Muziekgebouw

Arquitecto
Ingeniero estructural
ABT
Ingeniero acústico
Peutz
Ingeniero Eléctrico
Steven Scott
Constructora
BAM
Promotor
Municipalité d’Amsterdam
Diseñado en
1997
Año de Construcción
1998 - 2005
Área construida
13.400 m2
Ubicación
Amsterdam, Holanda

Introducción

Diseñado por el estudio danés 3XN Architects, todo en este edificio está dedicado a la música. Amalgama, en un único complejo, a dos instituciones culturales tradicionales: el het Muziekgebouw (anteriormente conocido como Ijsbreker) y la BIMhuis en la espectacular ‘cabeza’ del Piet Heinkade. La idea del master plan, desarrollado por OMA, para este nuevo sector ha sido plenamente alcanzada: la misma proponía crear un hito que atrajera la actividad y vida pública frente al fiordo de Ij, un desarrollo urbano visible desde el corazón de la capital holandesa. La propuesta del estudio 3XN obtuvo el Primer Premio del jurado en el concurso realizado en 1997 y cumple plenamente esa función. De hecho es el único sitio que ofrece una vista sin obstáculos hacia el corazón de la ciudad y a su vez visible desde ella.

Situación

El edificio de la música tiene una localización única en el Piet Heinkade 1, 1019BR, en la ciudad de Ámsterdam, Holanda. Se coloca en la punta del muelle Oostelijke Handelskade, a pocos pasos del centro de la antigua ciudad de los canales.

Hace frente al fiordo Ij en dos lados, y también al canal de Zouthaven y al camino de puente. Tiene una cuarta fachada hacia el hotel y la plaza suspendida, y especialmente, una quinta fachada hacia el cielo, visible para los residentes del hotel y los pasajeros de los cruceros.

Historia

Puerto Oriental

La expansión del Puerto de Ámsterdam es la expansión de la propia ciudad. Se crearon nuevas islas y las antiguas, en desuso, fueron transformadas en zonas residenciales. La zona Oriental del Puerto (Eastem Docklands).

Los antiguos puertos de transbordo, en su mayor parte, generalmente procesaban el tráfico de tabaco, té y cacao. Una sección pequeña también estaba acondicionada para el mineral y carbón y los buques de pasajeros partían principalmente a Indonesia y América Central y del Sur. A partir de la Segunda Guerra Mundial las actividades portuarias se centran cada vez más en todo el oeste de la ciudad, y los puertos del sector Oriental quedaron obsoletos. Los ocupantes ilegales y los artistas se trasladaron a los viejos cobertizos, almacenes y oficinas, por lo que en el período comprendido entre 1978-1982 las autoridades municipales de Ámsterdam decidieron designar la zona para uso residencial.

A lo largo de 20 años se fueron configurando las antiguas islas del Puerto. El Departamento de Planificación de Ámsterdam previamente con la colaboración de varios diseñadores determinó las condiciones para cada sub-área. Los elementos ya existentes como almacenes, angares y edificios de oficinas fueron integrados en los nuevos planes.
Los bloques de viviendas forman largas fachadas junto a los muelles de uso público, mirando hacia el agua circundante. Sin cambios drásticos en la estructura de las islas, 8.000 viviendas fueron construidas en esta zona única por los principales arquitectos holandeses y extranjeros.

Concepto

El proyecto se maneja de manera bastante sencilla en su volumetría ortogonal, resolviendo de forma simple el emplazamiento de sus 4 frentes laterales, destacando principalmente aquellos con vista al fiordo Ij, que otorgan al proyecto la apariencia de un volumen inserto en el agua.
En este proyecto se hace presente la estética de la aparición/desaparición que otorga el vidrio como material. Es un edificio en permanente variación visual, reflejo del cambio de estado del entorno.

Se han tratado tres aspectos importantes: la transparencia, la luz y el espacio público:

Transparencia y Luz

Alzado

El edificio revela su interior. La transparencia y el juego de luces influyen conscientemente en la apariencia del edificio: grandes fachadas de cristal permiten una inundación de la luz del día en su interior, filtrado, suavizado y protegido por el techo en voladizo. Las fachadas de vidrio también permiten a los transeúntes disfrutar algunos destellos de los conciertos y las actividades que se realizan. En todas partes la luz del día da forma a los diferentes elementos de la construcción con siluetas dinámicas, e ingeniosas luces eléctricas acompañan la música en la sala de conciertos Muziekgebouw, con efectos de color.

Una inundación de la luz del día forma los elementos. En la noche la luz se proyecta desde atrás, convirtiendo el edificio en una linterna.

Espacio público

Con el fin de lograr un verdadero espacio público, independientemente de las actividades en el BIMhuis o Muziekgebouw, el edificio está diseñado como la culminación de un largo y accesible paseo, dos plantas elevadas con el fin de crear un contacto visual hasta el centro de Ámsterdam.

Espacios

Esta es la primera gran obra del estudio de arquitectura danés 3XN. El trabajo demostró una gran sensibilidad y sencillez.
La estructura interna jugó un papel muy importante en el diseño. Para lograr un edificio que se pudiera considerar como realmente público, se diseñó un esquema de flujo circulatorio abierto las 24 horas del día independientemente de las actividades en la BIMhuis y el Muziekgebouw. De esa manera, el edificio es la culminación de una larga rambla pública elevada unos dos pisos para permitir un amplio contacto visual con el centro de Ámsterdam, aun dentro del amplio vestíbulo que se eleva varios niveles. Por medio de amplias escaleras, la explanada se conecta con el nivel del muelle y el agua y se convierte en una ruta de acceso espectacular al edificio.

