Ingeniero estructural
Pier Luigi Nervi
Año de Construcción
1953 - 1958
Área del terreno
30.350m2
Ubicación
7 Place de Fontenoy, 75007 Paris, Francia
>

Introducción

El edificio Sede de la UNESCO en París fue proyectado por los arquitectos Marcel Breuer (Hungría), Bernard Zehrfuss (Estados Unidos)  y Pier Luigi Nervi (Italia), éste último como ingeniero estructural, según el estilo de la arquitectura de la década de 1950. En el proyecto también participó Antonio Nervi, hijo de Pier Luigi y el arquitecto finlandes Eeron Saarinen.

Historia

En septiembre de 1946 la Comisión Preparatoria de la UNESCO se trasladó desde Londres a París, ubicándose en el Hotel Majestic, sobre la avenida Kléber. En 1958 volvió a trasladarse a su ubicación actual sobre la Plaza de Fontenoy, siendo inaugurado el 3 de noviembre de ese año.

Bajo la dirección de un comité internacional del que formaban parte arquitectos como Lucio Costa (Brasil), Walter Gropius (Estados Unidos), Le Corbusier (Francia), Sven Markelius (Suecia) y Ernesto Nathan Rogers (Italia), se escogieron tres arquitectos de nacionalidades distintas para diseñar  y llevar adelante el proyecto del edificio principal en forma de “Y”, internacionalmente famoso, no solo por ser la sede de la organización sino que también por sus destacadas cualidades arquitectónicas.

En cuanto se aprobaron los planos arquitectónicos la UNESCO encargó a reconocidos artistas la realización de obras para decorar las futuras instalaciones. En algunos casos, las obras también pretenden evocar la paz que la institución ha buscado establecer y preservar en todo el mundo. Algunas de las obras fueron donadas por los estados miembros, otras por los propios artistas, entre las que figuran nombres como Picasso, Bazaine, Miró, Tapiès, Le Corbusier y muchos otros. Los espacios donde se reúne mayor cantidad de obras de arte permanecen abiertos al público.

Inicialmente, Le Corbusier había sido recomendado como arquitecto principal por el delegado brasileño Paolo Carneiro. Sin embargo, el representante del Departamento de Estado estadounidense vetó la recomendación debido a las confrontaciones públicas del arquitecto francés con Wallace Harrison durante 1947-1948 sobre la supuesta explotación artística del estadounidense y la ejecución incorrecta de los planes originales de Le Corbusier para la Sede de las Naciones Unidas en Nueva York. Este escándalo, y las demandas financieras notoriamente excesivas de Le Corbusier, dejaron a algunos miembros estadounidenses recelosos de futuros compromisos, especialmente porque Estados Unidos iba a proporcionar el financiamiento principal para la construcción de la sede en París.

Ubicación

Los edificios que forman la sede ocupan un área trapezoidal de tierra que mide 30.350m2, en el 7º arrondissement de París, Francia, frente a la Plaza de Fontenoy, en un eje histórico norte-sur con la Ecole Militaire,  la Torre Eiffel y el Palacio de Chaillot,  a través del Sena. El terreno está cortado en la esquina noreste, siguiendo la forma semicircular de la plaza y limita con las avenidas Sajonia, Segur de Suffren y Lowendal.

Espacios

Además del edificio principal, conocido como el Secretariado o Secretaría, otros 3 edificios completan el complejo de la sede.

Secretaría

Se trata del edificio principal con 7 plantas y forma de Y, apodado “la estrella de tres puntas” y alberga la secretaría. El edifico que tiene aproximadamente 650 oficinas está rodeado en las plantas superiores por un muro cortina. En las fachadas este y suroeste( 148,13m), o sea las más largas, este muro es acristalado. Los testeros son ciegos y de travertino,  al igual que la fachada norte, pero esta vez con ventanas apaisadas dispuestas alternadamente.  Las oficinas se protegen del sol con cuatro sistemas diferentes, mediante parrillas de hormigón, aleros de travertino, barras de metal y vidrio solar.

Pórticos

La forma del gran pórtico de hormigón colocado antes de la entrada, sobre la fachada más larga recuerda la cofia alada que solían utilizar algunas congregaciones de monjas. Tiene 15,24m de largo y en su construcción se utilizaron más de 100tn de hormigón. Dominando toda la fachada se lo ha considerado como un triunfo de la ingeniería de la época, cercano por sí mismo a una pieza escultórica.

La entrada principal a la Sede de la Unesco, sobre el lado opuesto del edificio, también tiene un pórtico, pero de menores dimensiones.

