MuseoParc Alésia – Centro de Interpretación
Arquitecto
Paisajista
Michel Desvigne, Sophie Mourthé
Ingeniero
France Aires
Ingeniero estructural
BEA Ingénierie
Ingeniero acústico
Cial, Jean-Luc Lecoq
Ingeniero Eléctrico
Cegelec
Promotor
Conseil Général, Côte d’Or, Bourgogne
Diseñado en
2002
Año de Construcción
2003-2012
Pisos
3
Área construida
8.000m2
Ubicación
Alise-Sainte-Reine, Borgoña, Francia

Introducción

El proyecto marca un sitio arqueológico en el centro de FranciaFrancia y conmemora la historia de la batalla entre Julio César y los galos en el 52 aC. A pesar de que todo rastro de la batalla ha sido borrado, el nuevo museo recrea almenas y movimientos de tierra y proporciona servicios de interpretación para el área.

El plan consta de dos estructuras separadas pero relacionadas:

Uno de los edificios es un museo situado en la posición de las Galias durante el asedio a la cima de la colina sobre la ciudad. Un segundo edificio es un Centro de Interpretación situado en la posición romana, en los campos de abajo.
Las estrategias de dar una máxima presencia a los acontecimientos históricos respetando la inserción sensible de los edificios en su entorno natural responde a la ambición del proyecto, mientras que refleja el imperativo de la modestia exigido por los arqueólogos. Ser a la vez visible e invisible es la paradoja y el reto del proyecto.

Situación

El Centro de Interpretación del Parque Alesia, fue construido sobre un terreno de 91 acres en la Borgoña francesa, 1 route des Trois Ormeaux, cercano a la aldea de Alise-Sainte-Reine, comuna situada en el centro del departamento de la Côte-d’Or, a 50km de Dijon y a unos 90 minutos al sureste de París en tren.

Concepto

Boceto

El proyecto crea dos edificios con una simple forma cilíndrica. Los envolventes se adaptan a los materiales del entorno, minimizando la forma. Al vincular las estructuras, comprometiéndose a integrar los edificios con el paisaje y usando una simple tipología redonda, los edificios consiguen acercarse al lugar de la batalla, fomentando un sentido de respeto y admiración a través de una silenciosa y formal presencia.

El Centro de Interpretación nació a partir de una idea del arquitecto Bernard Tschumi. Un rotundo cilindro cuya geometría y forma simbolizan el cerco de los romanos a los galos en la mítica batalla de Alesia. Su forma de anillo hace referencia a las empalizadas y fosos con que Julio César sitió a las tropas galas de Vercingétorix.

Espacios

Proyecto

Ganador de un concurso convocado en 2002, Tschumi propone dos edificios cilíndricos, el primero que se ha terminado alberga el Centro de Interpretación y su construcción finalizó en 2012.

El segundo por construir cobijará un Museo Arqueológico y dispondrá de 6.500m2 distribuidos en tres plantas, se espera esté terminado en el 2016. Entre ambos edificios hay una distancia de aproximadamente 1km, ya que el Museo se construye sobre las colinas de Mont Auxoix.
El arquitecto explica “…los dos edificios con su forma circular, entrarán en diálogo…”, igual que los círculos concéntricos dispuestos entre el campo de batalla y el “oppidum” o asentamiento defendido.

Centro de Interpretación

Sección

Bernard Tschumi ha creado un centro de orientación circular de hormigón envuelto en una celosía de madera que evoca las fortificaciones romanas.

La entrada al edificio está orientada a la carretera en el norte, pero un acceso secundario permite llegar a las fortificaciones y almenas reconstruidas también visibles desde el edificio.

Cruzando la fachada de madera, que alterna lamas inclinadas con diferentes separaciones y dimensiones, se accede a un gran vestíbulo en forma de rotonda cuyo techo, un disco de hormigón, corresponde al suelo de la sala de conferencias. Este vacío central es un espacio de color gris, casi monolítico atravesado por columnas redondas y algunas de ellas un poco inclinadas. Sólidas paredes separan este espacio de los espacios del programa y de cualquier vista del enrejado exterior, como si interior y exterior fueran las dos caras de una moneda, imposible de ser experimentados al mismo tiempo.

Las dos plantas que forman el edifico se distribuyen en cuatro alturas en torno a este atrio central y se comunican mediante una suave escalera-rampa ascendente, ofreciendo 1.200m2 de espacio expositivo.

  • Rampa

La suave rampa, recuerda al Museo Guggenheim de New York, lleva al visitante a las zonas de exposición y conferencias y finaliza en la terraza de la cubierta, donde se encuentra el auditorium, rodeado de robles y abedules. Debido a la luz natural que recibe de los acristalamientos ubicados en los laterales y parte superior del edificio, adquiere cierta apariencia piranesiana y los tramos finales del espiral, con acristalamiento traslúcido en el suelo acentúan el carácter etéreo del espacio interior.

  • Terraza panorámica

La terraza ajardinada, con robles y abedules, ofrece una vista panorámica de 360° al monte Auxois y las colinas circundantes, donde estaban situados los campamentos del ejército romano. Es el punto culminante del recorrido con sus empalizadas montadas en madera, a modo de almenas.

Estructura

Para crear la estructura de hormigón se utilizaron encofrados metálicos, tanto en las paredes como en los pilares, sin embargo para la estructura de la rampa interior se recurrió a un método mucho más artesanal, un encofrado de madera con un cuidado vertido de hormigón.

El disco de hormigón que forma el techo del hall de entrada está sostenido por pilares, también de hormigón armado, algunos a plomo y otros inclinados.
Debido a la forma cilíndrica del edificio y respondiendo a los requisitos de las paredes a realizar, el levantamiento recayó sobre dos tipos de encofrados circulares para muros, el VARIO Calé y el RUNDFLEX Plus, para las paredes exteriores con juntas y para las interiores que debían recibir una cubierta para cada rotación, respondiendo a un plan de diseño específico. Ambos tipos de encofrado permiten la realización óptima de paneles de gran altura.

Materiales

El museo será construido con piedras, similares en apariencia a los edificios de la ciudad pero con la tecnología actual, y estará enterrado parcialmente en la colina para que desde arriba parezca una extensión del paisaje.

El Centro de Interpretación está construido de madera, como las fortificaciones romanas existentes en el momento del asedio, y hormigón.
El material de su fachada en forma de cancela de madera de alerce laminada evoca las fortificaciones romanas y proviene de Alemania. La fachada fue montada en obra utilizando tornillos y pasadores de acero galvanizado. Esta celosía envuelve el cuerpo macizo de hormigón y vidrio con marcos metálicos, otorgándole cierta protección y camuflando, en cierto sentido, la solidez del hormigón, tal vez “humanizando” el edificio.

En el interior se ha utilizado hormigón mezclado con arena blanca, recurriendo a encofrados metálicos tanto en las paredes como en los pilares.
El techo del edificio es un jardín plantado con árboles y césped, camuflando la presencia del edificio, cuando se mira desde arriba del monte. Cuenta con un sistema de recogida y filtrado de agua de lluvia, que conjuntamente con el uso de los brise-soleils de madera contribuyen al ahorro energético.

Video

Planos

Fotos

¿Quieres aprender un poco de historia directamente desde tu Instagram?

Siguelo en Instagram!