Sala de Conciertos

La sala de conciertos, envuelta en una hermosa pared de hormigón visto, se coloca libremente bajo el enorme techo del complejo. Este enfoque arquitectónico permite borrar la periferia del edificio. Esta estrategia fue utilizada nuevamente por Henning Larsen en el diseño de la nueva sala Harpa-Auditorio y Centro de Congresos en Reykjavik. Los visitantes pueden girar libremente alrededor de este monolito de hormigón y por lo tanto beneficiarse desde el interior con unas vistas impresionantes de la ciudad sobre el río Ij que irriga Ámsterdam.

La Sala de Conciertos es flexible, puede variar en altura para crear la posibilidad de diferentes tipos de conciertos, planos desde el suelo o con una disposición estándar desde el podium. Los espacios de asistencia a la sala principal (almacenaje, vestuarios, cuartos etc. del ensayo) están situados debajo (plinth).
Con una construcción acústica que responde al sistema de “ caja-en-caja”, el Muziekgebouw con capacidad para 735 espectadores sentados o 1500 en ocasiones de conciertos de pie, es un salón de conciertos totalmente equipado para un repertorio clásico, y adaptable para un repertorio más amplio y variado.

Espacio público

Es un edificio verdaderamente público y democrático, diseñado con un flujo abierto 24/7, independiente de las actividades del BIMhuis y Muziekgebouw. Amplias escaleras conectan con el muelle y el agua y se convierten en la espectacular ruta de acceso al interior. Estas escaleras se utilizan a menudo como espacio de recreo para los locales y los visitantes, ya que son un excelente lugar para disfrutar del sol y la vista del agua. La cafetería, el centro de documentación, exposiciones y un parque de audio son ejemplos de algunas de las características que están abiertas para todos.

Cubierta

La cubierta puede variar extensivamente en altura para templar las necesidades acústicas exactas de cada concierto.

Oficinas

El bloque de oficina contiene aproximadamente 1.600 m2 de espacio neto. Se puede tener acceso a las oficinas desde el pasillo público o directamente desde el aparcamiento.
La atmósfera en las oficinas se pensó para que funcionaran como “taller”, la disposición es flexible, con paredes ligeras que permiten la subdivisión en unidades más grandes o más pequeñas.

Centro de documentación

El centro de documentación está situado debajo del bloque de oficinas con un acceso directo a las oficinas del Donemus y del Gaudeamus. La biblioteca tiene una acceso directo desde el pasillo público y una fachada hacia la plaza, suspendida entre el Muziekgebouw/el BIMhuis y el hotel. Esta localización proporciona una buena accesibilidad para los usuarios de la biblioteca.

Visto a la distancia, el Muziekgebouw parece una caja pesada, sólida y moldeada en hormigón colocada sobre el agua. La institución también abarca un auditorio más pequeño, el BIMhuis, con capacidad para 100 asistentes dedicado al jazz experimental, con salones e instalaciones extensas para conferencias y abastecimiento.

Estructura

La combinación entre las distintas salas crea un diseño y proceso constructivo complejo, deben funcionar como unidades que operan de forma independiente, dentro del mismo edificio. Esto significa, entre otras cosas, que las estructuras de soporte de las dos salas principales y del resto del edificio deberían ser completamente independientes.

Alzado

Los requisitos de sonido requirieron una estricta separación entre el interior y el exterior, buscando un alto nivel acústico para que las salas de conciertos pudieran funcional como un estudio de grabación, motivo que llevó a desarrollar el sistema de “caja-en-caja”. La caja exterior está construida con hormigón visto, material que permite aislar el ruido aéreo. La caja interior se construye completamente desacoplada de la exterior, dejando una cámara aislante. El desacoplamiento entre las cajas interior y exterior se realiza desde los cimientos, siguiendo las pautas de las dilataciones.

El techo de la sala de conciertos, placas alveolares con el soporte de vigas de acero, garantiza el aislamiento acústico adecuado para su masa. El piso flotante se coloca sobre amortiguadores de vibración acústica y la altura del techo es ajustable según la música a ejecutar.

El espacio público es atravesado por cerchas permitiendo una fácil circulación de aire a través de ellas.

El pabellón voladizo de 19×24 metros flotando por encima del suelo, también se apoya en vigas de acero siendo reforzado en las esquinas del voladizo.

Materiales

Para la estructura se utilizó acero y hormigón con un revestimiento de aluminio, vidrio y terracota.

En este proyecto se hace presente la estética de la aparición/desaparición que otorga el vidrio como material. Es un edificio en permanente variación visual, reflejo del cambio de estado del entorno. Sus amplias fachadas vidriadas permiten el acceso de la luz solar en sus distintas intensidades con el pasar del día, dibujando formas de luz y sombra en sus espacios interiores.
Durante la noche, este edificio se transforma en luz y devuelve la luminosidad a su entorno, el vidrio se convierte en material completamente vulnerable a la visibilidad desde el exterior.

Planos

Fotos

Fotos WikiArquitectra (Febrero 2016)

Otras fotos

La arquitectura se explica mejor en imágenes

¡Síguenos en Instagram!