Vestíbulo principal

El vestíbulo de acceso ocupa la mayor parte de la planta baja del edificio.  Su gran longitud se rompe a intervalos regulares por los 72 pilotes que sustentan el edificio. Dentro de los pilotes tubos de cobre drenan el agua de lluvia del techo.

En este espacio público se encontraba la librería, los servicios sobre información de viajes, el banco, tienda de regalos y un cine subterráneo.  En uno de los extremos de esta arteria de circulación se encuentra la biblioteca de la UNESCO, en el extremo opuesto las puertas que conducen al vestíbulo del Edificio de Conferencias. Originalmente este vestíbulo estaba completamente acristalado. El suelo de pizarra noruega gris oculta los tubos de calefacción que pasan por debajo.

Biblioteca

Construida alrededor de ocho de los grandes pilares de la planta baja del edificio de la Secretaría se ubica la Biblioteca de la UNESCO, con una superficie de 307m2. La biblioteca es un regalo del gobierno sueco, que confió su diseño y construcción para a la “Svenska Slojdforeningen” (Asociación Sueca de Artes y Oficios) y a la Comisión Nacional Sueca para la UNESCO, siendo los arquitectos Hans Borgstrom y Bengt Lindroos

Con 366m de estanterías para libros y publicaciones periódicas cuenta con una sala de lectura y una biblioteca especializada para el personal de la organización. Los muebles,  que en su mayoría están fijados al suelo y apoyados sobre una base de terrazo negro,  fueron realizados en abeto natural y haya roja con acabados de laca plástica. Los suelos fueron cubiertos con planchas de corcho de colores. Cuenta con una iluminación especial en todas las mesas de trabajo

Oficinas

El tamaño estándar de las oficinas es de 3,96×3,05 con una altura de 2,50mts. Desde el centro del techo y hacia la venta la altura alcanza 30cm más.

Edificio de Conferencias

El segundo edificio del conjunto tiene planta trapezoidal es conocido como el “acordeón”. En él se ubica la sala donde se realizan las sesiones plenarias de la Conferencia General y Comités. Esta sala destaca por su forma ovoide y techo de cobre plisado vinculándose mediante un largo y bajo vestíbulo con el edificio de la Secretaría.

El edificio tiene tres niveles. En el inferior se ubican las oficinas de la Secretaría de las Conferencias, de la prensa, las salas de radio y televisión y tres salas para el Comité. En el nivel principal, a nivel de suelo, la Sala Plenaria, la Sala Principal de la Comisión y un bar para los delegados. El nivel superior alberga la sala de la Junta Ejecutiva y una sala para el Comité.

Otros edificios

Otros dos edificios, uno con forma de cubo y una cuarta construcción de dos plantas, ahuecadas bajo nivel de calle, alrededor de 6 pequeños patios hundidos completan las construcciones principales. En ellos se ubican las oficinas de las delegaciones independientes o las organizaciones no gubernamentales y salas de conferencias, como el Gran Salón General de Conferencias.

Siguiendo el desarrollo de la UNESCO, en 1965 se crearon dos plantas subterráneas.

Estructura

Nervi comentó que todo el diseño de los edificios respondía a la guía de construcción y a las exigencias estáticas, adaptándose a las funciones que cada uno de ellos debería desempeñar.

Secretaria

Apodada la “estrella de tres puntas”, todo el edificio está sobre setenta y dos pilotes inclinados de hormigón y 7m de altura. Originalmente toda la zona creada entre las columnas estaba acristalada. Sobre los pilotes se apoya una base elíptica, cuyo eje mayor corre paralelo al edifico y encima de la cual se levanta un rectángulo muy alargado transversal al bloque que recoge el forjado del primer piso. Esta disposición de elementos responde a estructuras que funcionan por flexión, como las de hormigón, pero en este caso también a motivos estéticos de la época, aunque las formas desarrolladas responden más a un estudio matemático de emplear la menor cantidad de material para el esfuerzo requerido. En los tres edificios, el principio de economía de materiales dio lugar a formas complejas. Las vigas metálicas principales del edificio de la Secretaría se estrechan en sus extremidades en una pendiente que expresa la caída de la carga.  El espesor de las losas que soportan se reduce de manera similar en la superficie en voladizo de las oficinas, para que los techos de estas habitaciones no sean horizontales sino con pendiente hacia arriba, aumentando el efecto de las superficies de vidrio de las fachadas.

La utilización de hormigón armado posibilitó la construcción de pilares suficientemente sólidos para soportar los encofrados curvos que darían forma a la estructura de base y sobre la que se levantarían los pisos superiores.  Estos pilares liberan la planta baja y permiten levantar la fachada siguiendo las premisas de la arquitectura moderna.

