un determinado número de atracciones principales y pantallas de alta densidad.

En esta planta se haya el mayor espacio expositivo del Museo del Transporte, en su parte central y quebrada, alrededor de la cual se distribuyen los negocios, la recepción, las aulas de aprendizaje, salas de trabajo, oficinas, un café, snack bar, el Trust Marítimo del Clyde y las tres “calles” temáticas.

La pared interna de la galería que se ubica en el sud-este de la planta se abre para permitir vistas de las muestras expuestas en la zona contigua.

  • Calles

En este nuevo edificio existe una serie de escaparates que se conocen como “las calles”. Estos negocios representativos van desde una farmacia, una tienda de informática o un cine. Se distribuyen en tres calles y cubren los avances de los períodos que van desde 1900-1930, 1930-1969 y 1960-1980.

Existen 12 temas identificados, dentro del Riverside Museum, incluyendo las calles, los cuales están bajo el título de las categorías “Conexiones” y “Cómo llegar” que examinan todos los aspectos de los viajes y el uso de los transportes de la colección expuesta.

Primer piso

Este nivel que balconea sobre la planta baja, dejando un gran vacío central, dispone de un pasadizo aéreo e irregular que ofrece una singular superficie expositiva. Existe un centro de coleccionistas y diversas salas para uso del museo.

Una viga de 4m de profundidad por 25m colocada en el segundo nivel transfiere las cargas del techo y del piso a las columnas del borde de la abertura y otra viga Vierendeel de 6mx15m permite la exposición de una locomotora de 36 toneladas en el borde de la pista sin la necesidad de columnas directas debajo.

Estructura

En la estructura del edificio no se han construido galerías expositivas independientes, aunque si se han separado los espacios dedicados a la enseñanza.

Marco estructural

La estructura está formada por una intrincada red de acero retorcido en un profundo gesto hacia el Río Clyde que posteriormente fue cubierto por las placas que conforma el techo. Esta estructura es capaz de soportar el techo desde la fachada hasta la siguiente doblez y luego hasta el final del edificio debido a la rigidez inherente creada por la geometría del techo. Ello sólo es posible por el cambio de dirección de la estructura en las zonas de transición, que crean dicha rigidez la cual también ayuda a soportar la estructura de chapa plegada.

Teniendo en cuenta que la chapa plegada tienen planos inclinados y la fuerza de la gravedad es vertical, la estructura normalmente tiraría hacia afuera y se aplanaría. Para evitar que esto ocurra, se han introducido secciones de vigas-I de acero carbonado, que van en dirección transversal a la placa doblada, secciones de 8m de largo en diagonal y secciones de 6m de largo en horizontal. Cuando estos diferentes miembros convergen, forman un nodo que es soldado fuera de las instalaciones.

Al respecto Zaha Hadid, en una entrevista en la que se le preguntaba por qué ocultó una estructura tan complicada, expresó: “…..si se tratase de un monumento, como la Torre Eiffel, entonces sería adecuado que enseñase sus huesos. En este caso la intención es lograr un nivel de abstracción…..”

El perfil “skyline” del edificio se traduce en un sistema de vigas. Las crestas y valles del mismo forman las parte más altas y bajas de los brazos de la armadura, utilizándose perfiles circulares, de 406 mm de diámetro por 8 CHS, huecos, mientras que los elementos verticales se definen con vigas I laminadas, con 680 mm de profundidad, colocadas cada 6 metros a lo largo de la extrusión.

Las áreas curvas, zonas de transición, fueron utilizadas como soportes rígidos, funcionando como puntos de anclaje para la estructura del techo. Estas zonas están formadas por una serie de enclavamientos cóncavos y superficies convexas generadas como forma arquitectónica de cambio de dirección.

Con las paredes laterales, los montantes estructurales en las fachadas norte y sur y las áreas curvas en el centro del espacio expositivo que proporcionan soporte, no fue necesaria la utilización de columnas interiores, dejando mayor superficie diáfana. Las áreas de servicio, adyacentes a las elevaciones este y oeste, fueron especialmente preparadas para servir de apoyo lateral al techo.

Construcción

El proyecto se comenzó a construir en 2007. Durante el verano de 2008 ya realizados los cimientos y los fosos subterráneos creados para albergar los servicios y materiales necesarios para la construcción.

A finales de 2008 el esqueleto de acero estructural fue tomando forma.

Durante el 2010 se comenzó a colocar el revestimiento del edificio y los servicios de acondicionamiento exterior continuaron con los trabajos de jardinería.

A finales de 2010 las obras de construcción fueron completadas y el museo se inauguró en 2011 conjuntamente con la nave Glasgow´s Tall Ship, Glenlee, atracada frente en el muelle del museo.

Materiales

El marco estructural del museo se basa en un apilamiento de acero, reforzado con una subestructura de hormigón armado que contiene una red de trincheras de refuerzo y servicio. Las planchas del primer y segundo piso fueron realizados con hormigón armado “in situ” de 150 mm sobre cubiertas de acero perfilado y vigas también de acero.

Tanto las fachadas como el techo están revestidos con paneles de zinc pre-patinado, tiñendo de gris el cuerpo, unidos con juntas rectas. Los dos extremos del museo están cerrados con paredes de vidrio.

En su interior el color verde “pistacho” de las paredes ha recibido numerosas críticas, tanto a favor como en contra. Preguntada al respecto, la arquitecta ha argumentado: “…el Museo del Transporte es como un juego, no como una galería de arte ni como una caja blanca…”

Video

Planos

Fotos

This page was last modified on: March 7, 2017 at 6:50 pm