Arquitecto
Arquitecto reforma
Tadao Ando
Diseñado en
XV
Año de Construcción
2007-2009
Ubicación
Venecia, Italia

Introducción

Concebido por Tadao Ando como continuación natural y ampliación del recorrido de visita al Palazzo Grassi, también propiedad de de Francois Pinault, el Centro de Arte Contemporáneo Punta della Dogana es la sede expositiva de la colección privada del marchante francés.

Esta restauración que necesitó veinte millones de euros de inversión y dos años de trabajo para 120 operarios, ha sido íntegramente sufragada por Francois Pinault, dueño de la prestigiosa firma comercial Gucci, entre otras. En el Centro, Pinault expone su propia colección de arte contemporáneo, aproximadamente 300 obras de reconocidos artistas.

Desde los primeros diseños el arquitecto propone conservar el montaje característico de los almacenes, en particular el patio central de doble altura creado en XVII, patio que existe en todo gran palacio veneciano como también las columnas de ladrillo, testimonio del espesor de los muros y equipar todo el espacio del edificio con diversas tipologías de intervención: protección contra el agua, consolidación estructural, restauración de la mampostería, instalaciones eléctricas y elementos de hormigón arquitectónico, suelos, puertas, ventanas, altillos, cubiertas e incluso la restauración del grupo escultórico.

Se trata de un edificio con una superficie de unos 5.000 m2, de forma triangular, que se remonta al siglo XVII, con una fachada de 210 metros sobre el Canal y 75 metros sobre el Campo della Salute, que corresponderían a la base del triángulo.

Historia

  • XV – La aduana que se encontraba cerca del Castillo del Arsenal se dividía en Aduana de Tierra y Aduana de Mar. Se decidió trasladar la de mar a la Punta della Dogana, en la punta de la isla de Dorsoduro, denominada Punta del Sale, debido a los depósitos de sal que fueron construidos en ese lugar.
  • 1677 – En este año se le encargan a Giuseppe Benoni las obras de reconstrucción de la Punta della Dogana. Se construye una torre en el extremo de la isla y se corona con una estatua de Bernardo Falcone que representa la Fortuna e indica la dirección del viento.
  • XVIII – XIX – Durante estos siglos el edificio de la aduana sufre diversas transformaciones y restauraciones, en particular la realizada por los austriacos durante la ocupación y la del arquitecto Alvise Pigazzi que lo renovó entre 1835 – 1838.

Situación

En la confluencia del Gran Canal y del largo canal de la Giudecca, frente a la Plaza San Marco, surge el Centro de arte contemporáneo Punta della Dogana, de hecho el museo se encuentra dentro del histórico complejo que desde el siglo XV fue utilizado por los mercaderes de la Serenissima para descargar y fijar aranceles de las mercancías que llegaban por mar. Su dirección es: Dorsoduro 2, 30173 Venezia, Italia.

Concepto

Boceto

Según palabras del arquitecto «El edificio de Punta della Dogana se caracteriza por una estructura simple y racional. El volumen crea un triángulo, referencia directa a la forma de la punta de la isla de Dorsoduro, mientras que los interiores están repartidos en largos rectángulos, con una serie de paredes paralelas».

El arquitecto japonés declaró además, con ocasión de la presentación del proyecto en el 2007: «Este palacio flota sobre el agua desde el siglo XV, mi intención es hacerlo flotar sobre el agua hacia el futuro, es un edificio muy antiguo y ha sido muy difícil estudiar la historia del mismo para conservar su estructura original e innovarla hacia el futuro. Utilizaré un material del siglo XX como el cemento armado que integraré en este marco de estructuras que se remontan al siglo XV».

Construcción

Debido a las características del lugar donde se desarrollaría la obra, toda su logística debió ser concebida expresamente. No contando con lugar suficiente sobre tierra firme para los requerimientos que toda construcción exige, fue necesario crear un puerto provisional con zonas de obra sobre pilotes.

Para el transporte de más de 10.000 toneladas de material de obra se utilizaron balsas y pontones que debieron tener en cuenta el alza y baja de la marea para poder atravesar los puentes sin chocarlos, ya que en ocasiones el material transportado era de grandes dimensiones. Se realizaron más de 2.000 viajes desde tierra firme.

Se invirtieron 300.000 horas de trabajo con una media de 120 operarios que contaban con un comedor expresamente construido sobre pilotes a su disposición. Los controles sanitarios y chequeos gratuitos, al igual que los coloquios informativos individuales y colectivos, fueron una característica que creó un ambiente, dentro de la obra, de seguridad y calidad.

La Bañera

En la primavera del 2008 se colocaron estacas en el suelo para estabilizar el anclaje del edificio, especialmente en la punta, conjuntamente con una de las protecciones contra las inundaciones. Fue probablemente la fase más difícil y delicada de los astilleros, los trabajadores trabajaron en el barro, en algunos casos con el agua hasta la cintura, la protección contra el agua debía ser total ya que al mínimo colapso ésta se introduciría en el corredor y el museo quedaría inundado con la primera marea alta.

Se trata de una “bañera de contención” que recorre toda la superficie del edificio, con paredes de hasta 2,10 metros sobre el nivel del mar. Entre dos capas de hormigón, un pavimento inclinado impide la entrada de las aguas.

Área de exibición 1

Para que pudieran ser pasados los cables de la electricidad, ventilación, calefacción, etc. un sistema especial de corredores técnicos fue construido en el interior de la bañera. La llegada de estos cables a las diferentes salas se logró a través de un pasador técnico en cemento ideado por Tadao Ando ya que no se podía realizar ninguna canaleta en los antiguos muros para evitar daños en el edificio.