Pilotes

El plegado del hormigón y el contorno de los pilares, con sus desafiantes formas, aparecen como variaciones sin obstáculos de un material al que casi todo se le puede exigir.  Los 72 pilotes de la Secretaría, delgados y elípticos en la base e inclinándose hacia el interior se extienden en la parte superior mediante consolas, que los emparejan en verdaderos pórticos y levantan el edificio a 5m del suelo.

El uso de pilotes en la estructura del pórtico hace posible que los ejes sean esbeltos y si la elipse de su base ha sido colocada perpendicularmente al eje de los pilares superiores, esto fue hecho para asegurar la rigidez transversal del edificio.  Esta disposición dinámica también posibilitó colocar los pilotes a 6m de distancia entre ellos.

Escalera caracol exterior

En una de las alas del edificio de la Secretaria aparece una escalera caracol de hormigón para uso de los bomberos. En la columna central tiene tomas para el suministro de agua. De la fachada y desde cada piso del edificio salen las barras horizontales de partición sobre las que se apoyan los peldaños de travertino. En caso de incendio esta escalera es de uso exclusivo de los bomberos ya que el personal de la UNESCO saldría por las escaleras interiores del edificio.

Edificio de Conferencias

La Sala de Asambleas tiene una planta en forma de trapecio con una estructura portante resuelta en base a muros sobre los que se apoya la cubierta de hormigón.  Toda la estructura carece de aberturas y sus muros en forma de láminas plegadas de 35cm aumentan la estabilidad y permite reducir el espesor que requiere un espacio grande y diáfano, además de resistir el estrés estático del techo y cubrir la función acústica.

Los principales problemas planteados en el momento de construir el edificio de Conferencias fueron de orden acústico. La solución elegida fue un sistema de muros y techos de hormigón plegado, un material cuya plasticidad permitió un complejo conjunto de ángulos emergentes y reentrantes en paredes de alturas desiguales sobre las que se apoyan los extremos del techo con dos niveles asimétricos que descansa en su centro sobre una fila de pilares de hormigón.

Fachada

En el Edificio de Conferencias, los papeles de las dos fachadas no portantes se expresan con un frente de travertino que en algunos lugares revela elementos estructurales. El contraste entre los elementos estructurales y los que no lo son queda remarcada por una brecha que disocia completamente el techo de hormigón inclinado desde las fachadas y permite los continuos movimientos de expansión y contracción del material.

Materiales

Se utilizó hormigón armado tanto en la construcción de los pilares, como en la estructura base, utilizando solo 4 encofrados de madera curva para la construcción de todas las columnas. La plasticidad del hormigón no sólo juega un papel importante en la elección de la estructura, sino que también permite mayor libertad, mostrándose en las formas conseguidas en la construcción de sus diferentes elementos. El edificio de la Conferencia de la Unesco con paredes laterales y techo corrugado es una impresionante muestra del uso decorativo que se le puede dar a este material.   El techo se inclina desde una altura de 12m en un extremo y 14 en el otro hasta alcanzar en el centro 9,75m, donde se apoya sobre 6 columnas.

En el edificio de conferencias las plataformas de los altavoces son de ébano. El techo está cubierto por 20 toneladas de láminas de cobre que han sido tratadas químicamente para producir la pátina verde que normalmente se consigue con los años en este metal.

Aunque los marcos de las ventanas en las oficinas fueron fabricados en Francia, los rodamientos de las cristaleras vinieron de Alemania. Los cielos rasos fueron cubiertos con losas blancas de material insonoro y los suelos con linóleo gris, en todo el edificio se utilizaron aproximadamente 27.871m2 de este material.

En las bases de las ventanas se colocaron las tuberías de calefacción, ocultas bajo las losas del suelo. Las puertas interiores se fabricaron en los Holanda con herrajes metálicos de Estados Unidos.

El suelo de pizarra gris del vestíbulo principal del edificio de la Secretaría proviene de Noruega.

Muros Joan Miró y José Llorens-Artigas

En el patio de grava existente entre la Secretaría y el Edificio de Conferencias se levanta dos muros libres, creando un ángulo recto entre ambos y recubiertos con llamativas cerámicas. Representan “el día y la noche” y son obra de dos artistas españoles, Joan Miró y José Llorens-Artigas. Miró y Llorens-Artigas realizaron estos trabajos en España, pintando y colocando 585 piezas de diferentes tamaños. Luego los murales fueron embalados y transportados a París.

Planos

Fotos

Fotos Archivo UNESCO

Otras Fotos

La arquitectura se explica mejor en imágenes

¡Síguenos en Instagram!