Todos los trabajos fueron precedidos por un estudio arqueológico preventivo que reveló la existencia de pavimentos pertenecientes al XVI.

Aperturas internas

Antes de la restauración Punta della Dogano contaba con 58 aperturas que comunicaban diversos espacios. Estas han sido reducidas a 18 para garantizar una circulación más ordenada de un estar al otro.

Iluminación

Ante la falta de suficiente luz natural, se dispuso un sistema de iluminación flexible, sirviéndose de los muros como soporte. A lo largo de las paredes se pasaron dos tubos paralelos, el primero difunde una luz que “baña” las paredes y el segundo se instalaron las luces direccionales que se orientan según las necesidades.

Existe no obstante una tercera línea que difunde la luz de base y que se inserta en canales colocados en las vigas. Por estos canales también pasan las redes informáticas y del sistema de seguridad.

Suelos

Fueron realizados in situ con cemento alisado y abrillantado donde apenas se distinguen las juntas de dilatación

Espacios

Miradores

A 9 metros sobre el nivel del suelo se encuentran las terrazas del mirador, al que se accede por una escalera.

Torreón

En la punta este donde confluyen los dos canales se encuentra el torreón, sobre cuya cúpula, a 28 metros de altura luce una escultura que simboliza la Tierra, una esfera pintada de color oro y la Fortuna, una esfinge alada. Se la conoce como la Torre de la Fortuna.

Interior

La estructura interior está dividida en nueve naves dispuestas transversalmente, que presentan cada una de ellas una anchura media de 10 metros y una altura bajo viga de 7 metros.

En la planta baja encontramos una cafetería y una tienda – librería.

Estructura

Ando eligió de manera convincente para ver la arquitectura del edificio la forma que ofrece su base, la forma geométrica. Prestando gran atención a la restauración de la estructura ya existente, Tadao Ando se concedió un gesto también geométrico de gran efecto en el medio de la planta triangular de la construcción.

En posición más o menos baricéntrica con respecto a la instalación triangular del complejo, integró un nuevo espacio cuya altura es la del resto de la estructura, una especie de perno situado dentro de uno de los almacenes medianos, construido con cemento armado alisado y brillante. Este eje, en torno al cual giran los espacios expositivos y al que reconducen todos los recorridos, ha asumido la configuración de un cubo que atraviesa verticalmente el espacio en el que está colocado.

Materiales

Los ladrillos

Aproximadamente 150.000 ladrillos fueron recuperados de edificios del XVI o XVII. Para contrarrestar la erosión provocada por el agua salada que impregna todos los muros de Venecia, se utilizó la técnica tradicional.

Los albañiles retiraron uno a uno los antiguos ladrillos carcomidos por la sal y los sustituyeron por otros, también antiguos, pero en buenas condiciones. Estos son ladrillos recuperados de antiguos edificios en tierra firme y escogidos según su tamaño, color o características morfológicas.

Dependiendo de la forma y medida, se puede deducir el método de cocción y la época a la que pertenece. La habilidad de los albañiles a la hora de escoger que ladrillos reemplazarían a los dañados ha hecho que la restauración del edificio cambiara muy poco con respecto a la construcción original de Punta della Dogano. Su participación ha sido fundamental para garantizar la coherencia de todo el edificio y se adaptó bien al concepto japonés según el cual los métodos de construcción son más importantes que el edificio en sí mismo.

Los ladrillos erosionados fueron reemplazados

Muros originales

Ciertos muros con aspecto ruinoso, pero cuya estructura se conserva en buen estado, se han dejado tal cual se conservaron a la fecha, pues son testimonio de la fortaleza con que fue construido el edificio.

Hormigón

La consecución de los elementos de hormigón diseñados por Tadao Ando es excepcional. Se trata de un hormigón con unas particularidades muy concretas: muy suave, de color gris claro, con las juntas de la fundición muy regulares, pero con algunas imperfecciones menores que reflejan el hecho de que el hormigón es una materia viva, el arquitecto lo define como el “mármol del siglo XX”. Hace unos años trabajó con los mismos especialistas italianos en hormigón cuando construyó la Fábrica Benetton, en Traviso, Italia.

Preparación placas hormigón

Haciendo uso de anticoagulantes y retardadores para garantizar una sujeción constante, su ejecución exige una programación precisa en la fabricación de fundición. Las placas fueron preparadas en tierra firme y trasladadas en dos enormes barcazas hasta la obra, manteniendo la textura necesaria mediante enormes calentadores y ubicándolas en los espacios que correspondía antes de que se bombeara el relleno del encofrado. Fue necesario tener en cuenta las mareas y la temperatura exterior a fin de facilitar la reacción exotérmica de las planchas de cemento. Los equipos a veces han vertido de cemento a las 5 de la mañana o las 9 de la noche.

Arcos

Para dar forma a la estructura de los arcos que separan las diferentes salas y al mismo tiempo sirven de unión a todo el conjunto se construyeron 130 cimbras de madera.

Rejas

Colocadas sobre las puertas de las fachadas que dan al agua, están hechas de acero y vidrio y realizadas por la artesanía veneciana. En las ventanas de media esfera donde no se han colocado, los vidrios son de seguridad.

Las barandillas de las escaleras interiores son de acero y cristal y sobre las pareces que han sido revocadas se ha puesto estucado veneciano.

Video

Planos

Fotos

Fotos WikiArquitectura (Septiembre 2009)

Otras fotos

La arquitectura se explica mejor en imágenes

¡Síguenos en Instagram!